La perversa relación prensa-poder

 altares y sotanos, medios  Comentarios Desactivados en La perversa relación prensa-poder
Oct 302018
 

sh1>DIPUTADA KARLA MONTERO. Sin saber, aporta.

La discusión llegó de la peor forma pero llegó. El martes pasado, la diputada local Karla Montero, del Partido Encuentro Social, acusó a medio mundo, periodistas y medios de comunicación, de “chayoteros”. Tabla rasa. Para sostener su acusación —porque eso fue, una acusación—, esgrimió una relación de proveedores del Congreso del Estado donde aparecen personas físicas y empresas que cobran ahí de algún modo. La información estaba en el portal de transparencia del congreso desde hace meses, pero, al parecer, nadie se había tomado la molestia de revisarla. En realidad, lo que la diputada estaba exhibiendo son contratos de publicidad o, al menos, eso se estipula formalmente, más allá de si en algunos casos eso implica una intromisión en la línea editorial del medio contratado.

No faltó quien se rasgara las vestiduras y en la sesión siguiente del jueves, diputados de distintos grupos parlamentarios expresaron su solidaridad con los periodistas y los medios, entre ellos Graciela Domínguez, líder de la bancada de Morena, quien planteó la necesidad de legislar sobre la protección laboral de los periodistas, lo cual, a juicio nuestro, es urgente.

Sin embargo, nadie tocó un tema central que ahora mismo se discute en los círculos nacionales: la comunicación social que llevan a cabo gobiernos de los tres niveles y el manejo de los recursos destinados a la publicidad oficial.

A finales del año pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió un amparo a la organización Artículo 19 por la omisión que había de una ley reglamentaria del artículo 134 constitucional en cuanto al destino de la publicidad oficial.

“Los recursos económicos de que dispongan la Federación —dice el 134—, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, se administrarán con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados”.

La Corte resolvió el amparo en noviembre de 2017 y dio plazo hasta abril de 2018 para generar dicha Ley y fue en agosto que se aprobó, pero bajo profundos cuestionamientos porque terminaba no cambiando nada en cuanto a la discrecionalidad con que los recursos públicos para este rubro se han manejado durante décadas. Al grado que fue bautizada como la “Ley Chayote”.

Y este es el tema aquí. Lo que hizo la diputada Montero empata de alguna forma con lo que ha estado diciendo el alcalde electo de Culiacán, Jesús Estrada, en el sentido de que no habrá más contratos con los medios de comunicación simplemente porque no hay dinero. En realidad la postura de Estrada Ferreiro tiene más que ver con su aversión a la prensa que con la falta de recursos, pero eso es otra cosa.

Los tres niveles de gobierno y los poderes ocupan recursos para manejo de publicidad, pero aquí hay dos cosas muy evidentes que deben ser modificadas ya: una de ellas es que los montos gastados en publicidad son brutalmente elevados y, dos, que esos recursos son distribuidos de manera facciosa e interesada entre los medios afines al que gobierna. Por eso, medios como la revista Proceso, de gran prestigio y circulación nacional, con gran aceptación en redes sociales, no tiene publicidad del gobierno federal por su línea editorial crítica.

No sé si el congreso estatal deba esperar a que se reforme la recién aprobada Ley de Comunicación Social y Publicidad Oficial —o se derogue y surja una nueva— para empezar a discutir en Sinaloa este tema; de lo que no hay duda es que es un asunto que deberá resolver esta legislatura. Habrá quiénes se opongan sin duda, y serán los medios —grandes y chiquitos— que tradicionalmente han sido beneficiados con las bolsas de los gobiernos destinadas a la publicidad. Pero estos cambios son indispensables en el marco de lo que Morena llama la “cuarta transformación”. Equidad y transparencia serán las claves. Y los nudos estarán en la equidad, pues ahí hay que discutir los criterios con que los contratos serían asignados.

Bola y cadena
UNA NUEVA FORMA DE HACER POLÍTICA y un nuevo país requieren de una relación nueva del poder con la prensa. Y si se habla de una transformación a fondo —la cuarta, se dice—, también en esta relación deben cambiar las reglas, hasta ahora y desde hace siete décadas, unas reglas turbias e interesadas basadas sobre todo en el dinero. La publicidad, aunque sea legal, sustentada en un contrato, con frecuencia es también una forma de soborno. Es muy simple: lo contrario al “no te pago para que me pegues” de José López Portillo a Proceso es “te pago para que me trates bien”. Y eso tiene que cambiar. Hay excepciones valiosas, por fortuna.

Sentido contrario
QUE BUENO QUE GRACIELA DOMÍNGUEZ plantee que Morena propondrá legislar para que los periodistas tengan mayor protección y se garantice su libertad para expresarse. Es urgente que esas garantías, plasmadas en la constitución y en la ley laboral se cumplan, porque con frecuencia los periodistas no solo no tienen las prestaciones legales básicas, ya no digamos buenos salarios. Y no hay organizaciones de periodistas que hasta ahora hayan reparado en ello. Por lo menos no se sabe que hagan algo para defender a sus agremiados de las humillaciones que sufren al interior de sus fuentes de trabajo, donde muchas veces no tienen ni contratos laborales y son despedidos sin liquidaciones justas. Esta idea de Graciela sería congruente con lo que la próxima secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, trae entre manos.

Humo negro
¿QUÉ INTERÉS TIENEN DOS EX GOBERNADORES de Sinaloa para organizar un encuentro con indígenas del norte con el fin de que desistan de un amparo logrado para evitar la construcción de la planta de amoniaco en Topolobampo? ¿Qué compromisos hicieron con la empresa alemana? ¿Por qué les ofrecieron dinero a los dirigentes comunales para convencerlos?

Columna publicada el 28 de octubre de 2018 en la edición 822 del semanario Ríodoce.

Un fraude inmobiliario provoca las inundaciones en Culiacán

 altares y sotanos, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Un fraude inmobiliario provoca las inundaciones en Culiacán
Sep 252018
 

Ismael Bojórquez/Río Doce

El mismo nombre suena como una burla: Valle alto. Y los nombres de las calles y parques: Valle bonito, Valle encantado, Valle sereno, Valle del lago… y hasta Valle de la búsqueda. En realidad es uno de los fraudes inmobiliarios más evidentes que se han cometido en Culiacán. Construido entre la carretera Culiacán-Culiacancito y el Río Culiacán, aguas abajo, cada vez que hay una lluvia que sobrepasa los 100 milímetros el agua llega a cubrir completamente vehículos y la mitad de muchas casas. Pasa por un lado del dren Bacurimí, que baja con furia desde la parte alta norte de la ciudad, hasta caer al río, un kilómetro y medio adelante.

Si el dren se rompe en algún punto una vez que cruza la carretera, la tragedia se multiplica. Así fue durante el huracán “Manuel”, hace cinco años y así fue ahora, con este meteoro que nadie vio hasta que teníamos el agua literalmente hasta el cuello.

Las tragedias que hemos estado viviendo en las ciudades de Sinaloa en los años recientes tienen que ver, sí, con la fuerza de los huracanes y tormentas que nos azotan, pero también con el pésimo desarrollo urbano que padecemos y, por supuesto, con la gran corrupción que existe en la autorización de los nuevos asentamientos. Valle Alto, en este caso, nunca debió ser autorizado, pero la inmobiliaria que lo construyó y sigue haciendo apéndices en la misma zona, es propiedad de uno de los grupos económicos más poderosos de Sinaloa: Coppel.

El fraccionamiento fue entregado al ayuntamiento hace 12 años sin haber cumplido aspectos del reglamento urbano que son básicos, como el drenaje, y así fue aceptado. Y al final la componenda entre empresa y municipio resultó criminal pues ya son al menos dos tragedias las que ocurren. Después del “Manuel”, que devastó el sector, Fincamex construyó una vena de drenaje pluvial pero fue insuficiente, eso se demostró el jueves, cuando al menos 600 familias abandonaron sus casas y pertenencias para salvar sus vidas porque el agua empezó a subir rápidamente.

En Los Mochis ha ocurrido lo mismo desde hace décadas, pues hasta los sectores clasemedieros de la ciudad como la colonia Scally, se inundan cada vez que llueve fuerte y esto es porque las descargas de las tierras agrícolas caen al dren Juárez, que pasa por media ciudad, provocando saturación y desbordes cuando hay lluvias fuertes. Por eso la ciudad de Los Mochis queda prácticamente bajo el agua. Aquí también, después de los estragos que causó el huracán “Manuel” se hizo una obra de drenaje pluvial que tomó como eje la calle Heriberto Valdez, pero resultó insuficiente porque el problema es mucho mayor y nadie, hasta ahora, ha querido enfrentarlo con recursos.

Pero hay, en Sinaloa, una omisión criminal y que debiera considerarse punitiva: no existen en nuestras ciudades mapas de riegos que conozca la población porque las autoridades los meten debajo del colchón. Existen esos atlas, en algunos casos se ha pagado mucho dinero por su elaboración, pero no se hacen públicos porque simplemente afectaría los intereses de las compañías inmobiliarias —Justo lo que pasa en Ciudad de México con el problema de la actividad sísmica, que no se dan a conocer los atlas porque bajaría la plusvalía de las propiedades que se encuentren en las franjas sensibles ante los terremotos.

De acuerdo al Centro Nacional de Prevención de Desastres, los mapas de riesgos son instrumentos que sirven para conocer el territorio donde estás viviendo y qué peligros acechan. Pero nadie los quiere dar a conocer porque eso afecta intereses. Y entonces los gobiernos prefieren proteger a sus amigos y que la gente sea devastada en sus propiedades y pertenencias cuando llega un meteoro, para luego solicitar recursos del fondo de desastres de la Secretaría de Gobernación, cuyo destino nunca sabemos bien cuál es. Parece “política ficción”, ¿verdad? Pues no lo es. Y solo así se explica tanta “negligencia”.

Bola y cadena
NO ES LA PRIMERA VEZ QUE SUCEDE: cuando el huracán “Manuel” todos en el gobierno, empezando por los de Protección Civil municipal y estatal, decían que pegaría en Angostura y más al norte, cuando de repente llegaron los 400 milímetros de agua en tres o cuatro horas con los resultados que ya conocemos. En 1995, con el huracán “Ismael” pasó lo mismo pero fue más trágico, pues más de cien personas murieron en los estados de Baja California sur, Sonora y Sinaloa, entre ellos 60 pescadores que confiaron en una información que era errática y que murieron en el mar. Ahora también las lluvias nos tomaron por sorpresa dejando miles de familias damnificadas, pérdidas millonarias y personas muertas. Y entonces debemos preguntarnos quién o quiénes responderán por ello.

Sentido contrario
EN 2013 ME TOCÓ CUBRIR LAS SECUELAS del huracán “Manuel” y pude ver el drama de los damnificados, la angustia de la gente que carga con sus hijos buscando un refugio seguro, el llanto por los bienes perdidos, la desolación, la frustración, la rabia contra los que tenían la obligación de protegerlos y no lo hicieron. El jueves volví a los mismos lugares, las mismas calles, incluso, las mismas casas. ¿Qué deben hacer ellos para que la tragedia no se repita si no tienen más a dónde ir? ¿Qué podemos hacer nosotros?

Humo negro
LA SEMANA PASADA MATARON AL COMANDANTE Jesús Carrasco en la UAS. Estudiaba el séptimo semestre de la carrera de Derecho. Ya había sufrido dos atentados, uno en el trayecto de Los Mochis a Culiacán, cuando repelió la agresión de los matones del Chapo Isidro convirtiendo a los atacantes en atacados. El otro lo sufrió por parte de los Chapitos, en el fraccionamiento Montecarlo y en esa ocasión lo salvó la Marina, que acudió al llamado que hizo a través del botón de pánico. De muchos tanates, su historial está lleno de sangre, de ejecuciones extrajudiciales y de corrupción, como buen alumno de Jesús Antonio Aguilar Íñiguez. Ahora que alguien explique por qué un policía así andaba tan desprotegido.

Columna publicada el 23 de septiembre de 2018 en la edición 817 del semanario Ríodoce.

La goma de opio también debe legalizarse: Altares y Sotanos

 altares y sotanos, dinero, seguridad  Comentarios Desactivados en La goma de opio también debe legalizarse: Altares y Sotanos
Ago 142018
 

FOROS DE PACIFICACIÓN. Que los perdone dios. (Foto: Nacho Ruiz /CUARTOSCURO.COM)

Se vienen nuevos tiempos y nuevos vientos en el tema del narcotráfico. Ninguna de las dos cosas son necesariamente mejores. Solo son nuevos. Son muchos elementos los que están en juego y que empiezan a configurar otros escenarios. Nunca el gobierno norteamericano había lanzado una alerta sobre el consumo de drogas en su país como lo hizo el presidente Donald Trump el año pasado. Más de 64 mil norteamericanos murieron en 2016 a causa del consumo de drogas, principalmente por el uso de opiáceos.

Los gringos han transitado a drogas cada vez menos “naturales” y han estado cayendo en los fármacos y químicos, que son más baratos pero mucho más destructivos. Esto pinta un escenario donde el gobierno de los Estados Unidos no solo no va a convalidar reformas en nuestro país que vayan por la despenalización de las drogas, sino que seguramente va a endurecer sus políticas restrictivas y prohibitivas en relación con México. Esto a pesar de que en sus estados la despenalización está ganando terreno cada día.

La despenalización de la mariguana para fines recreativos en una decena de estados de la Unión Americana —uno de los más recientes es California— ya está teniendo impactos en la estructura de negocios de los cárteles de la droga en México. Poco a poco las grandes extensiones de mariguana sembradas en la sierra se han convertido en pequeños sembradíos, porque los tiburones de la droga han optado por dedicarse mejor a la producción de drogas alternativas, una de ellas es el Fentanilo, producida con base en la goma de opio, cuyo efecto es más potente que la heroína. Por ello la alerta de salud del gobierno de los Estados Unidos.

Debido a esto, es previsible que en el mediano plazo las organizaciones promotoras de la despenalización de los Estados Unidos pongan el acento en las drogas más duras, pues el tema de la mariguana ya permeó en la población y logró sensibilizar a la clase política de muchos estados, por eso los cambios en sus legislaciones. Y que el primer argumento sea que las drogas que ahora están matando a los norteamericanos las consiguen en las farmacias. El Fentanilo tiene usos médicos y por ello muchas de sus presentaciones pueden ser importadas de Asia o Europa en cantidades desorbitadas de manera legal para luego ser introducidas al mercado negro.

Así que si en México —y este es otro de los elementos en juego para los nuevos escenarios— se está pensando en despenalizar la producción y consumo de mariguana, también debe meterse en el paquete la discusión sobre la goma de opio y sus derivados por el protagonismo que han adquirido los opioides en el mundo. Y analizarlo no solo con los enfoques de salud que siempre se han esgrimido, y de lo que puede contribuir para aminorar la violencia en México, sino también en cuanto a si la legalización puede convertir estos cultivos, con el apoyo del Estado, en alternativas de vida para los que históricamente se han dedicado a esto sin que hayan salido nunca de la pobreza.

¿Cómo cambiaría la fisionomía de los grupos criminales una eventual despenalización de las drogas? Está en chino preverlo. Casi todas son multicriminales, sobre todo las que operan en el Golfo. Por ello no debe ser el tema de la violencia el eje central de este debate. Pero de que habría un impacto en ellas eso es seguro. Ni qué dudar que mediante sus fachadas legales, se incorporarían a la producción y comercialización de las drogas y no se dude que se quedarían con buena parte del negocio, pero tampoco debe dudarse que seguirían delinquiendo en los otros frentes criminales. Fuerte será siempre para ellos el mercado de la cocaína y más ahora que han extendido sus tentáculos por todo el mundo. Así que aprovecharán la parte legal como nadie y seguirán, paralelamente, como estructuras criminales.

Pero esto, si viene, será en el mediano plazo. Hay que esperar qué trae Andrés Manuel López Obrador entre manos para combatir al narco y éste es otro de los elementos en juego. Lo que parece un hecho es que romperá la inercia que viene desde Felipe Calderón y que Enrique Peña no cambió ni un ápice. Pero todavía no sabemos qué trae en el morral.

Bola y cadena
SEGUIMOS SIN ENTENDER POR QUÉ los organizadores de los foros para la pacificación que está realizando el equipo del presidente electo no incluyeron a Sinaloa como una de las sedes. Sobre todo Culiacán, una de las ciudades más violentas del país según las cifras de muertes violentas. Y simplemente por el lugar que ocupa la entidad en la historia del narcotráfico. ¿O fue por eso? Creo que alguien debe explicar esta “rara” exclusión.

Sentido contrario
EL PRIMER FORO SE LLEVÓ A CABO en Ciudad Juárez y le llovieron a Andrés Manuel López Obrador reclamos de las víctimas que le exigían justicia antes que perdón. “Olvido no, perdón sí”, dijo López Obrador. Pero ¿qué significa esto? No está claro. Ya se dijo que la amnistía de la que se habla no aplicará a criminales, violadores, etc. Pero es el propio Andrés Manuel quien se encarga de meter humo negro en sus intervenciones. Una cosa quedó claro ahí. La gente seguirá buscando a sus familiares desaparecidos y seguirá exigiendo que se castigue a los criminales. Y que los perdone dios.

Humo negro
ES ESTRUJANTE LA ENTREVISTA que María Verza le hace al escritor nicaraguense Sergio Ramírez, sobre la crisis que se vive en ese país centroamericano desde abril pasado y que acumula ya más de 300 muertos. Cuando jóvenes de 17 años pierden la inocencia no haciendo el amor sino levantando barricadas para defenderse de un tirano, o porque un amigo se les muere en brazos con el pecho perforado de un tiro, el país se está yendo a la mierda.

Columna publicada el 12 de agosto de 2018 en el edición 811 del semanario Ríodoce.

Despenalizan drogas, el cascabel y el gato

 altares y sotanos, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Despenalizan drogas, el cascabel y el gato
Jul 312018
 

Despenalizar drogas, el cascabel y el gato
31 julio, 2018 por Ismael Bojórquez

OLGA SÁNCHEZ CORDERO. Un debate urgente.

Sorprendió Olga Sánchez Cordero al declarar que con el fin de “pacificar” al país se contemplaría la conveniencia de despenalizar el cultivo y consumo de las drogas, que empezaría con la mariguana y después con la amapola. Días después, la vocera del gobierno de los Estados Unidos, Sarah Sanders, dijo que la administración de Donald Trump se opone a toda medida que provoque que más drogas lleguen a su país, reduciendo el problema de drogadicción que tienen a un asunto de oferta.

Es muy interesante la controversia y será una buena cancha para ver hasta dónde pueden cambiar las cosas entre ambos países en materia de drogas ilícitas. Tenemos más de un siglo hablando de ello. Pero el contexto ha cambiado. En los Estados Unidos hay ya una decena de estados que han legalizado el consumo de la mariguana para fines recreativos aunque a nivel federal siga la prohibición. También lo acaba de hacer Canadá y lo mismo ocurre en algunos países de Europa y América Latina. Y aunque en México se han dado pasos tímidos en ese sentido, lo más trascendente es que llegará un gobierno con una visión distinta y un bono democrático que no se ha tenido nunca en la época moderna.

Olga Sánchez —anunciada como la próxima secretaria de Gobernación— retoma una demanda que ya tiene lustros y que se ha intensificado en sectores todavía marginales a partir del fracaso de las políticas prohibicionistas que se expresan en la creciente drogadicción de nuestros jóvenes y en la gran violencia y criminalidad que generan.

Se esperaba una reacción del gobierno norteamericano. La última semana de octubre pasado, el presidente Donald Trump declaró una emergencia de salud pública ante el alto consumo de drogas derivadas de la amapola y que habían provocado 64 mil muertes por sobredosis en 2016. Así que el tema les duele, aunque no hagan nada por revisar sus políticas antidrogas, como sí lo hicieron con el alcohol hace 85 años.

La historia de fracasos empezó con la criminalización de las drogas y no se reduce solo al número de consumidores, que se incrementa todos los días en todos los rincones del mundo, con las secuelas que ya conocemos; también van en el paquete los crímenes que se cometen en torno al proceso de producción y tráfico de drogas, que con los años y debido a la expansión del mercado, requirió la conformación de verdaderas empresas trasnacionales, dedicadas ahora también a actividades diversas, todas de índole criminal, como el cobro de piso, el soborno de autoridades, la extorsión, el secuestro, el contrabando de mujeres para su explotación sexual, el robo de autos.

Mención especial requiere el lavado de las ganancias del tráfico de drogas porque los cárteles de la droga no solo hacen uso de los circuitos financieros internacionales para limpiar sus ganancias, sino que crean empresas legales o compran acciones de compañías ya instaladas —algunas de prestigio internacional— impactando en el crecimiento de la economía de nuestros países, generando empleos y desarrollo, sobre todo en los sectores urbanos. Y por lo tanto, distorsionando las variables económicas de los países involucrados.

Las políticas prohibicionistas corren paralelamente en nuestros países —Estados Unidos y México— desde principios del siglo pasado, aunque los contextos de cada uno fueron muy distintos: en Estados Unidos se consolidaban el capitalismo y la democracia y en México andábamos a caballo haciendo la revolución, la mayoría campesinos pobres.

Durante décadas, el gobierno norteamericano tuvo la visión —y la verdad no creo que haya cambiado mucho a la fecha— de que reduciendo la oferta de drogas abatiría también la demanda en su país y reduciría el número de adictos. Fue una concepción errónea del problema que, por el contrario, profundizó y expandió las adicciones a los niveles que ahora el propio gobierno reconoce al decretar una emergencia nacional de salud debido a las decenas de miles de muertes por sobredosis.
Y en ese mismo sentido van las declaraciones de la vocera de la Casa Blanca cuando afirma que no apoyarán nada que permita que más drogas lleguen a su país.

Bola y cadena
EN LOS ESTADOS UNIDOS hay un movimiento muy sólido para despenalizar el uso recreativo de la mariguana, pero ya se debate también sobre la despenalización de otras drogas, bajo el criterio de que las políticas prohibicionistas han causado estragos en su población. El gobierno norteamericano nos arrastró en esas políticas y ya es hora de ponerles fin. Una gran oportunidad para ejercer nuestra soberanía.

Sentido contrario
SIENDO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, el general Lázaro Cárdenas despenalizó el consumo de la mariguana en 1940, pero la reforma aprobada, que veía a los adictos como enfermos, no como criminales, no solo iba en contra de las políticas de Estados Unidos sobre drogas, sino del mundo entero desde que el tema fue planteado en la Liga de las Naciones (el antecedente de la ONU). Así que el gusto nos duró solo unos meses, pues el 3 de julio de ese mismo año, debido a las presiones internacionales, Estados Unidos a la cabeza, ésta fue derogada.

Humo negro
DOS VECES LA DISCUSIÓN SOBRE LAS REFORMAS constitucionales que le darían plena autonomía a la Auditoría Superior del Estado y que permitiría a una minoría (el PRI) gobernar y administrar el Congreso del Estado ha quedado fuera de la orden del día del pleno del legislativo estatal. O la bancada priista no tiene plenamente amarrados los 27 votos que necesita, o el gobernador ha recapacitado que es mejor un ambiente de cooperación y acuerdos que de guerra, con el partido Morena, que gobernará prácticamente en todos los ámbitos de la vida pública.

Mexicanos echaron al caño al PRIANRD

 altares y sotanos, país  Comentarios Desactivados en Mexicanos echaron al caño al PRIANRD
Jul 102018
 

La policía en vez de detener al borracho provocador intentó detener al director de objetivo7.com La policía en vez de detener al borracho provocador intentó detener al director de objetivo7.com como parte de sus actividades siempre represivas contra este medio de comunicación>

FUERZA ELECTORAL. El despertar del 1 de julio.

Ismael Bojorquez/Río Doce

La incertidumbre podía leerse en los rostros, pero también la frustración, un dejo de incredulidad todavía, el dolor, casi el llanto. Igual que los tsunamis, que cuando pasan solo dejan muerte y desolación, así ocurrió con la clase política tradicional de Sinaloa este 1 de julio. Por la mañana todavía podían verse sonrisas, se escuchaban bromas, se veían abrazos y hasta festejos anticipados. Pero después del mediodía no se podía localizar a nadie. Empezaron a llegar las encuestas de salida a los cuartos de guerra y no lo podían creer. Ni los unos ni los otros. Y no era solo aquí, sino en todo el país. La gente estaba votando “parejo” por Morena, “qué voto cruzado ni que madres”.

Esto se empezó a reflejar en las mismas casillas cuando inició el conteo de los votos y los funcionarios y representantes de partidos vieron que los candidatos de Morena, todos, no solo en la urna presidencial, estaban arriba en casi todas. Increíble. Podía ser un caso, un barrio, “es que el candidato de Morena es de este sector…”. Pero no. Era general. Luego los números del PREP se empezaron a desgranar y entonces de la sorpresa inicial devino el pasmo de los que se creían dueños de la política, del gobierno, de las instituciones, del municipio, del estado y del país.

¿Quién le ganó a Juan Ernesto Millán en el 7 distrito? Merary Villegas, una de las iniciadoras del partido Morena en Culiacán, diputada local con licencia, pero una política muy joven, apenas principiante. ¿Quién, en el Distrito 5, derrotó a Aarón Rivas, empresario voraz, ex diputado local dos veces y ex alcalde de Culiacán? Yadira Marcos ¿Quién es? Pues quién sabe. No tenía una vida pública hasta ahora y su actividad en redes sociales era casi nula, porque hasta sus selfies con Andrés Manuel López Obrador tienen, 50 o 60 vistas en su cuenta de Facebook y fueron compartidas apenas cinco o seis veces.

Y estos dos ejemplos bastan para ilustrar el fenómeno que se dio en Sinaloa y en todo el país. López Obrador ganó en 31 de las 32 entidades federativas (salvo Guanajuato) y Morena se llevó cinco de las ocho gubernaturas en disputa. Y este mismo arrastre ocurrió en Sinaloa, donde se llevó siete de siete diputaciones federales, las dos senadurías de mayoría y siete alcaldías, entre ellas cuatro de las más importantes en términos de población y recursos asignados. Por si fuera poco, será mayoría en el Congreso del Estado, pues ganó 20 de los 24 distritos.

Los resultados de la elección tienen infinidad de lecturas sobre los porqués, y surgirán igual cantidad de “hubieras”; sin embargo, vale destacar el impacto que han tenido en la clase política tradicional; en los partidos, por supuesto, pero en los hombres y mujeres que, hasta el anochecer del 1 de julio estuvieron dirigiendo la política de este país y en Sinaloa, en los protagonistas de hace lustros y décadas.

Me quedo con las declaraciones de Héctor Melesio Cuen y Manuel Clouthier Carrillo al reconocer la derrota. Los dos habían adelantado que buscarían la gubernatura en caso de llegar al Senado y los dos dijeron ahora que eso es pasado. Uno se dedicará a fortalecer al partido, el PAS, que pasa a ser cuarta fuerza electoral y el empresario a otra cosa —no dijo a qué—, pues, adelantó, se va de la lucha electoral y buscará a jóvenes para que tomen la batuta. A Melesio quién sabe, pero a Manuel no le queda de otra, pues el esquema de los “independientes” parece agotado y buscar en el futuro un cargo de elección por un partido sería de una incongruencia descomunal que no se puede permitir.

Y en semejante tesitura están muchos otros miembros de la clase política que han gravitado en la vida pública de Sinaloa en las últimas dos o tres décadas. Perdieron todos sus activos. Priistas y panistas, sobre todo (del PRD hace mucho tiempo dejamos de hablar porque era hasta ocioso). Los Higuera, los Felton, los Xóchihua, los Millán, los López, los Vargas, los Rivas, esa camada de voraces caza presupuestos y de frívola catadura —que hasta a sus mujeres arrastraron en su debacle impensada—, fue enviada al caño en un solo día por obra y gracia de un electorado que subestimaron y que por fin, gracias a que estaba hasta la madre de ellos, salió a votar.

Bola y cadena

HACE COMO UN MES DIJE QUE si Andrés Manuel López Obrador ganaba la elección presidencial, el gobernador Quirino Ordaz ganaría de calle. En parte había razón, pero solo en parte, porque el resultado tan abrumadoramente en favor de Morena rompió todos los esquemas previsibles, al grado de que el mazatleco, sí, se liberó de compromisos con quien lo puso en el poder, no llegó el candidato de su partido, pero en Sinaloa perdió todo. Al grado de que, efectivamente, es un pequeño virrey, pero un virrey sin imperio. Porque el imperio será, en los próximos tres años, de Morena.

Sentido contrario

TODAVÍA NO SABEMOS CÓMO VENDRÁN muchas cosas en el nuevo gobierno, pero lo que dijo Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación, en el sentido de que motivará la despenalización de la producción, trasiego y consumo de la mariguana con fines recreativos, es una pequeña luz dentro del túnel. Ojalá la inquietud avance y que empecemos a caminar ya, en esquemas menos conservadores. Ya.

Humo negro

LA DERROTA DE HÉCTOR MELESIO CUEN es de varias bandas: pierde la senaduría por segunda ocasión, ya no competirá para gobernador, como lo había adelantado en caso de ganar, su partido se convierte en la cuarta fuerza electoral —con menos diputados, regidores y prerrogativas— después de ser la segunda y, la más importante: pronto recibirá muchas presiones sobre el poder que ejerce en la Universidad Autónoma de Sinaloa. De adentro y de afuera.

Congreso y Senado para Morena

 altares y sotanos, país  Comentarios Desactivados en Congreso y Senado para Morena
Jun 132018
 

Si gana AMLO gana de calle Quirino Ordaz
12 junio, 2018 por Ismael Bojórquez

Ahora ya nadie duda que Andrés Manuel López Obrador se perfila como el seguro ganador de la contienda presidencial 2018. Y lo que hace semanas asomaba con timidez, ahora es cada vez más evidente. Ya son pocos los empresarios que increpan al candidato de Morena y los “analistas” que antes lo destazaban para descarrilarlo se centran ahora en los positivos: es un hombre persistente, un líder, firme, necio —la necedad aquí es vista como una virtud— y hasta ideas neoliberales que les brindan tranquilidad le han descubierto. De sus contendientes, destaca el discurso del candidato Ricardo Anaya, quien, en medio de nuevos escándalos no deja de decir que el gobierno federal, concretamente el presidente, Enrique Peña Nieto, ya llegó a un gran acuerdo de impunidad con el Peje.

¿Y qué pasará en Sinaloa si gana el tabasqueño? Desde luego que al gobernador Quirino Ordaz Coppel le hubiera ido muy bien con José Antonio Meade en la presidencia por la relación de ambos con Peña Nieto, pero eso ya no va a ocurrir. Sin embargo, no puede decirse que se le vendría el mundo encima, por dos razones. Una, porque el poder que emana de una gubernatura, que no es poco, se concentrará en él mismo, sin tener que compartirlo ni supeditarlo políticamente con el presidente, lo cual se estila en el viejo sistema priista. Y, dos, por su relación con Rubén Rocha Moya, candidato al senado por Morena y su jefe de asesores hasta que renunció al cargo para integrarse a la campaña, y que se constituiría en un puente muy amigable con la nueva presidencia, con otras reglas, claro, pero puente al fin y al cabo.

Cuando Vicente Fox llegó al poder el país se “balcanizó” porque la mayoría de los gobernadores eran priistas y entonces se hizo posible que, destetados del poder presidencial, hicieran posible lo que nunca ocurrió en los tiempos del gran Tlatoani, es decir, que ellos mismos eligieran a su sucesor. Aquí Juan Millán, quien tenía apenas dos años de haber llegado al poder, se convirtió en un pequeño virrey y se llenó de soberbia, dio manga ancha a sus colaboradores para que se enriquecieran sin límites y, por supuesto, impuso a quien habría de sucederlo en el cargo, Jesús Aguilar Padilla, en una elección cuyo final, por lo cerrada que estuvo, tuvo que ser decretado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Lo mismo se repetirá después del 1 de julio, aunque el impacto será menor debido a que las gubernaturas ya no están concentradas en el PRI. Quirino Ordaz Coppel no es de la catadura de Juan Millán aunque el poder transforma a quienes lo ejercen y no se descarten signos de altanería en el mazatleco una vez que se sienta liberado de compromisos con el presidente. Lo cierto es que, mesurado o soberbio, tiene para sí el gran compromiso de pensar desde ahora en opciones para sucederlo con el fin, humanamente comprensible, de que le cuiden las espaldas y le den seguimiento a sus líneas de gobierno.

Otro elemento que incidirá en la independencia de los gobernadores priistas con respecto al centro de la república, es el estado en que quedaría el PRI. Sin la presidencia de la república, con menos de la mitad de gubernaturas en su poder y siendo una de las minorías en las cámaras legislativas —estando de acuerdo en lo que arrojan las encuestas—, el poder del CEN del partido se verá reducido enormemente. Más aun, es previsible que después del 1 de julio y ante la debacle que se viene, se presente una desbandada de militantes de este partido para refugiarse en Morena y gozar así de los beneficios del nuevo statu quo que se está prefigurando.

Bola y cadena

OTRO ELEMENTO DEL PODER PARA lo que se le viene al gobernador es el Congreso Estatal pero aquí no se sabe cuál será su nueva conformación. Es seguro que el PRI tendrá menos diputados y el PAN también, una bancada que le ha servido a los gobiernos priistas para sacar iniciativas sobre todo relacionadas con la cosa económica. Es previsible un crecimiento de Morena pero de todo esto habrá certeza hasta que se conozcan los resultados, porque no se sabe en qué medida y sentido se cruzarán los votos.

Sentido contrario

A NIVEL NACIONAL, LAS ENCUESTAS arrojan que Morena podría no solo ganar la presidencia sino la mayoría en las dos cámaras. No mayoría calificada, que le permitiría por sí sola hacer cambios constitucionales, pero sí suficiente para impulsar reformas compatibles con el proyecto de López Obrador. Y hay una polémica sobre si debería ser así o que aquellos que votarán por el Peje debieran votar por otras opciones para diputados y senadores, para buscar un equilibrio. Lo cual, por las lecciones de la historia reciente, no se antoja muy convincente. Y aún más, si alguien le teme a un Andrés Manuel potencialmente autoritario, es más probable que este rasgo le salga con un congreso en contra que a favor.

Humo negro

SOBRE LAS CANDIDATURAS AL SENADO de la República en Sinaloa, todas las encuestas anuncian la delantera de las fórmulas de Morena, que encabezan Rubén Rocha Moya e Imelda Castro. No porque estén haciendo una gran campaña, sino porque están siendo arrastrados por la ola de su partido, lo cual no ocurre ni en distritos ni a nivel de alcaldías. El dilema aquí parece ser más bien quién se quedará con la primera minoría; si los candidatos del PRI, Mario Zamora y Rosa Elena Millán que no aparecen juntos en ningún evento porque se pelearon a mitad del camino, si Melesio Cuen que en plena campaña se pelea hasta con el perro del vecino, o Manuel Clouthier, del que ya no se sabe si anda haciendo campaña para él, para su papá o para Andrés Manuel.

Columna publicada el 10 de junio de 2018 en la edición 802 del semanario Río Doce.

Enrique Coppel admite la derrota del PRIAN

 altares y sotanos, dinero, país  Comentarios Desactivados en Enrique Coppel admite la derrota del PRIAN
Jun 052018
 

ENRIQUE COPPEL. Cambio de rieles.

Altares y Sotanos/Ismael Bojórquez

Era marzo de 2006 y la campaña de Felipe Calderón iba en ascenso. Andrés Manuel López Obrador, que se había mantenido en la punta durante meses, había mostrado flaquezas que al final lo llevaron a la derrota; era alcanzable y los empresarios, los verdaderos dueños del país, hicieron su parte. Uno de ellos, Enrique Coppel Luken, escribió una carta para sus 25 mil empleados y les dijo que como Roberto Madrazo, del PRI, ya no ganaría la elección presidencial, no desperdiciaran su voto, que se lo dieran a Calderón “un hombre honesto” y que convencieran a tres clientes, a tres familiares ya tres amigos y que entonces ya serían 250 mil votos, lo cual podía hacer la diferencia.

Coppel fue premonitorio. La diferencia oficial con que Calderón llegó a la presidencia fue de 243 mil 934 votos, que representó .58 décimas porcentuales. Y su apuesta empresarial estaba firme, pues cinco meses después de la elección obtuvo la autorización para echar a andar Bancoppel SA de CV.

Pero 2006 quedó atrás y los Coppel lo saben. En abril pasado, durante una exposición ante empresarios de Culiacán, Enrique Coppel hizo un llamado a no votar por AMLO porque, dijo, no está preparado para gobernar, nunca ha salido del país, no estudió y “no habla inglés”. Incluso hizo un llamado a los candidatos del PRI y el PAN a unirse para evitar el triunfo de López Obrador. Cuando lo dijo, estaba por ocurrir el primer debate entre los candidatos a la presidencia de la república y se pensaba que todavía podía pasar algo que descarrilara la carrera del tabasqueño. Pero pasó el debate y no solo no lo bajaron de las preferencias, sino que siguió creciendo.

Para el 16 de mayo, la empresa Coppel hizo circular un comunicado donde llama a sus empleados a votar con libertad y aclara que los colaboradores (dueños) de ese grupo han expresado sus preferencias pero que ha sido de manera individual. El contexto era distinto y ya nada parecía detener la carrera del candidato de Morena, que en todas las encuestas rompía el techo histórico de esta clase de mediciones.

Viene a cuento esta historia porque los que no parecen entender los escenarios que se vienen son los grandes magnates y ese 10 por ciento de la población que detenta el 80 por ciento de la riqueza de este país. O les gana su ideología o les gana el pánico. En los últimos días se han desgranado llamados de los Bailleres, Larrea, y directivos de empresas como Coca-Cola FEMSA, Grupo Vasconia y Grupo Herdez, a no votar por AMLO; por distintos medios han estado enviando mensajes en los que advierten sobre los riesgos del “populismo”. Esto coincide con el trascendido de que los empresarios se habrían reunido con el presidente, Enrique Peña Nieto, para que auspiciara la declinación de José Antonio Meade con el fin de concentrar los votos en Ricardo Anaya y así derrotar a López Obrador. Al recibir una negativa, los empresarios habrían decidido enderezar una campaña similar a la de 2006, con la diferencia de que ahora la elección no está cerrada y las posibilidades de una victoria del PRI o del PAN son muy remotas, técnicamente imposibles.

Al final están siendo los propios empresarios los encargados de darle la razón a Andrés Manuel en su discurso machacón sobre “la mafia del poder” y de esa “minoría rapaz”. Las riquezas de Alberto Bailleres y Germán Larrea, los dos empresarios mineros, junto con las de Carlos Slim y Ricardo Salinas Pliego, representan alrededor del 9 por ciento del Producto Interno Bruto de este país, mientras, el 50 por ciento de la población se debate en la pobreza.

Y aún más, estos y otros empresarios han construido sus fortunas a partir de negocios concesionados o rematados a precios de burla por el Estado: Telmex, compañías mineras –entre ellas la histórica mina de Cananea, Sonora–, radio y televisión… en una ecuación en la que entre más ricos son esa minoría, más pobre están la población y el propio Estado, algo que ya tiene lustros pero que se ha acentuado a partir de que llega a la presidencia Peña Nieto. Empezaron por concesionar la recolección de basura y los parquímetros y ahora lo hacen también con inversiones multimillonarias como la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, a través de contratos turbios.

Bola y cadena

POR ESO TIENE RAZÓN ALFONSO ROMO, anunciado como jefe de gabinete de AMLO, en una entrevista que le da a René Delgado para el diario Reforma, cuando les dice a estos empresarios que hay una cosa que no tiene remedio: Morena ganará la presidencia y lo mejor para ellos y para todos es que se sumen, diciendo qué les gusta y qué no del proyecto de López Obrador, pero que se sumen, que cierren filas por el bien del país y de ellos mismos. Sería lo más inteligente. Ahí está Enrique Coppel, quien ya reculó. Y no fue tonto.

Sentido contrario

LLAMAN LA ATENCIÓN LAS DECLARACIONES de Jorge Castañeda —un muy bien pagado asesor de Ricardo Anaya— a Carmen Aristegui la mañana del jueves, sobre las encuestas publicadas por Reforma, donde el Peje tiene una ventaja de 26 puntos sobre el panista. Dice que hay otras encuestas “también serias” donde la ventaja puede ser hasta de 7 puntos y que entonces esta diferencia sí es remontable. Nada que ver con lo que dice en privado y es que el “Güero” Castañeda sostiene que el candidato Morena, pase lo que pase, ya ganó esta elección.

Humo negro

Y PARA REMATAR, EN ESPAÑA el presidente Mariano Rajoy fue destituido el viernes luego de ser involucrado en actos de corrupción del partido que lo llevó a poder, mientras que en México, la doctora Muna Dora Buchahin Abulhosn, directora de auditoría forense de la Auditoría Superior de la Federación, fue destituida del cargo: su delito, haber descubierto el esquema de desvíos por más de 7 mil millones de pesos expuestos por Animal Político en su reportaje La estafa Maestra.

Columna publicada el 3 de junio de 2018 en la edición 801 del semanario Ríodoce.

Al Estado criminal poco le importan la vida de los periodistas

 altares y sotanos, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Al Estado criminal poco le importan la vida de los periodistas
May 292018
 

ALICIA DÍAS GONZÁLEZ. Otra víctima de un Estado criminal.

Altares y Sotanos/ismael Bojórquez

Acaban de matar a otra periodista. Sigue la tragedia, no cesa el drama y la pregunta es que viene para nosotros después del 1 de julio. Como periodista es muy difícil ubicarse como sujeto y más todavía como víctima. Desde hace muchos años somos víctimas y al ser tan frecuentes las agresiones contra periodistas y tan impunes el destino de las mismas, esta ausencia de seguridad y de justicia nos está agremiando. ¿Qué esperar del precario sistema de justicia después de Enrique Peña Nieto? ¿A quién vamos a pedir cuentas? ¿Qué pasaría si gana la alianza del PRI? ¿Y qué pasaría si gana Ricardo Anaya? ¿Y si el que triunfa es Andrés Manuel López Obrador? No sería lo mismo en ningún caso, seguramente, aunque el poder termine hermanando a todo el mundo en las cosas fundamentales.

Cuando se roló en el grupo de periodistas la propuesta de documento que salió del conversatorio que tuvimos en Culiacán, el 16 de mayo, algo hacía falta. Entonces una compañera propuso que incluyéramos un llamado a los candidatos presidenciales para que fijaran cada uno su postura sobre la crisis de libertad de expresión que se padece en México y dijeran qué piensan hacer al respecto. Era muy importante hacerlo así debido a nuestra condición de víctimas. Queremos un compromiso, pero algo que pueda ser medible en el corto plazo. Porque nos siguen matando. Mataron a golpes a una compañera de Monterrey apenas el jueves pasado. Una más. Una menos. Y porque si 2017 fue el año con más asesinatos de periodistas, 2018 asoma sus dientes y amenaza con ser aún más violento para nosotros.

Y no estamos en Siria, ni en Irak, donde los periodistas mueren en el fuego cruzado cubriendo guerras de verdad. Estamos en México, vivimos en una democracia, las libertades están garantizadas en nuestra Carta Magna, pero el crimen organizado y un Estado omiso, cómplice y en muchas ocasiones también criminal –y aquí caben el poder ejecutivo, el judicial y el legislativo—han hecho polvo y sangre de ellas. Ahí están, junto con nuestro drama, los más de 90 personajes ligados a la política que han sido asesinados en el marco del proceso electoral que se vive en México en estos momentos.

Cometeríamos un error en quitarle al Estado su responsabilidad constitucional de proteger a los periodistas y a la libertad de expresión y al derecho de la gente de estar informada, pero sabemos que precisamente que desde el Estado se ha actuado a contrapelo de esta obligación y estas libertades. Pero no es solo el poder ejecutivo y todas sus dependencias, que han mostrado sobrada incapacidad para garantizar la seguridad de los periodistas o castigar los delitos cometidos contra ellos; es también el poder legislativo. Y véase si no: mientras la curva de asesinatos de periodistas va en ascenso durante el periodo de Peña Nieto que ya casi termina, el presupuesto destinado a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha ido a la baja. De 38 millones de pesos que se le asignaron en 2013, bajó a 17.9 millones en 2018. Es decir, menos de la mitad. Es posible que aun así los diputados pensaran que nos estaban haciendo un favor, pues en 2012 el presupuesto fue de 3 millones de pesos. Así que hasta en eso se mostró más nefasto el gobierno de Felipe Calderón, pues durante su administración fueron asesinados 43 periodistas y ni así mostró interés porque los delitos se persiguieran. Sí, es verdad, durante su gobierno se creó la FEADLE (2010) pero resultó igual porque el presupuesto que le asignaron fue miserable y no les alcanzaba ni para sacar copias a los expedientes.

Así, no creemos que bajo estas condiciones el problema se va a resolver. El nuevo presidente, sea quien sea, debe desmontar las estructuras de impunidad que permiten que en México se cometan asesinatos de alto impacto como el de los 92 políticos acribillados en lo que va del proceso electoral, y el de los periodistas… y no pase nada.

Por eso exigimos de los candidatos presidenciales un posicionamiento sobre el tema. Y lo exigimos ya.

Bola y cadena

NO ES MENOR EL ASUNTO Y DEBEN incluirlo en sus agendas. Con seriedad, no con demagogia ni con afanes electoreros. Si la semana antepasada el periódico digital El Faro incluyó en su programa una mesa sobre lo que está pasando con nosotros, ahora fue la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), la más grande del mundo, que liga a académicos y a instituciones dedicados al estudio de Latinoamérica. Tiene más de 12 mil miembros y se reúne cada año para analizar lo que ocurre en Latinoamérica en todas las disciplinas. Esta vez realizó su 36 congreso en Barcelona, con más de 900 sesiones donde incluyó una mesa llamada “Periodistas bajo fuego”, y en la cual participaron la periodista colombiana María Teresa Ronderos, Ilia Calderón, reportera de Univisión, y Ríodoce. Este interés de los foros internacionales debe ser visto como llamadas de atención sobre la tragedia que vivimos. Y es urgente que se atiendan.

Sentido contrario

EL SEGUNDO DEBATE ENTRE CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA, más allá de lo anecdótico, del riky rikín, canallín, de la cartera de AMLO y de sus enojos en horario triple “A”, le sirvió al tabasqueño para mantenerse en la punta de las preferencias electorales, sin aparentes razones para bajarlo de esa posición cuando ya faltan cuatro semanas para la elección.

Humo negro

UNA COSA PARECE QUEDAR MUY CLARA: El PRI se va y parece que para siempre. Y el otro que camina hacia su bancarrota es el PRD, otrora de izquierda. Error tras error, oportunismos y ambiciones personales, ha terminado como un partido de utilería inútil, quién lo dijera.

Columna publicada el 27 de mayo de 2018 en la edición 800 del semanario Ríodoce.

Javier Valdez nunca supo cuán amado era

 altares y sotanos, medios, país  Comentarios Desactivados en Javier Valdez nunca supo cuán amado era
May 222018
 

MARCHA POR LA JUSTICIA. A un año de aquel lunes. (Foto: Rashide Frías).

Ismael Bojórquez/Río Doce

Terminó la Jornada Nacional de Protesta por el primer aniversario del crimen de Javier Valdez. El carácter nacional se lo dio la cobertura. Muchos de los compañeros periodistas, organizaciones y medios que pudieron realizar eventos en otras partes del país se concentraron en Culiacán para incorporarse a los eventos y para cubrirlos. Muchos periodistas de otras entidades se comunicaron con Ríodoce para que diéramos a conocer en sus respectivos medios el programa de aniversario y el status legal del caso. La jornada culminó con una conversación entre periodistas sobre los problemas del gremio, los acosos desde distintas manifestaciones del poder (de los poderes formales y de los fácticos), ahora con variantes legales que nos está dejando la llamada Ley Mordaza, que están provocando demandas contra los periodistas por “daño moral”. Y hacia dónde debemos mirar, cómo organizarnos, con qué recursos contamos.

Pero no solo en México los ojos de los periodistas estaban puestos en Culiacán. En Buenos Aires, Argentina, justo el 15 de mayo, la maestra Dina Grijalva participó en un evento académico organizado para brindar honores a la memoria de Javier Valdez e igualmente unirse a las voces que demandan justicia y total esclarecimiento del caso, con el castigo tanto a los autores materiales como intelectuales. Mientras, en San Salvador, el diario digital El Faro —el primero que surgió en América Latina y que tiene en su haber varios premios internacionales por su calidad editorial y la profundidad con que tratan sus temas—, llevaba a cabo su Foro Centroamericano de Periodismo, con la participación de decenas de periodistas latinoamericanos, donde incluyeron una mesa para analizar la situación de acoso y violencia que padecen los periodistas en algunos países como Honduras y México y donde se retomó el caso de Javier Valdez.

Carlos Dada, fundador de El Faro, nos contó todavía con asombro que el año pasado el Foro se inauguró el 15 de mayo. Y que estaban a punto de iniciar los trabajos cuando recibió una llamada de Blanche Petrich, reportera del diario La Jornada, para decirle en medio del llanto que acababan de matar a Javier Valdez. Carlos no lo podía creer, pues lo conocía desde 2011, cuando coincidimos con él en Nueva York, pues recibimos juntos el Premio Maria Moors Cabot. Y nos dice que dieron el banderazo de salida a las actividades en medio del drama y el llanto de varios de los participantes de diversos países y que habían conocido a Javier en otros encuentros.

He dicho una y mil veces que Javier se agigantó con su muerte y ahora que ha pasado esta jornada de aniversario sé que su memoria y su legado estarán ahí por mucho tiempo, para que las nuevas generaciones de periodistas y luchadores sociales abreven de su ejemplo. La vida no nos da todo lo que nosotros quisiéramos. A Javier no le dio el gusto de saber cuánto lo quería la gente y cuánto valoraba su trabajo. Y mucho menos cuánto le dolería su muerte, una muerte así.
Ahora lo que nos queda es mantener viva su memoria. Y que se haga justicia.

Bola y cadena
ESTANDO EN SAN SALVADOR LA semana pasada para participar en el Foro Centroamericano de Periodismo, Mónica González, una de las periodistas chilenas y latinoamericanas más profundas, recibió una noticia que la estremeció. Luego de una visita del Papa Francisco a su tierra, todos los obispos de su país, renunciaron al cargo. Lo hicieron debido al escándalo que generó una investigación periodística de ella y otros periodistas donde develaron prácticas de pederastia que convirtieron en infierno la vida de decenas de sacerdotes durante décadas. Con lágrimas por la emoción, dijo ante un grupo de estudiantes con los que charlaba sobre la importancia del periodismo para darle luz a la sociedad: “No todo está perdido”.

Sentido Contrario
“NO TODO ESTÁ PERDIDO”, una buena frase que sintetiza la lucha por la justicia y la esperanza en un futuro mejor para todos.

Humo negro

FUE INVALUABLE LA PARTICIPACIÓN DE MUCHA gente para que la jornada tuviera éxito, desde los viejos amigos que organizaron el torneo de Ajedrez en Mazatlán, como David Jara, hasta la amorosa visita de Carmen Aristegui, quien, además de brindarnos una charla sobre periodismo y democracia y sus entuertos, transmitió su programa de radio a través de Facebook desde la oficina de Ríodoce y grabó su programa para CNN en el mismo espacio. Fueron infinitamente generosos Jorge Zepeda Patterson y Adela Navarro, que estuvieron dando una charla en Mazatlán, Alejandro Almazán y Guillermo Osorno, que hicieron lo propio en Los Mochis; y también los documentalistas de Ojos de Perro contra la Impunidad, que encabeza el periodista Témoris Grecko; las decenas de amigos de la cultura y el arte, sobre todo Martes de Poesía y RecuperArte, que hicieron posible la Velada Cultural en la explanada de Palacio de Gobierno la noche del lunes 14. Y el esfuerzo de moneros y fotógrafos que montaron la exposición gráfica en la Universidad Autónoma de Occidente. También la valiosa aportación de los compañeros de Animal Político que, a través de Nallely Roldán, nos presentó el libro La Estafa Maestra, con los puntos de vista del periodista Francisco Cuamea. Igualmente agradecidos con Marcela Turati, quien se apuntó con un taller de cobertura de víctimas de la violencia al que asistieron 30 periodistas. La presencia de los compañeros de Artículo 19, Reporteros sin Fronteras, Periodistas de a Pie, Red de Periodistas de Juárez, del Colectivo de periodistas de Mazatlán, Cencos, CPJ y a Jan Jarab, representante del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en México, enriqueció profundamente la jornada. Y los amigos que, solo con el afán de cooperar para sustentar la logística, apoyaron amablemente en la atención de nuestros invitados. También a los integrantes de la Comisión de Seguimiento del caso Javier Valdez. Y claro, al indeclinable y entusiasta equipo de Ríodoce. A todos un millón de gracias.

Columna publicada el 20 de mayo de 2018 en la edición 799 del semanario Ríodoce.

¿A quién acudir cuando es el mismo Estado nuestra más clara amenaza? la columna del director de Río Doce

 altares y sotanos, medios, opinión, país, seguridad  Comentarios Desactivados en ¿A quién acudir cuando es el mismo Estado nuestra más clara amenaza? la columna del director de Río Doce
May 162018
 

Ismael Bojórquez/Río Doce

Hace unos días, Artículo 19 publicó una especie de informe denominado Democracia simulada, nada que aplaudir. Es un recuento de sus diez años en México, trabajando todos los días, en todas las regiones del país, por defender la libertad de expresión. El panorama que expone esta organización internacional, fundada en 1987, es desolador y sus conclusiones son permeadas por la desesperanza. “En este país —dice—no hay nada más barato que la vida humana”.

Imposible no pensar en quienes mataron a Javier Valdez y lo que cobraron por “aventarse el jale”. O en la conclusión de que sus asesinos ni siquiera sabían a quién estaban acribillando. Y que lo hicieron con tal saña que muchos pudimos pensar que tenían “motivos” personalísimos para atacarlo casi con resentimiento. Matar por oficio y luego hasta por gusto.

El sexenio de Enrique Peña Nieto queda hasta ahora como el más violento de la historia moderna de México. E igual cuando se habla de agresiones a periodistas es una de las administraciones más ineficaces y cómplices. Registradas, nos dice Artículo 19, van 1 mil 986 agresiones y solo en 2017 se denunciaron 507, incluidos 12 asesinatos, entre ellos los de Miroslava Breach en Chihuahua y Javier Valdez en Sinaloa.

Pero si las cifras de agresiones son ya espeluznantes, el nivel de impunidad lo es más: 99.6 por ciento. Es decir, en términos caseros, el cien por ciento de estas agresiones queda sin castigo. ¿Puede hablarse así de un auténtico estado de derecho? En la letra sí, en los hechos no.

¿Y quién se preocupa por los periodistas? Se escucha muy chingón eso de que “cuando asesinan a un periodista matan también una parte de la sociedad, porque bla, bla, bla…”. Es verdad, la libertad de expresión y el derecho a la información son de los derechos más sagrados de un ciudadano en cualquier sociedad democrática. Pero en México estos derechos están siendo acribillados y conculcados todos los días y no solo por las bandas del crimen, sino también y principalmente desde instituciones del Gobierno.

Un ejemplo es la resistencia del Estado a legislar sobre publicidad oficial, pues está documentado cómo la mayor parte de los miles de millones de pesos que el gobierno federal destina para promover sus “logros”, van a parar a las cajas de las poderosas empresas de radio y televisión —regularmente mansas con el sistema—, a las grandes casas editoriales y a columnistas abyectos. Y lo mismo ocurre en la mayoría de los estados.

En el Estado recae la responsabilidad de brindarles protección a los ciudadanos y a garantizar sus derechos y sus libertades, pero ¿Qué hacer cuando esto no ocurre o pasa lo contrario? ¿Hacia dónde mirar? ¿Dónde ampararnos? ¿Cómo protegernos? ¿A quién acudir cuando es el mismo Estado nuestra más clara amenaza?

En los últimos años se ha estado dando una desbandada de buenos periodistas que salen de las grandes empresas periodísticas tradicionales y buscan espacios en el ejercicio independiente, muchos de ellos enfocados en temas que requieren mayores dosis de investigación. Algunos lo hacen con recursos propios, otros con apoyos de fundaciones y unos más ofreciendo productos terminados a medios que están dispuestos a ofrecer sus plataformas impresas y digitales para publicar.

Pero si los reporteros que laboran en las grandes empresas no tienen ninguna seguridad —a veces ni social—, los independientes se encuentran en el más completo desamparo. No hay organizaciones nacionales de periodistas y las que existen en los estados la mayoría están corrompidas y enchufadas a los poderes municipales y estatales, de tal forma que lo que menos importa para ellas es el bienestar y la seguridad de sus agremiados.

A partir del asesinato de Javier Valdez se desplegaron iniciativas para la construcción de una organización nacional de periodistas que velara realmente por sus intereses; no solo de seguridad ante las crecientes agresiones sufridas sobre todo en zonas de gran calado criminal, sino también en materia laboral, de seguridad social…

No será fácil concretar este esfuerzo, pero es urgente, inaplazable que se intente. Si el estado no cumple con su obligación de garantizar la libertad de los periodistas, éstos deben forjar sus propios mecanismos de protección.

Bola y cadena
ESTA SEMANA SE CUMPLE UN AÑO del asesinato de Javier Valdez Cárdenas. ¿Qué ganaron los asesinos con su muerte? ¿Qué buscaban al acabar con su vida? ¿Cobraban con los disparos algún agravio? ¿Qué quisieron demostrar? El dolor que le han causado a su familia, a sus amigos, a la sociedad, es irreparable. Y ni mil castigos sobre los autores materiales e intelectuales harán justicia porque no hay justicia posible que se equipare al valor que Javier significaba para miles de sinaloenses y mexicanos.

Sentido contrario
LAS IMÁGENES SON ESTRUJANTES, las consignas, las palabras. La marcha fue pequeña, apenas dos docenas de madres y familiares de personas desaparecidas. Se aprovechó el día de las madres para salir a las calles en varias ciudades del país. “Mamá, este es tu regalo, una pala, para que busques lo más valioso que perdí: a mi padre”. Del otro lado de las protestas, la indiferencia del Gobierno, la omisión y la complicidad.

Humo negro
NO ESTUVO MAL EL DEBATE ENTRE candidatos al Senado de la República realizado por el INE en Sinaloa, un buen ejercicio donde se plasmaron propuestas y se enderezaron ataques entre los contendientes, como es normal. Y como dijo Rubén Rocha: “Que bueno que se dieron esos ataques, porque la gente tiene derecho a saber quiénes somos”. Nadie regresó a casa igual de peinadito pero eso no afectará mucho las preferencias, empezando por la poca audiencia que tuvo el evento.

Columna publicada el 13 de mayo de 2018 en la edición 798 del semanario Ríodoce.

Los partidos que postulan a Anaya no proponen nada en esta elección

 aguascalientes, altares y sotanos, dinero, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Los partidos que postulan a Anaya no proponen nada en esta elección
Mar 142018
 

PAN y PRD buscan perpetuar la plutocracia genocida y saqueadora.

PAN y PRD buscan perpetuar la plutocracia genocida y saqueadora.


PAN y PRD, nada para ofrecer en 2018

POR MÉXICO AL FRENTE. Las manos vacías.

Ismael Bojórquez/Río Doce

¿Qué tiene para ofrecer el PAN? ¿Qué tiene para ofrecer el PRD? ¿Qué tiene que ofrecer la coalición Con México al Frente? ¿Qué están haciendo en las entidades que gobiernan?

Cuando se perfiló la candidatura presidencial de Ricardo Anaya, por la coalición Por México al Frente, los interesados hicieron cálculos numéricos muy optimistas. En 2016 el PAN, en alianza con otros partidos, logró siete de las gubernaturas que se pusieron en juego y sumó 12 entidades gobernadas, con las cinco que ya tenía. “40 millones de gobernados”, presumían. El escenario, decían, no podía ser mejor. El PRD ya gobernaba en CDMX, Michoacán y Tabasco. Tendrían, para las elecciones de 2018, estructuras gubernamentales —que incluyen recursos económicos y materiales— que trabajarían a su favor y eso les permitiría, poco más o menos, refrendar el voto azul-naranja-amarillo.

Pero las cosas no eran tan sencillas. A 20 días de que arranquen las campañas, las posibilidades de triunfo de esa candidatura se mantienen vigentes, pero con graves problemas de despegue. No levantó en las precampañas; el impacto de su lanzamiento se sofocó en los conflictos internos —que no han terminado pues muchas candidaturas en los estados siguen pendientes— y en la falta de creatividad para vender al aspirante; y el tiempo que debió dedicarle a la organización de su campaña, fue invertido en la defensa de su imagen ante la embestida de la PGR, a donde llegó una acusación de lavado de dinero que lo involucra.

Pero aun en los estados que el PAN gobierna, Ricardo Anaya enfrentará problemas que los gobernadores no han podido resolver, entre ellos la violencia. Cuatro de las cinco de las ciudades más violentas de México en 2017, según estudio del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, están ubicadas en entidades gobernadas por el PAN. Y los escenarios de violencia e inseguridad no solo no disminuyeron con la llegada de gobernadores panistas, sino se profundizaron. Es el caso de Veracruz, que registra mayores índices delictivos en homicidios, secuestros y robo de autos que los que había con Javier Duarte.

La violencia se ha disparado en Baja California Sur y repuntó notablemente en Baja California. En Chihuahua, bajo la administración del panista Javier Corral, ocurrió el crimen de más alto impacto de que se tenga memoria en las últimas décadas en esa entidad: el de la periodista Miroslava Breach. Por el lado del PRD tampoco pueden presumir mucho, pues el Michoacán, gobernado por Silvano Aureoles, es mucho más violento que bajo los gobiernos priistas, con asesinatos de periodistas y políticos.

Lo electores, cuando quieren un cambio, buscan opciones. Depositaron su esperanza en el PAN para las presidenciales de 2000 con Vicente Fox pero, ante el fracaso del vaquero, en 2006 pretendieron un gobierno de izquierda con el PRD y Andrés Manuel López Obrador a la cabeza, pero miles de obstáculos y trapacerías electorales impidieron que llegara al poder.

En estados como Durango, Veracruz, Chihuahua, Tamaulipas… los electores voltearon hacia el PAN —como lo hicieron en Sinaloa en 2010— pero las nuevas administraciones no solo no han satisfecho las aspiraciones de los electores, sino que en algunos casos ha resultado peor el remedio que el padecimiento. En Sinaloa, con el PAN se registró el gobierno más corrupto de la historia, por ejemplo. Y en Sonora, el único gobernador panista que ha tenido esa entidad, Guillermo Padrés, está preso por lavado de dinero.

Contra todo eso tendrá que luchar el candidato panista. Él mismo está siendo acusado de lavar dinero y eso, en un tema tan sensible para los electores, es ya caminar cuesta arriba. Dos encuestas recientes registran un descenso en las preferencias de los electores hacia Anaya. Si esto es así, significa que no solo no levantó en la precampaña, sino que durante el “limbo”, gracias al fuego mediático al que fue expuesto, se vino abajo.

Si a esto se agrega la clásica “cargada”, los esfuerzos de Anaya estarán concentrados, primero, en no caer más, porque algunos gobernadores tal vez no estén dispuestos a exponer su futuro apoyándolo, ante la eventualidad de que gane el candidato de Morena. No se descarta, incluso, que algunos de ellos apoyen más bien al Peje y no al candidato de su partido. Y en segundo lugar buscaría jalar de la punta a López Obrador para ver si así logra subir en las preferencias, dado el lejano tercer lugar en que se encuentra José Antonio Meade, candidato del PRI.

Bola y cadena
Y EN ESTE ESCENARIO NO hay que descartar un acuerdo entre el “joven maravilla” y la presidencia de la república para detener a Morena, cuya eficacia se alejaría en la medida en que el Peje se siga desprendiendo hacia arriba en las encuestas, como parece que está ocurriendo hasta ahora. (No hay que creernos mucho eso de que si llega a la presidencia, Anaya metería a la cárcel a Peña Nieto).

Sentido contrario
OTRO DE LOS ELEMENTOS QUE VA en contra del queretano son las candidaturas de Margarita Zavala y la del “Bronco”, que, de crecer, lo harían a expensas del voto potencial del PAN, no de Morena. No parece que atraerán muchos votos, pero en una elección cerrada, dos o tres puntos pueden ser determinantes.

Humo negro
EN SINALOA LA ATENCIÓN ESTATAL SE concentrará en la elección para senadores con candidatos de Morena de experiencia en la lucha electoral y que podrían ser beneficiados por las simpatías hacia López Obrador; por otro lado, los aspirantes del PRI, que contarán con el apoyo del partido y de la estructura gubernamental; y con candidatos de una alianza (PAN-PAS, sobre todo) que puede ser muy efectiva en términos de votos. Ya empiezan a salir chispas de esta elección… que nadie se caliente de más.

Columna publicada el 11 de marzo de 2018 en la edición 789 del semanario Ríodoce.

AMLO: 684 votos; Anaya 57 y Meade 31 en una sola urna de ejercicio

 aguascalientes, altares y sotanos, país, seguridad  Comentarios Desactivados en AMLO: 684 votos; Anaya 57 y Meade 31 en una sola urna de ejercicio
Feb 232018
 

fuentes-768x482.jpg
JOSÉ LUIS FUENTES. Chapo y osado.

Las imágenes anticipaban el fin. Lo contrario hubiese sido la excepción de una regla infernal que no está escrita pero que opera siempre. Los dos agentes de la SEIDO hablando frente a una cámara, hincados y de espaldas a cuatro hombres que les apuntan con sus fusiles, anunciaban su propia muerte. Triste, devastador que se diera por hecho su destino, pero eso mismo habla de un país donde el poder y el gobierno, en muchos niveles y zonas, los detentan las organizaciones criminales.

Todo el mundo ha dicho que el secuestro y luego ejecución de los dos jóvenes es obra del Cártel de Jalisco Nueva Generación, aunque no hay una definición oficial al respecto. Una filtración, tal vez, o la certeza de que esa zona la controla ese grupo, han creado la presunción de que fueron ellos, pero es solo eso… hasta ahora.

Como sea, además de la osadía que plantea por sí mismo el hecho, y la indefensión en que se encuentran los policías cuando son enviados a labores de “inteligencia”, no hay que desdeñar el contenido del mensaje.

Según lo que leyó el agente Alfonso Hernández —obviamente bajo la presión a que estuvieron sujetos—, la Secretaría de Gobernación les dio órdenes de hacer detenciones arbitrarias y desaparecer a narcotraficantes.

“… El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, el general Salvador Cienfuegos y el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, han dado la orden a todas las dependencias de gobierno, en especial al grupo de investigación de la SEIDO, Ejército y Marina, que hagan negativa toda captura de cualquier objetivo, sea o no sea delincuente, y desaparecer todo rastro de las operaciones que realicemos, así como permiso abierto de hacer lo que queramos con ellos, que es lo que hemos estado haciendo en conjunto con la Marina.

“Acciones como tortura, robo, secuestro de nuestros objetivos y hasta desaparecerlos sin respetar mujeres, niños y personas mayores, siendo ellos las principales víctimas”.

No es la primera vez que un grupo criminal llama la atención sobre las políticas públicas en materia de seguridad y su orientación. Mensajes dejados sobre cuerpos mutilados han reclamado, desde hace lustros, que tal gobernador, jefe policiaco o secretario de seguridad o mando del Ejército esté atacando a un grupo para favorecer a otro. Se han hecho llamados a través de mantas colgadas de los puentes, pero nunca se había optado por utilizar a gente del propio gobierno como vehículo del mensaje y menos que terminara de forma tan trágica.

En Sinaloa tuvimos un caso similar, cuando, en 2013, un grupo armado secuestró a Frank Armenta Espinoza, escolta del entonces gobernador Mario López Valdez. A los pocos días de su desaparición apareció en un video donde acusa al gobernador y a sus jefes policiacos de tener acuerdos con el Cártel de Sinaloa, dando santo y seña de lo que decía y haciendo públicas grabaciones telefónicas y de radio que, según él, daban prueba de lo que estaba afirmando. Después de que se hizo público un segundo video, Armenta Espinoza apareció muerto en Culiacán.

Por esos días el Cártel de Sinaloa tenía una guerra abierta contra las fuerzas de Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro, y contaba con el apoyo del gobierno estatal. Ese fue el contexto del secuestro y utilización de Frank Armenta, pero nunca se supo nada ni sobre sus dichos ni sobre su secuestro y homicidio.

Lo que pasó con los agentes de la SEIDO ocurre días después de que en Culiacán un grupo de elementos de la Marina irrumpió en una fiesta que se realizaba en la Limita de Itaje —un pueblito conurbado con Culiacán— y dio muerte a cuatro jóvenes, hechos que la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa informó como un enfrentamiento.

Según testimonios recogidos por Ríodoce —y videos que circularon en redes sociales—, los marinos sometieron a hombres, mujeres y niños y los retuvieron durante horas, los despojaron de teléfonos celulares y les robaron joyas y dinero. También informaron que los jóvenes fueron asesinados una vez que los habían desarmado.

Si hiciéramos un ejercicio de contraste entre lo que a los agentes de la SEIDO les hicieron leer en el video contra lo que ocurrió en la fiesta del 30 de enero en Culiacán, encontraríamos que es exactamente lo mismo.

El caso de la Limita de Itaje fue atraído por la PGR y desde entonces no se sabe nada porque no hay información oficial; la Marina no emitió comunicado alguno y la información que ofreció el gobierno estatal es falaz y contradictoria. ¿Qué pensar entonces ante tanta turbiedad? ¿En manos de quién está la justicia en este país?

Bola y cadena
POR ESO LA INQUIETUD DE MUCHA GENTE ante la creación de la Ley de Seguridad Interior, que abre más los espacios para que las fuerzas armadas puedan llevar a cabo acciones que ahora corresponden a las autoridades civiles. Por eso la desconfianza.

Sentido contrario
¿QUÉ MOTIVOS PUEDE TENER UN hombre como Estaban Loaiza para involucrarse en actividades delictivas como presuntamente lo hizo y habiendo ganado tanto dinero como pitcher de grandes ligas? ¿La necesidad? ¿La ambición? ¿El desvarío? ¿La enajenación?

Humo negro
EL EJERCICIO SE ESTÁ HACIENDO en varias partes del país por gente que puede simpatizar con uno u otro partido; instalan en algún lugar público un pliego con forma de boleta electoral y tres opciones: Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya. El sondeo se hizo el viernes pasado por un grupo que encabezó el doctor José Luis Fuentes (simpatizante de MORENA, que quede claro), en la plazuela Álvaro Obregón. Se invitó al que iba pasando a votar libremente y el resultado fue el siguiente: AMLO: 684 votos; Anaya 57 y Meade 31. Pero que nadie se emocione de más o suicide: es solo un ejercicio.

Columna publicada el 18 de febrero de 2018 en la edición 786 del semanario Ríodoce.

Relacionadas

Feb 152018
 

Noticias a profundidad de Aguascalientes, México y el mundo.Da clik en el siguiente enlace: https://chat.whatsapp.com/1sgo37havtS4VZDpsguIO8

La renuncia de Margarita beneficia a Morena y al PRI

 altares y sotanos, país  Comentarios Desactivados en La renuncia de Margarita beneficia a Morena y al PRI
Oct 092017
 
Margarita dijo que no renunciaría al PAN.

Margarita dijo que no renunciaría al PAN.

Lo deslizaba como una posibilidad pero lo negaba cuando se le pedía una respuesta concreta. “Yo soy la panista”, le dijo a Ríodoce en junio, durante una gira en el estado como parte de ese parapeto engañabobos llamado #YoConMéxico. Y aseguró que no dejaría el PAN, aun cuando no fuera favorecida con la candidatura presidencial.

—Pero, si a pesar de todo, no se te favorece con la candidatura, ¿qué pasaría con Margarita?, se le cuestionó.

“Depende de muchas cosas porque si las condiciones son parejas, son muchas cosas que se tienen que valorar… pero la panista soy yo, así es que del PAN no me salgo y uno es panista para siempre, la intensidad del trabajo eso uno la revisa, pero no…”

Parece que las condiciones no fueron parejas porque Margarita y presentó su renuncia al PAN el pasado viernes, después de un jaloneo mediático en el que se filtró la posibilidad de que renunciara para participar como candidata independiente por la presidencia y de que el dirigente del partido, Ricardo Anaya, a través de un mensaje en video, la llama a dialogar, ponderando su valía como panista. Margarita le respondió con un twett: “Llevo dos años buscando diálogo. La división del PAN es tu responsabilidad, eres el presidente del partido. Ya hablaremos.

Minutos más tarde, la esposa del ex presidente de la república, Felipe Calderón, hizo público un mensaje de varios minutos para anunciar su renuncia formal al partido. La carta ya había llegado a la sede del PAN, indeclinable. La decisión ya estaba tomada.

En la perspectiva de las elecciones de 2018, la formación del Frente Ciudadano por México —donde han confluido hasta ahora el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano— y la renuncia de Margarita Zavala al PAN son los dos acontecimientos más importantes en cuanto a la correlación de fuerzas políticas. De entrada, por evidentes razones, la decisión de Margarita es un golpe seco a las aspiraciones de un Frente, nacido para sumar fuerzas. Aparece en todas las encuestas como la aspirante presidencial mejor posicionada junto con Andrés Manuel López Obrador, muy por encima de Ricardo Anaya, quien, a pesar de los buenos resultados para su partido en los procesos electorales recientes, sigue estando muy abajo en las preferencias electorales.

Pero quiere ser candidato del Frente y eso le hizo perder la noción de la coyuntura al interior de su partido, que exigía a fuerzas prever los movimientos del otro, como si se tratara de una partida de ajedrez.

Extraordinario operador, a Ricardo Anaya le faltó visión y al final resultó presa de sus propias aspiraciones, por encima de los intereses del país, a pesar de que había estado pregonando lo contrario.

Ahora habrá de ver las consecuencias a mediano plazo, una vez que empiecen las campañas. Ya se da por hecho que Anaya será el candidato del Frente, pero con este cisma en el panismo, que afecta sin duda las aspiraciones de su dirigente, las cosas pueden cambiar al grado de que se busque a un candidato que esté más allá de las efervescencias partidistas.

Lo que es un hecho es que la salida de Margarita del PAN y su eventual postulación por la vía independiente le hacen un hoyo no solo al PAN sino al Frente. ¿Qué representa Margarita Zavala fuera del partido en que militó toda su vida y cuánto podrá crecer ya como candidata independiente? Eso es una incógnita ahora. Lo cierto es que hay dos frentes electorales felices en este momento: uno, el principal, es el PRI, porque es más factible que buena parte de las simpatías que perderá un PAN dividido puedan orientar sus preferencias hacia el partido en el gobierno, sobre todo lo que tiene que ver con la clase empresarial.

El otro frente feliz está en Morena y su líder, Andrés Manuel López Obrador, pues el Frente Ciudadano se había convertido en su pesadilla, debido a que están ahí sus viejos aliados, el PRD y MC. Por eso la apresurada declaración del Peje en el sentido de aprobar la salida de Margarita del PAN y de sugerir que Miguel Ángel Osorio Chong debía hacer lo mismo en el PRI, debido a que lo están marginando a pesar de estar arriba en las preferencias electorales.

Bola y cadena

PERO NADIE DEBE CANTAR VICTORIA porque el candidato del Frente todavía no se define y mientras esto no ocurra, la esposa del ex presidente tiene posibilidades de encabezar la cruzada de 2018, ahora como ciudadana. Y qué paradoja, pero entre más fuerte se sienta el golpe al interior de esta alianza, más posibilidades tiene de imponerse como la abanderada del Frente Ciudadano por México.

Sentido contrario

EL PANORAMA DEL PERIODISMO ES cada vez más sombrío en México. Después del crimen de Javier Valdez, un periodista de estatura internacional, todo puede ocurrir. En agosto fue asesinado Cándido Ríos en Veracruz y apenas el jueves pasado el fotoperiodista Edgar Daniel Esqueda, de San Luis Potosí, fue levantado y asesinado. Según informó Reporteros sin Fronteras, “en junio de 2017, cuando cubría una escena del crimen, policías le quitaron su cámara y lo obligaron a suprimir las imágenes. Tras ello, Edgar presentó una denuncia ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos en San Luis Potosí. El Mecanismo Nacional de Protección tomó conocimiento del caso y entró en contacto con él Edgar Daniel para obtener más informaciones sobre su situación de riesgo. Ninguna medida de protección le fue otorgada.

Humo negro

PERO EL PERIODISMO ES AGREDIDO DE MUCHAS formas. El mismo día que nos enteramos de la muerte de Edgar Esqueda, supimos de la censura al programa de radio Enfoque Noticias, pues el dueño le pidió a Leonardo Curzio que corriera a María Amparo Casar y a Ricardo Raphael de una tertulia semanal donde hacían análisis político. Al negarse, presentó su renuncia. Y las preguntas siguen siendo las mismas ¿A esto se llama “democracia”, “Estado de derecho”, “sociedad abierta”? ¿Cuántos muertos más tenemos que poner? ¿Quién detiene la censura?

¿Cómo sobrevivió a Pablo Escobar el corresponsal de El Espectador en Medellín?

 altares y sotanos, medios, país  Comentarios Desactivados en ¿Cómo sobrevivió a Pablo Escobar el corresponsal de El Espectador en Medellín?
Oct 022017
 


El periodismo en manos de la barbarie

Ismael Bojórquez/Río Doce

“Después de haber sido agredido en la agencia de periódicos por los dos sicarios, me escondí por varios días en la casa de un familiar y traté de olvidarme de El Espectador. La intención de Pablo Escobar de sacar del medio al periódico continuó en las acciones contra su circulación en la ciudad. Los distribuidores temían sacarlo a la venta; los sicarios pasaban puesto por puesto, compraban o decomisaban todos los periódicos y luego los quemaban y advertían que no debían ofrecerlo más, pues si lo hacían pagarían con sus vidas. Ese miedo llegó hasta los lectores más fieles, sobre todo a personas de edad para quienes leer El espectadoren el parque era un grato hábito. Estas personas, como estrategia, compraban otro periódico y dentro de las páginas del mismo metían El Espectador y así podían leerlo en los espacios públicos”.

Algo me recuerda esta historia contada por los periodistas Carlos Mario Correa y Marco Antonio Mejía, ex reporteros de El Espectador en la época más fiera de Pablo Escobar Gaviria, quien mandó asesinar al director del diario, Guillermo Cano, en 1986.

A vuelo de pájaro, Correa me contó cómo tuvo que trabajar en esa época en Medellín, una ciudad durante lustros gobernada por Escobar. Odiaba todo lo que oliera al diario. Todos los días El Espectador publicaba notas desde Medellín pero no estaban firmadas por el reportero. Entonces Pablo Escobar dio la orden a sus sicarios para que investigaran quién era y dónde estaba, para asesinarlo. Lo que no se supo hasta mucho tiempo después y ahora se publica en el libro Las llaves del periódico, escritopor estos dos reporteros, es que Correa vivía en el cuarto piso de un edificio y el jefe de sicarios de Escobar vivía en el octavo. Pero Correa se hacía pasar por estudiante de contabilidad, en una vida desafiantemente clandestina.

Fue un despropósito criminal el del capo, como lo fue el asesinato de Javier Valdez, que me convenzo cada vez más fue un crimen de odio, una decisión de alguien a quien no le gustó algo de lo publicado por Javier y decidió matarlo. No para detener la publicación de algún reportaje —de eso también estoy convencido—, sino para saldar una cuenta con la frustración y el encono. Igual que en otros casos de periodistas asesinados, como si de esa forma se acallara la verdad.

¿Eso podrían entenderlo los narcos? Es muy difícil. Seguramente lo entendieron los viejos capos, de los cuales quedan ya muy pocos, pero no las nuevas generaciones, que muestran grados más acentuados de irracionalidad. Lo conversamos muchas veces en Ríodoce y nos lo dijeron otras tantas: “ustedes no podrían hacer el periodismo que realizan en Tamaulipas o en Veracruz… o en Jalisco…”.

Pero las condiciones cambiaron y ahora sabemos que no hay escudo ni blindaje que te proteja contra absurdos como estos. Si alguien da la orden, será ejecutada. Seguramente los que jalaron los gatillos ni sabían quién era Javier Valdez. Y se han de haber espantado al ver lo que provocaron. Pero ahora deben estarse riendo si es que viven, porque el gobierno, a pesar del impacto que causó, no quiere investigar y castigar el crimen.

¿Dónde se atoró la investigación? No lo sabemos. Pero es evidente que el gobierno empieza a echarle tierra al caso.

Bola y cadena

EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN SE LLEVÓ a cabo el fin de semana pasado la quinta edición del Festival Gabo, definido por Jaime Abello, director de la Fundación Gabriel García Márquez para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, como una reverencia al oficio. Decenas de invitados, finalistas de los premios en diferentes géneros y galardonados, se reunieron en una auténtica fiesta de las letras y las imágenes, como siempre, con el único fin de que los periodistas compartan sus experiencias y se relacionen en la búsqueda de mejorar el trabajo que realizan en sus respectivos espacios. Es una herencia que el Nobel colombiano de literatura nos dejó, una misión para ser cumplida por todos los que nos dedicamos a esto que el colombiano llamó el mejor oficio del mundo.

Sentido contrario

SE ACERCA EL PROCESO ELECTORAL, las candidaturas están por definirse y mucha gente piensa que todos los diputados locales y los alcaldes querrán reelegirse. Pero esto solo se dará en algunos casos. La gente rechaza la reelección casi por instinto. Y entonces será un factor que los partidos tomarán en cuenta a la hora de decidir a quién lanzar. Algunos alcaldes no querrán repetir porque les está yendo de la patada por la falta de recursos. Y de los diputados, desprestigiados como están, serán pocos los que aparezcan en las listas. Roberto, el güero Cruz, es uno de ellos. Y no porque no quiera, sino porque la dirección nacional del PAN le ha hecho otras propuestas. Siempre y cuando, claro, apoye a Ricardo Anaya como candidato a la presidencia de la república.

Humo negro

—Esto pasó en septiembre. No en el septiembre de este año sino en el del año pasado. ¿O fue el antepasado, Melitón? —No, fue el pasado. —Sí, si yo me acordaba bien. Fue en septiembre del año pasado, por el día veintiuno. Óyeme, Melitón,¿no fue el veintiuno de septiembre el mero día del temblor? —Fue un poco antes. Tengo entendido que fue por el dieciocho.

Así inicia El día del derrumbe, uno de los cuentos de Juan Rulfo que compila en El llano en llamas, donde narra la desgracia de los pueblos que, como ahora, fueron devastados por un sismo primero y luego por la indolencia y la politiquería de gobernantes y políticos. Hay párrafos magistrales en el cuentopublicado en 1953, que retratan a nuestros políticos de hoy, en medio de la demagogia colgándose del dolor de las víctimas.

La Feadle, una tortuga inservible

 altares y sotanos, medios  Comentarios Desactivados en La Feadle, una tortuga inservible
Ago 142017
 


Ismael Bojorquez

Después de la orden presidencial se esperaba que la Fiscalía Especializada para la Atención de Agresiones contra Periodistas (Feadle) fuera expedita en elaborar una teoría sobre el crimen del periodista Javier Valdez Cárdenas e imputara responsabilidades contra los autores materiales e intelectuales.

Dijimos, desde el mismo día en que se cometió la infamia, que dejábamos en manos de las autoridades la investigación de los hechos, aunque sin mucha esperanza. Pero también ésta tiene sus tiempos y sus límites. Y creo que ya es hora de que las fiscalías, la estatal y la federal, salgan a dar la cara y digan lo que tienen respecto a las investigaciones –siempre y cuando no afecte las pesquisas— y cuál de ellas, como se ha pedido desde hace dos meses de manera formal, está al frente del caso.

Hubo el compromiso de hacerlo y se hizo ante la familia, ante Ríodoce y ante el representante en México del Comité para la Protección de Periodistas, Jean Albert, pero no se ha cumplido hasta el momento, ahora bajo la “razón” de que se siguen nuevas líneas de investigación y deben agotarlas. En realidad la Feadle no quiere hacerlo, a pesar de que el impacto causado por el crimen y la dimensión del caso lo exige. Y esto evidencia una sordera y un desdén por parte de la PGR que invita a sospechar que en realidad no tienen cabos sólidos para culminar una investigación y hacer imputaciones hacia los que cometieron el crimen y contra quien lo ordenó.

Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, titular de la Feadle, apenas había llegado a esta dependencia cuando asesinaron a Javier y tenía la oportunidad de reivindicarla después de que sus niveles de eficiencia, si nos atenemos a las sentencias logradas, no alcanzan ni el 1 por ciento. Sí, el 1 por ciento, de acuerdo a datos oficiales publicados por el diario digital Animal Político.

El reto, entonces, era descomunal. Pero la magnitud del crimen de Valdez Cárdenas era al mismo tiempo una oportunidad de oro para sacudir ante la sociedad la imagen de la Fiscalía, cosa que parece alejarse según la información que hasta ahora tenemos en nuestras manos.

Según información reciente de animalpolítico.com, que obtuvo datos de la propia Feadle, de julio de 2010 a diciembre de 2016, esta dependencia registró 798 casos de agresiones contra periodistas, de las cuales 47 fueron por asesinato. La misma Feadle aceptó que de este universo, solo tiene registradas tres sentencias condenatorias. Es decir, que prácticamente el cien por ciento de los casos permanece impune. Y si no se abaten estos criminales niveles de impunidad, no habrá política ni mecanismo que detenga la cacería de periodistas en nuestro país.

Por eso es urgente que casos como el de Javier, como el de Miroslava Breach, asesinada en Chihuahua y tantos otros donde queda claro que el origen se encuentra en su trabajo profesional, sean esclarecidos y los responsables llevados a juicio.

No hemos perdido la esperanza pero eso no significa que estaremos esperando a que las autoridades resuelvan el caso. El caso Ayotzinapa fue metido en un hoyo y se intentó consumirlo en una hoguera que nunca existió. Debieron existir poderosas razones de Estado para que se inventara esa “mentira histórica, como parafrasea muy bien Témoris Grecko a la vandálica expresión del ex procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, cuando “explicó” cómo habían muerto los 43 estudiantes normalistas desaparecidos y sentenció lapidariamente que esa era la “verdad histórica”.

Tuvo que venir a investigar una comisión de expertos internacionales para demostrar que la teoría del crimen sobre los muchachos de Iguala fue elaborada para ocultar la verdad, manoseando evidencias, inventando testimonios, borrando huellas, todo con el propósito vil de proteger a las instituciones del Estado.

Bola y cadena

EN EL CASO DE JAVIER NO SABEMOS si se está manoseando información, si se están borrando huellas o si están inventando protagonistas. De hecho, si solo se pretendiera, no habría condiciones para ello. Las fiscalías lo saben. Ni la familia, ni Ríodoce ni los periodistas del país y muchos extranjeros, incluyendo organismos internacionales, permitirían tal cosa. Menos ahora que Javier ha logrado, con su soledad asesinada —vaya paradoja—, unir a buena parte de los periodistas del país.

Sentido contrario

Y PRECISAMENTE ESTA SEMANA QUE pasó se llevó a cabo en Ciudad de México el Coloquio Internacional sobre Organizaciones de Periodistas, al que convocó la inusitada y abrupta Agenda para Periodistas, que encabezan Guillermo Osorno y otros periodistas y medios y organismos que están desarrollando iniciativas para que los periodistas podamos por fin discutir en la diversidad los problemas que afligen al gremio. Agenda nació cuando el cuerpo de Javier todavía estaba tibio. Fue su trágica partida la inspiración para tres o cuatro periodistas que dijeron “tenemos que hacer algo, ya, sin demora…”. Y a la vuelta de unas horas se volvieron decenas de periodistas y medios, luego cientos. Se hizo un primer evento en el que se inscribieron 600 participantes y asistieron casi 400, en torno a seis mesas de debate. Hoy se propuso algo más reducido pero no menos significativo. Estuvieron periodistas de Colombia, Brasil, Perú, Argentina, El Salvador y México. Cómo organizarnos, fue el tema central, hacia dónde ir. Y no tengo duda que habrá claridad hacia dónde ir. Aún en la diversidad y los desencuentros y los encontronazos. Es urgente.

Humo negro

AHORA TODOS LEÍMOS A RIUS. Yo también, y también me influyó. Las primeras notas que leí sobre marxismo fueron en su Marx para principiantes. Y fui vegetariano un tiempo gracias a La panza es primero. Me creía muy chingón porque en mi morral traía el libro, una zanahoria y una naranja. Eduardo del Río García murió el martes pasado a los 83 años, amado por miles, leído por millones. Su obra queda en América Latina, como una de las más portentosas en su género, de monos y reflexiones.

40 días y no hay resultados en el crimen de Malayerba

 altares y sotanos  Comentarios Desactivados en 40 días y no hay resultados en el crimen de Malayerba
Jun 262017
 



Ismael Bojorquez/Río Doce

Propongo tomarles la palabra. Durante la pasada visita del gabinete de seguridad a Sinaloa, encabezado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, los funcionarios federales y el gobierno estatal se comprometieron a formar seis grupos especiales para investigar igual número de casos de violencia de alto impacto en Sinaloa, ocurridos en los últimos dos meses. Uno de ellos es el asesinato de Javier Valdez. Los otros cinco: el crimen del abogado Miguel Ángel Sánchez Morán, el del director de la clínica del ISSSTE del puerto, Miguel Ángel Camacho y el asesinato de los dos maestros en Concordia; también el del empresario Ruay Alberto Díaz Meza y la desaparición de la niña Dayana N, en Navolato.

Todos los casos, salvo el de Dayana, fueron incluidos en el manifiesto que entregamos el jueves 15 de junio al Gobierno después de la manifestación convocada por Ríodoce. Pero ese mismo día, Óscar Loza Ochoa había encabezado una protesta en el mismo edificio de Gobierno exigiendo se investigara el caso de la menor.

Todos ellos han sido de muy alto impacto y de todos, igual que el resto de las víctimas de la violencia que está ocurriendo en Sinaloa, se está exigiendo justicia.

Según lo comentado por el gobernador en la reunión que sostuvo con él la comisión ciudadana de seguimiento al caso de Javier Valdez, el jueves pasado, fue el propio gobierno estatal quien pidió el apoyo de la federación para aclarar estos casos, con el fin de empezar a terminar con el clima de impunidad con que todos los días se cometen crímenes en Sinaloa.

Pues qué bueno que lo dijo y mucho mejor que tenga claro que si no se empiezan a castigar los homicidios, no habrá paz para nadie, ni para el gobierno. Eso ya deben saberlo después de las protestas de periodistas y de la sociedad harta de la violencia. Con lo dicho por Quirino Ordaz se está asumiendo un compromiso claro y medible que le permitirá a la sociedad reclamar qué resultados hay en cada uno de estos delitos. Lo saben ellos y lo sabemos nosotros.

Ya pasaron más de 40 días del crimen de Javier y todavía no se ha dado luz sobre el móvil, menos sobre autores materiales e intelectuales. Y en estos casos el tiempo siempre corre en contra de la verdad. Más aún, tratándose de un homicidio donde las primeras líneas conducen, por necesidad, a las organizaciones del narcotráfico. No hay que olvidar que, tratándose de crímenes ligados al crimen organizado, éstos ni siquiera se investigan. Los peritos levantan evidencias, datos, el cuerpo que luego entregan a la familia, y archivan el caso. Nunca se investigan.

De los crímenes de alto impacto no podemos decir nada distinto porque generalmente hay detrás alguien de mucho poder. Esa es la historia regular de los casos en Sinaloa y en México. Aun así, estuvimos esperando que se presentaran resultados de inmediato. Sobre todo después de ver el efecto mundial de la noticia, las reacciones, la “preocupación” presidencial, el compromiso de los fiscales ante la familia y Ríodoce, ante la sociedad.

Nada. Hasta el momento no tenemos nada claro. Y parece que ellos tampoco. ¿A qué le apuestan? ¿Al olvido? Le apostaron al olvido en el caso Ayotzinapa y el movimiento sigue ahí. Y seguramente trascenderá sexenios si no se castiga a los culpables de esa infamia. El crimen de Javier Valdez está logrando cosas inéditas. El debate entre los periodistas, por ejemplo. Incipiente aún, pero prometedor. Y ha unido las voces de las víctimas en una sola. ¡Justicia! Por él pero también por los otros. Y para detener este infierno. Ha cimbrado a la opinión pública internacional y esto se ha traducido en eventos de los cuales no se recuerda un antecedente.

Hay muchas miradas en el mundo sobre lo que ocurre en nuestro país y muchas miradas en México sobre lo que pasa en Sinaloa. El tiempo corre en contra de las aspiraciones de justicia, pero también del Gobierno.

Bola y cadena

¿HAY ESPERANZA DE QUE EL CRIMEN SE ACLARE? Hay esperanza de que este país no duela tanto y que tenga otro destino, de que alguien decida poner un alto a la impunidad, de que los crímenes por fin se castiguen. Tenemos esperanza de que se aclare el asesinato de Javier, de que la Justicia funcione y los mecanismos de prevención eviten tanta muerte. Si un día perdemos la esperanza todos estaremos muertos.

Sentido contrario

EL GOBERNADOR QUIRINO ORDAZ COPPEL se esperó hasta el último minuto legal para presentar su Plan Estatal de Desarrollo. Malo si lo hiciera en tiempos normales pero peor cuando su “sexenio” es de cuatro años y diez meses. Y más con el clima de violencia que se generó a partir de su arribo a la administración, y la falta de recursos, la deuda que ahoga, la impericia de su gabinete, la desconfianza social… Pero llamó la atención que no lo hiciera como cada sexenio, en un lugar amplio, como lo presentaron sus antecesores, sino en el salón Gobernadores, con solo cien invitados. Si quiso ser austero se le agradece. Pero si escogió el lugar para evitar reclamos en la calle, es muy lamentable.

Humo negro

LAS EXPLICACIONES DEL GOBIERNO SOBRE los reclamos por el espionaje que está haciendo de las actividades y comunicaciones de defensores de derechos humanos, activistas y periodistas, son peores que los hechos. Claro que habrá demandas, ya hay, de hecho. Y seguramente se sumarán otras. Y las que sean necesarias. Y alguien tendrá que explicar quién chingados se está metiendo en nuestras vidas con tal cinismo y tanta impunidad.

°Ismael Bojorquez es director de Río Doce.

El asesinato de Valdez, el que más ha indignado al mundo

 altares y sotanos, malayerba, medios, mundo  Comentarios Desactivados en El asesinato de Valdez, el que más ha indignado al mundo
May 292017
 


JAVIER VALDEZ. Bandera dolorosa.

Ismael Bojorquez/Río Doce

Fue un acuerdo de Ríodoce: no solo seguiríamos haciendo periodismo, sino que también nos incorporaríamos a las actividades cívicas para exigir justicia por el asesinato de Javier Valdez Cárdenas. Nunca como periódico lo habíamos hecho. Muchos de los compañeros han asistido a marchas cuando se trata de protestar por algo, casi siempre en temas relacionados con la violencia. Pero en todos los casos, como periódico, alguien debía cubrir la nota. Y procurábamos que fuera un reportero más, despojado hasta donde se pudiera de los humores del acto.

Ahora no. Todos escribimos, todos protestamos; todos investigamos, todos publicamos, todos salimos a las calles a gritar nuestra rabia, a exigir castigo para los asesinos de Javier, a pegar con engrudo carteles en las paredes, a colocar calcomanías en los autos, a firmar espectaculares, a colgar pendones, a encender veladoras en los altares que improvisa la gente en las esquinas, a rezar los creyentes, a llorar los inconsolables, a marchar, a leer a muchas voces los libros de Javier en las plazas, a fumar y rolar sus Malayerba, a pedirle a la gente que se junte, que no olvide, que abrace esta causa por las libertades y la justicia en que se ha convertido el reportero asesinado.
No esperaremos a que las fiscalías nos den resultados. De hecho no creemos en la justicia, menos en la PGR, que se ha ganado a pulso el descrédito mundial. Ahí están los desaparecidos de Iguala, las lágrimas de Ayotzinapa, su “verdad histórica” hecha polvo.

Han pasado quince días y, sea por la secrecía obligada o porque no hay muchos avances en las investigaciones, lo único que vemos enfrente es un cuarto oscuro lleno de interrogantes. La Fiscalía estatal fue desplazada de las indagatorias pues, aunque fue la primera en abrir una carpeta de investigación, quien está llevando a cabo todas las pesquisas, las de calle y las “científicas”, es la PGR a través de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle).

Según nos han explicado, el grupo técnico y de investigación que está a cargo del caso es compacto y sin ninguna relación con las policías locales. Eso que les valga. No es que en la PGR no haya corrupción —siempre hemos pensado y dicho todo lo contrario—, pero es obvio que estarían más penetradas por el hampa —y por lo mismo por los probables autores materiales e intelectuales del crimen— las estructuras estatales de investigación. (Agréguese que el Fiscal Juan José Ríos Estavillo va llegando al cargo y ni él sabe todavía en quiénes se puede confiar).
Pero no hay cheques en blanco para nadie y no tienen mucho tiempo para saciar la demanda de justicia.No hay un crimen en México que haya suscitado tanto repudio en el mundo como el de Javier Valdez. Y eso tiene que marcar una diferencia. No porque los otros periodistas asesinados hayan sido menos importantes. O los maestros de Concordia, o el abogado de Mazatlán, o el director de la clínica del Issste. O los asesinados de Guerrero, de Puebla, de Tamaulipas, de Chihuahua…Todos importan. Todos importamos. Pero el impacto que ha causado su muerte tiene que sacudir las instituciones de justicia del país. Y a las conciencias:Ni uno más. Y convertir esa ira y ese miedo y esa pesadumbre en acciones colectivas.

Si los grandes medios de los Estados Unidos se unen para condenar el crimen, tenemos que mantener su alerta en vivo; si la prensa nacional propone un ¡Ya basta! y foros para buscar garantías a la libertad de expresión, debemos ser los primeros en estar ahí; si organizaciones europeas toman las plazas, debemos hacer eco desde acá; si se hacen cadenas de oración, también.

Nunca nuestro México había sido tan inseguro como ahora; nunca las libertades habían estado tan amenazadas; nunca los gobiernos habían sido tan impotentes ante las embestidas delasorganizaciones criminales. Pero tampoco nunca un asesinato había concitado un ¡hasta aquí! tan inequívoco.
Es ahora de pie, o nos sentamos a esperar quién sigue.
Bola y cadena

UNA COSA NOS INQUIETA EN EL CRIMEN de Javier Valdez. Los que lo asesinaron no son gatilleros profesionales. La forma en que lo atacaron habla de un desparpajo descomunal: tiros en sedal, en la mano, en los brazos, un impacto en la frente cuando iba cayendo; ya tirado, balazos en una nalga, en una pierna, en la espalda y, al final, uno en la nuca. Doce en total. Luego se llevan el auto para dejarlo abandonado ocho cuadras más adelante. ¿Cuántos días para despejar las dudas? ¿Cuánto tiempo?

Sentido contrario

HABLANDO CON EL FISCAL ESTATAL, Juan José Ríos Estavillo, le preguntamos qué está pasando con tanto crimen y su respuesta lo dice todo. Nosotros llegamos cuando los hechos ya han sido consumados. Hasta ahí, quiere decir que el problema, en principio, está en la prevención, que los esquemas de seguridad son un fracaso. Pero no hay que olvidar que una buena forma de prevenir es castigar. Y eso es lo que no ha hecho la extinta procuraduría de justicia en décadas. Por eso se mata con tanta facilidad. Y esa será, es ya, tarea de la fiscalía.
Humo negro

¿DÓNDO ESTÁ EL GOBERNADOR Quirino Ordaz ante tanto crimen? ¿Dónde los alcaldes? ¿Qué están haciendo para prevenir los delitos, no solo los homicidios? Los robos y asaltos se han multiplicado, nadie está seguro ya ni en sus casas. ¿Y los militares qué están haciendo? ¿A qué vinieron? ¿Y las estrategias?

“Los Chapitos” pidieron silencio a Javier Valdez y se negó, entonces decomisaron la edición

 altares y sotanos, medios, seguridad  Comentarios Desactivados en “Los Chapitos” pidieron silencio a Javier Valdez y se negó, entonces decomisaron la edición
May 222017
 

Ismael Bojorquez/Río Doce

Fui el primero que vio a Javier tirado boca abajo sobre el pavimento. Una siniestra casualidad. Iba en mi auto hacia la oficina y de lejos me pareció que habían atropellado a alguien. Más de cerca me llamaron la atención el sombrero ligeramente caído de su cabeza y los zapatos de minero. Me detuve y sin salir del auto pregunté,tratando de engañarme, qué había pasado, si habían atropellado a alguien. “No, lo mataron, le quitaron el carro”, escuché. Me bajé y di un rodeo al cuerpo inerte para verle el rostro.

Fue un golpe brutal. Y no por las reacciones nacionales y mundiales contra el crimen que inundaron los medios electrónicos y las redes sociales en minutos, sino en sí mismo, por lo que Javier Valdez Cárdenas representaba y representa para Ríodoce, para la gente que aquí labora, para sus lectores, para el periodismo, para la sociedad mexicana, ya no digamos para sus amigos y su familia.

Hace 14 años iniciamos este proyecto al que el moneroAVC ilustró como un pequeño barco de papel y alguien más como un gran “salto al vacío”, porque no teníamos nada para empezar que no fuera un manojo de sueños.

Arrancamos en medio del acoso de un gobierno infecto como lo fue el de Juan Millán Lizárraga, que nos tendió un cerco para “matarnos de hambre”, pero sobrevivimos. Poco a poco, a fuerza de un periodismo crítico, fuerte en sus señalamientos, de fondo en la investigación y hasta temerario en asuntos del narcotráfico, Ríodoce se fue posicionando como una lectura imprescindible en Sinaloa.

Llegó como un tsunami el tema de los cárteles de la droga a las redacciones a partir de 2005 —con el surgimiento explosivo de los Zetas y sus guerras por conquistar terrritorios— y Ríodoce se planteó cómo cubrirlo para proteger nuestra integridad. Así navegamos todos estos años, sobrevivimos a la guerra despiadada de los Beltrán Leyva-Carrillo-Zetas contra el Cártel de Sinaloa y a lo sumo, en 2009, alguien arrojó una granada en la parte baja de nuestras oficinas que no pasó a mayores.

En todos estos años Javier Valdez fue una pieza fundamental. No somos empresarios y solo hicimos la empresa que ocupábamos para mantener este pequeño barco viento en popa. Pero no más. Lo dijimos una y otra vez: no hicimos este periódico para hacernos ricos, así es que el poco dinero que entre lo invertiremos para mantener un buen equipo de trabajo y garantizar ciertos niveles de calidad. Las penurias económicas nos agobiaban pero nunca dejamos de pagar una quincena. De pronto caía agua al río y festejábamos como niños pero en las semanas siguientes de nuevo a la realidad. Nunca, jamás, por esta razón, alguien pensó bajarse del barco.

Tampoco por miedo a la violencia. El momento más tenso lo vivimos en la guerra que explotó en 2008 al interior del Cártel de Sinaloa y nadie reculó. Bajo el gobierno de Mario López Valdez, cuyas corporaciones policiacas fueron entregadas cínicamente a Ismael Zambada y a Joaquín Guzmán, tampoco. Sabíamos los peligros que se cernían sobre nosotros, pues en agosto de 2011, primer año del “gobierno del cambio”, fue asesinado el periodista Humberto Millán. Pero seguimos adelante.

Fue hasta que reaprehendieron al Chapo Guzmán en Los Mochis, en enero de 2016, que las disputas entre sus hijos y Dámaso López Núñez por el control de la organización, trajeron como consecuencia una nueva etapa de violencia en Sinaloa. Pequeños enfrentamientos, ejecutados por acá y por allá, reuniones de conciliación convocadas por el Mayo Zambada. Esto en 2016. Hasta que ocurrieron las incursiones de gente armada a Villa Juárez, Navolato, en febrero de 2017 y a los cuales les siguió una guerra mediática. Los hijos del Chapo enviaron una carta a Ciro Gómez Leyva y por esos mismos días Dámaso López Núñez busca espacio en dos impresos de Sinaloa, Ríodoce y La Pared, a quienes concedió entrevista vía mensajes telefónicos, donde se deslinda del ataque que los Chapitos le atribuyeron. La entrevista la hizo Javier, pues a él lo habían buscado.

Los hijos del Chapo se enteraron que habíamos entrevistado a Dámaso y presionaron a Javier para que el trabajo no se publicara. Pero les negamos la petición. Luego le hablaron porque querían comprar toda la edición, pero tampoco se les concedió. Y entonces optaron por seguir —en Culiacán y Mazatlán— al personal que entrega los ejemplares en las tiendas y en cuanto los dejaban contra recibo, ellos los compraban. Eso fue el 19 de febrero. No usaron la violencia, pero sí la intimidación.

Fue a partir de estos hechos que sentimos inseguridad, sobre todo por Javier. Ya de por sí la emboscada del 30 de septiembre, donde murieron cinco militares, había enrarecido el ambiente. Acordamos que debería irse un tiempo de la ciudad. Él mismo planteó el asunto con organismos internacionales que le propusieron enviarlo un tiempo fuera del país, pero le costaba trabajo separarse de la familia. Ríodoce tenía pendientes reportajes en otras entidades y le propusimos que fuera él a reportearlos para que descansara de esta ciudad de mierda. Pero la falta de recursos y la desidia nos ganaron. La Jornada, luego del asesinato de MiroslavaBreach en Chihuahua, le propuso algo semejante pero tampoco se concretó. Con los días, las cosas parecían haberse calmado. La detención de Dámaso López Núñez cargaría los dados hacia un lado y era de sentido común esperar una paxnarca. Lo comentamos el mismo lunes por la mañana antes de que lo mataran. Pero estábamos equivocados.

Como nos equivocamos también al entrevistar a Dámaso, porque de esa forma nos metimos a una guerra mediática que no era nuestra, provocando el disgusto —sin que fuera nuestra intención—de la otra parte. Por eso el decomiso de los ejemplares del domingo 19.

Bola y cadena

EL MIÉRCOLES NOS REUNIMOS EN RÍODOCE para planear, en medio del llanto y la pesadumbre, la próxima edición. Creía conocer a todo el equipo, uno por uno de los reporteros, el personal administrativo, los encargados de la web y redes sociales. Pero no. Son todos y cada uno mucho más grandes y fuertes de lo que yo pensaba. La flaqueza solo se reflejaba en lágrimas por el dolor del compañero que habían asesinado, pero nunca por el compromiso que teníamos enfrente. Nadie preguntó si seguíamos o no. Todos lo dimos por hecho.

Peña juzga a quienes critican violaciones y abusos del ejército

 altares y sotanos, país  Comentarios Desactivados en Peña juzga a quienes critican violaciones y abusos del ejército
Abr 032017
 

PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA. Yo te doy, tú me das.

Río Doce.- Ahora resulta que no podemos criticar a las fuerzas armadas porque somos apátridas, que no podemos señalar sus errores porque las lastimamos y que no podemos condenar sus abusos porque los denigramos. Y de paso al país.

Por lo menos eso se infiere del discurso del presidente Enrique Peña Nieto en una atípica reunión que tuvo la semana pasada con integrantes del Ejército y la Marina y sus familias, en el Campo Militar número 1 de la Ciudad de México.

“Quienes denigran la labor de nuestras Fuerzas Armadas, denigran a México; quienes lastiman a nuestras Fuerzas Armadas, lastiman a México; quienes desacreditan el trabajo de nuestras Fuerzas Armadas, desacreditan a México”, dijo.

La condena del presidente a “quienes han fustigado a nuestras Fuerzas Armadas”, estuvo dirigida al presidente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, luego que éste dijo en Nueva York, que quienes tienen que responder por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, son el presidente y las fuerzas armadas.

Lo que dijo Andrés Manuel, más allá de su (im) pertinencia política en tiempos electorales —estamos en el umbral del 2018— fue fustigado por sus opositores, tanto desde el gobierno federal, como de los partidos, hasta de izquierda. Graco Ramírez —gobernador perredista de Morelos— por ejemplo, dijo desde Washington, en una comparación oportunista, que López Obrador y Donald Trump son la “tormenta perfecta”.

Es verdad que no era ni el lugar ni el momento para que el líder de Morena se lanzara contra las fuerzas armadas, pero la reacción de sus opositores va desde la ruindad hasta el oscurantismo, esto último reflejado en el discurso del presidente el martes pasado, que no solo va contra AMLO por sus dichos en Nueva York, sino contra todo aquel que ose hablar mal de las fuerzas armadas, sin importar la razón.

¿Quería el presidente de la República condenar a López Obrador? Pues lo hubiera hecho señalándolo a él, pues nadie ni nada se lo impide. Pero prefirió la retórica y con ello metió en la misma canasta a periodistas, medios de comunicación, organismos de derechos humanos, organizaciones civiles y familias que, con mucha frecuencia, están cuestionando los abusos cometidos por las fuerzas armadas en sus operativos contra la delincuencia.

Y no puede hablarse de improvisación, porque el evento no tenía un precedente, fue diseñado para eso, para que el presidente arropara a las fuerzas armadas y éstas al presidente, en una maniobra institucional de tres bandas, que pega a un aspirante presidencial que encabeza las encuestas, manda un mensaje intimidatorio a la prensa crítica y presiona al Poder Legislativo en momentos en que está a punto de aprobarse la Ley de Seguridad Interior, el marco legal que se pretende para justificar una mayor injerencia de las fuerzas armadas en la vida pública.

Más aun, por esta última razón, porque las fuerzas armadas están buscando un marco legal que justifique su participación en la lucha contra la delincuencia en la que fueron metidas, es que tienen que ser menos reactivos a la crítica y a los señalamientos cuando de abusos se trata. Ni ellos, ni el presidente, ni el secretario de Gobernación —que fue uno de los primeros que saltó contra el Peje—, pueden negar los excesos de las fuerzas armadas en muchos casos, algunos de ellos plenamente documentados.

Desde Ríodoce le hemos dado seguimiento a muchos hechos en los que, tanto la Marina como el Ejército, han incurrido en excesos con la población, prácticas casi de “tierra arrasada” en comunidades serranas, detenciones ilegales, tortura física y sicológica, rapiña, asesinatos de menores de edad como el joven Miguel Ángel “N”, ejecutado por elementos de la Armada de México en noviembre de 2014 en Eldorado, durante una persecución, cuando éste viajaba en una motocicleta.

Y esto no nos hace apátridas. Y no lo hacemos por denigrar a las fuerzas armadas, por lastimarlas, sino por dar a conocer acciones que nos han parecido de interés público. No lo hacemos con “dolo”, sino por obligación; no lo hacemos por “ignorancia”, como lo dijo el presidente: siempre hemos documentado lo que publicamos.

Bola y cadena

AHORA, VOLVIENDO A LO DICHO por el Peje, la mejor forma de callarlo sería aclarando el caso de los muchachos desaparecidos en Iguala. Vamos para tres años sin saber de ellos y el gobierno no ha informado qué pasó con los muchachos, dónde están o dónde quedaron sus cuerpos, quiénes los asesinaron y dónde fueron desaparecidos sus restos. En todo caso, el proceder de las instituciones del gobierno, empezando por la PGR, ha sido turbia y nefasta. Y tampoco se ha aclarado qué hicieron y qué no los elementos de la base militar de Iguala esa madrugada, cada vez más cuestionado su proceder por diversas investigaciones, algunas de ellas periodísticas.

Sentido contrario

¿DÓNDE ESTABA, POR CIERTO, LA PGR, cuando todo el mundo comentaba en Nayarit que el Fiscal, Edgar Veytia, estaba coludido con el narcotráfico? ¿Dónde estaba Miguel Ángel Osorio Chong? ¿Dónde el Cisen? ¿Dónde el PRI? ¿Dónde el congreso estatal y el gobernador? ¿No es una vergüenza y una afrenta para las instituciones de seguridad de nuestro país que Veytia haya sido detenido en los Estados Unidos por la DEA y no en México por la PGR? ¿Lo dejaron ser con dolo o por ignorancia?

Humo negro

¿QUÉ LE PASÓ A QUIRINO ORDAZ a la hora de armar su esquema de gobierno? No hay duda que él decidió el cuadro con el que trataría de tener un respaldo a sus iniciativas en el Congreso del Estado. Al quedar fuera Joel Boucieguez, se suponía que pondría en la secretaría general a un cuadro político fogueado que apoyara a una líder de bancada sin experiencia, como Irma Tirado, pero prefirió a Simón Betancourt, que a la hora de los zipizapes legislativos, solo alcanza a tronarse los dedos.