Nov 052018
 

Regeneración, 5 de noviembre del 2018. El agua para la Ciudad de México, es un tema obligado tras la ampliación del megacorte de servicio por mantenimiento del sistema Cutzamala. Tras ampliación de megacorte critican bombeo de agua mil 100 metros cuesta arriba, acusan fallas de planeación y la auditoría superior de la federación hace observaciones por 67 millones de pesos.

Tras la ampliación del megacorte de agua el Sistema Cutzamala acumuló una serie de señalamientos públicos que van desde su pertinencia, hasta la mala planeación y las observaciones de la auditoría superior.

Lo que se objeta del Sistema Cutzamala es que sea agua que tiene que ser bombeada mil cien metros cuesta arriba.

De la potabilizadora planta de Berros, el agua es elevada en ductos, 1.5 kilómetros, al punto más alto de la montaña y baja por gravedad 72 kilómetros en tres líneas de acueductos.

En contra partida se indica la necesidad de recuperar la zona lacustre de la Cuenca del Valle de México.

Eso incluye lagos y pozos de absorción así como el reciclado del agua.

Y un nuevo pacto ciudadano con respecto al agua y la vida en la Ciudad de México y su zona conurbada.

No les alcanzó el tiempo
Y es que por ejemplo para Agua para Todos, el hecho de que se ampliara el plazo para resabastecer de agua a la Ciudad de México, fue

“Autoparo técnico de Conagua, no les alcanzó el tiempo para instalar los controles de la sectorización“.

Entonces es cuando redondean uno de los puntos arriba señalados:

“Una área metropolitana de 20 millones no puede seguir dependiendo de agua bombeada desde 1100 metros abajo, o de pozos con entre 400 y 2000 metros profundidad.
¡¡Los lagos YA! Cuestan una fracción de lo que se ha gastado en Emisor Oriente.”
Y 56 millones de pesos salieron bailando por injustificados
Esto se refiere a 56 millones y pico de pesos, sin correcta justificación ejercidos para el sistema Cutzamala por la Conagua.

LEER MÁS: UNAM e IPN también suspenderán actividades por corte de agua
Sin embargo, no hay documentos que avalen el avance físico ni financiero de la tercera línea, pensada para ser usada como alterna, con un presupuesto original de 4 mil millones de pesos en 2013, pero el costo total ya se elevó a 5 mil 818 millones de pesos, sostuvo Miguel Ángel Montoya, asesor parlamentario sobre el tema del agua, publicó, entre otros La Jornada.

Se trata de pagos sin comprobar, contrataciones de personal no justificadas y adquisiciones a precios extraordinarios.