Malayerba: Ya sé quien fue

 cultura, malayerba, seguridad  Comentarios Desactivados en Malayerba: Ya sé quien fue
Oct 252018
 

Javier Valdez/RíoDoce

Se subió al taxi en el aeropuerto y le dijo al conductor, agarra pa´ la Hidalgo. ¿Colonia o calle?, preguntó el del volante. Colonia. Quiero que tomes todo el malecón viejo, derechito, derechito, y ya en Las Quintas subes por la Revolución. Por ahí te digo dónde me dejas. Como guste, respondió el otro mirándolo por el retrovisor.

El cliente traía una maleta pequeña. Casi a escondidas, agachado, tratando de cubrirse bajo su espalda encorvada, la abrió. Sacó billetes: algunos sueltos, amarrados torpemente, otros con una tira de papel que indicaba el monto. Parecía contar, separar. Contar y separar. Dos, tres veces: un avaro cerciorándose de su inamovible tesoro.

El taxista lo miró de reojo y entre parpadeos. Intentó disimular pero no pudo. Supo al instante que ese hombre traía mucho dinero y que por el color de los billetes no eran pesos. Trató de sacar plática. Caer bien y parecer simpático puede significar buenas propinas. Mucho trabajo, le soltó. Mucho y también muchas broncas. Pero aquí hay, mire. Hay pa resolverlas. Pues qué bueno. Lo malo sería que no tuvieran solución, oiga.

Se fueron conversando sobre el clima, los retenes del ejército y hasta el precio de la gasolina. Ta´ muy caro todo, oiga. Uno apenas saca para la papa y la escuela. Los morros crecen. Tengo tres y van a la escuela y es una chinga juntar para mantenerlos. Entiendo, le respondió: yo pasé por ahí y sé muy bien de lo que me está hablando. Uno por los hijos da todo.

La plática fue suspendida abruptamente cuando un vehículo los rebasó y con la misma violencia les cerró el pasó. ¡Ay cabrón!, gritó el taxista. Bajó un joven con un arma corta y empezó a disparar contra el pasajero. El conductor quiso bajarse pero no encontró la manivela ni superó la temblorina. El otro gritaba y se escabullía entre los respaldos, queriendo meterse bajo los asientos. Fueron unas diez detonaciones. El cristal frontal quedó perforado, también la lámina del lado del copiloto y la ventana de esa parte había desaparecido.

Vidrios en el piso del carro. Billetes con sangre. Un cuerpo, el del pasajero, inerte, tirado en la parte trasera. El joven dio dos pasos hacia el frente. El taxista quiso salirse y al fin sus manos, que volverían loco al sismológico, encontraron la palanca y jalaron. Saltó y corrió hasta refugiarse entre los carros.

El pistolero se asomó. Lo vio tirado. Volteó hacia los que lo miraban desde el otro automóvil e hizo una seña. Pareció asentir. Regresó rápido, se subió y se fueron. El conductor, todavía medio atarantado, regresó al carro y se espantó cuando aquel empezó a moverse. Y a gritar: ¡Hijos de la chingada! Quisieron matarme pero se la pelaron. Ah, pero ya sé quién fue. Compa, agarre pa la costera.

Columna publicada el 21 de octubre de 2018 en la edición 821 del semanario Ríodoce.

Asesinos de Javier Valdez temen ser ejecutados

 malayerba, seguridad  Comentarios Desactivados en Asesinos de Javier Valdez temen ser ejecutados
Oct 022018
 

JAVIER VALDEZ.

Alejandro Manjardín/Río Doce

Los testigos que presentará la Fiscalía Especializada en Delitos cometidos en Contra de la Libertad de Expresión (FEADLE) en el juicio por el homicidio de Javier Valdez tienen miedo de ser asesinados y se quieren ir del país.

En una audiencia celebrada la noche del jueves en el Centro de Justicia Penal Federal de Culiacán, los fiscales dijeron que los testigos de identidad reservada han sido intimidados y amenazados.

Esos testigos son quienes ubican a Juan Francisco “N”, el Quillo; y a Heriberto “N”, el Koala, como miembros de un grupo que trabajaba para Los Dámaso y como partícipes en el homicidio del fundador de Ríodoce.

En la sala de audiencia estuvo presente el Koala, y el Quillo fue enlazado por videoconferencia desde el Centro de Justicia Penal Federal de Mexicali.

Lea: Dámaso López Núñez dice que dos asesinos de Javier Valdez eran de su grupo delictivo https://bit.ly/2wLMPct

Los fiscales pidieron al Juez que se adelante la declaración de los testigos, debido a que ambos manifestaron que en cuanto tengan la posibilidad se irán al extranjero.

Señalaron que el motivo para irse del país es el temor a que los asesinen debido a que los han amenazado y ya ni siquiera salen de sus casas ni pueden dormir.

Los testigos, dijeron, viven en la zozobra y con pánico y quieren cambiar de residencia para recuperar su tranquilidad y llevar una vida normal.

Según los fiscales, los que han hecho las amenazas e intimidaciones son “gente del Quillo“.

Los fiscales reconocieron que ambos cuentan con protección pero ésta es insuficiente.

Uno de los testigos es una mujer de identidad protegida quien dijo a la FEADLE en una entrevista ministerial, el 6 de septiembre pasado, que por su casa constantemente pasan camionetas “placosas” y se detienen por un rato y además ha recibido llamadas telefónicas con mensajes amenazantes.

La testigo fue quien dio a conocer que el tercer implicado en el crimen y quien ya fue asesinado, Luis Idelfonso Sánchez Romero, el Diablo, en una ocasión le dijo que junto con el Quillo y el Koala habían asesinado a Javier Valdez; y que ella sabía que la célula operaba para Los Dámaso y se dedicaban a levantar “contras” y a vigilar Eldorado.

Lea: Cae el ‘Quillo’, líder de asesinos de Javier Valdez https://bit.ly/2ONwOdJ

El otro testigo, un hombre también de identidad protegida, manifestó a la Fiscalía que hombres armados a bordo de camionetas han ido a buscarlo al poblado de San Javier, San Ignacio, de donde es originario y han intimidado a sus familiares.

Los hombres armados supuestamente dicen a los familiares del testigo que lo buscan por órdenes del Quillo.

En la entrevista dijo que el Quillo y el Koala harían cualquier cosa para matarlo, por haberlos señalado como responsables del crimen.

Este testigo fue quien declaró a la FEADLE que en una ocasión que estaban tomando, el Quillo le contó que habían asesinado al periodista y que le habían pagado con una pistola con la imagen de Dámaso y el Minilic en la cachas.

Los dos testigos se entrevistaron con un perito, quien estableció que ambos presentan desequilibrios emocionales, nerviosismo, ansiedad y se muestran temerosos.

Los fiscales mencionaron que la declaración de ambos es parte fundamental de la acusación contra el Quillo y el Koala porque son testigos a los que les constan los hechos y en caso de que se fueran del país, esa prueba se perdería, por eso solicitaron al Juez no esperar hasta el juicio oral y adelantar la declaración.

Comentaron que existe el riesgo debido a que se conoce la forma en que opera el grupo del Quillo que trabajaba para Los Dámaso.

Los abogados de los acusados aseguraron que no creen que sean reales las amenazas a los testigos, sino que se trata de una estrategia de la FEADLE para sorprender a la defensa y sacar ventaja.

Señalaron que la solicitud no cumple con los requisitos que establece el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Los fiscales, abundaron los defensores, no presentaron pruebas objetivas para acreditar lo que dicen los testigos y solo se basa en lo que manifestaron.

En la solicitud no se presentan datos como lugares, fechas, horas, tipo de vehículos, contenidos de los mensajes ni número telefónicos desde los que se hicieron las presuntas amenazas, solo información vaga.

Mencionaron que se supone que los testigos cuentan con protección de la Fiscalía por lo que sería difícil un atentado en su contra.

La Fiscalía, señalaron, debe aportar datos objetivos que den certeza a los dichos de los testigos.

Acusaron que la Fiscalía viola el principio de presunción de inocencia de Juan Francisco ya que se dirigen a él como miembro de la delincuencia organizada al señalar que su grupo es quien está realizando las amenazas y que era parte de Los Dámaso.

Lea: La orden de asesinar a Javier Valdez vino del clan Dámaso https://bit.ly/2FvYoGV

Los fiscales respondieron a la defensa que jamás lucrarían con el miedo de las víctimas para sacar ventaja y aseguraron que hay un riesgo real.

“A Javier Valdez ni siquiera se tomaron la molestia de amenazarlo, solo lo mataron”, dijo uno de los fiscales.

Acusaron a la defensa de menospreciar el estado de zozobra en el que los testigos dicen vivir.

DÁMASO LÓPEZ. Declarará.

El Juez rechazó adelantar la declaración de los testigos.

Dijo que en la solicitud que hizo la Fiscalía no se identifican las circunstancias en las que ocurrieron las supuestas amenazas e intimidaciones.

Manifestó que no es razonable porque ambos testigos están custodiados y de haber riesgo debió ser documentado por el personal policial.

En cuanto al análisis de la perito, explicó que éste se hizo solo con lo que ella apreció en la entrevista.

El Juez ordenó a la FEADLE reforzar de manera inmediata la seguridad de los testigos, llevar a cabo acciones a favor de su protección y brindar atención sicológica institucional por parte de una dependencia de salud pública.

Todas las acciones deben ser documentadas y notificadas al Juez.

Dámaso se declara culpable

El viernes pasado, Dámaso López Núñez, el Licenciado, se declaró culpable en la Corte Federal Este de Virginia por el delito de traficar más de 5 kilogramos de cocaína entre 2003 y 2016.

Con la declaración de culpabilidad evitará ir a juicio y esperará a que le dicten sentencia que podría ser de 10 años de prisión a cadena perpetua, y el pago de 10 millones de dólares.

Se prevé que el Licenciado sea condenado en noviembre próximo.

Lea: Los trabajos de Javier Valdez que pudieron molestar a los Dámaso https://bit.ly/2I5P02c

En la audiencia reconoció formar parte del Cártel de Sinaloa por más de 15 años y ser uno de los líderes del grupo.

En julio pasado, Ríodoce, dio a conocer que según fuentes familiarizadas con el proceso penal que se sigue a Joaquín, el Chapo Guzmán, en Brooklyn, Dámaso podría ser uno de los testigos protegidos que declaren contra el líder del Cártel de Sinaloa.

Según los testimonios, la declaración del Licenciado hundiría de manera definitiva al Chapo por la cantidad de información que aportaría.

López Núñez se encuentra preso en el Estado de Virginia, desde donde rendirá declaración por el asesinato de Javier Valdez, debido a que antes de ser extraditado dijo que proporcionaría información sobre el crimen.

Dámaso fue detenido en mayo de 2017 y extraditado el 6 de julio de 2018.

Su hijo, Dámaso López Serrano, el Minilic, se entregó a la DEA en julio de 2017 y en enero pasado se declaró culpable ante un Juez de San Diego.

Artículo publicado el 30 de septiembre de 2018 en la edición 818 del semanario Ríodoce.

Malayerba: San Judas Tadeo

 malayerba, monos  Comentarios Desactivados en Malayerba: San Judas Tadeo
Oct 022018
 

Malayerba Ilustrada: San Judas Tadeo
Javier Valdez/Río Doce

Agáchate. Te mato si volteas a verme, hijo de la chingada. Agáchate y no te muevas. Ahora sí vas a chingar a tu madre, pendejo. Ahora sí te va a cargar. Ya ves lo que pasa cuando uno no paga. Por andar pide y pide y pide dinero. Ahora vas a pagar porque vas a pagar. Vas a pagar, pendejo. Pero con tu vida.

Clic. El hombre cortó cartucho. Eran tres. Uno de ellos le tenía la suela de esas botas negras en la espalda, presionando y pateando. Eran las siete de la mañana cuando salió de su casa a caminar al parque. En un tris se le echan encima y está boca abajo rumbo a quién sabe dónde.

Sudor. Más sudor. En el piso del carro, con las orejas pegadas a la sucia alfombra, le parece escuchar las piedras y el pavimento. Me van a matar. Lo supo cuando empezó el brincoteo: iban por terracería. Vamos pal monte. Órale cabrón, te llegó tu hora. La camiseta se le empapó y ni siquiera había realizado su caminata matinal.

Me van a matar. Ya no era Fernando o Alonso o César. Era un bulto, un costal de papas. Para esos pistoleros él era un objeto. Un perro muerto que sufría porque sabía que iba al matadero. Desconocía de qué le hablaban y qué querían. Pensó que tal vez era una confusión pero cambió de opinión cuando le pasaron al hombre que había ordenado que lo levantaran: eres fulano de tal, vives aquí, tu mujer se llama así.

Y se cagó. Lo sacaron de las greñas. Lo doblaron con una patada en la panza. Pensó que seguían las mandíbulas o tres costillas rotas. Clic. Escuchó como un eco que se le queda viendo. Sintió el cañón de la pistola arriba de la nuca. A la chingada, me van a matar. Otro de los matones le dijo al que le apuntaba con el arma que se alejaran más para que no lo fuera a salpicar.

En eso estaban cuando entró una llamada. Era el jefe de la banda. Ochocientos mil pesos. Ochocientos mil pesos pero ahorita, pendejo. O te va a cargar la chingada. Te vamos a trozar. Se pusieron de acuerdo. Pidió el teléfono para hablar con el gerente de la empresa y con su esposa, y les dieron el dinero que exigían. Dales todo. Todo lo que te piden. Si no me van a dar piso.

Hicieron cheques, juntaron efectivo, vendieron esto y aquello. Media hora y nada. Sonó de nuevo el celular. Es el patrón, dijo el que iba a contestar. Ocho segundos de conversación. Oquei. Lo vamos a soltar, ya están entregando el dinero. Te salvaste cabrón. Te salvaste y te vamos a dejar en paz.

Otra vez boca abajo. Babeando la sucia alfombra. Sudando sudores de caminatas de cuatro días. Entraron a la ciudad. Se detuvieron intempestivamente. Bájate. No voltees ni te fijes en las placas. Una patada. Cayó en seco. Ya la hiciste, le gritó el que manejaba. Ahora ve y rézale a San Judas Tadeo, cabrón. Y se fueron.

Columna publicada el 30 de septiembre de 2018 en la edición 818 del semanario Ríodoce.

México pide a EEUU declaración de Damaso por asesinato de Javier Valdez

 malayerba, país, seguridad  Comentarios Desactivados en México pide a EEUU declaración de Damaso por asesinato de Javier Valdez
Sep 252018
 

Alejandro Monjardín/Río Doce

Foto: AUDIENCIA Del ‘Quillo’.

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de expresión solicitó a Departamento de Justicia de Estados Unidos recabar la declaración de Dámaso López Núñez, el Licenciado, sobre el asesinato del periodista Javier Valdez.

Lea: La orden de asesinar a Javier Valdez vino del clan Dámaso https://bit.ly/2FvYoGV

El mes pasado, en una audiencia con Heriberto “N”, el Koala, uno de los implicados en el crimen, la Fiscalía señaló que requería más tiempo para la investigación porque solicitaría la declaración de Dámaso.

El jueves en una audiencia de solicitud de prórroga de investigación de Juan Francisco “N”, el Quillo, otro de los acusados del homicidio, la FEADLE dio a conocer que ya había hecho la solicitud.

Lea. El día que nos rompieron el corazón https://bit.ly/2IeAa7g

En la audiencia celebrada en el Centro de Justicia Penal Federal, los fiscales pidieron al Juez tres meses más de prórroga para la investigación complementaria y le fueron concedidos por el Juzgador.

De acuerdo con los fiscales, el 27 de junio pasado en una entrevista ministerial, Dámaso dijo que aportaría información sobre el homicidio de Javier Valdez.

En ese entonces se encontraba recluido en el penal federal de Ciudad Juárez, Chihuahua, pero el 6 de julio fue extraditado a Estados Unidos.

Lea: Dámaso López Núñez dice que dos asesinos de Javier Valdez eran de su grupo delictivo https://bit.ly/2wLMPct

La FEADLE desconocía que sería extraditado y no puedo obtener la información.

El Licenciado está a disposición de la Corte Federal del Distrito Este de Virginia en Estados Unidos, por lo que la declaración será vía asistencia jurídica internacional.

El procedimiento para obtenerla es que la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR vía convenio de colaboración solicite la declaración al Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses tomarán el testimonio y una vez traducido y apostillado será enviada por escrito a la PGR, señalaron los Fiscales.

En los proceso del Koala y del Quillo pidieron tres meses más para obtener más pruebas.

Lea: Por el caso Javier Valdez, Dámaso al banquillo https://bit.ly/2CgSop5

Entre esas pruebas se encuentra un informe que solicitaron al Centro de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia de la PGR, sobre el Cártel de Sinaloa y el lugar que ocupaban Dámaso y su hijo Dámaso López Serrano, el Minilic.

Según la FEADLE la declaración de Dámaso es necesaria debido a que el Koala y el Quillo eran miembros de su grupo.

De las investigaciones se desprende que el móvil del asesinato fue por una publicación en Ríodoce que afectó a la organización de Dámaso.

Lea: Los trabajos de Javier Valdez que pudieron molestar a los Dámaso https://bit.ly/2I5P02c

También están a la espera de la respuesta al oficio de investigación que giraron a la Policía Ministerial de Investigación y de los resultados, y pidieron al Comisionado Presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas cuantifique la reparación del daño causado por el asesinato, no solo a las víctimas indirectas sino a la libertad de expresión.

En la audiencia inicial del proceso del Quillo, en junio, los fiscales habían pedido prórroga para realizar investigaciones para localizar el Versa gris y las armas que usaron en el homicidio.

También requerían tiempo para hacer entrevistas a vecinos de la comunidad de San Javier, en San Ignacio, sobre la propiedad del vehículo y una confronta entre las imágenes del Versa obtenidas de Instagram y las que grabaron cámaras de vigilancia el día del asesinato para determinar si se trata del mismo.

Lea: En caso Javier Valdez, vinculan al ‘Quillo’ a enfrentamiento con militares https://bit.ly/2Mtbw3J

Además requerían de un peritaje antropológico forense para establecer el perfil del imputado.

La Fiscalía tiene hasta el próximo diciembre para concluir con la investigación complementaria y en una audiencia intermedia dar a conocer al juez y a la defensa del imputado las pruebas que presentará durante el juicio.

De acuerdo con el Código Nacional de Procedimientos Penales, la Fiscalía puede pedir hasta seis meses de prórroga de investigación después del dictado de auto de vinculación a proceso.

El Quillo está detenido desde el 24 de agosto del año pasado, por el delito de posesión de arma de fuego y de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.

Fue detenido en Mexicali y recluido en el penal federal de esa ciudad, en donde en junio pasado le cumplimentaron una orden de aprehensión por el asesinato de Javier.

Lea: Cae el ‘Quillo’, líder de asesinos de Javier Valdez https://bit.ly/2ONwOdJ

En junio pasado fue vinculado a proceso por homicidio con premeditación y ventaja.

El Quillo es señalado de liderar a un grupo de sicarios que trabajaban para Dámaso López Núñez y su hijo Dámaso López Serrano, el Minilic.

El otro supuesto autor material de asesinato, Heriberto “N” el Koala, está vinculado a proceso desde abril, luego de ser detenido en Tijuana a donde se había ido después del homicidio de Javier.

En agosto, la FEADLE obtuvo dos meses de prórroga de plazo de investigación en el proceso del Koala, por lo que la siguiente audiencia será en octubre.

Los abogados de los acusados pretenden solicitar al Juez que las audiencias sean con los dos juntos y no por separado, debido a que se trata del mismo proceso penal.

Del tercer implicado, Luis Idelfonso “N” el Diablo, la Feadle ya tenía orden de aprehensión pero solicitó a un Juez cancelarla luego de confirmar que había sido asesinado en San Luis Río Colorado, Sonora, en septiembre del año pasado.

Artículo publicado el 23 de septiembre de 2018 en la edición 817 del semanario Ríodoce.

Malayerba, la columna de Javier Valdez

 malayerba  Comentarios Desactivados en Malayerba, la columna de Javier Valdez
Ago 142018
 


Javier Valdez (QEPD)

Llegó un policía a la oficina del comandante. No era cualquier policía, tenía grado de oficial. Le dijo al comandante: jefe, me mandó el patrón, la gente del señor, que quieren que usté jale con ellos y que no la haga de pedo y aquí está esto, no más porque son buena gente y para empezar. Lo único que quieren es que los deje trabajar. Y ya.

El comandante se le quedó viendo. Volteó a ver el maletín y lo entreabrió. Fajos de billetes sujetados con ligas peleaban entre sí por asomarse, brincar, salir de ahí. No, le respondió. No puedo aceptar. No le dijo que ya tenía compromiso ni que era honesto, ni que él trabajaba para el gobierno y para servir a la ciudadanía. Simplemente contestó que no: llévate el maletín y haz de cuenta que aquí no pasó nada, conmigo no hay ninguna bronca.

El policía se fue con la cara chueca, la boca sellada y el puño de la derecha cerrado. Se despidieron a distancia, como si no quisieran tocarse más. Elemental cortesía. El agente ni se cuadró, solo dio la media vuelta, entre pasos que parecían tener prisa por emprender una torpe retirada.

El comandante lo vio. Levantó el teléfono y pidió que llamaran a alguien. Entró un uniformado, quien le contó que ese agente que había salido trabajaba para un capo de una ciudad cercana, que estaban agarrando fuerzas para entrar a la ciudad y controlarlo todo. Plata o bala, así están operando, jefe.

Dos semanas después, el comandante salía de su casa. Sus escoltas lo esperaban en otro automóvil y él iba en la patrulla asignada. Llevaba a su hijo a la escuela. Temprano porque a las ocho con diez cierran el cancel. Se escuchó un disparo y luego otro y luego muchos. Los escoltas se parapetaron para responder. Las balas pasaban por todos lados, zumbando, guiñando, coquetas y fogosas.

Volteó a ver a su hijo. Sangre en un brazo. Decidió llevarlo al hospital en medio de esa bruma de plomo. Los escoltas vigilaron su salida y respondieron al fuego con fuego. El saldo fue de dos heridos, uno de los polis y el hijo del comandante, y un supuesto sicario muerto. El escolta y su hijo estaban fuera de peligro.

El comandante informó que el ataque se había derivado de su trabajo contra la delincuencia. Se tocan muchos intereses, dijo a los reporteros. Se incorporó a los pocos días al trabajo y luego fue citado por la Procuraduría, que ya había iniciado las investigaciones.

Vamos a investigar, a dar con ellos. Un funcionario le prometió haremos justicia, comandante. Esto no se va a quedar así, se lo aseguro. Por eso, le presento al oficial que se hará cargo de las investigaciones, al frente de un grupo especial. Entró el oficial. El comandante tembló: era el mismo del maletín. Ah, mucho gusto.

Columna publicada el 12 de agosto de 2018 en el edición 811 del semanario Ríodoce.

Malayerba, la columna del vato Javier Valdez

 cultura, malayerba, opinión, país  Comentarios Desactivados en Malayerba, la columna del vato Javier Valdez
Jul 312018
 

Río Doce/Javier Valdez(QEPD).

Para Federico Campbell. Con ráfagas de vitaminas y esperanzas.

La mujer manejaba la camioneta con pulcritud. Tomó el bulevar ancho, a tres calles de su casa. Vuelta a la derecha. De frente, dos cuadras. Luego a la izquierda. Relaja sus dedos sobre el volante, abre y cierra las piernas con lentitud y activa el direccional.

Suelta un poco el acelerador y traslada su pie derecho al freno, suavemente.

Levanta la derecha, abre el compartimento que está encima del retrovisor y presiona el botón del control remoto del portón eléctrico. La música acompaña sus movimientos. Volumen bajo: Joan Sebastian canta solo para ella: hoy empieza mi tristeza, ya te vas, empacada en tus maletas, mi alegría te llevarás, como te amo ni había amado, ni amaré.

Pero ella no tarareaba, solo emitía un dietético sonido con los labios pegados.

Quizá porque era lunes en la mañana. Tal vez porque estaba esa rola en su reproductor de discos compactos. O porque iría con sus amigas al café de las once. O por nada. Pero estaba relajada, ausente, viajando entre el tablero de su camioneta, las rolas, la voz, la nostalgia, y esa mañana de apacibilidad.

Probablemente por eso no vio el automóvil blanco que la había seguido y que dejó su rastro dos cuadras antes de llegar. No vio el carro, mucho menos a esos dos. Uno de ellos hablaba y hablaba por teléfono. Tampoco reparó en esos que estaban en un vehículo gris, por la acera de enfrente, a pocos metros de su casa, ni que en ese momento una nube bloqueó los brazos ardientes del sol de las ocho.

Ella avanzó en su cochera. Frenó como si se hundiera en un invitante colchón. Llegó y siguió hundida en el sillón de cuero, frente al volante, con el sonido de mmm emanando de sus labios pegados y esa boca de la que asomaba, una sonrisa.

Detrás, un hombre bajó del carro gris. Trae algo oscuro en su mano: cuelga, destella, la esconde, roza con su muslo de mezclilla, avanza con un compás de portar la muerte como la única certidumbre vital, empuña y camina con una prisa que no pierde ritmo ni tiempo. Se cuela antes de que ella aplaste el botón del control remoto que cierra el portón de la cochera.

Ella empuja el dispositivo que la libera del cinturón de seguridad. No suelta el volante, al contrario lo golpea al ritmo de la balada. Joan Sebastian le dice que está triste, pero ella viaja lejos y con los ojos abiertos. No ve lo que está detrás, a un lado, el ojo ciego y oscuro de esa treinta y ocho, que le escupe el cuello, la cabeza, la cara.

A tres cuadras, media hora después, dos mujeres en el ocso. Ya supiste. Mataron a la Karla. Tan guapa ella, tan simpática. Y eso. Qué habrá sido, por qué. Pues ya sabes: o fue por eso del narco, o algo pasional.

Columna publicada el 29 de julio de 2018 en la edición 809 del semanario Ríodoce.

El presunto asesino intelectual de Javier Valdez fue extraditado

 malayerba, país, seguridad  Comentarios Desactivados en El presunto asesino intelectual de Javier Valdez fue extraditado
Jul 112018
 

Río Doce.-La extradición de Dámaso López Núñez el Licenciado, podría ser la punta de lanza entre los testigos protegidos que se carearían con Joaquín Guzmán Loera el Chapo, pues éste fue su brazo derecho durante años, y estuvo enterado de todos los movimientos que hizo el capo tras escapar de prisión, en enero de 2001.

“Evidentemente, el que los fiscales tengan un testigo que trabajó tan de cerca con Guzmán Loera, complica aún más las cosas para el capo, por los detalles que puede saber, y porque éstos se corroborarían con los de otros testigos protegidos que los fiscales ya tienen contemplados”, comentó una persona familiarizada con el caso, quien pidió no se revelara su identidad.

De acuerdo a información confidencial del Departamento de Justicia de Estados Unidos (USDOJ), el Licenciado tenía tiempo negociando con la fiscalía estadunidense y deseaba que lo extraditaran, pues temía que los hijos de Guzmán Loera encontraran la forma de asesinarlo mientras estaba encarcelado, primero en la cárcel del Altiplano, en el estado de México, y desde hace poco más de tres meses, en una prisión de alta seguridad en Ciudad Juárez.

A cambio de la extradición, el Licenciado habría accedido a cooperar con los fiscales de Estados Unidos, con información confidencial que pudiera hundir a Guzmán Loera en el juicio, programado para septiembre de este año, incluso, ser uno los principales testigos que se carearían con el Chapo.

“Esta extradición resulta primordial tanto para las autoridades estadounidenses como para el gobierno de México, por la aportación testimonial que puede obtenerse en relación a Joaquín Guzmán Loera y significa un parteaguas en la relación de cooperación entre ambos gobiernos, particularmente a lo que se refiere al intercambio de información”, señaló en un comunicado el encargado del despacho de la Procuraduría General de la República (PRG), Alberto Elías Beltrán.

Eduardo Balarezo, abogado de Guzmán Loera, dijo a su vez que desconocía si López Núñez sería uno de los testigos que los fiscales aportarían, pero que era necesario que el juez Brian Cogan ordene a los fiscales revelarles nombres de los testigos, de otro modo estaban a ciegas en un caso que está a dos meses de iniciarse.

“No me sorprendería que esa persona (el Licenciado) fuera uno de los testigos, aunque ahora lo que nos interesa es que el Juez Cogan ordene a los fiscales que nos den acceso a esos expedientes o testigos protegidos, porque es información necesaria para que nuestro defendido se le siga un juicio justo”, dijo Balarezo.

La entrega de López Núñez ocurrió en medio de un completo sigilo, entre las cuatro y cinco de la madrugada, e inmediatamente fue trasladado a Virginia, donde la Corte del Distrito Oeste de Virginia lo requiere por los delitos de tráfico de droga y asociación delictuosa.

Según los fiscales de la corte de Distrito Este de Nueva York, Dámaso López sería un testigo clave contra Guzmán Loera, para hundirlo en la cárcel de por vida, aplicándole una sentencia similar a la recibida por Alfredo Beltrán Leyva, el Mochomo, quien en 2016 fue sentenciado a cadena perpetua por una juez federal de Washington DC.

Petición de última hora

Luego de confirmarse la extradición de López Núñez, y de revelar el gobierno de México que sería uno de los testigos protegidos que acusaría al Chapo, su equipo defensor presentó una solicitud al Juez Cogan para que aplazara el juicio.

“Se han presentado más de 320 mil páginas de pruebas que hay en contra del señor Guzmán Loera, además de miles de grabaciones de audio y video que fueron interceptadas durante la investigación, y para revisar todo ese material resulta completamente laborioso”, se lee en un comunicado enviado a esta redacción.

Agrega el documento: “Para que el señor Guzmán se le practique un juicio justo, es necesario que al menos sepa de que lo acusan, y por ello pedimos que se retrase el juicio en su contra”, concluye la moción presentada, el pasado viernes, poco después de las cinco de la tarde.

Hasta el cierre de esta edición, el juez Cogan no había determinado si retrasaría el juicio contra Guzmán Loera, aunque de momento los fiscales ya tenían preparado al Licenciado, a quien habrían recluido en una cárcel de máxima seguridad en Virginia, y se esperaban que fuera presentado ante un juez en las próximas 72 horas.

López Núñez fue arrestado en Ciudad de México en mayo de 2017, luego de mantener una guerra con los hijos del Chapo, quienes lo acusaban de traición y de intentar asesinarlos en al menos dos ocasiones.

Una semana después de esa detención, el 15 de mayo de 2017, el periodista Javier Valdez fue asesinado a balazos a dos calles de las oficinas de Ríodoce.

Caso Javier Valdez

Tras casi un año de investigaciones en torno al homicidio del periodista Javier Valdez, el 24 de abril pasado, la PGR detuvo en Tijuana a Heriberto “N”, el Koala, como uno de los presuntos asesinos materiales de Valdez Cárdenas.

Posteriormente fue detenido con la misma acusación Francisco “N”, el Quillo y presentado al juez.

Un testigo declaró haber escuchado que la orden de matar al periodista y fundador de Ríodoce, la habrían dado por una serie de publicaciones que hizo el escritor luego de la detención de López Núñez.

Fuentes de la PGR señalaron que la extradición del Licenciado no afectará la investigación que se sigue en México, ni aun cuando esté negociando con el gobierno de Estados Unidos, y lo mismo esté ocurriendo con el Mini Lic, ambos son “personas de interés” en las investigaciones sobre el homicidio de Javier Valdez, ya que existen pruebas que apuntan a que ambos, tanto padre como hijo, pudieran estar vinculados con la muerte del periodista.

“Ninguno de los dos tiene carácter de imputado, sino de interés en las investigaciones que se siguen, pues como se ha planteado en ocasiones anteriores, se tienen pruebas de que el grupo que comandaban esas dos personas tiene que ver con la muerte de Javier Valdez”, precisaron fuentes de la PGR, que solicitaron el anonimato.

De acuerdo al investigador, el proceso en México del Licenciado y el MiniLic, sigue su curso, y una vez que se concreten más elementos acusatorios, esperarán a que ambos sospechosos cumplan su sentencia en Estados Unidos, para entonces seguirles el proceso en México, y entonces se proceda conforme a lo que dicta la ley.

El Mini Lic se encuentra recluido en una cárcel de mediana seguridad en el sur de California, luego de enfrentar acusaciones por tráfico de drogas en una Corte del Distrito Sur de California.

Según trascendió en su momento, López Serrano se entregó en la garita de Mexicali con Calexico a elementos de la DEA, en julio de 2017, luego que los hijos de Guzmán Loera lo intentaran cazar en Sinaloa tras el arresto de su padre.

Artículo publicado el 08 de julio de 2018 en la edición 806 del semanario Ríodoce.

Un año sin Javier Valdez, a quien le preocupaba que millones de pobres son explotados por el narco

 malayerba, medios, seguridad  Comentarios Desactivados en Un año sin Javier Valdez, a quien le preocupaba que millones de pobres son explotados por el narco
May 162018
 


Con Javier Valdez Cárdenas, a un año de su muerte
por: Leónidas Alfaro Bedolla* en 15 mayo, 2018

Río Doce.- La ausencia de nuestro entrañable amigo y compañero en este semanario y su familia, es sensiblemente dolorosa, también lo es para miles, tal vez millones de seres que cifraron en su quehacer periodístico una esperanza. Su trabajo estaba inspirado en su alma, y en la fuerza de todo su ser; buscaba con profundo sentido humanista la verdad. La verdad para exigir justicia, la verdad para encarar la vida con un pretexto valioso que le diera sentido a la existencia, la verdad para intentar descifrar los por qué de la barbarie, la verdad para encontrar la razón de tanta desigualdad, la verdad para saber por qué tanta corrupción, la verdad para entender por qué tantos muertos, tanta soledad y tanta insensibilidad. Todo se pierde en el oscuro socavón de la injusticia.

Analizando el contenido de sus obras, intentamos encontrar las respuestas, sobre todo una muy importante, Javier murió por una causa, tenía fe en su trabajo de periodista, y se aferró como si fuera la única forma de atacar al monstruo, su objetivo: encontrar sus motivos y denunciarlo.

Javier tenía muy claro que la verdad era lo único con lo que podía atacar y liquidar, de una vez por todas, la barbarie que se ensaña contra un pueblo desvalido, un pueblo que no tiene un gobierno que le favorezca con la aplicación de la justicia, esto por causa de que los que representan la Ley, en su mayoría se venden al mejor postor. Desdeñan lo sanamente político, único camino para lograr un honesto equilibrio social.

Javier fue un hombre en toda la extensión de la palabra, un hombre bueno, honesto, con valores profundamente bien sustentados. Su origen humilde lo reconfortó con el ejemplo de sus padres, y supo extenderlo a sus hijos en compañía de Griselda, su esposa. Su preparación académica le dio sentido a su profesión, la abrazó con decisión ¿En qué momento decidió convertirse en férreo defensor de los marginados? Exactamente quizá no lo sepamos nunca, pero sí queda claro que al caminar por esos senderos del asfalto, al visitar esas colonias olvidadas, esas crujías atestadas de miseria, esos lupanares y antros sórdidos, al andar por esos caminos de terracería, escuetos y tenebrosamente desiertos; al ver los sembradíos de las grandes extensiones agrícolas llenas de niños trabajando, y las parcelas entre las montañas, sembradas, donde hombres, mujeres y niños trabajan, por necesidad y por miedo, la maléfica yerba. Al visitar los hospitales de asistencia social, las cárceles y las calles, donde los niños huérfanos del narco, huérfanos de la madre prostituta, huérfano del sicario, huérfano del policía, huérfanos de afectos maternales, huérfanos con mirada sin brillo, sin esperanzas, sin futuro, sin mañana.

Javier amó profundamente a su familia, ese amor lo extendió a la gente sin nada, en especial a las madres con hijos desaparecidos, a ellas les manifestó su profundo dolor, y las apoyó solidarizándose en la difícil tarea de buscarlos, inmerso en ese mundo de desolación, de cuando en cuando salía a respirar, recobrar sus fuerzas. Se alimentaba con el amor de su amada Griselda y sus hijos, pero también se daba un tiempo para conversar con sus amigos.

Lo conocí siendo él muy joven, fue cuando trabajaba para el canal 3 de la televisión local, me hizo una entrevista. Un día del año 2006 lo busqué para que me firmara su primer libro De azoteas y olvidos, crónicas del asfalto. —¿De veras bato, te gusto? —Sí, es algo distinto. —Me gustaría escribir una novela —me dijo. —Tal vez algún día la escribas, pero esto del periodismo es lo tuyo, y le das tinte novelesco. Y quiero que sepas, yo admiro mucho a los periodistas. —¿Por qué bato? —Porque ustedes son los que escriben las verdaderas novelas de la vida, y se arriesgan para hacerlo. La cara se le iluminó. Desde entonces nos vimos muchas veces, él me invitó a participar en este semanario, por eso, pero mucho más por su amistad, siempre le guardé y le seguiré guardando mi admiración y respeto.

En una de aquellas muchas ocasiones en las que a veces brindamos con ambarinas, me dijo: —Bato, no te has dado cuenta de una cosa. —¿Qué cosa compa? —Que nuestra ciudad está convertida en un panteón. Se refirió a los cenotafios que tenemos por todas partes, y en la periferia muchos cadáveres enterrados clandestinamente. —Bato ¿tienes idea cuántos morros duermen en las calles? —¿Serán unos cien? —Me refiero en el país. —¡Uta compa! Ni idea. —Millones bato, millones, los pobres son enganchados por los mafiosos, los explotan como limosneros, vendedores de droga, sicarios y hasta les extraen sus órganos para venderlos. —¡Que salvajes! —Por eso como periodista no me hago pendejo. —Te arriesgas mucho compa. —No hay de otra bato. —¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? —¿Sabes bato qué es lo que más me apasiona? —No Compa, ¿qué es? —Escuchar la soledad. —Explícame. —¿Nunca has visitado un cementerio cuando está totalmente solo? Si no lo has hecho, hazlo bato. Escucharás cosas increíbles. —¿Las voces de los muertos? –¡Eso cabrón!, y muchas cosas más, pero también verás que es un lugar lleno de vida, allí están las historias más interesantes: en los nombres, en los epitafios, en las formas de las tumbas, mausoleos y las cosas que contienen… algunas provocan risa, neta.

¿Quién mató a Javier? Ya se sabe de los que jalaron el gatillo. Los familiares, amigos y miles de seguidores de su verdad, esperamos detengan también a los más importantes: los que ordenaron su muerte.

Su entrega fue total, por eso, los que idearon su muerte también se quedaron huérfanos de él. Ya no sabrán de las verdades que dejó pendientes. Sus libros nos ponen a pensar, imaginar; ¡Carajos! ¿Qué diría Javier de todo esto?

*Escritor. Busque sus novelas en librerías Educal, México y Gonvill.

Artículo publicado el 13 de mayo de 2018 en la edición 798 del semanario Ríodoce.

Premio Latinoamericano de Periodismo se llamará Javier Valdez

 malayerba, medios, país  Comentarios Desactivados en Premio Latinoamericano de Periodismo se llamará Javier Valdez
May 162018
 

}

Río Doce.- El Premio Latinoamericano Periodismo de Investigación a partir de este año llevará el nombre de Javier Valdez, y en la edición 2019 será entregado en Culiacán, Sinaloa, como un homenaje al periodista asesinado el 15 de mayo de 2017.

A través de un comunicado, la OEA informó que auspiciará el galardón que organizan el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) y Transparencia Internacional (TI) desde el año 2002, como un “compromiso de la OEA con el periodismo que investiga la corrupción y las violaciones de derechos humanos, en ocasiones bajo dictaduras y ataques del crimen organizado”.

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, tras una reciente reunión con Ricardo Uceda, Director Ejecutivo de IPYS, expresó que “recogiendo el sentir de periodistas que cubren el crimen organizado, desde 2018 el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación llevará el nombre de Javier Valdez, en homenaje a este ejemplar periodista asesinado por el narcotráfico en México, donde han muerto más de 100 reporteros desde el año 2000”.

“El Secretario general de la OEA entregará el Premio en noviembre de este año en Bogotá, durante la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (COLPIN 2018). Y el año que viene lo hará en Culiacán, Sinaloa, México, donde se realizará COLPIN 2019. En esta ciudad Javier Valdez dirigía el semanario Riodoce, cuando fue asesinado un día como hoy, el 15 de mayo del 2017”, detalla la información.

Próximamente se firmará también un acuerdo para institucionalizar la participación de la OEA. Uceda dijo que las distinciones, con premios de 10 mil dólares al ganador, 5 mil dólares a los lugares segundo y tercero, y diplomas para 10 finalistas, seguirán siendo decididas por un jurado independiente de los organizadores.

El Relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, anunció un acuerdo con el IPYS para premiar a los mejores reportajes que empleen peticiones de acceso a la información pública, con distinciones que serán entregadas anualmente en las COLPIN.

“El periodismo de investigación desempeña un rol crítico en lo que refiere a revelar hechos de corrupción, y en ese contexto del derecho de acceso a la información en poder del Estado puede ser una herramienta muy útil para la investigación de irregularidades”, mencionó Lanza.

“Con esta nueva iniciativa, la OEA hace realidad su vocación en pro de la libertad de prensa y la defensa del periodismo independiente”.

Malayerba, la columna de Javier Valdez

 malayerba, seguridad  Comentarios Desactivados en Malayerba, la columna de Javier Valdez
Abr 122018
 

Javier Valdez (QEPD)/Río Doce

Es una exhibición, le dijo el militar; la necesitamos porque aquí va a haber una exhibición y no la pueden destruir: no pueden fumigar aquí, son órdenes del alto mando.

El piloto de la pegerre se quedó pasmado. Se llevó una sorpresa cuando vio a los soldados cuidando el plantío, pero esta noticia, la de que no podía fumigar por lo de la exhibición, le hizo ruido. ¿Será?, pensó. Y se retiró.

Era un plantío de mariguana. Grande. Más bien inmenso: por su tamaño y por el lugar en el que se encontraba. Era una cosa enorme aquello, cerca del mar, en pleno valle, a cien kilómetros de Culiacán.
Cuando vio el predio desde lo alto se dispuso a fumigarlo: a esparcir ese líquido quemante, matar las plantas, incendiar ese frondoso verde que tapizaba el suelo y evitar así la cosecha.

Bajó lentamente, la nave y el equipo listos. Bajando y preparando el paracuat. Bajando, bajando, bajando. Y ya cerca, a punto de esparcir el veneno, se le apareció entre los surcos un militar. Le hizo señas con los brazos; los alzó, manoteando.

Interrumpió el descenso. ¿Qué pasará? Subió de nuevo y decidió aterrizar. El uniformado no estaba solo: veinte soldados rodeaban el plantío. Uno de ellos, el que parecía que tenía la superioridad, se dirigió a él.

Titubeante, el soldado puso el fal a un lado, se acomodó las fornituras y la nueve milímetros que pesada colgaba en el lado derecho de su cintura. ¿Qué pasa?, preguntó el piloto de la Federal. Nada, contestó el soldado. Es que vamos a tener… una exhibición, y no pueden fumigar.

¿Será? Pues ni hablar. Se regresó a la base de la pegerre. Dubitativo, con el signo de interrogación como un virus carcomiéndole los adentros. Qué raro. Y decidió preguntar al jefe del programa de erradicación de enervantes.

No sé nada, pero me parece extraño, dijo el jefe. Y éste se decidió a consultarlo con el delegado, y éste con el ejército. Oiga, mi general, hay un plantío, aquí cerca, y no nos dejaron fumigar: dicen sus soldados que van a tener una exhibición.

Qué exhibición ni qué la chingada, ninguna exhibición, no hay nada. Entonces el delegado se lo dijo al jefe del programa y éste, en cosa de minutos, se lo comentó al piloto y le dio instrucciones: chíngatelo, quémalo.

Regresó. Los soldados seguían ahí, entre las plantas, entre las estacas para simular tomate o chile. Bajó despacio. Bajó, bajó. Pronto encontró en la orilla, emergiendo de entre la verde mariguana, al soldado.

Esta vez no le hizo señas. No levantó los brazos cual naufrago en el olvido. Nomás lo vio acercarse, descolgó el fal del hombro, cortó cartucho, apuntó al helicóptero.

El piloto no se lo creyó: se aprestaba a fumigar un predio grande de mariguana y un militar le apuntaba con su fusil. Pero no era el único.

El soldado quitó el ojo de la mirilla del rifle y abrió grandes los dos: el piloto que había regresado no iba solo, cuatro helicópteros blanquiazules lo acompañaban.

Hizo señas a los otros militares. Los helicópteros dieron una vuelta y otra. Los soldados se juntaron en uno de los extremos, subieron a un camión del ejército estacionado ahí cerca. Y se fueron.

La tercera vuelta fue para soltar el fumigante. El piloto que llegaba al lugar por segunda vez en ese día sonrío; había triunfado. Entendió que los soldados no estaban preocupados por la exhibición, porque no había.

Columna publicada el 8 de abril de 2018 en la edición 793 del semanario Ríodoce.

Más de 700 periodistas y activistas de Derechos Humanos en México viven con medidas de seguridad, guardaespaldas y hasta en refugios

 aguascalientes, malayerba, medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Más de 700 periodistas y activistas de Derechos Humanos en México viven con medidas de seguridad, guardaespaldas y hasta en refugios
Mar 182018
 

javier valdez.jpg
Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán

Refugiados en la Ciudad de México o en otros otros “lugares”, con botones de asistencia,cámaras de vigilancia, guardaespaldas armados o simplemente con alguna cerradura de alta seguridad y los teléfonos de emergencia comunes, viven alrededor de 700 periodistas y defensores de derechos Humanos que han sido atacados o amenazados en México por autoridades o grupos del crimen organizado reveló a Objetivo7 una fuente especializada en seguridad y, específicamente en el tema del Programa de Protección Federal a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob).

El programa funciona a través de una junta de Gobierno que sesiona cada día primero y segundo de cada mes. El mes pasado se retrasó y hubo una queja pública firmada por sus integrantes por la falta de recursos y de interés por parte de la Segob para proteger a los periodistas que analiza los casos y dependiendo de su gravedad se determinan las medidas correspondientes.

javier-valdez-10-meses-12-768x576

Hasta agosto pasado, el todavía subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Emilio Campa Cifrián reveló que eran 600 los periodistas que estaban protegidos por el Mecanismo Federal y hasta ese momento nadie de los que estaban incorporados habría muerto. Sólo dos guardaespaldas murieron cuando intentaron asesinar al mismo número de periodistas en Sinaloa y Baja California.

Todos los estados de México tienen periodistas en riesgo de ser asesinados. En muchos casos como en Quintana Roo los nombres se mantiene bajo reserva.

javier-valdez-10-meses-18-768x363

Luego del asesinato de Javier Valdez el año pasado, el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a establecer mecanismos de protección en cada estado sin que hasta el momento haya cumplido como le recordó el director y amigo de Javier Valdez, Ismael Bojórquez, este día 15 de marzo al cumplirse 10 meses del asesinato sin que haya justicia ni detenidos. Bojórquez culpó de la impunidad no sólo ente caso sino en otra decena de homicidios de periodistas en Sinaloa, al gobernador Quirino Díaz Coppel.

Aguascalientes, con al menos 3 casos

El primer periodista incorporado al Mecanismo fue Rodolfo Franco, director de La Verdad del Centro, luego de que en 2014 fuera baleado su auto afuera
de su domicilio.

Luego de que ganará Martín Orozco Sandoval como gobernador lanzó una amenaza contra José Luis Morales, conductor de Infolínea, “vamos a darle su Mexicanita”, dijo Orozco y al llegar al poder inició una persecución contra el comunicador que ataca a quien no le dé dinero y alaba al que le proporcione contratos aunque el problema inició porque el comunicador exhibió audio y mensajes telefónicos de su coordinador de campaña, el diputado Jorge López Martín negociando con supuestos narcotraficantes.

El tercer periodista incorporado fue el director de Objetivo7 tras ser destruida a marrazos la obra negra de la oficina-taller de este medio informativo que ha sido criminalizado y atacado desde su nacimiento hace siete años.

“Paquetito”, de Javier Valdez

 aguascalientes, malayerba, país, seguridad  Comentarios Desactivados en “Paquetito”, de Javier Valdez
Mar 082018
 

malayerba-paquetito.png

Río Doce/Javier Valdez.- Aviéntame un paquetito, avioncito, uno nada más. Estaba en cuclillas en medio de la inmensidad del monte. El cerro de Tabelojeca era su lugar favorito para cazar venados, y de otros para tirar mota desde los aviones.

Ahí mismo, en el cerro, vio pasar muchas naves. De noche, sólo con la tenue luz lunar y estelar, y él agazapado, sigiloso. Las avionetas pasaban con las luces apagadas, sólo se oía el ruido de hélices y motores.
Otras pasaban seguiditas, una tras otra. Es una persecución, llegó a pensar. Y el sonido iba y venía, aumentaba y disminuía con las maniobras de los pilotos.

Pero nunca se sabía en qué terminaban, ni de aterrizajes forzosos en la zona. Pero esa avioneta era distinta: le guiñó el ojo desde lejos, y él le pidió, casi rezándole, que le aventara uno de esos paquetitos con varios kilos de mota.

Desde su posición miró cómo iba bailando el ladrillo de papel con el aire, mientras caía. Y el ruido seco, lejano, de su impacto con las matas frondosas y el suelo apenas húmedo.

No era mariguana, sino cocaína. Varios kilos. Huyó de ahí sin decir nada; aunque estaba solo esa noche, quiso asegurarse de que nadie se enterara. Así que lo guardó en la chamarra, se colgó el rifle en el hombro y emprendió el regreso.

A la semana ya tenía una cuatro por cuatro del año estacionada en el patio de su casa, un automóvil compacto llenaba los ojos de su mujer, había ropa nueva en el vestidor, lana en el banco, caprichos y lujos cumplidos.

A San Miguel llegaron dos sombrerudos de mal aspecto.

Empezaron a indagar: preguntaron por Ios que vivían en el lugar y se dedicaban a la caza de venado. Dieron con pocos nombres y los fueron descartando.

Rápido les llamó la atención la camioneta nueva, pero no actuaron de inmediato. Se fueron despacio y siguieron averiguando. Hicieron un plantón frente a su casa, le ponían cola cada que se movía.

Eran los dueños del paquete y querían recuperarlo, pero no a cualquier costo: un sustito, una amenaza, tal vez un amago; el canje de algún familiar respetando su vida, podía dar pie a una buena negociación, sin hacer mucho ruido.

Aparecieron también un par de agentes federales. Los del pueblo lo supieron porque se identificaban antes de pedir detalles. Éstos no iban tras él, pero sí sabían de una avioneta cargada de coca.

Por esos rumbos era cosa de todos los días escuchar motores de aviones: la gente sabía que detrás de los cerros, más allá del monte, cargaban las naves, se abastecían de combustible y entregaban mercancía. Era una historia contada.

Él no era narco ni lo pretendía, pero aquello era algo que crecía. Los rumores se multiplicaban, los mitotes sobre su repentina fortuna estaban en bocas y oídos de todos.

Las habladas crecían.

Y luego esos dos que le ponían cola y que ya no pasaban inadvertidos, y además los de la pegerre. Y a lo mejor al rato vienen más, y hasta los soldados, y va a ser un desmadre todo esto, y tendré un broncón.

Y todo por un pinche paquetito, chingada madre: mejor no me lo avientes, avioncito. El ruido de un animal lo distrajo. Ya pasaba la media noche y él en cuclillas. Y despertó: regresó a casa con las manos vacías, abrazando su 30-30.

Columna publicada el 4 de marzo de 2018 en la edición 788 del semanario Ríodoce.

El norte de Sinaloa recuerda la impunidad y la injusticia en el caso de Javier Valdez

 aguascalientes, malayerba, medios  Comentarios Desactivados en El norte de Sinaloa recuerda la impunidad y la injusticia en el caso de Javier Valdez
Feb 152018
 

protesta-riodocefeb-300x200Río Doce.- Los Mochis, Sinaloa.- La familia periodística de Río Doce, en el norte de Sinaloa, se sumó este jueves a la protesta estatal por nueve meses de impunidad en el crimen de su fundador, Javier Valdez Cárdenas, asesinado a tiros a unas cuadras de la sede laboral, el 15 de mayo del 2017.

Esta vez fue una protesta desierta, sin reporteros, excepto los de la casa editorial.

Sin embargo, civiles afines al medio se sumaron a la convocatoria.

Reporteros de diversas casas editoriales locales y propietarios de medios digitales independientes dieron cobertura a la protesta en la que se condenó la apatía de la Fiscalía General de Justicia de Sinaloa para esclarecer el homicidio, llevar a juicio a los perpetradores y a los autores intelectuales del ataque proditorio en contra de Valdez Cárdenas, periodista, escritos, defensor de la libertad de expresión y de ataques a reporteros.

La protesta surge en la víspera en que el Fiscal General de Justicia, Juan José Ríos Estavillo estuvo en la ciudad para comparecer ante industriales regionales y sostuvo que en el crimen de Valdez Cárdenas había pistas.

Río Doce cumple 15 años navegando entre la censura, los explosivos y la muerte

 aguascalientes, malayerba, medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Río Doce cumple 15 años navegando entre la censura, los explosivos y la muerte
Feb 152018
 

Rídooce-portadas2-768x575.jpg

Editorial de Aniversario

Febrero siempre fue para nosotros un mes de festejos. Nacimos el domingo 3 de febrero de 2003 y durante 14 años encontramos la manera de agradecerles a nuestros lectores que nos hayan seguido cada semana; también a las casas comerciales que nos dieron la oportunidad de vender Ríodoce en sus tiendas y, desde luego, a las empresas e instituciones que gentilmente se han estado anunciando con nosotros.

Ríodoce ha sobrevivido a todas las acechanzas desde que nacimos bajo un gobierno que se propuso “matarnos de hambre” tirándonos un cerco para que, ni potenciales accionistas, ni anunciantes, se acercaran con nosotros. Pero fue tan fuerte el tesón por sobrevivir y la búsqueda de los sinaloenses de un periodismo crítico, que a la vuelta de dos o tres años estábamos consolidando un proyecto que se armó básicamente de sueños, con una mano atrás y otra adelante.

Sorteando amenazas navegamos durante más de 14 años este barquito de papel (el monero Arturo Vargas nos regaló esta metáfora con un logotipo para festejar nuestro primer aniversario) y hasta nos creímos inmunes.

Hasta que llegó el nefasto lunes 15 de mayo, cuando asesinaron a Javier Valdez. Si no hubiera sido así, estuviéramos de fiesta hoy.
La vida nos cambió y no son días para festejar, pero sí para refrendar esos compromisos que hicimos desde que Ríodoce vio la luz y que se han mantenido inalterados todos estos años a pesar de las bajas que, por una u otra razón —algunas miserables—, el proyecto ha sufrido.

Las razones que motivaron Ríodoce siguen ahí, por desgracia. Los espacios críticos, como lo dijimos al nacer, se han reducido “no solo producto del desinterés de los mismos medios por cuestionar todo lo que tiene que ver con la vida pública, sino también por el influjo de los mismos círculos del poder”.

Igual permanecen las desigualdades, las prácticas electorales viciadas, el dinero del narcotráfico en las campañas, la corrupción y la mediocridad administrativas, la violencia y la impunidad, los abusos policiacos y ahora también de las fuerzas armadas. Muchas de estas variables de un sistema opresivo y turbio, incluso, se han extendido y profundizado.

Por eso y por lo ocurrido con Javier Valdez, que ofrendó su vida cumpliendo los cometidos de Ríodoce, es un deber y una convicción seguir adelante. Pero queremos seguir de la mano, como todos estos años, de nuestros lectores, de nuestros anunciantes, de nuestros colaboradores, siempre con la mira puesta en el futuro de un Sinaloa y un México que merecen un destino mejor.

A todos gracias.

Artículo publicado el 11 de febrero de 2018 en la edición 785 del semanario Ríodoce.

Malayerba: Los cinco mil

 aguascalientes, malayerba, país  Comentarios Desactivados en Malayerba: Los cinco mil
Feb 152018
 

MALAYERBA-cinco-mil-678x1024.jpg

Malayerba Ilustrada: Los cinco mil

Se acostó pensando en la lana que tenía que meterle al consultorio. Todo el equipo que le faltaba. Y lo despertaron temprano. Toc-toc-toc: los golpes en la puerta de su casa hicieron más que sacarlo de la cama, de la que saltó espantado.

No hubo muchas explicaciones. Lo subieron a una camioneta y de ahí a una pista de terracería. Ya los esperaba un piloto. Volaron alto, rumbo a la sierra. Bajaron en la parte plana de un cerro. Y luego a pie, en medio de la selva.

Cuando le dijeron que había un herido reaccionó como si trajera un resorte. El juramento hipocrático se le hizo poco. Pero cuando vio el cuadro aquel su ritmo cardíaco, ya alterado por tantas veredas, subidas y bajadas, subió de volumen.

Tres heridos, dos de ellos con lesiones aparatosas y sangrientas, pero leves. El tercero era el que preocupaba: fractura de costilla y cráneo, golpes en el rostro y fractura expuesta de tibia y peroné.

La sangre protagonizaba una fuga masiva. El herido, con los ojos bien abiertos, le suplicaba al médico que lo salvara. A un lado de ellos la avioneta humeante, destrozada. Media tonelada de mariguana y tres traficantes eran mucho peso para esa nave vieja y ruidosa. Así se los advirtieron, pero cerraron sus oídos: no vapasarnada. Pero pasó.

Como pudo le cubrió los huesos. Tapó la herida con gasas y trapos y con cuatro ladrillos de mariguana empaquetada le entablilló la pierna. Se sentía Como médico de guerra y el humo en la avioneta se hizo fuego.

Los otros buscaban desesperados cómo sofocarlo y él le conectó al herido la aguja del suero. El sangrado era intenso aún, no paraba. El fuego crecía. El sangrado amainó y el incendio fue controlado. Qué bueno, pa que no vengan los guachos.

Sorteando piedras y árboles, por un camino accidentado y resbaloso, regresaron a la avioneta. Y de ahí a la ciudad.

El médico, recién egresado de la facultad, estaba frente a su primera prueba: era su incendio interior, su hora de la verdad, el momento de aplicar lo que vio en las aulas de la universidad.

Con fuerza aplastó simultáneamente los paquetes de suero. Con esa hipovolemia el enfermo podía morir pronto: a chorros tenía que salir el suero.

Lo llevaron a una clínica en una camioneta. El joven no le quitaba los ojos de encima ni las manos de las bolsas de auxilio. Malherido, el otro le preguntaba: ¿Qué le hace falta en su consultorio, doctorcito? Insistente, lo repetía.

Él no contestó: quería salir del apuro y no despegarse un milímetro de las atenciones urgentes que el caso requería.

En la clínica los estaban esperando. La sala quirúrgica estaba lista. El otro le pidió que no se le separara: no se me vaya, doctorcito, lo quiero ahí, dentro, en la operación.

En la sala de espera la familia le dio las gracias al joven. A sus veintitrés años había salvado una vida rescatada en la selva montañosa, había surcado el aire de la sierra sinaloense y llegado a salvo a la sala de operaciones.

Le dijeron que luego arreglaban cuentas. No pareció importarle mucho. Unos cinco mil pesos no me vendrían nada mal. No dijo nada. No hay problema, para eso estamos; lo bueno es que todo salió bien y que él está bien.

Pasó los siguientes días entre consultas de infecciones en la garganta, parasitosis, mujeres embarazadas. Una insistente llamada telefónica lo sacó de esa rutina de estetoscopios y abatelenguas.

Le habían depositado cinco mil. Pero dólares. Suficientes para equipar su consultorio. Y para seguir viviendo. Le dijeron que lo iban a buscar si se ofrecía. Se acostó pensando en eso: ojalá que no. Toc-toc-toc, se oyó con fuerza.

Columna publicada el 11 de febrero de 2018 en la edición 785 del semanario Ríodoce.

Sin justicia ni detenidos, se cumplen 9 meses de impunidad en el crimen contra Javier Valdez

 aguascalientes, malayerba, medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Sin justicia ni detenidos, se cumplen 9 meses de impunidad en el crimen contra Javier Valdez
Feb 152018
 

Post-it con la exigencia de justicia, fueron colocados en la puerta de ingreso de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, en Culiacán.

“Justicia, Javier Valdez”, fue el grito de los manifestantes que “acordonaron”, la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, a nueve meses del crimen.

Río Doce.- En la protesta convocada por Ríodoce y la Comisión Ciudadana de Seguimiento al Caso Javier Valdez se pegaron post-it en el acceso principal del edificio, con mensajes como “Justicia”, se pintó una silueta de un crimen con los nombres de personas asesinadas en el estado como la niña Dayana, el abogado Miguel Sánchez Morán, los profesores Ramón Durán Jara, entre otros.
Los manifestantes también “acordonaron” el edificio de la Fiscalía con una cinta amarilla con la leyenda “Área de impunidad”, como una crítica ante la falta de resultados en la investigación del homicidio de Javier Valdez, ocurrido el 15 de mayo de 2017.

A la movilización, en la que se cumplen 277 días del homicidio, asistieron familiares, activistas, periodistas y ciudadanos, quienes llevaron mantas, pancartas y cruces.

En el evento, Patricia Valdez, hermana de Javier emitió un mensaje a nombre de la familia Valdez Cárdenas en protesta por la falta de resultados.

Posterior a la protesta, la Comisión de Seguimiento del Caso Javier Valdez ingresó a la Fiscalía General a una reunión con Juan José Ríos Estavillo, mientras que afuera permanecen los manifestantes.

Manifestación en Mazatlán.

En Mazatlán también se realizó una protesta pacífica frente a la Subprocuraduría Regional de Justicia Zona Sur, la cual fue clausurada de forma simbólica.

Ahí, con mantas, se exigió “Justicia” para el fundador de Ríodoce y corresponsal de La Jornada.

En Los Mochis, los inconformes se plantaron en el Centro integral de Procuración de Justicia Zona Norte, donde la exigencia fue similar.

Los asistentes también pidieron a través de una manta, paz en Sinaloa.

En Los Mochis, se pidió un Sinaloa en paz.

Feb 152018
 

Noticias a profundidad de Aguascalientes, México y el mundo.Da clik en el siguiente enlace: https://chat.whatsapp.com/1sgo37havtS4VZDpsguIO8

Tallan nombre de Javier Valdez en Memorial Francés de corresponsales de guerra

 malayerba, medios, mundo, país  Comentarios Desactivados en Tallan nombre de Javier Valdez en Memorial Francés de corresponsales de guerra
Oct 092017
 

Río Doce.- El periodista Javier Valdez Cárdenas fue incluido en el Memorial de Reporteros, inaugurado en Francia, dentro de las actividades de los Premios Bayeux-Calvados para Corresponsales de Guerra.

Junto a su nombre, se escribieron también los de los periodistas mexicanos también asesinados Cecilio Pineda, Miroslava Breach y Maximino Rodríguez, además de Stephan Villeneuve, Bakhtiyar Haddad y Véronique Robert, estos tres últimos fallecidos durante coberturas de guerra.

“Este año otra vez el costo pagado por la profesión es pesado. Stephan Villeneuve y Bakhtiyar Haddad fueron asesinados el 19 de junio en una explosión durante un informe sobre la Batalla de Mosul. Su colega, Véronique Robert, murió unos días después. Javier Valdez Cárdenas fue baleado y asesinado un mes antes en Culiacán, México”, señala la información.

El Premio Bayeux-Calvados para Corresponsales de Guerra, patrocinado por el Consejo General de Calvados y la localidad francesa de Bayeux, reconocen la excelencia profesional en la cobertura de situaciones de conflicto o de hechos vinculados a la lucha por la libertad y la democracia desde 1994, y este año se realiza del 2 al 8 de octubre.

Durante la inauguración del muro en la ciudad de Bayeux que honra a periodistas desaparecidos en 2016 y 2017 y que dio inicio a las actividades, Griselda Triana, viuda de Javier Valdez Cárdenas, quien fue asesinado el 15 de mayo pasado en Culiacán, cuestionó la falta de actuación de las autoridades para resolver el crimen y castigar a los responsables.

“No tenemos la menor duda de que a Javier lo mataron por su trabajo, como tampoco tenemos duda (ahora lo tengo que aceptar) de que al gobierno mexicano no le interesa ni está haciendo lo suficiente para que su crimen sea resuelto”, expresó.

“A Javier lo asesinaron en un país donde hay presidente pero no hay gobierno. En un país donde el narcotráfico todo lo corrompe y la clase política se vuelve cómplice. Javier, a través de sus trabajos periodísticos y en cada libro que escribió, desnudó una realidad que quienes tienen en sus manos las riendas del país no quieren mirar ni resolver porque quienes mandan son otros”.

Añadió que su esposo no fue “un periodista del silencio y eso le costó la vida”.

“El derecho a la libertad de expresión, decía él, no es un asunto solo de periodistas sino de toda la ciudadanía y para defenderlo hay que ejercerlo. A Javier solo podrían silenciarlo si lo mataban y lo lograron”.

Mencionó que en las líneas finales de su último texto publicado en la antología Periodismo escrito con sangre, Javier escribió que “el derecho a la libertad de expresión es un derecho ciudadano, un derecho humano y, vale la pena, en tiempos tan sombríos y convulsionados, levantar la palabra escrita y hablada, que muchos nos quieren arrebatar para imponernos el silencio. Para mí, dejar de escribir es morir, es dejar de caminar, de sentir, de experimentar la vida. El silencio es una forma de complicidad y de muerte. Y yo ni soy cómplice ni estoy muerto”.

“Sí, Javier está muerto. Lo asesinaron. Por eso es muy importante para nuestra familia el saber que aún hay lugares en este planeta donde sí les preocupa lo que les pasa a los periodistas. Qué este homenaje sirva para honrar su memoria y el legado que deja a todas las personas y a periodistas de todo el mundo, a quienes alentaba siempre a escribir y no callar”, agregó.

“Que también sirva para recordarle al presidente Enrique Peña Nieto que hizo el compromiso de aclarar el crimen de Javier, lo cual no ha cumplido. Exijo justicia, exijo castigo, y deseo que ninguna familia de ningún periodista más tenga que vivir la tragedia y el horror que nosotros estamos pasando. Yo no me conformo con esperar la justicia divina, yo quiero y exijo la justicia terrenal, que las instancias responsables de las investigaciones dejen de simular y ofrezcan resultados y se detenga y castigue a quienes asesinaron a Javier”.

La mayoría de las actividades del Premio se integran de conferencias y exposiciones de fotografías premiadas por el jurado, que en 2017 presidió Jeremy Bowen, corresponsal de guerra de la BBC, durante más de 30 años.

Las exposiciones muestran las luchas que se están llevando a cabo en todo el mundo y sus repercusiones sobre las poblaciones, entre ellos la guerra contra las drogas en Filipinas, la cual fue “presentada por un grupo de periodistas filipinos que documentan noche tras noche la represión sangrienta llevada a cabo por Rodrigo Duterte, que cuenta en un año de presidencia, más de 9 mil muertos”.

En la ceremonia estarían presentes familiares de los homenajeados.

Javier Valdez une a Culiacán en un grito: justicia

 malayerba, medios  Comentarios Desactivados en Javier Valdez une a Culiacán en un grito: justicia
Jun 192017
 

Las voces de las líneas no escritas: Malayerba nunca muere

Río Doce.- Y salieron otra vez. Ciudadanos de la capital sinaloense poco a poco colmaron la plazuela Álvaro Obregón, en el corazón de Culiacán. La calle como libro abierto, la gente como la pluma y sus protestas, las letras que Javier prolongay trasciende la hoja de papel impresa domingo a domingo: la Malayerba nunca muere.

Una señora cruza presurosa la avenida y su hijo le espeta el motivo de tanta gente. “Cuando la gente no está conforme sale a marchar, hijo”, responde la mujer. Y la gente, eran cientos de culiacanenses, armados con pancartas que contaron 31 días a partir de la última carta de Javier Valdez Cárdenas. La fatídica fecha de su asesinato no quieren quede impune. El cartero requiere justicia.

Apenas días atrás, durante un panel organizado por el Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP), Ismael Bojórquez Perea, director del semanario, formulaba un cuestionamiento.“¿Y qué pasaría si nos uniéramos los periodistas, si nos uniéramos los doctores, si nos uniéramos los abogados, si nos uniéramos los empresarios y los agricultores?”

Y así fue. El llamado hecho por Ríodoce hizo eco y encontró respaldo. Faltaban minutos para las 17:00 horas del jueves 15 y la artista Rosa María Robles preparaba una manta. Junto a ella otras mujeres se aprestaban a la tarea, cobijadas bajo la sombra de uno de los árboles de la plazuela. El inicio de la marcha se pactó a las 18:00 horas.

A unos metros, las escalinatas de Catedral no tuvieron aforo para los manifestantes y poco a poco fueron bajando a la avenida. Un agente de tránsito rápidamente bloquea el tráfico. El chofer de un urbano le mienta la madre y el agente vial pide apoyo a un compañero, y juntos desvían el tráfico a la calle Ángel Flores.

Habitantes de la sindicatura de Eldorado abrieron una manta que abarcaba todo el ancho de la avenida Obregón y fueron la punta de lanza. Aún no eran las 18:00 horas y la gente estaba lista para escribir sobre las hojas del pavimento una historia más.

Organismos civiles, partidos políticos, empresarios, amas de casa, estudiantes. Hombres y mujeres, cansados de la impunidad, se unieron a la indignación y juntos demandaron al unísono “Justicia para Javier Valdez, justicia para Javier Valdez”. Y una manta consigna: “Nosotros somos las voces de tus líneas no escritas en Ríodoce, exigimos justicia”, y atrás, la gente, como letras, como párrafos, remolinándose en las hojas negras del pavimento.

marcha-javier-serrato-6

De la marcha del dolor

El presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Sinaloa, Óscar Loza Ochoa, toma el micrófono. La gente impetuosa quiere dar inicio, sin embargo, escucha las palabras. El nudo en la garganta se deshace por unos instantes.

“Este jueves ha sido el de las marchas del dolor”, pronunció Loza Ochoa. Ese día por la mañana, familiares de la niña Dayana marcharon también. Además, manifestaciones similares se llevaron a cabo alrededor de Sinaloa y México.

“Porque en el caso Javier también vemos reflejados todos los casos de desapariciones forzadas en Sinaloa y también en México, porque en el caso de Javier tenemos que vernos todos. El dolor que sufren las familias que directamente son víctimas de la violencia, es el dolor que debemos de sentir todos también, y el ir al Palacio es exigir justicia para el caso de él y para todos los que están pendientes por la impunidad que hay en el estado de Sinaloa y en el país”, dijo.

A su lado, las mujeres que integran el colectivo de Voces Unidas por los Desaparecidos cogieron sus mantas y pancartas. Una de ellas con un cartel del artista gráfico Dante Aguilera con la imagen de Javier Valdez, y otras, la mayoría, con fotografías de sus desaparecidos. El dolor unió a Culiacán.

De entre la gente surge un hombre. A pesar de contar con algunas canas en su cabellera y el sudor que le empaña sus anteojos, no se dobla. Sobre sus hombros carga una cruz negra en donde se logra leer “Javier Valdez 15 de mayo de 2017”. El hombre es Salomón Monárrez, líder de la Oficina del Pueblo. Dice a la gente que la va a colgar en el Palacio de Gobierno al término de la marcha. Honró su palabra, la colgó.

El termómetro, con sus 36 grados centígrados, apuraba a Miguel Taniyama, empresario restaurantero y activista social. Ataviado con su traje de chef corre entre la gente. En sus manos una bolsa con botellas de agua que repartió entre los que pudo.

También un maestro universitario retirado. Nació en Navojoa pero sus pasos lo trajeron a Sinaloa, y desde entonces no se pierde una manifestación. Crítico del sistema, sus años de juventud los vio pasar ayudando a la gente del campo, y ahora, la indignación por la impunidad lo llevó a las calles otra vez.

Los artistas aprovecharon y mudaron su escenario, su lienzo, su hoja en blanco, y la trasladaron al pavimento de Culiacán con la consigna de “No al silencio, no más violencia”. Actores, escultores, músicos, pintores, todos fueron amigos de Javier.

El contingente llegó al Palacio de Gobierno. Sobre la avenida de los Insurgentes, entre 600 y 700 personas encontraban un segundo aire después de la caminata de casi siete kilómetros sobre el asfalto caliente y los 36 grados centígrados. “Justicia para Javier Valdez, justicia para Javier Valdez”.

Alrededor de la explanada se fueron desplegando las mantas, y entre la gente, dos jóvenes con cubetas de pintura blanca y rodillos comenzaron una pinta sobre el piso del recinto. La gente les dio espacio y los reporteros gráficos rápidamente prepararon sus cámaras. La pinta comenzó con la letra jota, luego la u, y la ese, la te, la letra i y luego la ce para concluir con una i y una a. Una niña lo lee, despacio, y presume que ya sabe leer, “dice Justicia, dice Justicia”.

La pinta fue complementada con el nombre de Javier Valdezy a los dos jóvenes se sumaron otros más, una guerrilla de la manifestación; sus compañeros del gremio, unidos como pocas veces o casi nunca, leyeron la consigna blanca una vez concluida sobre el concreto de la explanada, “Justicia Javier Valdez”.

Al día siguiente empleados del Palacio de Gobierno quisieron limpiarla con agua y escobas. No lo lograron; tendrán que hacer algo más que sacar agua y escobas.

En la explanada, Ismael Bojórquez dio su discurso. “Javier vivió y murió por Sinaloa. Javier vivió dando la voz a las víctimas de la violencia, a las madres y padres con hijos desaparecidos, a las mujeres y niños abandonados en su soledad después de que sus esposos y sus padres habían sido ‘levantados’. Javier entregó su tiempo y su alma por los desplazados de la violencia, que como ríos trágicos bajaban de la sierra para recibir, cuando mucho, migajas del gobierno”.

Y muchos estaban ahí. Muchos de esas personas sobre las que escribió Javier, ahí estaban. Muchos, identificados con la pérdida, acompañaron a otros, y así la cadena. Ismael acertó con su aseveración al inicio de su discurso: Este es un día histórico para Sinaloa. Y es un día histórico para México.

Y lo fue. Un mes del asesinato de Javier Valdez puso en evidencia las estrategias de seguridad en Sinaloa, en donde más de 720 homicidios dolosos, 10 feminicidios y una impunidad de 96 por ciento, aquejan la entidad.

Adentro, los emisarios de la Secretaría General de Gobierno, entre el sudor y el nervio, apuraban a la comitiva que entraría con Gonzalo Gómez Flores, titular de la dependencia y quien en la ausencia del gobernador Quirino Ordaz Coppel los recibió. En la reunión, los reclamos casi idénticos, violencia e impunidad se repetían en cada oración y Gómez Flores tomaba nota.

Afuera la gente esperaba noticias. De manera oficial la Secretaría General de Gobierno se comprometió a dar respuesta a seis peticiones que le fueron entregadas de manera escrita y entre los que se encuentra una rectificación en las estrategias de seguridad y el esclarecimiento del homicidio de Javier Valdez Cárdenas. La respuesta tendrá que llegar este lunes 19 de junio.

La carta lleva copia para el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo; y para Juan José Ríos Estavillo, titular de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, y la crítica para ambos es la poca información vertida referente al caso.

La marcha culminó. Salomón Monárrez coloca la cruz en honor a Javier, le hicieron la promesa de no removerla. Y la mancha de personas se disipó entre el dolor que unió a Culiacán. También, los amigos de Javier unieron a Culiacán. A la marcha fueron el amigo del amigo. Aquel que escuchó una historia de él. O del otro que lo leía domingo a domingo. O solamente la madre que acompaña a su hijo, quien desde adolescente sueña con cambiar al mundo, y ella otra vez lo acompaña en su locura, y entre protestas y flashes de cámara, entre la gente y las transmisiones en vivo, marcha a su lado.

El dolor unió a Culiacán y el cartero demanda justicia. Justicia para Javier Valdez. No al silencio. Las líneas no escritas por Javier en Ríodoce se comenzaron a escribir sobre el asfalto desde el 15 de mayo, y la Malayerba nunca muere.

marcha-javier-mochis

En Los Mochis, los ausentes fueron los políticos, empresarios y burócratas

Los de a pie exigen justicia para Javier

Llegaron caminando, en auto, en camión, a la hora pactada: seis de la tarde de ese jueves 15 de junio, cuando se cumplía el primer mes del asesinato del periodista y escritor Javier Valdez, fundador de Ríodoce y corresponsal de La Jornada, ultimado a balazos en Culiacán.

Se acomodaron frente al parque Venustiano Carranza, ubicado en la calle Gabriel Leyva, entre Rodolfo T. Loaiza y el bulevar Juan de Dios Bátiz, al norte de la ciudad.

Eran unos actores variopintos. Desde niños hasta adultos mayores, algunos con andaderas. Desde jóvenes deportistas hasta muchachos en sillas de ruedas. Trabajadores, hasta pensionados y jubilados. Regidores hasta diputados locales, todos de oposición. Líderes sociales y dirigentes de agrupaciones. Periodistas, los menos, pese a que era una convocatoria tan abierta que hasta pugnaba por defender su derecho al trabajo libre de violencia.

Ellos, los protagonistas se habían enterado de la convocatoria del semanario en diversos medios. Algunos leyeron el periódico, otros, un diario local, alguien más lo escuchó en los noticieros y hubo hasta quienes fueron invitados por su vecino, pero todos, alrededor de 300 personas, estaban allí para marchar, para exigir justicia para el periodista Javier Valdez, y sus correligionarios ultimados en distintos estados del país en fecha reciente.

La mayoría vestía de blanco, como señal de que buscaban la paz para el estado.

La totalidad llevaba en sus manos algo que lo relacionaba con Valdez: un periódico, una playera, una plantilla, una frase; un recuerdo de aquella plática en la que sobresalía el madrazo seguro, típico en el culichi.

Mirna Nereyda Medina Quiñónez lo recuerda: “Él nos puso Las Rastreadoras”, y su rostro se ensombrece.

Mirna Duarte, directora de Dignifica tu Vida en Familia dice: “Su partida duele. Por eso marchamos. Por eso estamos aquí”.

Josefina Couret de Saracho, defensora de los Derechos Humanos en Choix, Sinaloa, manifiesta: “Fue un abuso la muerte de Javier. Él nos unió en esta demanda de justicia para todos. Dio la voz a todos, y ahora todos debemos darle esa voz de justicia”.

Guillermo Padilla, de Mochitenses por la transparencia, y Luis Felipe Villegas, de Rueda verde y regidor ciudadano, quienes ayudaron a organizar la marcha respondieron: “Nos convocaron, y estamos aquí, listos”.

Otros más, como Gorgonio Silva Gualizapa, Aidé Soto y José Ángel Sánchez, dirigentes de solicitantes de lotes progresivos de Topolobampo, de la asociación de precaristas “Se da tu vida Digna”, y de “Las Marías”, respectivamente, dijeron estar prestos para la exigencia de Justicia por Javier Valdez y para clamar por justicia para su sacrificio y por el de miles de sinaloenses cuyos casos han sido enterrados con la impunidad del Gobierno del Estado.

Así, ellos se aprestaron a caminar, y no se asustaron cuando policías ministeriales pasaron filmando la manifestación, pues ya curados de sustos hasta los saludaron.

Tomaron sus lonas, sus mantas, su periódico, la cartulina y se acomodaron sobre la calle Gabriel Leyva. A la vanguardia, una patrulla de Tránsito abanderaba al contingente; y en la retaguardia, la unidad de Protección Civil.

Así, caminaron por la Gabriel Leyva al sur, viraron al oriente por la calle Álvaro Obregón, doblaron en la Ignacio Allende y giraron en la Miguel Hidalgo. Habían rodeado el centro comercial de la ciudad, y se enfilaron hacia la plazuela 27 de septiembre, en donde se alzó un altar a Javier Valdez. Allí, en el quiosco, el contingente se arremolinó.

Se abrió el discurso, secundado por Gilberto Gutiérrez y terciado por los periodistas Óscar Flores y Humberto González.

El final es un coro a gritos: ¡Justicia para Javier! ¡Justicia para Javier!

Entre el público, el discurso caló.

El doctor José Villegas, lo resume: profundo, firme, dirigido. Lo dijeron todo.

Los que son cabezas de grupo se reúnen. Es el momento de agradecer la asistencia, y los comentarios finales. Todo bien, resumen. Y faltaron los que ya sabíamos que lo harían: los diputados priistas, los regidores priistas, los burócratas priistas; los empresarios acomodaticios que se quejan, pero no actúan por temor a perder los favores oficiales; los sindicatos charros y las organizaciones campesinas, rehenes del corporativismo priista.

Ellos se despiden, y prometen regresar, las veces que sea necesario.

marcha-javier-mazatlan-2

Cientos de mazatlecos marcharon por las calles del puerto

Al grito de “¡Justicia, justicia!”

“Mexicanos al grito de guerra”, fue la primera frase que entonaron cientos de mazatlecos que el 15 de junio marcharon en Mazatlán para pedir paz, seguridad y justicia.

Fue en la explanada de la presidencia municipal donde culminó la marcha que reunió a ciudadanos de la sociedad civil, muchos profesionistas, entre ellos los más agraviados.

Cronológicamente el golpe de la muerte llegó primero a los tres maestros acribillados en Concordia el 4 de mayo, luego el asesinato del abogado Miguel Ángel Sánchez Morán, el 12 de mayo.

Sólo tres días después, el escritor y periodista Javier Valdez Cárdenas, cofundador de Ríodoce fue asesinado, también a plena luz del día en la capital sinaloense.

Sin que la sociedad del sur de Sinaloa tuviera tiempo aún de asimilar el duelo, la inseguridad asestó otro golpe en contra de otra figura muy querida, tanto por su don de gente como por su profesión: el director de la clínica del ISSSTE en Mazatlán, Miguel Ángel Camacho Zamudio recibió un balazo cuando llegaba a su trabajo.

Antes y después de estos asesinatos, ocurrieron otros que también alertaron a la población, mientras las autoridades municipales se jactaban de que todo estaba bien y defendían su posición desde un “no estamos cruzados de brazos”, como lo declaró el alcalde Fernando Pucheta Sánchez.

Eso llevó a los profesionistas, comunidad universitaria, de médicos, de abogados y de periodistas, así como a la sociedad en general, a salir de nuevo a las calles a gritar “Ya basta”.

La calle Gutiérrez Nájera, Juan Carrasco y la legendaria Aquiles Serdán fueron testigos de la movilización y las consignas.

Héctor Melesio Cuen Ojeda, presidente estatal del PAS se sumó, dijo que como un ciudadano más, para exigir justicia y menos violencia en Sinaloa.

En la manifestación participaron hombres y mujeres de la sociedad organizada como el Colegio de Médicos y Cirujanos de Mazatlán, representado por el médico Marco Arturo López Castro; el Colegio de Abogados “Marco Antonio Arroyo Camberos”, A. C. conducido por José Antonio Serna Valdez; el Frente Amplio Mazatleco, con Arturo Lizárraga y Guadalupe Torres al frente, y los ex estudiantes de la Casa del Estudiante de la UAS (Exceuas), encabezados por Adalberto Valle y Mateo Núñez.

También respaldaron el llamado a la paz el Colectivo de Periodistas por la Paz y Libertad de Expresión, la Asociación de Médicas Cirujanas, encabezada por Emma Rodríguez; el Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil de Sinaloa, A. C., con Jorge Figueroa Cancino; José Guadalupe Morales de El Barzón, vecinos de Villa Unión, Frente Nacional Contra las Tarifas Eléctricas y Movimiento Amplio Social Sinaloense.

Pedro Brito Osuna, ex director de la Facultad de Ciencias Sociales de la UAS (Faciso) hizo un alto frente al Mercado José María Pino Suárez, donde decenas de hombres y mujeres observaban el contingente.

Explicó el motivo de la marcha y la indignación y necesidad de que la sociedad sea partícipe de este tipo de exigencias.

En el templete que fue colocado en la explanada de la Presidencia Municipal, uno a uno, representantes de sectores agraviados, expusieron sus motivos.

La exigencia para el gobernador Quirino Ordaz Coppel retumbó en el corazón del centro de Mazatlán.

¿Tendremos que salir armados?: médicos

El médico López Castro dijo que la comunidad médica está agraviada por el asesinato del doctor Miguel Ángel Camacho: “La comunidad médica de Mazatlán y el Sur de Sinaloa se une a esta marcha por la paz, agraviada por esta ola de violencia que ya nos afecta a todos. No es posible seguir prestando nuestros servicios en un clima de violencia, inseguridad, ya que varios médicos han sido amenazados, extorsionados o peor aún, asesinados”, dijo.

“Señor gobernador, la ciudadanía exige un alto a la violencia, no más muertes por criminales, ¿o qué, tendremos qué salir armados para defender nuestras vidas y la de nuestra familia, también como en los tiempos de las recompensas?”, cuestionó el médico.

“Ya no bastan las recompensas”: abogados

José Antonio Serna Valdez exclamó no a la impunidad en memoria de Miguel Ángel Sánchez Moran y se solidarizó con los periodistas y médicos por ejercer, al igual que los abogados, profesiones riesgosas.

“Hoy más que nunca hacemos un llamado a nuestras autoridades, a nuestro fiscal para que presten atención, no queremos más discursos, queremos al frente gente con vocación y entrega que sepa lo que esté haciendo”, aseveró.

Un estado de derecho es en el que una autoridad asume el control, consideró ante decenas de abogados que también marcharon en memoria de Sánchez Moran exigiendo el esclarecimiento de su asesinato.

Quirino y Pucheta ¿Ineptos o cómplices?

El médico Guadalupe Torres, en representación del Frente Amplio Mazatleco, expuso que “el gobernador Quirino Ordaz Coppel y el presidente municipal Fernando Pucheta, o son ineptos o son cómplices en el combate a la delincuencia”.

Dijo que el periodista es importante por ser la voz y letra de la sociedad: “Es un ícono porque es el denunciante general de la delincuencia, no solo de la civil, sino de la gubernamental”.

El médico indicó que el primer deber del gobierno es la seguridad, seguido por la salud y la educación, no colocar palmeras ni embellecer ciudades, y mencionó que “un mes sin resultados es lo esperado de un gobierno inepto, que cuenta con el 99.6 por ciento de asesinatos impunes”.

“Seguiremos exigiendo con mano firme”, advirtió.

Voces entre campanadas

La voz de Mateo Nuñez, integrante de Exceuas, no enmudeció ante el repicar de las campanas de la catedral de Mazatlán.

La peregrinación que la comunidad católica organizó para celebrar el día del Corpus Christi fue encabezada por una banda de guerra, que lejos de opacar la voz de Mateo, la enalteció: “Quiero exigir también por aquellas madres, hermanos e hijos que se quedaron esperando a un padre que nunca llegó por esa ineptitud que están en una burbuja haciendo glorietitas”, dijo.

Pidió por lo desaparecidos cuyas familias siguen esperándolos, y retó a las autoridades que anden en la calle sin guardaespaldas. Mientras, la banda de guerra y las campanas parecían competir con su voz. Mateo, campanadas y banda de guerra, enmarcaron el coraje de sus palabras.

El Himno Nacional fue el preámbulo para que Gabriel Michael Mueller, originario de Nebraska, quien tiene tres años viviendo en Mazatlán, cuestionara: “Como es posible que tengamos tanta violencia y corrupción, yo no soy corrupto, tampoco ustedes, entonces, ¿qué nos pasa? ¿De dónde salen la violencia y la corrupción?”

El pliego petitorio

Representantes de los grupos participantes acordaron emitir un pliego petitorio en el que piden al gobernador tomar medidas respecto a la inseguridad que prevalece en la ciudad.

Mazatlán, Sin. 15 de junio de 2017.

LIC. QUIRINO ORDAZ COPPEL
GOBERNADOR CONSTITUCIONAL

DEL ESTADO DE SINALOA.

P R E S E N T E.-

Por este conducto, de la manera más respetuosa nos dirigimos a Usted, ciudadanos del municipio de Mazatlán y zona sur del Edo de Sinaloa, para manifestarle nuestra inconformidad por los hechos violentos y falta de efectividad y credibilidad en las investigaciones de la fiscalía y los cuerpos policiacos. Aún no han podido esclarecer los múltiples hechos delictivos que aquejan a nuestra sociedad, por lo que nos manifestamos en una marcha pacífica como una expresión física que el pueblo del sur de Sinaloa está cansado de soportar tanto autismo de las autoridades del Estado, razón que nos ha llevado a incorporarnos a la convocatoria del colectivo de los periodistas por la paz y la sociedad civil organizada (que se enlista); acudimos y marchamos unidos a esta manifestación ciudadana.

No dudando de la responsabilidad ética que le compete, esperamos sin duda la efectividad en las acciones necesarias que deben realizarse en contra de la impunidad y la violencia en sus múltiples expresiones, asegurando la paz de nuestra población sinaloense, como lo marcan los derechos constitutivos de nuestra Carta Magna.

A T E N T A M E N T E

Colectivo de Periodistas por la paz y la libertad de expresión

Asociación de Jubilados

Vecinos de Villa Unión

Frente Nacional Contra Tarifas Eléctricas

Movimiento Amplio Social Sinaloense

Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil de Sinaloa AC

El Barzón

Frente Amplio Mazatleco

Coordinadora Nacional de Trabajadores de La Educación

Movimiento Magisterial Sinaloense Zona Sur

Sociedad Médica de Mazatlán

Ex miembros de las casas del estudiante de la Universidad Autónoma de Sinaloa

marcha-javier-mazatlan-3

Días rojos y noches negras

Mi Mazatlán hermoso huele a muerte. Más mujeres y hombres en luto, más niños huérfanos sin educación, ¿más posibles delincuentes? ¡No, ya no!

En este estado sinaloense no pueden ocurrir tantos males, van a la cárcel inocentes y por los malvados poco hacen los oficiales. Se ven circunstancias desiguales y en vez que al pueblo eleven, silencian la voz de los editoriales por orden de funcionarios inmorales. Se castiga con furia al inocente dejando en paz al influyente que tiene delitos incurables. ¡Urge respetar la Constitución! que a todos hace iguales sin distinción de cargos ni clases sociales.

Gobernador, funcionario, soldado, policía: su rifle y su salario el pueblo lo paga a diario.

El dolor de la inseguridad y la muerte nos vistió, pero la fraternidad de pueblo nos reunió.

Que no se burle la maldad

Que muera la impunidad

Que vuelva la seguridad

Que viva la Paz y la Libertad

(21 de mayo 2017)

*Emma Rodríguez Choreño, integrante de la Asociación altruista Médicas Cirujanas de Mazatlán.

Javier Valdez, respetado y honrado por Estados Unidos

 malayerba, medios, mundo, seguridad  Comentarios Desactivados en Javier Valdez, respetado y honrado por Estados Unidos
Jun 192017
 

Río Doce.- El gesto es por lo menos insólito. El 15 de junio, al cumplirse un mes del asesinato del periodista Javier Valdez, la embajada de los Estados Unidos en México le brindó un homenaje al colocar en su perfil de Facebook una de sus fotografías sobre la bandera norteamericana.

Roberta Jacobson es la embajadora y asumió el cargo en mayo de 2016 por indicaciones de Barack Obama, pero fue ratificada en el cargo apenas el 9 de mayo pasado, ya bajo la administración de Donald Trump. Según su hoja profesional, Jacobson fue clave en el restablecimiento de las relaciones de su país con Cuba, pues presidió las primeras dos rondas de conversaciones con el gobierno de la isla. Y es inquieta, por lo que se ve, porque, además, es colaboradora del diario La Jornada.

Parecen preocuparle mucho los problemas que vivimos los periodistas en México. Por lo menos eso denota el artículo “El silencio ensordecedor”, que escribió el 3 de mayo (Día internacional de la libertad de prensa), donde habla de la existencia de “zonas de silencio” en varias regiones del país, producto de las agresiones a periodistas y cómo se van expandiendo en la medida en que ocurren nuevos crímenes.

Se refiere a la impunidad que impera en los casos de asesinatos de periodistas, donde solo el 0.25 por ciento se castigan con una sentencia.

“Y envalentonados con este grado de impunidad, los criminales y los agresores sienten que pueden continuar silenciando a periodistas… Es decir, la impunidad empodera a la censura, expande el silencio”.

La embajadora termina su texto con una proclama que pudo haber escrito el más radical de los periodistas de este país:

“Hay que alzar la voz, decir ´ya basta´, salirnos (¿salirnos?) de este sopor con el que a veces nos encogemos de hombros. Hay que hacerlo aun cuando resulte inconveniente o pesado. De lo contrario el silencio será ensordecedor”.

Jacobson había expresado su condena por el asesinato de Javier el mismo día en que lo mataron, a través de un tuit. Tres días después, durante una visita oficial a México, el secretario de estado de los Estados Unidos, RexTillerson, fue más tibio, pues solo lamentó y ofreció sus condolencias, pero adelantó que “es, de nueva cuenta, otra trágica pérdida entre los periodistas pero también muchos otros como resultado de la violencia relacionada al narcotráfico”.

Me han preguntado qué pienso de estas reacciones y no puedo dejar de agradecerlas, igual que muchas que se han expresado en distintas partes del país y del mundo. Pero en el caso de los norteamericanos, hay que decir, además que ellos, sobre todo su gobierno, son parte del problema que enfrentamos los mexicanos con la expansión del narcotráfico y la violencia que genera, ahora también contra periodistas.

¿Es un crimen de alto impacto, como el de Javier Valdez, un buen pretexto de nuestros vecinos para seguir jodiendo a México? En momentos en que se renegocia la relación comercial con ellos, no puede dejar de generar suspicacias tanta “sensibilidad” de los funcionarios norteamericanos. No hay que olvidar que, en el marco de esta renegociación, se ha sacado a colación el tema de la Iniciativa Mérida, con la advertencia de que podría retirar a México el apoyo para el combate al narcotráfico. Y aunque no son muchos los recursos que aporta —son absolutamente prescindibles según ha dicho el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong—, el acuerdo es significativo en términos de la cooperación entre ambos países.

Ver la imagen de Javier Valdez incrustada en la bandera de los Estados Unidos es conmovedor y se agradece el gesto, pero los mexicanos esperaríamos que los dos países, bajo una nueva voluntad, diseñaran estrategias conjuntas para combatir el narcotráfico acá y la drogadicción allá. Y el lavado de las ganancias incluido. Aquí y allá. Los mexicanos, como decía Javier, no merecemos este infierno.

Bola y cadena

El JUEVES PASADO SE CUMPLIÓ un mes del asesinato de Javier Valdez y todavía no se tiene una pista clara sobre los autores materiales e intelectuales del hecho. Nada que permita siquiera esbozar con certeza una teoría del crimen. Esa es, al menos la sensación que nos queda a los que hemos estado en contacto con las fiscalías que investigan el caso. Pero además, contrario a lo que hemos estado esperando, la Feadle ofreció la semana pasada recompensas por información que permita dar con los asesinos de por lo menos seis periodistas, entre ellos Javier Valdez. ¿No debiera la fiscalía ser más prudente? ¿De verdad no tienen pistas claras sobre el crimen del fundador de Ríodoce?

Sentido contrario

HICIMOS LA CONVOCATORIA CON LA convicción de que era nuestro deber. Como periodistas hemos asumido siempre, en otras trincheras y desde Ríodoce, un compromiso con la sociedad. Porque así entendemos el periodismo o porque así queremos entenderlo. Y la gente respondió. El jueves, al cumplirse un mes, cientos de mujeres y hombres tomaron las calles de las principales ciudades de Sinaloa para exigir justicia en el crimen de Javier Valdez. Y en el de los abogados acribillados. Y en el de los médicos y los maestros, y familiares de desaparecidos, y los niños y las mujeres inocentes y los cientos y cientos que han sido asesinados desde que empezó este gobierno que no parece tener rumbo. Fue entregado al gobierno un pliego de peticiones y recibimos el compromiso de que sería respondido. Y contaremos los días hasta que se haga. Tenemos a quiénes rendirles cuentas. Nosotros sí.

Humo negro

JORGE ZEPEDA PATTERSON TIENE RAZÓN: cuando Andrés Manuel López Obrador parece que tiene todo de su lado, es experto en darse un martillazo en el pie. ¿Y así cómo, pues?