Dic 272016
 

Con una inversión mayor a los 70 millones de pesos, del HGR busca dejar atrás el septiembre negro

Una cirugía estética. El paciente, el Hospital General Regional número uno del IMSS, y el cirujano, el mismo instituto. La tarea: cubrir el rastro de decenas de bebés neonatos fallecidos al interior del nosocomio, cuyas causas aún no han sido confirmadas por las autoridades.

En entrevista con el delegado del IMSS, Ariel Leyva Almeida, quien llegó como “apagafuegos” en medio de una crisis en el área de cuneros y de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) en marzo de 2015, explica los cambios al interior del nosocomio y la cirugía mayor.

—Con el tema de la remodelación, la última plática que tuve con usted es que era una inversión importante la que se tuvo ahí en el hospital en diversas áreas.

—Bueno, déjame detenerme en el adjetivo importante, no es que no tenga la película completa de los años anteriores, yo creo que sí es importante dada las necesidades que este hospital tenía y que va a seguir teniendo, porque hay áreas que no hemos tocado. Es un hospital, digamos ya con cierta antigüedad y que tenía unas carencias y que complicaban la atención y creo que hay que decirlo: también dificultaban el quehacer médico y de enfermería.

“Hemos abordado como una prioridad delegacional este hospital pues por la importancia que tiene por ser el corazón de la red de atención de Sinaloa, los padecimientos de Mochis, Guasave, hasta Mazatlán o el Rosario, que tienen un nivel de complejidad pues vienen a dar a este hospital. Por ejemplo, todos los partos de alto riesgo casi todos se atienden en este hospital”.

El lunes 12 de este mes, la delegación del IMSS en Sinaloa publicó un video en su sitio oficial de Facebook, en donde a partir de las 13:50 horas de ese día se difunde el “antes y después” del área de Tococirugía al interior del Hospital General Regional número uno.

—En el tema de los partos de alto riesgo, me llama mucho la atención que se está socializando un video de la remodelación del área de Tococirugía, se pone el antes y el después, el antes pues sí parece sacado de una película de terror y el después…

—Usted lo dijo, oiga. Yo no lo puedo decir (risas).

—Sí, yo lo estoy diciendo por eso… y el después se ve que se hizo un trabajo y hablando del trabajo, ¿qué fue lo que se hizo ahí? Porque sí se nota un cambio que es difícil de ocultar.

—La verdad es que el hospital tiene muchos años, era mobiliario, quirófanos que requerían una cirugía mayor, eso se hizo. Los seis quirófanos o las salas de parto se remodelaron completamente, se cambió la tecnología, eso ha cambiado muchísimo. En los quirófanos, por ejemplo, se requiere una película especial, ya no es el acabado con película antibacterial, no. Se requiere un material especial que cubre todo el quirófano.

“Eso fue lo que se hizo con los quirófanos. Las salas de expulsión, en donde empieza el trabajo de parto, antes de entrar al quirófano o ahí se da el parto, pues tenía condiciones (de deterioro), las camas que estaban ahí esas eran las que había y ahí tenían el parto las mamás y luego, las salas de recuperación pues eran camillas viejas que las mamás estaban haciendo malabares”.

En septiembre de 2015, según una investigación de Ríodoce (Edición 666), el deceso de 13 bebés durante ese mes arrojó que 10 de ellos tuvieron como diagnóstico sepsis neonatal que a la fecha han generado 19 denuncias penales, y un caso lento por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), que atrajo el caso en enero de 2016.

En ese mismo mes, se comenzó a rumorar la salida de Adalberto Castro Castro, entonces delegado del IMSS en Sinaloa, y en marzo de este año, Ariel Leyva llegó al relevo, en medio de una crisis de credibilidad de la sociedad hacia la institución.

—Hace ya como dos años esas áreas dejaron una marca en la historia del estado con un moño negro muy grande con muchos fallecimientos que el anterior delegado trató de justificar de muchas maneras, sin embargo salieron los casos, está en litigio y todo es…

—No…

—Pero yo no quiero hablar de eso, sino de lo que se hizo después…

—No, no es necesario. En partos, afortunadamente, con todo y las condiciones que había, los médicos y las enfermeras hacían un trabajo extraordinario. No tenían muertes maternas, prácticamente no habían embarazos de alto riesgo que no se sacaran en las mejores condiciones. No, no, eso, lo único que estamos haciendo ahí es mejorar, digamos, las condiciones para las mujeres pero la seguridad ya la tenían, se va a mejorar por supuesto.

—¿Y en el área de cuneros y la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales?

—Esa ya sé… durante el año se hicieron diversas acciones, sobre todo en la UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales), se amplió el número de camas, se remodeló, se cambió mobiliario y traemos un proyecto para el año que entra para hacer una nueva Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y una nueva Unidad de Cuidados Intensivos para Adultos.

“Estamos ya procesando la gestión, gestionando para que se nos den los recursos para hacerlo. Ya se remodelaron tanto cuneros como la UCIN pero siguen siendo insuficientes, hay una gran cantidad de partos que llegan a este hospital y niños prematuros que están un poco detrás del evento que usted señalaba, pero a final de cuentas es un tema más relacionado con el cuidado del embarazo, que es lo que hemos cuidado más, ¿eh?

“Entre las áreas críticas que se abordaron, junto con UCIN y cuneros, se tomaron urgencias, se tomaron medidas en las de hospitalización, consulta externa e incluso en la fachada del edificio. Incluso, autoridades del IMSS capacitaron con estudios postécnicos a personal médico en Pediatría y Cuidados Intensivos en esta ciudad, cuya clausura se realizó el jueves pasado”.

En contraparte, las medidas por parte de la PGR para deslindar responsabilidades de aquel septiembre negro, todavía no se dan a conocer, y los deudos de los bebés fallecidos, continúan sin recibir justicia.

También fueron remodeladas el área de atención pediátrica en pacientes críticos, especialmente la UCIP que es la unidad de cuidados intensivos pediátrico, así como el área para pacientes de onco-hematología, niños con leucemia y padecimientos relacionados, también se remodeló. El equipo nuevo en el HGR 1 va desde ventiladores, monitores y equipo de anestesia, cuya licitación se realizó el pasado 16 de diciembre.

Este equipo tuvo un costo, según el sitio Compranet, de 3 millones 779 mil pesos más IVA, en un contrato realizado con las empresas Cardiopace SA de CV, a la que le compraron tres unidades de anestesia, con valor de 476 mil pesos más IVA cada una.

También el IMSS Sinaloa adjudicó la compra de ocho cunas de calor radiante con fototerapia para recién nacidos a la empresa Numerfam, cada cuna con precio de 208 mil pesos más IVA; junto con estas cunas, el IMSS compró a la misma empresa monitores y lámparas de hospitalización.

En junio de este año, el delgado nacional del IMSS, Mikel Arriola Pelalosa, hizo el anuncio de una inversión de 20 millones de pesos exclusivamente al área de UCIN, lo que en total da una inversión de los poco más de 70 millones para el HGR 1.

Por dentro y por fuera

La remodelación en el Hospital General Regional número uno del IMSS no únicamente se limitó al interior del nosocomio, sino hacia el exterior, y según informó Ariel Leyva, en 2017 los trabajos continuarán.

“La fachada del hospital yo la pensé mucho para entrarle porque iban a decir que estamos arreglando la casa por fuera y no por dentro. La verdad, la verdad, le estamos invirtiendo a este hospital más de 70 millones (de pesos) y de esos 70 van a ser dos, dos y medio lo de la fachada.

“¿Por qué le entramos? bueno, primero porque el deterioro ya era… pues no sé si lo veían, ¿no? Le arreglamos hasta la pared a los ambulantes, si ustedes pasan por ahí entre los ambulantes, les pusimos una pared nueva para que la destruyan, porque ya habían destruido la otra, le pusimos un acabado un poquito más diferente”, explicó el delegado del IMSS.

Y respecto al tema del comercio ambulante en las afueras del edificio, el desalojo de los locatarios de la plaza Zarco y los locales ubicados en la zona desde hace ya poco más de dos años, generan un conflicto para las autoridades del IMSS, según expuso Ariel Leyva.

Incluso, el delegado explicó que el Seguro ya pidió que los desalojen. Dicha solicitud la hicieron ante el Ayuntamiento de Culiacán y ante Protección Civil, ya que según explicó, su presencia ahí ocasiona un daño para el Seguro Social.

“No, no es peligro, ya es daño. Están colgados sobre la electricidad, sobre la pared, la barda la tuvimos que reforzar, el riesgo mayor es un incendio. Hay fauna nociva ahí, si usted va a media noche ve las ratas caminar por ahí y no se van a quedar afuera en la calle, pues se nos meten al hospital. Estamos vigilando y reforzando todo el trabajo de combate a la fauna nociva, ahí están”.

Finalmente, para 2017 Leyva Almeida señaló que continuarán trabajando, reconociendo que aún queda mucho trabajo por hacer al interior del nosocomio. Y mientras el IMSS ya tuvo su cirugía mayor, los deudos del septiembre negro siguen sin obtener su respuesta: ni PGR ni el Instituto Nacional de Acceso a la Información les han revelado lo que en realidad sucedió en el nosocomio que tiene a cuestas más de 20 decesos de neonatos en septiembre de 2015.

Sorry, the comment form is closed at this time.