bateria-copia
Apr 102017
 

La violencia en Sinaloa, en medio de un sistema de seguridad corrupto e ineficiente

La ola de violencia en Sinaloa ya dejó 410 personas asesinadas este año y según los propios directivosde seguridad,el estado le hace frente con carencia de personal, vehículos inservibles, armamento obsoleto e insuficiente, e instituciones corroídas por la corrupción y la ineficiencia.

En medio de todo, lascorporaciones policiales viven una cacería de agentes.

El Gobierno Estatal echó mano de la Secretaría de la Defensa Nacional para reforzar la seguridad en la entidad y mantiene 2 mil 200 efectivos del Ejército en las calles de Culiacán, Mazatlán y Navolato. Pero no han podido frenar la ola de homicidios, que continúan a la alza.

Este año, en enero se cometieron 118 asesinatos, en febrero subieron a 124, en marzo a 148 y en abril suman 20 asesinatos, de los que 12 se cometieron el mismo día.

Los tres municipios que vigila la policía militar concentran el 71 por ciento de los homicidios, con 292 asesinatos.

El Secretario de Seguridad Pública del Estado, Genaro Robles Casillas, reconoció que la entidad sufre una crisis de seguridady afirmó que la situación es difícil y de solución compleja.

La ola de violencia, señaló, se debe al enfrentamiento entre los grupos delincuenciales que pelean el control de las organizaciones, las rutas del narcotráfico y los territorios para el narcomenudeo.

La crisis de cada sexenio

Durante todo su sexenio, Mario López Valdez señaló que cuando llegó a la Gubernatura heredó una crisis de seguridad y encontró las corporaciones policiales con carencias y con agentes desmotivados.

Apenas la semana pasada, el gobernador Quirino Ordaz Coppel repitió el discurso: “el aparato de seguridad está desmantelado”.

En los últimos tres meses de su gobierno, Malova sostuvo reuniones con diversos sectores en los que presumió los “innegables avances” en materia de seguridad.

Entre los logros señalaba las inversiones en armamento, tecnología de punta, mejor equipamiento, capacitación y mejores sueldos a los policías.

Un mes antes de terminar su administración, durante un encuentro con empresarios, aseguró que recibió las corporaciones solo con 24 patrullas en malas condiciones y al final del sexenio contaban con más de 280, entre los que destacó seis Tiger de alto blindaje, dos helicópteros, armamento nuevo y moderno. Pero resultó que eran rentados.

“Hemos gastado como nunca ningún otro gobierno ha gastado, más del doble, 17 mil 800 millones de pesos”, dijo en la última sesión del Consejo Estatal de Seguridad Pública que presidió en octubre del año pasado.

La semana pasada, Casilla Robles informó que “la mitad de las patrullas no servían, estaban en el taller y muchos eran equipos rentados. Los helicópteros rentados y los equipos Tiger ahí están inservibles”.

Y detalló: “Recibimos un aparato de seguridad disfuncional, desmantelado y corrompido; una situación lamentable en términos de personal, altos índices de corrupción que no cuentan con la confianza de la sociedad, pero además sin un sistema profesional para el cumplimiento de sus funciones y con un elevado número de patrullas fuera de servicio; se encontró también que algunas instalaciones tenían una seguridad laxa y corrupta como la penitenciaria de Aguaruto”.

En armamento, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) tiene registradas en la licencia colectiva 11 mil 64 armas para la Policía Estatal Preventiva y las 18 corporaciones municipales, de las cuales 8 mil 662 están en buen estado y 109 fueron robadas.

En algunos municipios tienen más elementos que armas, por lo que deben compartirlas o turnarse.

La dependencia, manifestó, tiene 398 vehículos, de los cuales 322 eran usados para fines administrativos; solo 75 estaban destinados a labores de seguridad y de esos, 47 estaban fuera de servicio por su mal estado.

La infraestructura tecnológica como equipo de monitoreo, cámaras de video vigilancia y radio enlaces no recibieron mantenimiento durante los últimos cuatro años, reveló.

En Culiacán, de las 236 cámaras de video vigilancia, solo 14 funcionaban de manera correcta en enero.

Robles Casillas señaló que las corporaciones policiales tienen necesidades apremiantes de personal, pues Sinaloa requiere de 9 mil elementos y actualmente solo cuenta con 3 mil 762 agentes, por lo que se necesitan 5 mil 83 más.

Además, solo mil 921 aprobaron los exámenes de control de confianza, por lo que en el último mes, la Policía Estatal Preventiva dio de baja a 80 elementos.

El subsecretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, dijo que los agentes salieron por diversos motivos.

Entre esos policías, aseguró, había elementos que enviaban a atender algún reporte y buscaban la ruta más larga para llegar, incluso hubo quienes chocaron una patrulla para no acudir y otros que descompusieron la unidad para justificar que no pudieron llegar.

Trabajos descoordinados

Elementos de la Policía Estatal y Municipal señalaronque los elementos de la Policía Militar que se encuentran en el estado realizan labores que no les corresponden y que a ellos sólo los usan de choferes, para elaborar el informe policial y consignar detenidos, aunque ellos no hayan participado en el arresto.

El personal militar, manifestaron, trabaja sin coordinación con las corporaciones locales, incluso no atienden los reportes de emergencias de C4 hasta que un mando castrense da la orden.

El Subsecretario Castañeda Camarillo, aseguró que sí hay coordinación y trabajo en conjunto con los policías locales.

“Dentro de las funciones que tiene la Secretaría de la Defensa Nacional principalmente el Ejército y Marina no están las actividades de seguridad pública, para garantizar el buen proceso; como no es su función, trabajan en coadyuvancia y cuando hay detenidos, el que rinde el informe policial homologado es un policía estatal o municipal que los acompaña”, dijo.

Señaló que agentes estatales han mostrado resistencia a trabajar con los militares por motivos que desconoce, aunque reconoció que hay ocasiones en que el personal militar no avisa a los policías hacia dónde se dirigen para evitar fuga de información.

Gastos limitados

Elementos de la Policía Estatal Preventiva señalaron que trabajan con gasolina limitada y sin viáticos, debido a que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado recortó el combustible para los patrullajes.

Anteriormente para cada turno llenaban el tanque de las patrullas, pero en la administración de Quirino Ordaz solo podían cargar 30 litros para la jornada de 24 horas.

“Nos quitaron gasolina y nos dijeron háganle como puedan, si se nos acaba tenemos que poner de nuestra bolsa”, mencionó uno de los elementos.

El subsecretario Castañeda Camarillo reconoció que “la gasolina estaba limitada debido a que el gobierno del Estado no había liberado recursos para combustible, pero ya se regularizó la situación”.

Dijo que solamente hubo un caso en el municipio de Guamúchil donde una patrulla se quedó parada porque se le acabó la gasolina, y acusó a los elementos de usar esto de pretexto para no atender los llamados.

Sobre los viáticos, los agentes indicaron que se les recortaron desde el mes pasado y luego dejó de darlos: “Nos extendieron el turno de 12 a 24 horas y sin viáticos, cuando te manda fuera son 200 o 300 pesos que gastamos en comida, estamos poniendo de nuestra bolsa para trabajar y así quieren que le entremos”.

Policías bajo fuego

Desde que inició el año, las corporaciones policiales enfrentan una ola de asesinatos que ha cobrado la vida de 10 agentes, principalmente de la Policía Municipal de Culiacán, de donde han asesinado a seis; de la Policía Estatal Preventiva a dos elementos y de la Policía Municipal de Mazatlán a dos agentes que estaban asignados como escoltas.

Los ataques contra la policía continuaron la semana pasada con el asesinato de un agente el sábado 1 de abril y dos más el martes 4.

Además, de la policía preventiva de Culiacán hay dos agentes desaparecidos.

El supervisor operativo Óscar Israel Ruiz Félix fue “levantado” el 21 de enero; los agentes José Antonio Saavedra Ortega, el martes 23; y Reyes Yosimar García Cruz, el jueves 26.

El viernes 27 intentaron privar de su libertad a Jesús AlbertoLópez Vargas, pero logró evitarlo tras enfrentarse con el grupo armado. Al mes siguiente, en un segundo intento, fue asesinado.

El domingo 18 de febrero “levantaron” a José Eusebio Soto —quien era parte del mismo grupo— y horas después encontrado asesinado a balazos en las inmediaciones de las cribas de la sindicatura de San Pedro, Navolato.

En esa zona de cribas fueronencontraron restos óseos los primeros días de marzo, a los que les realizaron pruebas de ADN para identificarlos.El jueves de la semana pasada se confirmó que son los restos del Óscar Israel.

El 26 de marzo intentaron privar de la libertad a otro elemento frente a la Policía Ministerial del Estado, pero logró escapar.

Otros cinco elementos de la Policía Municipal han sido asesinados desde enero a la fecha.

Los agentes de la SSPyTM de la capital del estado asesinados y desaparecidos, en algún momento formaron parte del mismo grupo bajo el mando de Israel.

Todos fueron asesinados cuando llegaban a sus domicilios después de terminar su turno de trabajo.

Solo uno de ellos fue ejecutado frente a las instalaciones de la corporación, cuando supuestamente salió a hacer unas compras.

Los agentes preventivos de Mazatlán asesinados estaban asignados como escoltas del ex Secretario de Seguridad Pública del puerto, Juan Antonio Murillo Rojo, y murieron cuando intentaron asesinar al jefe policial en enero.

Sorry, the comment form is closed at this time.