Feb 052017
 
Share

Prisionero inocente. Violeta Parra. Oléo.

El 5 de febrero de 1967, Violeta Parra se suicidó. Las razones tal vez nunca se sepan, pero su legado artístico permanecerá por siempre.

Violeta Parra es considerada un referente de la música popular chilena y que logró proyectarse al mundo. Cantante, poetisa, compositora, pintora, escultora, bordadora, ceramista y madre de cuatro hijos.

Desde pequeña se inició en el canto y en 1942 obtuvo el primer lugar en un concurso organizado en el Teatro Baquedano.

Viajó por todo el país y estuvo en contacto con la realidad social. Asumió la izquierda como postura política y se dedicó a indagar en las raíces de la música popular.

En 1952 recorrió los barrios más pobres de Santiago de Chile y las comunidades mineras y recolectó las canciones anónimas que proyectó en un programa radial. Dos años después fue galardonada con el premio Caupolicán y ese mismo año contrajo matrimonio con Luis Arce.

La simplicidad y belleza del fondo, las paloma de la paz la que está en brazo de los hombres y mujeres fertiles y la paloma asesinada, simbolismos con los que Violeta Parra amante de la vida.

Violeta viajó por varios países de Europa en la década de los 50 y a su regreso pasó por Francia donde grabó temas del folclore de Chile para el sello musical Le Chant Du Monde.

En 1956 la designaron directora del museo de Arte Popular de la Universidad de Concepción. En 1964 organizó una exposición individual sobre su obra plástica en el Museo del Louvre (París).

También se dedicó a investigar sobre el folclore de su país y se encargó de difundir la expresión del pueblo campesino, plasmada en piezas musicales como Casamientos de negros (1955), Yo canto la diferencia (1961), Una chilena en París (1965), entre otros.

Durante esta época conoció al gran amor de su vida, el antropólogo y musicólogo suizo Gilbert Favre, con quien vivió en Ginebra, pero también se convirtió en el destinatario de sus más importantes composiciones de amor y desamor: Corazón maldito, El gavilán, gavilán, Qué he sacado con quererte, entre otras.

Violeta Parra. Arte con colores y formas indigenistas y latinomericanistas, pero siempre universales

El final de una gran artista

La muerte de Violeta Parra sorprendió a su familia y al mundo. Jamás imaginaron que la autora del tema “Gracias a la vida” se suicidaría.

“Me falta algo, no sé qué es. Lo busco y no lo encuentro. Seguramente no lo hallaré jamás”, manifestó Violeta a un periodista luego del lanzamiento de su último disco.

El 5 de febrero de 1967 Violeta Parra usó un revólver para quitarse la vida, algunos aseguran que fue víctima de una profunda depresión.

Las razones tal vez nunca se sepan, pero su legado artístico permanecerá por siempre.

Paradojicamente fue la autora de “Gracias a la vida”, obra con la que se habría despedido de este mundo.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.