Oct 092017
 

Río Doce.- El periodista Javier Valdez Cárdenas fue incluido en el Memorial de Reporteros, inaugurado en Francia, dentro de las actividades de los Premios Bayeux-Calvados para Corresponsales de Guerra.

Junto a su nombre, se escribieron también los de los periodistas mexicanos también asesinados Cecilio Pineda, Miroslava Breach y Maximino Rodríguez, además de Stephan Villeneuve, Bakhtiyar Haddad y Véronique Robert, estos tres últimos fallecidos durante coberturas de guerra.

“Este año otra vez el costo pagado por la profesión es pesado. Stephan Villeneuve y Bakhtiyar Haddad fueron asesinados el 19 de junio en una explosión durante un informe sobre la Batalla de Mosul. Su colega, Véronique Robert, murió unos días después. Javier Valdez Cárdenas fue baleado y asesinado un mes antes en Culiacán, México”, señala la información.

El Premio Bayeux-Calvados para Corresponsales de Guerra, patrocinado por el Consejo General de Calvados y la localidad francesa de Bayeux, reconocen la excelencia profesional en la cobertura de situaciones de conflicto o de hechos vinculados a la lucha por la libertad y la democracia desde 1994, y este año se realiza del 2 al 8 de octubre.

Durante la inauguración del muro en la ciudad de Bayeux que honra a periodistas desaparecidos en 2016 y 2017 y que dio inicio a las actividades, Griselda Triana, viuda de Javier Valdez Cárdenas, quien fue asesinado el 15 de mayo pasado en Culiacán, cuestionó la falta de actuación de las autoridades para resolver el crimen y castigar a los responsables.

“No tenemos la menor duda de que a Javier lo mataron por su trabajo, como tampoco tenemos duda (ahora lo tengo que aceptar) de que al gobierno mexicano no le interesa ni está haciendo lo suficiente para que su crimen sea resuelto”, expresó.

“A Javier lo asesinaron en un país donde hay presidente pero no hay gobierno. En un país donde el narcotráfico todo lo corrompe y la clase política se vuelve cómplice. Javier, a través de sus trabajos periodísticos y en cada libro que escribió, desnudó una realidad que quienes tienen en sus manos las riendas del país no quieren mirar ni resolver porque quienes mandan son otros”.

Añadió que su esposo no fue “un periodista del silencio y eso le costó la vida”.

“El derecho a la libertad de expresión, decía él, no es un asunto solo de periodistas sino de toda la ciudadanía y para defenderlo hay que ejercerlo. A Javier solo podrían silenciarlo si lo mataban y lo lograron”.

Mencionó que en las líneas finales de su último texto publicado en la antología Periodismo escrito con sangre, Javier escribió que “el derecho a la libertad de expresión es un derecho ciudadano, un derecho humano y, vale la pena, en tiempos tan sombríos y convulsionados, levantar la palabra escrita y hablada, que muchos nos quieren arrebatar para imponernos el silencio. Para mí, dejar de escribir es morir, es dejar de caminar, de sentir, de experimentar la vida. El silencio es una forma de complicidad y de muerte. Y yo ni soy cómplice ni estoy muerto”.

“Sí, Javier está muerto. Lo asesinaron. Por eso es muy importante para nuestra familia el saber que aún hay lugares en este planeta donde sí les preocupa lo que les pasa a los periodistas. Qué este homenaje sirva para honrar su memoria y el legado que deja a todas las personas y a periodistas de todo el mundo, a quienes alentaba siempre a escribir y no callar”, agregó.

“Que también sirva para recordarle al presidente Enrique Peña Nieto que hizo el compromiso de aclarar el crimen de Javier, lo cual no ha cumplido. Exijo justicia, exijo castigo, y deseo que ninguna familia de ningún periodista más tenga que vivir la tragedia y el horror que nosotros estamos pasando. Yo no me conformo con esperar la justicia divina, yo quiero y exijo la justicia terrenal, que las instancias responsables de las investigaciones dejen de simular y ofrezcan resultados y se detenga y castigue a quienes asesinaron a Javier”.

La mayoría de las actividades del Premio se integran de conferencias y exposiciones de fotografías premiadas por el jurado, que en 2017 presidió Jeremy Bowen, corresponsal de guerra de la BBC, durante más de 30 años.

Las exposiciones muestran las luchas que se están llevando a cabo en todo el mundo y sus repercusiones sobre las poblaciones, entre ellos la guerra contra las drogas en Filipinas, la cual fue “presentada por un grupo de periodistas filipinos que documentan noche tras noche la represión sangrienta llevada a cabo por Rodrigo Duterte, que cuenta en un año de presidencia, más de 9 mil muertos”.

En la ceremonia estarían presentes familiares de los homenajeados.

Diputados legislan contra radio comunitarias: 6 años de cárcel

 medios  Comentarios Desactivados en Diputados legislan contra radio comunitarias: 6 años de cárcel
Oct 072017
 
El fascismo de los diputados.

El fascismo de los diputados.

Ciudad de México | Desinformémonos. Una reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión para castigar hasta con seis años de cárcel, 300 días de multa y el decomiso a las radios que no cuentan con una concesión, como las comunitarias, fue aprobada este miércoles por la Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados.

La Asociación Mundial de Radios Comunitarias capítulo México (AMARC-México) calificó la iniciativa de “criminalizadora” y aseguró que “es una verdadera provocación y un desatino”. Agregó que de entrar en vigor, la reforma representaría un retroseso en materia de derechos humanos y de la libertad de expresión.

Varias organizaciones, activistas y periodistas señalaron que con la aprobación de la reforma se contradice el Estado, el cual firmó tratados internacionales en los que se estipula que los ilícitos en materia de libertad de expresión y derecho a la información deben ser resueltos con medidas no penales, sino administrativas.

Agregaron que la reforma aprobada fue elaborada a partir de la comparación legislaciones “más atrasadas y restrictivas” como la chilena, la cual fue calificada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como “herencia de las doctrinas autoritarias del pasado”.
Ante la iniciativa, las radios comunitarias en México llamaron a los diputados a atender las recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos, a privilegiar el diálogo, facilitar el acceso a la legalidad y respetar los procesos de decisión de las comunidades y pueblos.

Leonardo Curzio pone sus condiciones para regresar a Enfoque

 medios  Comentarios Desactivados en Leonardo Curzio pone sus condiciones para regresar a Enfoque
Oct 072017
 

El periodista y analista del programa Enfoque, Leonardo Curzio, señaló que regresaría a la emisión si se lo pidieran, siempre y cuando volviera con sus analistas.

Luego que el miércoles se despidiera del programa, al cual renunció tras 18 años al aire, cuando le pidieron que despidiera a sus analistas políticos María Amparo Casar y Ricardo Raphael, con quienes participaba en una mesa de debate los jueves, Curzio no descartó la posibilidad de regresar.

De acuerdo a El Universal, el conductor quien es miembro del Consejo Editorial Consultivo de dicho rotativo, dijo que tiene simpatía y admiración por Edilberto Huesca, presidente de Núcleo Radio Mil Comunicaciones, y que no cree que la petición para que cesara a los analistas, se haya debido a presiones de gobierno.

En entrevista con Carlos Loret de Mola, Curzio respondió a la pregunta de si hubo presión por parte de algún sector del gobierno hacia Núcleo Radio Mil: “Huesca dice que no y yo le creo”.

Aunque la empresa argumentó que la decisión se debía a razones comerciales, el analista negó que en Núcleo radio mil se hablara de la caída en raiting: “No veo que una mesa política sea comercializada, yo creo que la opinión no se comercializa”.

En entrevista con El Universal, Curzio comentó que en su último programa sintió que había ido a su propio “funeral radiofónico”. Y reiteró sobre el tema que “Yo renuncié, no me cesaron”.

¿Cómo sobrevivió a Pablo Escobar el corresponsal de El Espectador en Medellín?

 altares y sotanos, medios, país  Comentarios Desactivados en ¿Cómo sobrevivió a Pablo Escobar el corresponsal de El Espectador en Medellín?
Oct 022017
 


El periodismo en manos de la barbarie

Ismael Bojórquez/Río Doce

“Después de haber sido agredido en la agencia de periódicos por los dos sicarios, me escondí por varios días en la casa de un familiar y traté de olvidarme de El Espectador. La intención de Pablo Escobar de sacar del medio al periódico continuó en las acciones contra su circulación en la ciudad. Los distribuidores temían sacarlo a la venta; los sicarios pasaban puesto por puesto, compraban o decomisaban todos los periódicos y luego los quemaban y advertían que no debían ofrecerlo más, pues si lo hacían pagarían con sus vidas. Ese miedo llegó hasta los lectores más fieles, sobre todo a personas de edad para quienes leer El espectadoren el parque era un grato hábito. Estas personas, como estrategia, compraban otro periódico y dentro de las páginas del mismo metían El Espectador y así podían leerlo en los espacios públicos”.

Algo me recuerda esta historia contada por los periodistas Carlos Mario Correa y Marco Antonio Mejía, ex reporteros de El Espectador en la época más fiera de Pablo Escobar Gaviria, quien mandó asesinar al director del diario, Guillermo Cano, en 1986.

A vuelo de pájaro, Correa me contó cómo tuvo que trabajar en esa época en Medellín, una ciudad durante lustros gobernada por Escobar. Odiaba todo lo que oliera al diario. Todos los días El Espectador publicaba notas desde Medellín pero no estaban firmadas por el reportero. Entonces Pablo Escobar dio la orden a sus sicarios para que investigaran quién era y dónde estaba, para asesinarlo. Lo que no se supo hasta mucho tiempo después y ahora se publica en el libro Las llaves del periódico, escritopor estos dos reporteros, es que Correa vivía en el cuarto piso de un edificio y el jefe de sicarios de Escobar vivía en el octavo. Pero Correa se hacía pasar por estudiante de contabilidad, en una vida desafiantemente clandestina.

Fue un despropósito criminal el del capo, como lo fue el asesinato de Javier Valdez, que me convenzo cada vez más fue un crimen de odio, una decisión de alguien a quien no le gustó algo de lo publicado por Javier y decidió matarlo. No para detener la publicación de algún reportaje —de eso también estoy convencido—, sino para saldar una cuenta con la frustración y el encono. Igual que en otros casos de periodistas asesinados, como si de esa forma se acallara la verdad.

¿Eso podrían entenderlo los narcos? Es muy difícil. Seguramente lo entendieron los viejos capos, de los cuales quedan ya muy pocos, pero no las nuevas generaciones, que muestran grados más acentuados de irracionalidad. Lo conversamos muchas veces en Ríodoce y nos lo dijeron otras tantas: “ustedes no podrían hacer el periodismo que realizan en Tamaulipas o en Veracruz… o en Jalisco…”.

Pero las condiciones cambiaron y ahora sabemos que no hay escudo ni blindaje que te proteja contra absurdos como estos. Si alguien da la orden, será ejecutada. Seguramente los que jalaron los gatillos ni sabían quién era Javier Valdez. Y se han de haber espantado al ver lo que provocaron. Pero ahora deben estarse riendo si es que viven, porque el gobierno, a pesar del impacto que causó, no quiere investigar y castigar el crimen.

¿Dónde se atoró la investigación? No lo sabemos. Pero es evidente que el gobierno empieza a echarle tierra al caso.

Bola y cadena

EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN SE LLEVÓ a cabo el fin de semana pasado la quinta edición del Festival Gabo, definido por Jaime Abello, director de la Fundación Gabriel García Márquez para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, como una reverencia al oficio. Decenas de invitados, finalistas de los premios en diferentes géneros y galardonados, se reunieron en una auténtica fiesta de las letras y las imágenes, como siempre, con el único fin de que los periodistas compartan sus experiencias y se relacionen en la búsqueda de mejorar el trabajo que realizan en sus respectivos espacios. Es una herencia que el Nobel colombiano de literatura nos dejó, una misión para ser cumplida por todos los que nos dedicamos a esto que el colombiano llamó el mejor oficio del mundo.

Sentido contrario

SE ACERCA EL PROCESO ELECTORAL, las candidaturas están por definirse y mucha gente piensa que todos los diputados locales y los alcaldes querrán reelegirse. Pero esto solo se dará en algunos casos. La gente rechaza la reelección casi por instinto. Y entonces será un factor que los partidos tomarán en cuenta a la hora de decidir a quién lanzar. Algunos alcaldes no querrán repetir porque les está yendo de la patada por la falta de recursos. Y de los diputados, desprestigiados como están, serán pocos los que aparezcan en las listas. Roberto, el güero Cruz, es uno de ellos. Y no porque no quiera, sino porque la dirección nacional del PAN le ha hecho otras propuestas. Siempre y cuando, claro, apoye a Ricardo Anaya como candidato a la presidencia de la república.

Humo negro

—Esto pasó en septiembre. No en el septiembre de este año sino en el del año pasado. ¿O fue el antepasado, Melitón? —No, fue el pasado. —Sí, si yo me acordaba bien. Fue en septiembre del año pasado, por el día veintiuno. Óyeme, Melitón,¿no fue el veintiuno de septiembre el mero día del temblor? —Fue un poco antes. Tengo entendido que fue por el dieciocho.

Así inicia El día del derrumbe, uno de los cuentos de Juan Rulfo que compila en El llano en llamas, donde narra la desgracia de los pueblos que, como ahora, fueron devastados por un sismo primero y luego por la indolencia y la politiquería de gobernantes y políticos. Hay párrafos magistrales en el cuentopublicado en 1953, que retratan a nuestros políticos de hoy, en medio de la demagogia colgándose del dolor de las víctimas.

José Luis Morales admite haber hecho actos de corrupción con Martín Orozco por 1/2 millón

 aguascalientes, inicio, medios  Comentarios Desactivados en José Luis Morales admite haber hecho actos de corrupción con Martín Orozco por 1/2 millón
Oct 022017
 

Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán

José Luis Morales, el autoproclamado mejor periodista de México, admite haber sobornado con medio millón de pesos al gobernador de Aguascalientes cuando este era presidente municipal de Aguascalientes.

Morales acusó a Adriana Jurado Valadez (jefa de prensa de Martín y esposa del corresponsal de La jornada en Aguascalientes) de haberle pedido medio millón en efectivo a cambio de un cheque de un millón de pesos para patrocinar la una carrera deportiva contra el cáncer y acuso a Jurado y a Orozco de “par de bandidos”. Morales le habría preguntado a Valadez para que el dinero y ésta le dijo que era para la campaña de Martín.

Martín Orozco prometió no hacer informe de Gobierno pero lo hizo y ya tomado dijo que Morales lo ataca y es el problema de su Gobierno ya que no le dio 50 millones de pesos al año por tratarlo bien.

Morales acuso de vendidos a Televisa, al Sol del Centro, Al chile Aguascalientes, al Metropolitano y a radio BI diciendo que así se explicaba que estos medios lo atacaran a diario. Varios de ellos son verdaderos sicarios y personas nefastas que hablan mal con los políticos de Objetivo7 mientras reciben chayotes y publicidad de decenas de políticos desde siempre ya que al igual que Morales carecen de ética.

Objetivo7 fue el primer medio en Aguascalientes en Dar a conocer la corrupción millonaria entre gobernantes y políticos. Objetivo7 les ha dicho publicamente a medios, políticos y ONG´s locales que sólo buscan el dinero además de ser un puñado de mediocres y corruptos.

El crimen de Javier Valdez se perfila como narcopolítica

 medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en El crimen de Javier Valdez se perfila como narcopolítica
Sep 182017
 

Ismael Bojorquez/Río Doce

Muchas veces me han preguntado si el crimen de Javier Arturo Valdez Cárdenas fue obra de los narcopolíticos y siempre he dicho que no, que Javier no investigaba el perfil de esos políticos que, por cierto, abundan en Sinaloa. Afirmarlo hubiera sido doloso porque no teníamos elementos sólidos pero, además, porque estábamos convencidos de que fue perpetrado por el crimen organizado, por uno de los dos grupos del Cártel de Sinaloa que en esos meses estaban en pugna o por un tercero interesado en “calentar” la plaza.

Sin embargo, poco a poco, ante los nulos resultados para castigarlo y más aún, ante el desinterés por dar con los asesinos y castigarlos, este homicidio se está configurando como un crimen de la narcopolítica. El delito lo es cuando se comete, pero se confirma y extiende en la medida en que permanece impune, por complicidad o por miedo de las autoridades, porque se enturbia y muchas veces a propósito.

A Javier Valdez lo mató una de las bandas del narcotráfico, lo seguimos sosteniendo. Pero ahora, después de cuatro meses sin que se hayan visto resultados, afirmamos también —y lo hacemos convencidos de que así es— que el gobierno está siendo cómplice de los asesinos, que los fiscales llegaron al punto en que ya no quisieron continuar, tal vez por miedo, pero eso no les quita su calidad de secuaces y colaboradores de los que perpetraron el homicidio.

Durante meses los fiscales Juan José Ríos Estavillo, de Sinaloa y Ricardo Sánchez, titular de la Feadle, nos pidieron paciencia, comprensión ante la delicadeza del caso y colaboración. Lo hicimos en la medida de nuestras posibilidades. Pero cuando empezamos a darle vuelta a la tuerca vimos cómo empezaron a recular. Las comunicaciones se han cortado casi por completo y no vemos interés de nadie por llegar al final de su encargo de oficio, que es imputar cargos a los asesinos materiales e intelectuales, poniéndolos a disposición de un juez.

Por eso no era gratuita la percepción generalizada de que el crimen no se iba a castigar. Si el 99. 7 por ciento de los crímenes de periodistas en México no se castigan, ¿por qué el de Javier sí? Lo escuchábamos por todos lados pero nos negábamos a aceptarlo como algo inminente. El impacto que causó en México y en el mundo, la actitud del presidente de la república, su convocatoria a los gobernadores, varios gobiernos de otros países presionando, la súbita organización de los periodistas de a pie discutiendo a partir de este hecho sobre sus condiciones de trabajo, el suelo minado que pisan para reportear y cómo protegerse…

Todo ello hacía del caso de Javier Valdez algo de urgente prioridad y parecía que se había planteado como un asunto de estado resolverlo. Pero nos equivocamos. El gobierno reaccionó simulando una preocupación real pero a la vuelta de las semanas y los meses nos dimos cuenta que fue solo eso, simulación. Y que si en algún momento tuvieron la intención de aclarar el crimen, llegaron al punto de toparse con los intereses criminales que anidan en las estructuras policiacas y de Gobierno.

Por eso las preguntas a los fiscales: ¿Cuánto tiempo más van a simular que investigan? ¿Para eso quería Ríos Estavillo llegar al cargo que ocupa, para que los niveles de impunidad siguieran igual y para declararse incompetente en un caso de tan alto impacto? ¿Puede decir Ricardo Sánchez Pérez del Pozo que con su llegada a la Feadle las agresiones a periodistas sí se castigarán? ¿En qué quedaron las investigaciones del asesinato de Miroslava Breach, cuando desde el primer día el propio gobernador dijo que sabía de dónde provenía el crimen? ¿A qué le apuestan con su silencio cómplice? ¿Y qué respuestas tiene el procurador general de la república, Raúl Cervantes, que pretende ahora ser el primer Fiscal del país?

Bola y cadena

La responsabilidad directa es de ellos, de los tres. Pero hay también responsabilidades políticas. Está la responsabilidad política del gobernador Quirino Ordaz Coppel, porque es él el responsable del clima de inseguridad que priva en la entidad y de que las policías, en vez de trabajar en el cuidado de los ciudadanos, sirvan para proteger a las bandas criminales. Y está la responsabilidad del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, que se comprometió a poner las condiciones necesarias para castigar el crimen y para proteger a los periodistas, cosa que tampoco está ocurriendo.

Sentido contrario

¿PUEDE EXISTIR MAYOR CINISMO de los criminales que gobiernan en Sinaloa cuando un laboratorio de drogas sintéticas es instalado en una casa propiedad del dirigente estatal de partido Movimiento Ciudadano, Mario Imaz? ¿O de que una bodega de insumos para producir drogas ilegales sea descubierta a media cuadra de donde vive el mismísimo presidente municipal de Culiacán, Jesús Valdés? ¿Alguien duda, con todo esto, que los que realmente gobiernan en Sinaloa son ellos y no los que despachan en los palacios?

Humo negro

EL GENERAL COMANDANTE DE LA TERCERA Región militar, Juan Ernesto Bernal Reyes, no es un político ¿qué necesidad tiene de meterse en problemas diciendo disparates y defendiendo lo indefendible? Eso que se lo deje a Quirino Ordaz, o al alcalde de Concordia. Decir que el ataque en Santa Lucía y La Capilla, del municipio serrano, donde murió acribillado un hombre y se incendiaron casas y vehículos, es un hecho aislado, es cerrar los ojos ante la realidad y pretender hablar frente a un público idiota. Y más echarle la culpa a los medios de prensa por la percepción de inseguridad que existe en la gente. Él es un hombre de armas, y nadie lo mandó acá para que defendiera políticos.

Javier Valdez apadrina a Leslie desde el cielo

 medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Javier Valdez apadrina a Leslie desde el cielo
Sep 182017
 


Javier Valdez, el escriba de los héroes

Aarón Ibarra/Río Doce

“Porque en este país, a pesar del infierno, hay héroes, hay ciudadanos cuyas historias deben ser contadas y cuyo ejemplo debe ser seguido porque son ejemplos de lucha, de valentía, de dignidad”: Javier Valdez Cárdenas.

Su ceremonia de graduación se llevó a cabo el 12 de agosto de este año. Leslie Abigail Escobedo Niebla culmina sus estudios en Trabajo Social en la UAS y mira cómo sus compañeras, acompañadas de sus padrinos, reciben sus papeles. Ella se aferró al suyo, a su padrino, quien le prometió cumplir con ese compromiso y ella honró el trato: Javier Valdez Cárdenas, con todo y su ausencia de ya cuatro meses, la acompañó en el corazón.

“Pues fue un gran señor, de hecho yo le llegué a estimar tanto que le propuse que fuera mi padrino ahora en mi graduación. Él me había dicho que sí, que claro que sí”, explica la joven.

En 2011 durante la noche del 13 de febrero, Leslie sufre un atentado a manos de militares que le cambió la vida para siempre. Luego de luchar por su vida, los pasos de Javier Valdez le llevaron a su casa. Quería contar su historia, misma que en 2015 sería publicada en su libro “Con una granada en la boca”, obra que compila 30 historias.

Historias que ahí están en la calle, y Javier, como periodista siempre fue un cazador de estas historias.

“Creo que mis historias pueden ayudar a sensibilizar a la gente, a recuperar la humanidad que hemos perdido, a recuperar la dignidad, a volver a enojarnos por lo que pasa y protestar y exigir que todo esto cambie”, dijo Javier en una de las entrevistas dadas durante la presentación del libro.

Y seguir las historias de Javier es ir a esos lugares. Al sur de Culiacán, en la colonia Nakayama, la casa de Leslie, con dos rampas para sillas de ruedas a la entrada, espera en una esquina. A la puerta del domicilio, Marbella, madre de Leslie, abre la puerta.

No para de hablar de Javier. “Desde hace tiempo queríamos saber del periódico, del Ríodoce, hacerles saber que no los dejamos solos y mira, un ángel te mandó, aquí estás”, explica la mujer tras abrir la puerta.

Leslie espera en su habitación. Sentada sobre su silla de ruedas, sus grandes ojos aceitunados brillan cuando escucha el nombre de Javier. En el espejo de su habitación, una foto del escritor que en vida fuera su amigo. ¿Y de quién no era amigo?, se pregunta Marbella y Leslie sonríe.

Ella aceptó hablar de Javier, quien la incluyera no solamente en una de sus historias, sino en su vida. Durante poco más de dos años, Leslie entendió en Javier no a un periodista que caza historias, sino a alguien que es más que un amigo, un confidente.

—Yo lo veía no como a un amigo… no sé cómo explicarte, lo veía como a otro papá, yo tengo papá pero, es que, es diferente porque…

–¿Lo veías cómo a un confidente?

-Sí, alguien que no te juzga, te escucha con todo y bromas pero ahí está, entonces me da consejos… me daba. Entonces, para mí fue alguien muy especial.

Leslie explica cómo Javier llega a su casa, ahí en una esquina de la colonia Nakayama al sur de Culiacán. Cerca de donde los militares abrieran fuego contra la Ford Lobo en que viajaba junto con sus amigos, y cuyos hechos no se sabrán con certeza porque el expediente fue clasificado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) como reservado.

“Un día llegó en la tarde-noche y preguntó por mí. Mi mamá le preguntó que si quién me buscaba y él se presentó y todo, mi mamá lo dejó pasar y me preguntó si le podía contar parte de lo que pasó ese día y pues yo le platiqué hasta donde yo recordaba, y mi mamá le contó todo lo que pasó después.

“Ese día duró mucho porque también platicó con mi papá y nos dijo que íbamos a estar en contacto, y así fue”, explica Leslie.

Javier terminó entonces su labor de reportear. Sin embargo, sus pasos lo llevaron de vuelta al domicilio de la joven.

El café y el padrino

Antes de la entrevista, una plática casual. Unas bromas, las anécdotas y entonces Marbella saca un libro. La tapa negra es inconfundible. Ella presume la dedicatoria.

El martes 9 de mayo, Javier visitó por última vez la casa de Leslie. Ese día bebieron café y comieron pan. Ella lo recuerda y sonríe otra vez. No tiene más cosas que decir sino gracias. El recuerdo, por un momento, no duele.

—Fue a mi cumpleaños (el día 3 de enero), me hicieron una comida allá con mi abuela. Yo lo invité y fue. Fue una relación muy cercana porque conocía a toda mi familia y a todo mundo les caía muy bien.

—Una semana atrás había venido a tu casa.

—Sí, el martes.

—¿A qué hora?

—En la tarde, como a las cinco, porque decía que no podía tomar café tan tarde. Regularmente siempre venía a esa hora.

—¿Y trajo pan?

-Sí, su pan.

—¿Uno nada más trajo, el codo?

—No, (risas) trajo varios. Trajo conchas, cortadillos, varios.

Luego, el silencio la interrumpe. Leslie trata de explicar por qué no tuvo padrino el día de su graduación, pero luego recuerda que su vida no es ordinaria. La de ella es la vida de un héroe, y los héroes no se rompen. Levanta la cabeza y recuerda:

“Nunca me quedó mal. Si yo lo invitaba al café o a equis parte, él ahí estaba, nunca me decía que no y ese día que yo le dije que si me podía acompañar a recibir mis papeles, él no lo dudó, me dijo que sí y pues… y pues ya no llegó”.

Son casi las seis de la tarde y por poco más de una hora, los recuerdos parecen no agotarse en la cabeza de Leslie. Le viene una cita que dejó pendiente.

“Íbamos a ir a desayunar birria al Diez, iba a invitar a Karla porque creo que por ahí vive cerquita, dijo que nos iba a invitar para que platicáramos un rato, pero tampoco”.

abigail-5

Leslie se refiere a Karla Flores, de Navolato, cuyo caso diera origen al título Con una granada en la boca. A ella la operaron durante nueve horas, y así como Leslie, es una de las heroínas retratadas en las letras de Javier.

Y la cita que no llegó no la lamenta. Leslie se siente agradecida.

“Cuando conocí a Javier estaba en la prepa abierta, en la sabatina; entonces le platicaba de mis planes, de lo que quería hacer, pues nada qué ver con lo que estudié pero él siempre me dijo que si yo quería, yo podía, que no hay peor lucha que la que no se hace… es que siempre fue muy amable”.

La amistad de Leslie y Javier se fue construyendo día a día, según explica ella misma. Estando en su casa un buen día Javier se comunica con ella y le explica que tiene una amiga terapista a la que le quiere presentar. Leslie acepta.

“Me dijo que iba a platicar con ella y ese día pues tomó café. Cada que venía tomaba café, traía pan y mi mamá le preparaba un café. Él se fue y la siguiente vez que vino, vino con ella. Me la presentó y me dijo que era muy amiga de él, pues, como era Javier, siempre bromeando, que no le caía bien y que no había otra, que me tenía que conformar con ella porque no había otra”.

A partir de ahí Leslie, su familia, Javier y la terapeuta tenían su propia fiesta. Café y pan por las tardes luego de la terapia, y ni el pan, el café, ni la terapia les costaba un centavo a su familia. Ellos siempre pagaron con sonrisas.

“Pues aquí no somos ‘paneros’ pero el día que venía Javier ya sabíamos que íbamos a comer pan y casi se acababa todo. No él, eh, entre todos. Estaba mi mamá, mi hermana, todos… y como yo no soy muy afecta al café, casi siempre me traía un frapuccino porque con el café caliente como que me duele la cabeza, o sea, como que me quedó una secuela”.

Un suspiro corta la anécdota. Leslie recuerda entonces cómo se enteró de los hechos del 15 de mayo. Explica que leyó una publicación en redes sociales. Incrédula coge el teléfono y llama a la terapeuta, y del otro lado de la línea escucha llantos.

Ella estaba en Mazatlán atendiendo citas médicas de rutina. Lamenta no haberse podido despedir, lamenta no haberlo visto otra vez. El estar lejos y el no haberlo podido acompañar, también lo lamenta, sin embargo, entera como es, sus ojos aceitunados brillan otra vez y recuerda al amigo.

“Pero pues estuvo muy bonito todo lo que vivimos, que todo fue cosas buenas, todo. No hubo tristezas ni nada, todo felicidad, buenas cosas”.

Y a pesar del infierno que es Culiacán, hay héroes y hay ciudadanos cuyas historias deben ser contadas, pero esta vez, los ciudadanos contaron la historia de quien les diera voz.

4 meses de complicidad e impunidad en el caso de Javier Valdez

 medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en 4 meses de complicidad e impunidad en el caso de Javier Valdez
Sep 182017
 

Javier Valdez, impunidad y complicidad del Estado.

Javier Valdez, impunidad y complicidad del Estado.


Caso Javier Valdez, el silencio cómplice y la impunidad

Río Doce.- Son alrededor de las 9:30 de la mañana y el calor ya pega. Con una sensación térmica de 37 grados centígrados, los gritos de “Justicia para Javier Valdez” hacen eco sobre el bulevar Enrique Sánchez Alonso en la exclusiva zona del Tres Ríos, en Culiacán.

Han pasado cuatro meses. Para más exactitud, hasta el 15 de septiembre son 123 días los que han transcurrido de impunidad, y a Javier Valdez Cárdenas aún no le llega la justicia. El silencio, pues, es cómplice y siembra impunidad.

El sitio de la protesta es el edificio que alberga la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, y en las afueras, a las pancartas, mantas y carteles se sumaron cruces rojas y blancas que exhibieron el silencio y la complicidad de las autoridades procuradoras de justicia.

A la puerta del recinto, Ismael Bojórquez Perea, director del semanario que fundara junto con Javier hace más de 14 años, lee una consigna. Con un megáfono y la frente cubierta de sudor, lanza consignas al gobernador, al fiscal local y al federal:

“Y ahora le preguntamos al fiscal de Sinaloa, Juan José Ríos Estavillo; y al gobernador Quirino Ordaz Coppel; y al fiscal federal, Ricardo Sánchez: ¿Qué les falta para dar con los asesinos? ¿Dónde se estancaron las investigaciones? ¿Por qué ese silencio cómplice y criminal? ¿Cuánto tiempo más van a estar ocupando cargos para los que no son aptos por su incompetencia y su falta de valor?”

Las cruces rojas y blancas colocadas sobre el camellón del bulevar y en el jardín a la entrada de la Fiscalía son recorridas por la parca. Es un artista local, no dice nada, no dio entrevistas. Simplemente pasaba por ahí, casualmente, como casualmente ha paseado por las cercanías de más de 1 mil 200 personas que han sido asesinadas durante la administración de Quirino Ordaz Coppel.

Y las transmisiones en vivo por Facebook, los flashes de las cámaras y las grabadoras y las videocámaras captando las protestas, los gritos, las denuncias. El sudor y el calor sólo le dieron intensidad, y Bojórquez Perea advierte:

“Ya está claro que a eso le están apostando; a que nos olvidemos, a que nos cansemos. Lo que no saben es que lo que nos cansa y nos harta ahora es su indolencia y su falta de esmero por llegar a los culpables del crimen y castigarlos. A los que jalaron los gatillos, pero también a los que ordenaron su muerte”.

La protesta se prolongó por prácticamente una hora. Antes de culminar, ciudadanos sacaron a relucir pintura de color rojo. Se untan las palmas de sus manos con ella y luego manchan los pilares del edificio de la Fiscalía.

Luego, otro artista local canta unas líneas. Ataviado con su guitarra, al son de un arreglo en círculo de Sol, acompañó sus letras cuya demanda redundó: han pasado ya cuatro meses, Justicia para Javier Valdez.

Y ello fue reiterado por el posicionamiento leído por el director del semanario:

“Y lo que no saben es que en la medida que pasen los días y los meses vamos a hacer más extensivas y más profundas nuestras protestas. Y no solo por Javier. Este reclamo de justicia va también por la compañera Miroslava Breach, asesinada el 23 de marzo pasado en Chihuahua. Y por el compañero Cándido Ríos, asesinado el 22 de agosto en Veracruz. Y por todos los periodistas asesinados. Y por los cientos de hombres y mujeres que en Sinaloa han perdido las vidas en medio de la barbarie y la impunidad, prohijadas la mayoría de las veces desde las mismas esferas del gobierno”.

La autoridad tiene 123 días de silencio, pero el pueblo ha tenido voz para cada uno de ellos y la seguirá teniendo. Han pasado cuatro meses, y la Justicia para Javier Valdez se sigue exigiendo: Justicia para Javier Valdez.

Río Doce se queja del silencio cómplice de las fiscalías

 medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Río Doce se queja del silencio cómplice de las fiscalías
Sep 152017
 

Cuestionan ‘silencio cómplice’ de fiscalías, a cuatro meses del crimen de Javier Valdez

Río Doce.- A cuatro meses del asesinato de Javier Valdez Cárdenas, Ismael Bojórquez Perea, director de Ríodoce, cuestionó el “silencio cómplice y criminal” de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) y la Fiscalía General del Estado de Sinaloa (FGES).

Durante una protesta en las instalaciones de la FGES, en la que se realizó un plantón, colocaron cruces y pintas para exigir justicia por el asesinato ocurrido el 15 de mayo, Bojórquez Perea criticó que ninguna de las dos instancias han dado resultados, y que la federal se niegue a atraer las investigaciones.

“Y ahora le preguntamos al Fiscal de Sinaloa; y al gobernador Quirino Ordaz Coppel; y al fiscal federal, Ricardo Sánchez: ¿Qué les falta para dar con los asesinos? ¿Dónde se estancaron las investigaciones? ¿Por qué ese silencio cómplice y criminal? ¿Cuánto tiempo más van a estar ocupando cargos para los que no son aptos por su incompetencia y su falta de valor?”, cuestionó.

Acompañado de Griselda Triana, viuda de Javier, y de los hijos del corresponsal de La Jornada y fundador de Ríodoce, señaló que aún cuando dichas instancias tienen la obligación de resolver el homicidio, le están apostando “al juego de la bolita mientras pasan los días y los meses, con la idea de que al rato pasen también los años y el caso no se aclare”.

“La Fiscalía estatal que encabeza Juan José Ríos Estavillo tiene la obligación de investigar el asesinato pero dejó de hacerlo hace mucho tiempo. Y dejó de hacerlo porque llegó la Fiscalía federal y se apoderó de las diligencias e investigaciones pero sin asumir la responsabilidad formal, porque no quieren enfrentar los reclamos de justicia”, manifestó.

“Hace tres meses les exigimos a voz en cuello y en una petición formal que se definieran; que dijeran cuál de las fiscalías se haría cargo de las investigaciones, porque no queríamos que sus responsabilidades se diluyeran. Pero no lo hicieron porque la Fiscalía federal no quiere atraer el caso. Y no lo quiere hacer porque el Procurador General de la República, desde que era senador decía que ‘históricamente las atracciones no habían servido de nada’”.

Advirtió que no desistirán en el reclamo de justicia, y de ser necesario se harán más extensivas y profundas las protestas.

“Ya está claro que a eso le están apostando; a que nos olvidemos, a que nos cansemos. Lo que no saben es que lo que nos cansa y nos harta ahora es su indolencia y su falta de esmero por llegar a los culpables del crimen y castigarlos. A los que jalaron los gatillos pero también a los que ordenaron su muerte”, reiteró.

“Y lo que no saben es que en la medida que pasen los días y los meses vamos a hacer más extensivas y más profundas nuestras protestas. Y no solo por Javier. Este reclamo de justicia va también por la compañera Miroslava Breach, asesinada el 23 de marzo pasado en Chihuahua. Y por el compañero Cándido Ríos, asesinado el 22 de agosto en Veracruz. Y por todos los periodistas asesinados. Y por los cientos de hombres y mujeres que en Sinaloa han perdido las vidas en medio de la barbarie y la impunidad, prohijadas la mayoría de las veces desde las mismas esferas del gobierno”.

Insistió que el asesinato de Javier, ocurrido a unas calles del semanario Ríodoce, a través del cual escribía también la columna Malayerba, tiene que ver con su trabajo periodístico relacionado con el narcotráfico.

“Lo dijimos también desde el primer día que no teníamos ninguna duda y a la vuelta de cuatro meses seguimos insistiendo: el origen del crimen de Javier Valdez está en su trabajo periodístico relacionado con los temas del narcotráfico. No sabemos de qué parte, de qué familia, de que organización provino la orden. Pero fueron ellos”, afirmó.

protesta-javier-fiscalia-4meses1

“Estamos aquí exigiendo justicia para Javier Valdez. Y mientras el crimen no se aclare y se castigue, vamos a multiplicar las voces”.

Durante el plantón realizado por familiares de Javier, periodistas, líderes sociales, amigos y ciudadanos, se exigió a través de mantas, pancartas, lonas y a gritos “justicia para Javier”.

Los manifestantes también colocaron cruces en los camellones del boulevard Enrique Sánchez Alonso, y en los pilares de las instalaciones de la Fiscalía estatal se pintaron manos rojas, en señal de la sangre derramada en el estado.

Una parca acompañó a la movilización, que a cuatro meses del crimen de Javier, exigió justicia.

Fernando Lozano Galindo

 aguascalientes, medios  Comentarios Desactivados en Fernando Lozano Galindo
Sep 132017
 

Foto: Hidrocálido.

Foto: Hidrocálido.

Fernando Lozano Galindo (+)

Como empedrando los caminos

Los Panchos, Los Dandys; los amigos

Javier Rodríguez Lozano

AGUASCALIENTES, Ags.- miércoles 13 de septiembre de 2017.- “Cuando me dijeron que cuando me vaya nada me puedo llevar, empecé a vivir lo que me quiero llevar”. Y lo que nos queremos llevar es la satisfacción de haber servido a la gente en muchos sentidos, especialmente en el de informar con decencia. Es un honor para quien esto escribe, empedrar los caminos con recuerdos, unas veces redondeados como las piedras con el paso del agua; otras, cuadrados, las más de las veces, por la ingratitud… Para Usted que conoció al periodista Fernando Lozano Galindo escribimos esta reminiscencia post mortem. Dícese que “Dios los hace y ellos se juntan”. Hasta nuestro ingreso al periodismo en 1966 solíamos cantar en las fiestas y no lo hacíamos mal, según nos decían, de tal suerte que Los Panchos, con el aguascalentense-guanajuatense Chucho Navarro en primera fila, Los Diamantes, de Enrique Quezada y Gustavo Prado, y Los Dandys de Güicho Cisneros, eran nuestros ídolos. ¿Quién iba a decir que algún día nuestros caminos se juntarían? Era 1975 cuando Higinio Moreno Cisneros nos invitó a colaborar con él en la oficina de prensa del Fondo Nacional de Fomento Ejidal. Él había sido reportero del diario Novedades, pero había sido mucho más que eso. Entre su staff se hallaba un joven melenudo, de pantalones acampanados, de tan solo 21 años de edad y de nombre Fernando Lozano Galindo. Alguna vez él, Gerardo González, Rubén Mares, Hilda Tapia, Lulú –la novia de don Higinio- y otros compañeros nos visitaron a mi esposa y a mí a un convivio que ofrecimos en nuestra casa de Joaquín García Icazbalceta, en la colonia San Rafael… Pues resulta que don Higinio Moreno, con su hermano Miguel (luego reportero de La Prensa), había formado con Güicho Cisneros en los años 50’s el trío Las Tres Piedras. El bolero que inmortalizara al compositor duranguense, Gema, sería estrenado en 1958. Primero moriría Miguel, creemos que después don Higinio y apenas el 10 de octubre del año pasado, a los 73 años de edad, fallecería Luis Cisneros Alvear, mejor conocido como Güicho Cisneros… Y “se rompió la taza”. Nosotros ingresaríamos al año siguiente a La Prensa, en momentos en que Miguel Moreno salía de aquella cooperativa, y con el tiempo nos enteramos que Fernando Lozano Galindo reporteaba para Unomásuno. Su señor padre, don Pedro Lozano, como reportero de El Día había hecho muchos buenos amigos, como Rodolfo “El Güero” Landeros Gallegos, jefe de prensa en Hacienda y luego en Presidencia, un señorón. Y sería Rodolfo quien lo recomendaría no solo a aquel periódico, sino también a Aguascalientes, cuando se gestaba en el techo de los 80’s la fundación del periódico El Hidrocálido, al que Fernando le dedicaría sin duda sus mejores años.
LA COSA ES QUE…
Hace una década que volvimos a nuestra tierra le trajimos a Fernando una foto enmarcada de aquel 1975 en nuestra casa, y por supuesto, se emocionó hasta la médula. Silvia su hermana está de testigo: “¿Y qué fue de don Higinio, de Lulú, de los amigos de entonces?”, nos preguntaba inmerso en la nostalgia. Buen viaje, compañero y amigo, Fernando Lozano Galindo; qué tal.

Muere el periodista Fernando Lozano, pilar del Hidrocálido

 aguascalientes, medios  Comentarios Desactivados en Muere el periodista Fernando Lozano, pilar del Hidrocálido
Sep 102017
 
Foto: Hidrocálido.

Foto: Hidrocálido.

Aguascalientes, Ags.- El periodista Fernando Lozano Galindo murió hoy luego de meses de batallar contra la enfermedad que cortó su vida.

Fernando Lozano Galindo (QEPD) fundó junto a otros periodistas el diario Hidrocálido en 1981. Era unos de sus reporteros más sobresalientes y cubría las principales fuentes de las que obtenía muy buenos ingresos pues los políticos directamente le compraban las páginas de publicidad del diario de las que obtenía porcentaje. Esta práctica ha sido erradicada de diarios de Guadalajara y Monterrey por el conflicto de interés que ocasiona entre el comunicador y las fuentes.

Matan otro periodista en México

 medios  Comentarios Desactivados en Matan otro periodista en México
Sep 062017
 


Asesinan a periodista en Guanajuato

El periodista y colaborador del portal La Bandera Noticias, en Yuriria, Guanajuato, Juan Carlos Hernández Ríos, fue asesinado a balazos la noche de este martes al salir de su casa.

De acuerdo a Reporte Índigo, el comunicador de 29 años fue emboscado por dos hombres armados que vestían ropas de color negro y lo esperaban a fuera de su casa, ubicada en la calle Francisco Villa, de la colonia Guadalupana, reportaron medios locales.

Al lugar arribaron los servicios de emergencia para trasladar al comunicador a un hospital cercano, sin embargo, falleció durante el trayecto.

El hombre se desempeñaba como auxiliar y fotógrafo en La Bandera, portal que en los últimos meses ha recibido diversas amenazas.

Medios de la localidad indican que Hernández Ríos también laboraba como taxista.

Recibe Kike de la Torre premio internacional por su destacada labor

 aguascalientes, cultura, inicio, internet, medios  Comentarios Desactivados en Recibe Kike de la Torre premio internacional por su destacada labor
Sep 032017
 

El estratega de Comunicación de Tere Jiménez, Kike de la Torre demuestra su altura y profesionaliemo ante otros jefes de prensa que de intrigas palaciegas no pasan.

RECONOCEN AL AYUNTAMIENTO DE AGUASCALIENTES EN MATERIA DE COMUNICACIÓN SOCIAL A NIVEL INTERNACIONAL

Fue galardonado con 2 premios en el concurso Napolitan Victory Awards

Estos reconocimientos colocan al Municipio como uno de los más innovadores a nivel internacional en materia de Comunicación

La Secretaría de Comunicación Social Municipal fue galardonada con 2 premios en el certamen Napolitan Victory Awards, organizado por The Washington Academy of Political Arts & Sciences, quienes reconocieron en este encuentro a creadores de ideas en materia de Consultoría Política y Comunicación Social de todo el mundo.
Más de 7 mil participantes expusieron sus propuestas en el concurso realizado en Washington D.C., ciudad en la que la Secretaría de Comunicación Social Municipal, liderada por Kike de la Torre, fue premiada con una estatuilla por la realización del primer cortometraje del Ayuntamiento, “Lolita de mi Corazón” (disponible en YouTube), en la categoría “Premio a la Excelencia en Comunicación”; audiovisual de 8 minutos que lleva un mensaje de conciencia ciudadana sobre el arduo trabajo de los operadores de servicios públicos que se esfuerzan día a día por mantener limpia la ciudad.

Cabe resaltar que la producción cinematográfica es de Kike de la Torre, Francisco Hafid Martínez Rogero y Jazmín Lucero Ruiz Durón.
El ayuntamiento de Aguascalientes recibió también la Napolitan Victory Medal, en la categoría de Campaña Institucional del Año, desarrollada por Delhy Sarabia, jefa de Imagen y Difusión Municipal, con la estrategia titulada “El Corazón de México”, reconocida por ser una de las campañas más destacadas del año, integradora y promotora de valores como el amor por la ciudad, además de difundir personajes destacados que motivan a los habitantes de la capital a ser ciudadanos participativos y ejemplares en la vida cotidiana.

Estos reconocimientos colocan al Ayuntamiento de Aguascalientes como uno de los más innovadores a nivel internacional en materia de Comunicación.

Kike de la Torre señaló que la Secretaría de Comunicación Social continuará difundiendo el trabajo realizado por la administración de la alcaldesa Tere Jiménez, que ya es reconocida por los proyectos que se desarrollan a favor de Aguascalientes.

Millones de datos de llamadas y no se da con el asesino de Javier Valdez

 medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Millones de datos de llamadas y no se da con el asesino de Javier Valdez
Ago 282017
 


Javier Valdez y las evasivas de los fiscales

El tiempo pasa y marcha en contra de la exigencia de justicia. Se cumplieron cien días del asesinato de Javier Valdez y en las fiscalías, la estatal y la federal, solo hay mutismo, evasivas, líneas agotadas que nunca condujeron a nada, horas-hombre y recursos dedicados a líneas falsas —tal vez premeditadamente distractoras—, tecnología que emociona pero que al final no aterriza en ninguna parte.

Hace 40 días, el titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, se comprometió, ante Ríodoce, la familia de Javier y el representante en México del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), Jean-Albert Hootsen, a dar una conferencia de prensa conjuntamente con el fiscal de Sinaloa, Juan José Ríos Estavillo.

Solicitamos, y así se aceptó, que ésta fuera en Ciudad de México, para que tuviera una mayor cobertura. En ella, se acordó, se darían a conocer avances de las investigaciones y Sánchez Pérez del Pozo asumiría públicamente la responsabilidad de la investigación. (Porque en los hechos es lo que ha ocurrido, que la fiscalía estatal solo está actuando como coadyuvante).

Pero ni una ni otra cosa ocurrió. En reuniones posteriores que tuvimos con la FEADLE, se nos informó que no tenía caso realizar la conferencia de prensa porque esto podría echar abajo los “avances” de las investigaciones. Se nos dijo también que las líneas que se habían abierto —por necesidad— y que tenían qué ver con la vida personal de nuestro compañero, se habían agotado, sin que se encontrara relación alguna con el crimen.

Otra línea a la que se le invirtieron recursos y semanas de trabajo fue la que se abrió con las insólitas declaraciones de un tipo que dijo que a él le habían pedido que matara a Javier y que había una lista de periodistas que también serían asesinados. Esto originó que la FEADLE lo llamara a declarar y que a partir de esto se le diera seguimiento a los datos —nombres, domicilios, apodos— que ofreció, pero que al final de cuentas no arrojaron ningún resultado relacionado con el crimen del periodista.

La parte “científica” de la investigación tampoco arrojó gran cosa. Se crearon expectativas a partir de los primeros datos que arrojó el seguimiento de mensajes y llamadas en todo Culiacán horas antes, durante y después del crimen de Javier. Se habló de millones de datos que se cruzaron y se fueron depurando hasta ubicar un puñado que al final tampoco les condujo a nada o a casi nada.

Así, a la vuelta de cien días, las fiscalías siguen guardando silencio. Y lo hacen porque no tienen pistas sólidas sobre los asesinos de Javier. Y porque temen enfrentar a un gremio que, saben, no se va a quedar con los brazos cruzados. El fiscal de Sinaloa nos pidió tiempo para darnos información. Dos meses —recuerdo que nos dijo— para elaborar al menos la teoría del crimen: quiénes lo mataron, quién ordenó el crimen y por qué. Pero ya vamos para cuatro meses y él ni siquiera está en condiciones de decirnos nada porque le fue arrebatada la investigación.

Pero ni uno ni el otro. Y entonces nosotros nos preguntamos qué vamos a hacer, qué otros caminos explorar. Se nos ha propuesto que se integre un grupo de periodistas nacionales y extranjeros que venga a Sinaloa a realizar una investigación propia y lo estamos valorando. También la posibilidad de pedir la intervención de organismos internacionales que coadyuven en la investigación. Y mantener la protesta en las calles y la exigencia de justicia. Con el mismo coraje, con el mismo dolor, sin darle cabida al desánimo y al olvido, con inteligencia. Las formas de lucha son infinitas.

Bola y cadena

¿QUE SI NOS HACE FALTA JAVIER VALDEZ? Claro que nos hace falta el compañero de redacción, el amigo, sus apapachos, sus chistes con chiste y sin chiste y sus leperadas, sus risotadas, su pan de los viernes y más tardecita su “salud” con tequila. Y sus bolsas de café cada vez que salía de viaje y brindar con él los martes en El Guayabo. Y sus malas yerbas. Pero sobre todo le hace falta al periodismo nacional, esa mirada tan peculiar sobre uno de los fenómenos más destructivos de la humanidad en la época moderna y como se expresa en nuestras calles, en nuestras ciudades y pueblos, en nuestras familias.

Sentido contrario

MIENTRAS, EN MÉXICO SE SIGUE matando a los periodistas. La semana pasada le tocó a otro compañero de Veracruz, Cándido Ríos Vázquez, asesinado a balazos mientras platicaba con un ex inspector de policía. El Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas le había proporcionado algunas medidas, pero no fueron suficientes. Fue acribillado. Horas después, otro periodista, Humberto Padgett, fue agredido en Ciudad Universitaria de la UNAM, con golpes de pistola en su cabeza por un grupo de vendedores de droga al menudeo sobre los cuales realizaba un reportaje. Y días antes vimos con pavor las amenazas contra Héctor de Mauleón, un periodista y escritor que ha estado escribiendo sobre las bandas criminales en Ciudad de México. Un país, pues, el nuestro, en manos de la criminalidad.

Humo negro

POR ESO ES URGENTE QUE LOS PERIODISTAS desarrollemos nuestras propias formas de protección, como lo están haciendo los colegas en otros países del continente. No es que vayamos a liberar al estado de su responsabilidad de proteger el trabajo periodístico, pero es evidente que lo que ellos hacen no es suficiente. Protección física, jurídica, laboral, legal, sicológica. Protección. El periodismo es ahora, hay que reconocerlo, un oficio de alto riesgo.

Cándido Ríos, un hombre sencillo

 medios, país  Comentarios Desactivados en Cándido Ríos, un hombre sencillo
Ago 262017
 

“Nadie me paga por hacer esto, por naturaleza soy un periodista, dejé de ser trailero hace 16 años, cuando escribo tengo mis errores, pero no de lo que escribo, sin en faltas de ortografía, puntos y comas. No soy estudiado, a los madrazos estudié seis años de primaria, mi escuela ha sido la ley de la vida”, expresa Cándido Ríos Vázquez en un video publicado en su página de Facebook.

En la grabación publicada el pasado 13 de agosto, 10 días antes de ser asesinado en Hueyapan de Ocampo, al sur Veracruz, junto con otras dos personas, el corresponsal del Diario de Acayucan y fundador de La Voz de Hueyapan, conocido como el Pabuche acusa a políticos y funcionarios locales de mentirle al pueblo.

Bajo un intenso sol y teniendo como escenario un campo abierto, el periodista también reflexiona sobre su trabajo, a través del cual busca llevar la verdad, luchar “por lo robado, lo empeñado y lo vendido de mi pueblo, tratando de abrir los ojos a mi gente, gente agachada, ciega, que prefiere morir de rodillas callando, que parado y hablando.”

“Por naturaleza soy un redentor, no me cobijo de grupos antorchistas, ni de asociaciones civiles, ni ser mustia con la sociedad con el afán de buscar un triunfo, una honra, unos honores, no, gloria a dios no”.

Añade que a diferencia de otros que toman la armas, él prefiere “disparar verdades”.

Cuestiona también a los periodistas que sirven de emisarios a los políticos, “manchando la credibilidad, la primicia, las convicciones de los que ejercemos el periodismo, manchando dignidades, honras y honores, a costa de sus propios intereses, no, yo ando frío señores, frío”, señala al mostrar el contenido vacío de la bolsa de su pantalón y su cartera con un billete de 100 pesos.

“Pero ando feliz, en la calle soy Pabuche, el pueblo me estima, me aprecia.. donde camino, camino con la frente alta”, remata en la grabación publicada en facebook, red social a la que dijo que incursionó recientemente, porque era necesario.

“Yo los 365 días hago el bien sin ver a quien, sirvo a la sociedad como debo hacerlo, valiéndome madre mi vida, mi libertad, las torturas que me han dado…”, finaliza y luego se despide con un silbido y colocando el dedo pulgar de la mano derecha hacia arriba.

Cándido Ríos Vázquez fue asesinado 10 días después de ese momento. Pese a estar incorporado al Mecanismo para Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación, fue asesinado a balazos junto con otras dos personas.

El reportero también recibía asesoría legal de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas, luego que presentara una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz en 2012.

Roberto Campa Cifrían, de la Secretaría de Gobernación de México, aseguró en menos de 24 horas del crimen y sin que se haya concluido una investigación, que Cándido fue asesinado por un error de cálculo.

“Todos los indicios apuntan a que el ataque no está vinculado con el periodista; todos los indicios apuntan a que se trató de un ataque contra otra persona y sus escoltas”, indicó el subsecretario.

Presidente del PAN acusa a la “Víbora” Morales de vendido

 aguascalientes, medios  Comentarios Desactivados en Presidente del PAN acusa a la “Víbora” Morales de vendido
Ago 232017
 

Cuauhtémoc Villegas Durán/Ajo Blanco

Mentiroso, ofensivo, grosero, gandalla, corriente, vulgar pero con mucho dinero y poder, el autollamado mejor periodista de México, rompió hoy con su hasta ahora amigo del PAN Aguascalientes, Paulo Martínez López quien lo acusó de atacar al gobernador por que no le da dinero.

Morales es un sicario del periodismo, tal vez el mejor ejemplo en este país del periodismo más bajo: Antes de que este reportero lo juzgará en un vídeo solía hacer suyas “exclusivas” que ya tenían días circulando y en algunos casos de Proceso a quien no le pagaba el servicio de agencia.

Morales negó tener de clientes a municipios pero en una entrevista llamó “mi presi” al alcalde de Jesús María. Morales como siempre haciendo uso de sus influencias y poder hizo los bailes de la feria de Los Chicahuales, la más importante del lugar.

Cuando Morales no pudo con los políticos amenazó con demandar a los medios de comunicación.

Paulo Martínez fue muy malo en su defensa del gobernador del que sólo es un “lambiscón” como bien dijo Morales, un Caballero de Colón, un extremo derechista como el gobierno al que crítica y que ahora extiende su sicariato a Jalisco para seguir volviendose millonario gracias a su falta de ética.

La Feadle, una tortuga inservible

 altares y sotanos, medios  Comentarios Desactivados en La Feadle, una tortuga inservible
Ago 142017
 


Ismael Bojorquez

Después de la orden presidencial se esperaba que la Fiscalía Especializada para la Atención de Agresiones contra Periodistas (Feadle) fuera expedita en elaborar una teoría sobre el crimen del periodista Javier Valdez Cárdenas e imputara responsabilidades contra los autores materiales e intelectuales.

Dijimos, desde el mismo día en que se cometió la infamia, que dejábamos en manos de las autoridades la investigación de los hechos, aunque sin mucha esperanza. Pero también ésta tiene sus tiempos y sus límites. Y creo que ya es hora de que las fiscalías, la estatal y la federal, salgan a dar la cara y digan lo que tienen respecto a las investigaciones –siempre y cuando no afecte las pesquisas— y cuál de ellas, como se ha pedido desde hace dos meses de manera formal, está al frente del caso.

Hubo el compromiso de hacerlo y se hizo ante la familia, ante Ríodoce y ante el representante en México del Comité para la Protección de Periodistas, Jean Albert, pero no se ha cumplido hasta el momento, ahora bajo la “razón” de que se siguen nuevas líneas de investigación y deben agotarlas. En realidad la Feadle no quiere hacerlo, a pesar de que el impacto causado por el crimen y la dimensión del caso lo exige. Y esto evidencia una sordera y un desdén por parte de la PGR que invita a sospechar que en realidad no tienen cabos sólidos para culminar una investigación y hacer imputaciones hacia los que cometieron el crimen y contra quien lo ordenó.

Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, titular de la Feadle, apenas había llegado a esta dependencia cuando asesinaron a Javier y tenía la oportunidad de reivindicarla después de que sus niveles de eficiencia, si nos atenemos a las sentencias logradas, no alcanzan ni el 1 por ciento. Sí, el 1 por ciento, de acuerdo a datos oficiales publicados por el diario digital Animal Político.

El reto, entonces, era descomunal. Pero la magnitud del crimen de Valdez Cárdenas era al mismo tiempo una oportunidad de oro para sacudir ante la sociedad la imagen de la Fiscalía, cosa que parece alejarse según la información que hasta ahora tenemos en nuestras manos.

Según información reciente de animalpolítico.com, que obtuvo datos de la propia Feadle, de julio de 2010 a diciembre de 2016, esta dependencia registró 798 casos de agresiones contra periodistas, de las cuales 47 fueron por asesinato. La misma Feadle aceptó que de este universo, solo tiene registradas tres sentencias condenatorias. Es decir, que prácticamente el cien por ciento de los casos permanece impune. Y si no se abaten estos criminales niveles de impunidad, no habrá política ni mecanismo que detenga la cacería de periodistas en nuestro país.

Por eso es urgente que casos como el de Javier, como el de Miroslava Breach, asesinada en Chihuahua y tantos otros donde queda claro que el origen se encuentra en su trabajo profesional, sean esclarecidos y los responsables llevados a juicio.

No hemos perdido la esperanza pero eso no significa que estaremos esperando a que las autoridades resuelvan el caso. El caso Ayotzinapa fue metido en un hoyo y se intentó consumirlo en una hoguera que nunca existió. Debieron existir poderosas razones de Estado para que se inventara esa “mentira histórica, como parafrasea muy bien Témoris Grecko a la vandálica expresión del ex procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, cuando “explicó” cómo habían muerto los 43 estudiantes normalistas desaparecidos y sentenció lapidariamente que esa era la “verdad histórica”.

Tuvo que venir a investigar una comisión de expertos internacionales para demostrar que la teoría del crimen sobre los muchachos de Iguala fue elaborada para ocultar la verdad, manoseando evidencias, inventando testimonios, borrando huellas, todo con el propósito vil de proteger a las instituciones del Estado.

Bola y cadena

EN EL CASO DE JAVIER NO SABEMOS si se está manoseando información, si se están borrando huellas o si están inventando protagonistas. De hecho, si solo se pretendiera, no habría condiciones para ello. Las fiscalías lo saben. Ni la familia, ni Ríodoce ni los periodistas del país y muchos extranjeros, incluyendo organismos internacionales, permitirían tal cosa. Menos ahora que Javier ha logrado, con su soledad asesinada —vaya paradoja—, unir a buena parte de los periodistas del país.

Sentido contrario

Y PRECISAMENTE ESTA SEMANA QUE pasó se llevó a cabo en Ciudad de México el Coloquio Internacional sobre Organizaciones de Periodistas, al que convocó la inusitada y abrupta Agenda para Periodistas, que encabezan Guillermo Osorno y otros periodistas y medios y organismos que están desarrollando iniciativas para que los periodistas podamos por fin discutir en la diversidad los problemas que afligen al gremio. Agenda nació cuando el cuerpo de Javier todavía estaba tibio. Fue su trágica partida la inspiración para tres o cuatro periodistas que dijeron “tenemos que hacer algo, ya, sin demora…”. Y a la vuelta de unas horas se volvieron decenas de periodistas y medios, luego cientos. Se hizo un primer evento en el que se inscribieron 600 participantes y asistieron casi 400, en torno a seis mesas de debate. Hoy se propuso algo más reducido pero no menos significativo. Estuvieron periodistas de Colombia, Brasil, Perú, Argentina, El Salvador y México. Cómo organizarnos, fue el tema central, hacia dónde ir. Y no tengo duda que habrá claridad hacia dónde ir. Aún en la diversidad y los desencuentros y los encontronazos. Es urgente.

Humo negro

AHORA TODOS LEÍMOS A RIUS. Yo también, y también me influyó. Las primeras notas que leí sobre marxismo fueron en su Marx para principiantes. Y fui vegetariano un tiempo gracias a La panza es primero. Me creía muy chingón porque en mi morral traía el libro, una zanahoria y una naranja. Eduardo del Río García murió el martes pasado a los 83 años, amado por miles, leído por millones. Su obra queda en América Latina, como una de las más portentosas en su género, de monos y reflexiones.

Morena censura a Objetivo7 sin ninguna razón: otra vez sienten que ganaron aun sin elecciones

 medios  Comentarios Desactivados en Morena censura a Objetivo7 sin ninguna razón: otra vez sienten que ganaron aun sin elecciones
Ago 112017
 

Ajo Blanco/Cuauhtémoc Villegas Durán

No me interesa la gente de Morena Aguascalientes, pueden repartirse el dinero y el poder y servir el cacique de Fresnillo David Monreal Ávila y a su amigo no menos perverso, el criminal Carlos Lozano de la Torre.

Creo en las propuestas antineoliberales de Andres Manuel López Obrador aunque sé que está rodeado de buitres que sólo buscan el poder y el dinero de la población como en el caso de los Monreal Ávila que, en su ambición de poder hicieron de Zacatecas un cementerio y regaron los campos de sangre de mexicanos.

De pronto, de la nada, me dejaron de mandar los boletines luego de saludar al camionero heredero -si lo hubiera hecho él, tendría algún mérito que lo acepten en Morena por su dinero- que según se decía mi amigo y que compra o compraba huachicol para obtener más ganancias ilegales y él me lo dijo de su boca (sí es hombre que lo acepte y sino la policía puede investigar en los estacionamientos de camiones de la ciudad) en una rueda de prensa en la que le aclaré al teco Francisco Gavuzzo que yo no comía ni un pan en ninguna rueda de prensa por que todo me lo terminaban cobrando los perversos políticos aunque el dinero es del pueblo. Que se metan el pan del pueblo en sus corruptelas.

Recuerdo al jefe de prensa de Morena Aguascalientes con su larga cola hippie y su cara de mariguano, lleno de ego, como si ya estuvieran en la presidencia de la república: pobres pendejos. Aún no ganan y ya censuran a los medios de avanzada mientras dan canonjías a los sicaros del periodismo al servicio de Lozano, de Orozco, de los Chuchos y otros políticos ladrones y traidores de triste memoria.

Que se metan sus boletines por donde les quepan. Si ellos nos censuran, que no esperen nada de nosotros, que sigan buscando criminales ricos y desechos del PRI y del PAN. Bien por ellos, que se sigan ahogando en sus propias heces que bien se come Andres Manuel López Obrador en vez de buscar a mexicanos honestos, cultos y comprometidos con la patria, que el líder perdedor siga nutriendo sus filas de la mierda fascista y criminal de la mafia del poder, de la que tanto se queja Obrador mientras se rasga las vestiduras. Vaya mamarracho.

Por cierto los boletines se producen con dinero público. Morena no es una empresa personal, pero no les vamos a rogar que se los metan por el culo y que se maten solos, como dejaron morir sola a la maestra Delfina en el Estado de México. Si el gobierno es la mafia, Morena son sus cholos, sus sicarios, su espectáculo.

Muere el maestro de los moneros actuales

 cultura, humor, medios  Comentarios Desactivados en Muere el maestro de los moneros actuales
Ago 082017
 

Durante las primeras horas de este martes falleció el caricaturista Eduardo del Río en Tepoztlán, Morelos.

Regeneración, 8 de agosto de 2017.-A los 83 años de edad, el monero Eduardo del Río, mejor conocido como “Rius”, murió la madrugada de este martes.

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, escribió en su cuenta de Twitter: “Triste noticia falleció Eduardo del Río ilustre michoacano de nacimiento y Morelense de adopción. ‘Rius’ hizo la mejor caricatura política”.

Graco Ramírez ✔ @gracoramirez
Triste noticia falleció Eduardo del Río ilustre michoacano de nacimiento y Morelense de adopción. Rius hizo la mejor caricatura

A fines del año pasado, el cartonista recibió el primer reconocimiento de caricatura ‘Gabriel Vargas’ en el Museo del Estaquillo, por considerarlo un referente cultural en el país.

Cuando r¿le entregaron este reconocimiento dijo: “Los homenajes son cuando se muere uno y aquí se están adelantando un poco. No se está acostumbrado a que hablen bien de uno, pero se siente bonito, lisito”.

Los escritores Juan Villoro y Elena Poniatowska, así el caricaturista José Hernández acompañaron a Rius durante el homenaje.

Para Rafael Barajas “El Fisgón” en ese año afirmó que se enganchó con el homenajeado desde que leyó “Los supermachos”, obra a la que calificó como “una extraordinaria metáfora de lo que era México”.

LEER MÁS: Murió Ramón Xirau, poeta y filósofo
Y subrayó que “no solamente Rius fue uno de los introductores de la lectura de varias generaciones de mexicanos, sino quien politizó a varias generaciones”.

Dijo que las historietas de “Rius” fueron el vehículo mediante el cual “varias generaciones nos metimos a hacer política y a preocuparse por el destino de la nación, incluso, nos adentramos a muchas cosas. Rius es uno de los grandes creadores de la cultura popular del país”.

Rius trabajó como caricaturista en La Jornada, Proceso y Novedades, también es autor de Los agachados y los libros de sátira política Los presidentes dan pena, ¿Cuándo se empezó a xoder a Méjico?, La Reforma dizque heducativa, entre otros títulos.