bateria-copia
Jun 152017
 

La Secretaría de Seguridad Pública Municipal informó que en el municipio de Mazatlán no se ha presentado ningún caso de robo de menores, como se ha señalado en redes sociales.

A través de un comunicado se aclaró que ha circulado información falsa sobre el tema, lo que ha causado alerta en la sociedad mazatleca, principalmente entre los padres de familia.

Ante esto, el secretario de Seguridad Pública Municipal manifestó que se ha corroborado tanto en la zona urbana como rural y no se ha presentado ningún caso como el señalado.

Se pide a la población calma y tranquilidad sobre este asunto, dado que se ha comprobado que algunos de estos supuestos casos corresponden a hechos ocurridos en otros estados y hace mucho tiempo atrás.

En el mismo sentido se hace un llamado a la población para comunicar cualquier tipo de delito o acto ilícito que ocurra al número de emergencia 911 o al directo de la Secretaria de Seguridad Pública Municipal el 986 81 26 .

Apr 172017
 

Río Doce.- Mazatlán no deja de sorprenderte. Un día la música se escucha hasta el amanecer, otros es de los atardeceres esplendorosos y hay días en que parece que no va a pasar nada, que es uno más del calendario rutinario, y dices “me voy de faro”, te habilitas con ropa deportiva y caminas rumbo al Paseo del Centenario.

La brisa fresca hace sus estragos y sientes que te ahoga los pulmones, la respiración, el paso. No desmayas sino redoblas el caminar. Allá al fondo, en la cúspide, se ve el objetivo, la mole de piedra y tierra. El faro te reta, y parece decirte con una sonrisa “a ver si puedes llegar hasta mí”.

Afirmas el paso entre las casas con la mejor vista del puerto, su mar, sus moles, su caserío, brisa. Allá un viejo insomne barriendo y escudriñando la entrada de su casa. Acá los ruidos de una cocina y el encendido de coche. Unos caminantes delante y otros regresan con la fatiga sonriente. Inevitablemente gratificante. Bajas y subes pendientes. Recoges la basura que han dejado unos enamorados por las prisas y la depositas en botes hambrientos. Sigues trotando entre yates, gente y mar.

La espuma marina baña con insistencia las piedras milenarias. Los cangrejos se esconden en el estrépito de las olas. Una lata de cerveza golpea una y otra vez el muro. Solo se destiñe la marca y de su contenido solo olvido.

Y llegas ya fatigado a las faldas del cerro y vuelves la vista hacia el infinito mar y la cúspide coronada de espigas metálicas. Sucumbes una y otra vez a las piedras que se te atraviesan en el camino. Los pies lo resienten. Levantas polvo y nuevamente ves gente que sube y baja del Cerro del Crestón. La gente chismorrea mientras camina, jala aire, rememora, planea. Que el marido no vino porque se fue de parranda o que la hija llego a las 3. Nada que no se sepa en la Perla del Pacífico.Nada que no volverá a suceder.

Sigues y vas rebasando por la izquierda. Te paras y agarras más aire. Sigues en la pendiente más transitada del puerto. Llegas al fin al techo de Mazatlán. Haces un guiño de satisfacción al imperturbable faro. Despliegas la vista a 180 grados. Ves grupos satisfechos buscando la mejor selfie, la mejor sonrisa y pose, lo que indica que lo importante es el retratado.

Todavía no reparas en la nata neblinosa que silenciosamente invade el puerto. Va una foto y es cuando te das cuenta que el manto gris se ha comido literalmente el puerto y la ha dejado sin espinas. Acaso Mazatlán no es un pez que se hizo piedra y tierra. Solo le sobrevive la parte alta del Paseo del Centenario. Unas gaviotas suspendidas que lo miran de lo alto y buscan infructuosamente su reposo.

Una luz fatigada parece querer irse a dormir en una de las construcciones. La niebla sigue su curso desapareciendo el hotel Freeman, la cúpula de la catedral, la ciudad, su gente. Ni la Isla de la Piedra parece sobrevivir a esa embestida silenciosa que recorre calles y callejones. Solo queda el aire limpio de la altura, el gris que viene de lejos, el manto que cae sobre todo y todos.

No es cualquier día, nunca antes en mis 40 años de Mazatlán había visto desaparecer el puerto, siempre para mí ha sido sol luminoso y tortuoso. Atardeceres alegres como un carro de Carnaval. Colorido como un mercado de frutas y flores tropicales. Sensual como sus mujeres que por las tardes se pasean cadenciosas por el Paseo de Olas Altas, mientras los señores beben sorbos de cerveza.

No es queja. Solo que Mazatlán nunca deja de sorprenderte, de jugar con el visitante, de ofrecer dimensiones que solo el mar del trópico puede ofrecer para beneplácito de la sensibilidad más exigente.

Me quedo con el poemar de Hugo Gutiérrez Vega:

De tu soberbia, mar, nada se pierde:

La guardo toda en un instante verde.

Cabe en mis ojos tu jactancia, presa,

Y tu ira en un puño de turquesa.

Relacionadas

Feb 242017
 

Como parte del operativo de Carnaval, un total de mil 600 elementos de diferentes corporaciones de seguridad tienen prácticamente sitiada la zona de Olas Altas y Paseo Claussen, con motivo del Carnaval de Mazatlan 2017.

Esta tarde, después del pase de lista, el director de la Policía Municipal, Mario Rafael González Sánchez, pidió a los agentes y comandantes esforzarse para que la llamada máxima fiesta mazatleca, tenga saldo blanco.
En el operativo participan policías de la corporación municipal, Estatal y Ministerial.

La Secretaría de Seguridad Pública de Mazatlán aporta en este evento 750 policías, más 105 agentes de tránsito.

En su exhorto, González Sánchez dijo que Mazatlán requiere de una Policía confiable y ya cuenta con ella, por lo que espera se obtengan buenos resultados.
La celebración a lleva a cabo del 23 al 28 de febrero, mes en el que continúan presentándose asesinatos y ajustes de cuentas, así como el hallazgo de cuerpos en distintos puntos de la ciudad.

img-20170223-wa0026
Según las expectativas de la Secretaría de Turismo, se espera que alrededor de 600 mil visitantes nacionales y extranjeros lleguen al puerto a disfrutar del Carnaval.

Hasta el momento las revisiones para verificar que no se ingresen armas a la zona de carnaval son fisicas. No se observa que esté operando el arco detector de metales.

Los policías militares sólo observan las revisiones que hacen los policías municipales, no están participando en esa actividad.

Mar 112014
 

vigilancia-carnaval

Negligencia policiaca, en el fondo del crimen de Azucena Pacheco

Río Doce.- Habían pasado 12 horas, con 30 minutos del asesinato de una mujer en la plazuela Machado, cuando María del Rosario Torres Noriega, secretaría de Ayuntamiento de Mazatlán, afirmó en conferencia de prensa, celebrada a las 14:30 horas, que el Carnaval había sido un éxito.

“A pesar de los sucesos, vuelvo a reiterar tenemos que resaltar que las fiestas de Carnaval, tuvimos 60 mil visitantes, han sido un éxito, si ustedes se dan cuenta”, dijo.

“Fue una riña la que se generó en la Plazuela Machado y una de las personas que trató de defenderse, hubo golpes ahí y una de ellas traía un arma…y desafortunadamente sucedió esto”, explicó.

Cuando Ríodoce le preguntó cómo era posible que una persona armada haya penetrado el blindaje policiaco del centro histórico de la ciudad, la funcionaria pública argumentó que las revisiones se hicieron al azar.

“Pues sí, pero las revisiones son al azar, vuelvo a insistir, no se acordonó la zona de tal manera que se pudiera revisar a cada una de las personas, fue al azar”, sostuvo.

Los detenidos que participaron en la riña, son Julio César Carrillo Anguiano y/o Julio César López Castillo, y Jesús Alejandro López Castillo, de las colonias 5 de Mayo y Quinta Chapalita, respectivamente.

El presentimiento

“Ahí en la calle Sixto Osuna, en la plazuela Machado, va a venir pasando una chingadera porque ahí pistean muchos malandros”, comentaron a este semanario, la tarde del domingo dos de marzo, algunos policías municipales.

A las 02:00 horas, del martes cuatro de marzo, el presentimiento de los agentes municipales se cumplió en el Bar La Coronita, donde el presunto responsable, Jesús Francisco López Castillo, El Chichí, tras una supuesta riña con sus víctimas, empezó a disparar su arma .9 milímetros privando de la vida a la joven Azucena Pacheco Rojas, de 30 años de edad, con domicilio en el Fraccionamiento Prados del Sol, en Mazatlán.

Asimismo, fueron heridos los jóvenes Ilse Gabriela y Ramiro Antonio Wong, Ramiro Zataráin Wong, y Juan Carlos Ramírez Wong.

Luego de ocurrida la tragedia en la zona carnavalera del Centro Histórico de Mazatlán, en los círculos policiacos y periodísticos se filtró la especie de que el presunto agresor era un “puchador” domiciliado en la colonia Quinta Chapalita.

Sin embargo, lo anterior no pudo ser confirmado por el Subprocurador Regional de Justicia en la Zona Sur, Jesús Antonio Sánchez Solís, quien al ser entrevistado al respecto, dijo que era un asunto de la PGR.

El fiscal

Entrevistado en sus oficinas el fiscal de los sinaloenses en la Zona Sur de Sinaloa, afirmó que todo por una discusión entre el agresor y los afectados.

-¿Fue ataque directo o fue una balacera que se suscitó?

-Fue ataque directo al grupo conflictivo, entre él y la persona que estaba en el lugar. Discuten entre ellos, por el atropellamiento, en eso argumentan la falta de respeto que le hizo supuestamente a la pareja que traía, uno de los chavos presumiblemente balaceados, y eso provocó el conflicto.

-¿Objetivamente cómo ocurrieron los hechos, cómo están consignados en el documento oficial?

-Bueno se mandó por homicidio por la muchacha, homicidio agravado por la cuestión de que hizo disparos a un tumulto de personas…

-¿Fue una bala perdida la que mató a la muchacha?

-No. Yo no comparto la bala perdida, porque la bala perdida es hacer un disparo para un lado equis sin apuntar hacia el objeto asignado y se perdió la bala y por allá a alguien le dio. Pero aquí no fue así.

-¿A los jóvenes Wong también les disparó?

-Pues le dio unos balazos, a uno de los muchachos le da en la parte superior del labio, se lo rompe con la cacha de la pistola y posteriormente le da balazos a los que estaban con él, también sus parientes.

-¿Cuántos balazos le pegó a la muchacha?

-Argumentan que es un solo disparo, otros dicen que son dos, un rozón. Son tres casquillos los recogidos en el lugar, no encontraron más. Podemos pensar que pudieron haber sido, cuatro disparos, a lo mejor.

-Entre los policías se comenta que ahí en la calle Sixto Osuna se ponían “malandros” a tomar bebidas embriagantes. ¿A usted no llegó la versión de algunos agentes?

-No. De antemano, en todas las esquinas de la Machado había seguridad. Precisamente el haber detenido a este sujeto fue porque estaba la seguridad ahí.

-En el ámbito de seguridad pública, ¿cómo se explica que un hombre armado haya entra en la plazuela Machado?

-Bueno lo que pasa es que teníamos ¿cuántos días con Carnaval? Hay días en que la gente desde muy temprana hora lleva sus objetos en sus carros. Entonces hay carros estacionados que duran días ahí.

Operativo insuficiente

El viernes 21 de febrero, un día antes de que Joaquín El Chapo Guzmán, fuera reaprehendido en Mazatlán por elementos de la Secretaría de Marina, el alcalde Carlos Felton González y el secretario de Seguridad Pública, Pablo Andrés Hernández Lizárraga, anunciaron que el operativo de seguridad para el carnaval se haría con un contingente de agentes de las policías estatales y municipales estaría apoyado por elementos de de la Policía Federal de Proximidad Social, el Ejército y la Marina.

“Nosotros ya tenemos definido el protocolo de seguridad, tenemos un buen número, un contingente que va a estar en la zona de Carnaval, en todo lo que es la costa”, dijeron.

El sábado 22 de febrero es detenido El Chapo Guzmán y el operativo de seguridad se reforzó ante la eventualidad de reacciones violentas de los grupos delictivos controlados por el capo recapturado la madrugada en el edificio de condominios Miramar, ubicado en la avenida del Mar.

Pero no fue suficiente, porque la muerte carnavaleó en la Plazuela Machado.

Dec 162013
 

diciembreysusmetrallas

Rugen las AK-47 en Sábalo Country de la blindada Zona Dorada del puerto

Río Doce.- La balacera ocurrida la tarde del sábado 7 de diciembre en la calle Langosta, entre Pulpo y Camarón Sábalo del fraccionamiento Sábalo Country, penetró el blindaje del sector policiaco número cinco y aledaños, y acribilló la pretendida “columna vertebral” de la seguridad pública presumida por el alcalde de Mazatlán, Alejandro Higuera Osuna, en su Tercer Informe de Gobierno.

Una célula de un tentáculo de la hidra de la delincuencia organizada había desenfundado sus fusiles AR-15 y AK-47 y disparado contra una patrulla de la Policía Ministerial del Estado a la que supuestamente voces anónimas habrían avisado que en un automóvil Tiida color arena viajaban hombres armados.

Pertrechados en la casa de seguridad ubicada con el número 5401, en la calle Langosta de dicho fraccionamiento, los gatilleros Giovanni Ignacio Vega Alvarado, de 22 años; Jesús Alfredo Cruz, de 23; Óscar Adrián Osuna, de 25 años y Miguel Ángel Dueñas, de 19 años, casi durante dos horas cruzaron fuego granado con los elementos del Ejército Mexicano, la Marina y la Policía Estatal Preventiva que habían acudido a reforzar a los agentes de la PME.

Al repeler la agresión, los elementos de la PME habían metido a sus atacantes en una “boca de lobo” pues a estos su adrenalina solo les había dado para correr y encerrarse en la casa de seguridad donde fueron cercados y atrapados.

Ese sábado no era un día cualquiera, porque transcurría en el contexto del Tercer Informe de Gobierno del alcalde Alejandro Higuera Osuna, evento político que horas antes había tenido como escenario el Teatro Ángela Peralta, donde el invitado especial había sido el gobernador del estado, Mario López Valdez.

Así como en la balacera ocurrida aquel 12 de noviembre, en la avenida Carlos Canseco de la Marina Mazatlán, cuando trascendió que los gatilleros de los hermanos Beltrán Leyva habían llegado a boicotear la paz porteña y el arribo del crucero de la alegría, así el 7 de diciembre se dijo que habían salpicado el tercer informe del primer munícipe.

Peor aún, en el Tercer Informe de Gobierno, ambos mandatarios, estatal y municipal, hermanados por la misma política de seguridad pública, habían ponderado la “columna vertebral” de la seguridad en el puerto de Mazatlán.

Por si fuera poco, el miércoles 4 de diciembre, tres días antes de la balacera, el presidente municipal electo, Carlos Felton González, había ratificado en su puesto a Pablo Andrés Hernández Lizárraga, titular de la Sspytm.

“El secretario de Seguridad Pública repite por una razón de sentido común: no podemos arriesgar que el tema más importante en Mazatlán, que es la seguridad, se vea en riesgo por el cambio de un hombre que hasta ahorita la ha hecho muy bien”, dijo Felton que fue abucheado por algunos periodistas.

En cuanto las armas callaron, comenzó la polémica intramuros en la Dspytm, en torno a lo publicado por los medios de comunicación locales y nacionales, en el sentido de que los cuatro sicarios detenidos conformaban una célula del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

“Cae supuesta célula de los Beltrán Leyva, tras una persecución y agarre con policías en pleno día; los detenidos son presuntos secuestradores y trabajan para un mentado Daniel Isaac Silva Gárate que opera en el estado de Nayarit”, publicaron algunos diarios locales que replicaron los nacionales.

Por su parte, algunos policías aseguraban que los cuatro detenidos habían salido de la lumbre (la casa de seguridad acribillada por los “cuernos de chivo”) para caer directamente al bracero del Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito, porque ahí los presos que ejercen el poder dentro del penal cazan a los recién llegados que son del grupo contrario.

“Los van a matar, como los cuatro sicarios que detuvo el Ejército en Palmillas, Escuinapa, en abril de 2010”, opinaron unos.

En contrapartida, otros agentes aseguraban que los capturados eran del bando contrario al de los Beltrán Leyva, porque cómo iban a entrar a ese anillo de seguridad si el fraccionamiento Sábalo Country es una zona blindada.

“Mentiras que son cochis, son de GN (Gente Nueva, brazo armado del cártel de Sinaloa)”, decían otros policías.

El 9 de de diciembre, los cuatro detenidos fueron llevados a declarar ante el Juzgado Décimo, ubicado a un costado de la Unidad Administrativa, donde fueron interrogados durante dos horas.

En ese escenario, el diario Noroeste publicó que fuentes ministeriales no quisieron corroborar si los cuatro detenidos pertenecen a alguna célula delictiva, tras los señalamientos en el sentido de que podrían ser miembros del cártel de Los Beltrán Leyva.

“Todavía se les investiga, y se podrán sacar más conclusiones”, habían respondido las fuentes ministeriales a Noroeste.

Detenidos

— Miguel Ángel Castillo Dueñas, de 19 años, vecino de la colonia Francisco Villa.

— Geovanni Ignacio Vega Alvarado, de 22, de la colonia El Conchi.

— Óscar Adrián Osuna García, de 25 años, de la colonia Dorados de Villa.

— Jesús Alfredo Cruz Ramírez, de 23, avecindado en Huatabampo, Sonora.

Decomiso

Armas cortas calibre 9 milímetros, un fusil AK-47, un rifle AR-15, 100 sobres con mariguana y 60 más con cristal, incluido un vehículo Nissan Tiida, que cuenta con reporte de robo del 11 de noviembre.

May 052013
 

El hombre que falleció a consecuencia de al menos tres impactos de bala.

El hombre que falleció a consecuencia de al menos tres impactos de bala.

Río Doce/MAZATLÁN.- De al menos tres balazos, un hombre fue “ejecutado” en el interior de un vehículo compacto en la Invasión Presas del Valle durante los primeros minutos de este domingo.

El hombre que falleció a consecuencia de al menos tres impactos de bala en cuello y tórax no fue identificado debido a que no portaba identificaciones, solo se dijo que era de aproximadamente 35 años de edad y vestía pantalón de Mezclilla.

Cerca de las 00:10 horas, agentes de las diferentes corporaciones policíacas arribaron a la calle La Noria de la citada invasión, donde encontraron un vehículo Chevy de color blanco con placas VLT-1012, y al revisar en el interior encontraron al ahora occiso en el asiento del piloto.

Personal de la agencia del Ministerio Público especializado en Homicidios Dolosos dio fe del hecho, para después ordenar el traslado del cuerpo del desconocido a la funeraria de guardia donde se le realizarían los estudios de ley.

May 052013
 

Al menos tres impactos de bala en la cabeza tenía la mujer.

Al menos tres impactos de bala en la cabeza tenía la mujer.

Río Doce.- A balazos fue asesinada una mujer por sujetos desconocidos cuando llegaba a su casa a bordo de su automóvil en la colonia Sánchez Celis en Mazatlán.

Fue cerca de las 20:18 horas de este sábado cuando vía C4 se reportó que una fémina había sido atacada a balazos por un sujeto al momento de arribar a su domicilio.

Al llegar los agentes encontraron a quien fue identificada por las autoridades como Irene Lizárraga Maldonado de 52 años de edad, quien presentó al menos tres impactos de bala en la cabeza.

Fueron sus familiares quienes trasladaron a Lizárraga Maldonado a una clínica cercana al lugar de la agresión pero pese a los esfuerzos por los médicos por salvarle la vida ya nada pudieron hacer.

Al hospital acudió el agente del Ministerio Público especializado en Homicidios Dolosos quién dio fe del deceso de la mujer y ordenó el traslado del cuerpo a la funeraria de guardia para que se le realizara la necropsia y estudios que marca la ley.