Sep 142017
 

Presbítero Carlos Alberto Alvarado Quezada, vocero de la Diócesis de Aguascalientes, en la lectura de la Carta Pastoral “La Patria Somos Todos”, en ocasión de las Fiestas Patrias.

Perdón por las pasiones desordenadas

Carta Pastoral La Patria Somos Todos

Ayer Bien Común, hoy Justicia Social

Javier Rodríguez Lozano/Cosa de Prensa

AGUASCALIENTES, Ags.- jueves 14 de septiembre de 2017.- La Carta Pastoral “La Patria Somos Todos”, emitida por la Diócesis de Aguascalientes este lunes, es muy clara: En un entorno no solo de Fiestas Patrias, sino también y esencialmente electoral, proclama: “Pidamos perdón por las ocasiones en que tomamos la libertad como pretexto para nuestros intereses personales o el desahogo de nuestras pasiones desordenadas”… Aboga por un país “donde se defienda la vida, la dignidad y los derechos humanos de toda persona en cualquier situación; un país reconciliado con su historia, prometedor de su cultura, amante de la paz en todos los niveles”… Dice la Diócesis de Aguascalientes en su llamado a sus sacerdotes, miembros de la vida consagrada y fieles laicos, que la historia de nuestro pueblo no ha sido fácil, pero siempre ha contado con la nobleza de sus hombres y sus mujeres. “Suplicamos al Señor que prosiga el proceso de conquista de su libertad auténtica de todas las opresiones internas y externas. Debemos reconciliarnos para unidos todos en la construcción de la paz y en el impulso del desarrollo humano integral y solidario de cada mexicano”… Pide la Iglesia Católica de Aguascalientes que “estemos abiertos a la acción liberadora de Dios en nuestra historia personal y social, dejándonos renovar a fondo por el Espíritu de Cristo, por el cual fuimos llamados a la libertad. Y pidamos perdón por las ocasiones en que tomamos la libertad como pretexto para nuestros intereses personales o el desahogo de nuestras pasiones desordenadas. Nuestra fe en Jesucristo nos lleva a poner los cimientos sólidos para conseguir la unidad dentro de la legítima diversidad. Pidamos la gracia de una verdadera libertad, a fin de que trabajemos con responsabilidad y entusiasmo por un México más democrático y con mayores oportunidades de participación para todos”… La Carta Pastoral pide también que la Iglesia eleve a la Patria con su acción evangelizadora, “liberándonos de la esclavitud del libertinaje”; que las leyes mexicanas respeten la ley natural, del derecho a la religión y la libertad para anunciar la Buena Noticia de Cristo, traída por Santa María de Guadalupe; “que nos abramos a la verdad y nos entreguemos al bien, para hacer realidad la libertad por la que lucharon nuestros héroes en la larga y dispersa guerra de Independencia; que valoremos la libertad en que vivimos y así consolidemos nuestra Patria, cumpliendo nuestros deberes de justicia social”.

LA COSA ES QUE…

Valga aquí una observación importante. Para los conocedores y
amantes de las ciencias políticas, las frases icónicas “justicia social” y “bien común”, no son casuales. La primera nace en 1929 como lema del Partido Nacional Revolucionario, hoy PRI, “democracia y justicia social”. Y la segunda, se explica en el libro Los pilares del humanismo del Partido Acción Nacional como su valor fundamental, acorde al magisterio de la Iglesia Católica a través de la constitución apostólica Gaudium et Spes. La Carta Pastoral de la Diócesis de Aguascalientes ponderó en las elecciones del año pasado el bien común, hoy postula la justicia social. Que oiga quien pueda oír y vea quien pueda mirar; qué tal.

Sorry, the comment form is closed at this time.