Jul 122017
 
Share

Detienen a cinco personas con arsenal bélico que incluía lanzagranadas

Río Doce.-
Después de la matanza ocurrida el 30 de junio en la carretera del Aguaje de Costilla, Villa Unión, la violencia no se detiene en la zona sur del estado. Seis días después, las balas también zumbaron cerca de la Secretaría de Seguridad Pública. Frente al Tribunal de Barandilla, hombres armados protagonizaron una balacera luego de intentar privar de su libertad a dos personas, mismas que la policía preventiva logró rescatar de manos de los plagiadores.

Antes de la detención de un comando en poder de un arsenal bélico, había ocurrido la ejecución de una persona.

Ejecución

Como Manuel Luján Bañuelos fue identificada extraoficialmente, la persona ejecutada a las 20:00 horas, por un grupo armado, el domingo tres de julio, en la avenida Rigodanza y calle Salvador Robles Quintero, en la colonia Ampliación Federico Velarde, cuando circulaba en un automóvil Fiesta color blanco.

Según el archivo periodístico, Luján Bañuelos había sobrevivido a dos atentados, uno en junio de 2008, perpetrado por sicarios en el fraccionamiento Villa Galaxia y otro en 2002, en la colonia Federico Velarde, donde finalmente el destino lo alcanzó.

Su ejecución ocurrió cuando Mazatlán vivía la calma tensa que dejó el enfrentamiento armado protagonizado por un comando y elementos de la Policía Preventiva, en el camino asfaltado que conduce de la carretera federal México-15 hacia el poblado de Aguaje de Costilla, Villa Unión.

Antes de la confrontación, donde murieron 17 presuntos delincuentes, y cinco policías resultaron heridos, el grupo armado había asesinado a dos hombres en la colonia José López Portillo, ubicada en el centro de Villa Unión.

Estos hechos, aunados a las narcomantas halladas la semana antepasada en Villa Unión, El Walamo y El Roble, donde un grupo armado lanzaba advertencias a sus enemigos, no auguraban paz para el sur de Sinaloa.

La misma tropa policial percibía en el ambiente un “aire pesado” en la vida noctámbula de Villa Unión, pues a diferencia de otras noches y madrugadas, la soledad campeaba en el bulevar que atraviesa el centro de la sindicatura.

“Ni una sola persona se veía donde siempre hay ajetreo de gente”, dijo un agente policial.

El miércoles cinco de julio, a las 03.00 horas, en el motel Éxtasis, ubicado en el crucero del libramiento II Óscar Pérez Escobosa y la carretera Internacional al norte de Mazatlán, la policía preventiva detuvo a cinco tripulantes de vehículos con reporte de robo.

En el interior de uno de los vehículos, un Jetta Volkswagen color blanco, se encontraron 19 armas largas, dos aditamentos lanzagranadas, dos granadas, 38 cargadores diversos, cartuchos útiles y una placa con reporte de extravío.

Luego en un operativo, la policía preventiva capturó a José Carlos “N”, Jesús Fernando “N”, Mario César “N”, Jorge Luis “N” y Juan Carlos “N”, originarios de Culiacán, quienes viajaban en vehículos robados con el arsenal bélico.

De acuerdo al reporte de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, la detención ocurrió cuando el Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo e Inteligencia (C-4) alertó sobre la presencia de vehículos con reporte de robo, en el sector del ejido El Venadillo, ubicado a la salida norte de la ciudad.

El informe oficial asegura que en otro vehículo Dodge Ram que circulaba a exceso de velocidad con gente armada, fue detectado por el arco ubicado en la salida norte de la ciudad, y luego ubicado en el acceso del mismo motel mencionado.

En la camioneta Dodge Ram, Pick Up, cuatro puertas, modelo 2008, con reporte de robo, los policías municipales encontraron otro armamento.

El jueves seis de julio, serían las 17:15 horas cuando por la calle Agustín Melgar, frente al Tribunal de Barandilla, de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, hombres armados intentaron privar de su libertad a dos personas que habrían salido de las celdas contiguas al lugar de los hechos.

Una de las víctimas, renuente a ser subido por la fuerza al vehiculo de los hombres armados resultó herida con arma de fuego, mientras los delincuentes huyeron llevándose consigo a la otra persona plagiada frente a la sede policial.

Los hechos ocurrieron por la calle Agustín Melgar, entre las calles Enrique Pérez Arce y Rafael Buelna, pero los delincuentes huyeron por la ruta de la primera calle mencionada hacia la avenida Gabriel Leyva, que conduce hacia la salida sur de Mazatlán.

En su huída abandonaron a un costado del Lienzo Charro una camioneta Dodge Jurney, color plata, con impactos de bala, en cuyo interior encontraron una pistola 9 milímetros, mientras en la banqueta localizaron un fusil AR-15.

Pese a que los delincuentes huían dejando dos rifles por la ruta de escape, los policías municipales, apoyados por militares, detuvieron uno de los fugitivos que habría participado en el plagio y rescataron a la persona plagiada.

Durante el operativo lograron detener a tres presuntos participantes en la balacera, dos de ellos identificados como Carlos Alexander “N”, y Agustín “N”, ambos de 19 años, y otra persona no identificada a quien se le habrían encontrado armas, en una camioneta Nissan Frontier, localizada en Urías.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.