bateria-copia
Aug 012017
 

Río Doce.- La Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) ha dado de baja a 140 elementos de la Policía Estatal Preventiva por supuestamente haber cometido irregularidades en su trabajo, pero los agentes despedidos alegan que ni siquiera saben el motivo del despido.

En marzo, en las instalaciones de la SSPE, Daniel firmó un documento en el que él solicita a la dependencia adherirse al procedimiento de baja con opción de pago de finiquito y manifiesta su voluntad de aceptar una liquidación después de tres años de servicio.

El ex agente nunca solicitó la baja y no redactó ese documento, el personal administrativo de la Secretaría se lo dio para que lo firmara.

La dependencia lo estaba corriendo, pero el ex policía nunca supo los motivos y tampoco hubo un procedimiento administrativo de por medio para que pudiera defenderse.

Los despidos los hicieron en grupos, citaban a 10 o 20 agentes de la SSPE y ahí les daban el documento a firmar.

De acuerdo con el Subsecretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, la corporación inició un proceso de mejora continua con el que busca limpiar las filas y sacar a los elementos que han cometido irregularidades.

Los despidos de elementos, aseguró, no han afectado la operatividad de la corporación, ya que cuentan con el apoyo de los agentes de la Policía Militar patrullando la ciudad.

Para sustituir a los elementos corridos la dependencia tardará meses, pues apenas está en el proceso de reclutamiento de aspirantes y luego deben entrar a capacitación en el Instituto Estatal de Ciencias Penales y Seguridad Pública.

El funcionario reconoció que ha sido un proceso complicado porque los jóvenes no quieren ser policías, pero encontraron militares interesados.

“Es un proceso de depuración que debe ser permanente, aquel elemento que se aleje del buen camino es un elemento que en vez de servir a la sociedad le causa daños, independientemente a la sanción disciplinaria o administrativa que tenga que ver, pues inmediatamente separarlo del cargo”, dijo.

Señaló que los despidos de elementos continuarán mientras sigan cometiendo irregularidades.

Recientemente, dijo, detectaron que en las filas había elementos que tenían antecedentes penales en México y en Estados Unidos.

“Ahorita que tenemos buena relación con Estados Unidos, se realizan los famosos exámenes de control de confianza para ver quienes pueden ser susceptibles de capacitación en Estados Unidos y resulta que por ahí han brincado algunos nombres que nosotros no teníamos considerados”.

Detalló que los agentes han cometido actos de corrupción que van desde pedir dinero a los ciudadanos, hasta omisiones para realizar detenciones.

Castañeda Camarillo asegura que tienen documentados los casos de corrupción y muestra imágenes de dos casos.

En el primer asunto, explica, enviaron una patrulla a revisar a un supuesto puntero que detectaron con las cámaras de vigilancia, pero cuando los agentes llegan y hablan con él, con la mano le señalan hacia las cámaras y supuestamente le dicen que lo están viendo y que se vaya de ahí. El halcón se retira del lugar y los policías también.

En otras imágenes, también mandaron elementos con un puntero y cuando llegan el halcón arroja el radio hacia atrás y los policías reportaron que no habían encontrado a la persona, pero minutos después arribaron policías militares y encontraron el radio tirado.

La SSPE, señaló, tiene documentados esos casos con imágenes y otros más graves.

Como el mejor ejemplo de que no se tolerarán irregularidades, cita al ex director de la Policía Estatal Preventiva, Carlos Ramiro Rojas Guzmán, cesado después de que apuntó con su fusil y amenazó a visitadores de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y custodios penitenciarios dentro del reclusorio de Aguaruto.

Baja voluntaria, pero forzada

Daniel aceptó la liquidación y finiquito y el acuerdo fue que en los antecedentes policiales, su salida de la corporación quedaría como baja voluntaria.

Un mes después, recibió el documento con su baja definitiva pero aparecía como baja por control de confianza.

Con ese antecedente difícilmente podrá entrar a otra corporación.

“Nos jugaron el dedo en la boca, firmamos una cosa y después salieron con otra”, señaló.

Manifestó que cuando lo despidieron nunca supo los motivos, solo le pidieron que firmara su baja y tras varias negociaciones cedió.

El examen de control de confianza solo lo hizo cuando entró a la corporación hace cuatro años y nunca supo el resultado, pero supone que lo pasó porque lo aceptaron en las filas de la corporación.

Aseguró que varios de los elementos despedidos emprenderán una batalla jurídica con amparos para que se elimine de los antecedentes que fueron dados de baja por control de confianza.

“Ya no nos pueden reinstalar, nada más queremos que nos limpien el expediente y que pongan que fue por baja voluntaria como estaba en el papel que firmamos”, indicó.

Según el agente, para darlos de baja debieron haberles iniciado un procedimiento administrativo para que ellos tuvieran oportunidad de ser escuchados y defenderse, pero la dependencia optó por hacerlos firmar la supuesta baja voluntaria para obviar el proceso.

Para Daniel “todo fue irregular desde que no abrieron procedimiento de baja, pero aceptamos irnos así porque de todas formas ya nos traían en la mira”.

Militares buscan militares

Los militares que encabezan la Secretaría de Seguridad Pública del Estado recurrieron a la Secretaría de la Defensa Nacional para reclutar aspirantes de policías.

Los civiles, manifestó, no están interesados en formar parte de las filas de la PEP.

Castañeda Camarillo señaló que la Sedena está promoviendo la convocatoria de reclutamiento entre sus elementos para que se integren a la Policía Estatal.

“La Sedena nos está apoyando con personal de soldados que tiene buena conducta, según la Ley Orgánica militar, los soldados cuando no ascienden al grado inmediato superior puede servir hasta nueve años y posteriormente según lo que marca la Ley es la baja”, explicó.

Los militares que están por causar baja debido a que no han ascendido, detalló, son los que están interesados.

También están reclutando conscriptos que realizan su servicio militar encuadrados en alguna compañía del Ejército.

Hasta el momento, dijo, son alrededor de 200 militares y conscriptos los que iniciaron los trámites para entrar a la PEP.

Sorry, the comment form is closed at this time.