Artistas piden justicia para Javier Valdez

 internet, medios  Comentarios Desactivados en Artistas piden justicia para Javier Valdez
Ago 072017
 
Share

Río Doce.- En homenaje al periodista Javier Valdez, el colectivo RecuperArte concluyó hoy la manta bordada por manos culiacanenses que durante dos meses y medio participaron en su elaboración.
La manta que exige “Justicia para Javier Valdez”, cofundador de Ríodoce, asesinado el pasado 15 de mayo, fue colgada en uno de los edificios del Fovisste Diamante en donde en semanas pasadas también hubo un festival de arte urbano en homenaje a Valdez Cárdenas.
El colectivo RecuperArte colocó la manta en el marco de un festival cultural que se llevó a cabo la tarde de este domingo en la colonia de Culiacán, en el que hubo música, danzas, títeres y convivencia familiar.
El grupo de artistas y activistas planea que la manta viaje a otras ciudades en donde sea arropada por grupos de periodistas que la expongan durante unos días en su ciudad y la hagan viajar por todo México y posteriormente por otro países en un reclamo de justicia para Valdez Cárdenas y los periodistas agredidos en México.

Share

UAATV, otro medio al servicio del gobernador en turno

 medios  Comentarios Desactivados en UAATV, otro medio al servicio del gobernador en turno
Ago 052017
 
Share

La expansión de medios digitales, radiales, de televisón e impresos -aunque ya no se leen- es un fenómeno parecido a la multiplicación de los panes sin que esto quiera decir que sean medios con contenido y seriedad. El Heraldo es un buen ejemplo de un medio que se ha adaptado a las circunstancias tecnológicas sin caer en publicar todo lo que sea viral como si lo hacen Código Rojo Y el Metropolitano con tal de tener cientos de miles de visitas y seguidores para seguir recibiendo más canonjías de sus padrinos políticos. En este sentido, ciertamente, medios como El Heraldo han demostrado que no es suficiente una computadora, una página web y ganas de chayotear y servirse de la impunidad, sino de mantener una línea editorial seria y ética aunque también apacible ante las múltiples irregularidades, rapacerias, censura, represión social y más de quienes también les dan los millones para poder lograr la hazaña de sostenerse sin ser medios totalmente al servicio del gobierno como el Canal 26 y ahora UUATV ya que,la universidad local y “pública” sólo se preocupa por satisfacer los caprichos del gobernador en turno y por supuesto sólo piensa en sus intereses y se le agacha al gobernador como si fuera otra institución del gobierno del estado de Aguascalientes.

Boletín UAAPara celebrar los primeros siete años de vida de la televisión que produce la Universidad Autónoma de Aguascalientes, a partir de este 7 de agosto se podrá visualizar en televisión abierta de ese estado, en la frecuencia 26.2.

Este es, sin duda, un gran paso para las televisoras públicas de México, pues es un nuevo espacio para la difusión del conocimiento, la cultura, las artes, tradiciones e historia de la comunidad.

Así lo dijo el propio rector de la UAA, Francisco Avelar González, quien habló de los retos que enfrentarán: crear un público crítico y una ciudadanía más participativa.

Por su parte, la directora de la Red de televisoras públicas, Blanca Lilia Ibarra Cadena, señaló que ahora le toca a los televidentes ser receptivos, pero a la vez, participativos para poder lograr una televisión de calidad.

En el evento, también participaron el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, y el presidente de la ATEI y director de canal 44, Gabriel Torres Espinoza.

Share

Javier Valdez, el amor por la mujer, la bebida, la comida y los marginados

 estado, medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Javier Valdez, el amor por la mujer, la bebida, la comida y los marginados
Ago 012017
 
Share

JAVIER VALDEZ. Desde la calle.

tan boinón, tan paisano, tan bribón,

tan urbano, tan fulano, tan picapedrestre

Río Doce/Lialina Plascencia.- Javier Valdez, el periodista, el amigo, el espectador-personaje que como un Virgilio va por la ciudad mostrándonos a esos héroes anónimos sin los que es imposible reconocernos a nosotros mismos, es el cronista. Es el ser solitario que se diluye entre la multitud para desnudar esta ciudad, tan nuestra, tan suya, con sus hombres y sus mujeres, con sus paisajes y sus indiferencias. Es la mirada nostálgica y esperanzadora que nos muestra las bondades y las miserias de un Culiacán que se ha ido pero se aferra a permanecer en el recuerdo, que sobrevive en el corazón de la historia, de sus historias. Heredero de una tradición que ve en la crónica el género por excelencia, la poesía del instante, es más que el sociólogo, el antropólogo, el historiador; es el hombre al que le duele la ciudad, el que la retrata, el que nos la cuenta, que nos la dice, para resistirse a su inevitable cambio de rostro. Javier Valdez, el cronista, se rebela ante la posibilidad de que Culiacán se convierta en un cementerio gigante donde las personas pasan desapercibidas, y es así como a través de la palabra nos regala sus testimonios, sus vivencias, una parte de él, en De azoteas y olvidos.

—La pregunta obligada: ¿Cómo surge la idea de escribir de la ciudad?

—A principios de los noventa empecé a escribir crónicas de este tipo en El Diario. Siempre me dio la impresión que los medios —y esa tendencia se ha acentuado en los periódicos y en los periodistas—, se han alejado de la vida social. Social en el sentido de lo que se da en la calle, en la colectividad. Se han olvidado de las personas, el periodismo se ha alejado de las personas. Entonces, yo sentía la necesidad de retratar esos aspectos de la vida cotidiana. Las historias que componen este libro son historias que no son de escaparate, de políticos; son historias de gente que sufre, que vive, que se asolea, que respira, que tiene broncas, que hace cola para subir al camión o para comprar las tortillas.

—Tú hablas de colectividad y sin embargo tus textos son crónicas que hacen referencia a esos héroes anónimos que pueblan las ciudades. ¿Qué es lo que te parece tan significativo de ellos al grado de retratarlos?

—Su lucha por sobrevivir. Para mí la sobrevivencia, en medio de esta selva de chapopote, es muy significativa. Me resulta interesante hablar de esa gente que se está partiendo la madre, trabajando, sobreviviendo a la lluvia, a la indiferencia del resto de las personas, a la apatía, a la frialdad, a las inclemencias naturales, o a las inclemencias de cualquier ciudad. Eso me ha llamado mucho la atención, el hecho de sobrevivir, sobrevivir, por ejemplo, a la ausencia de un ser amado, como en esa crónica con que empieza el libro, la de Cenar a solas. Para mí eso es el tuétano, el corazón de las historias.

—Veo mucha soledad en tus personajes, en tus crónicas, pero también percibo mucha soledad en ti como autor, ¿Es Javier Valdez un ser solitario?

—Sí, bueno, yo me considero de alguna manera un solitario, en medio de mi trabajo que es tratar a mucha gente. En medio de una cantina o en un centro comercial se experimenta la soledad. Y sí, en mi libro está reflejada la soledad del indigente del crucero, por ejemplo. O la soledad de Celia en la catedral. Siento que no podría retratar yo la soledad de esa manera si no la miro con la nostalgia, con eso dolor por el pasado que siente un ser melancólico. Y no es un dolor en el sentido patológico, es un dolor sabroso, por lo que se fue, por lo que está y mañana no va estar. Por la ciudad. Yo no podría escribir lo que escribo si no miro a la ciudad y a las personas con esa nostalgia, es parte de un ejercicio de desnudar la ciudad, sus personajes, su vida cotidiana. Sí hay esa mirada nostálgica y solitaria.

—¿Esa nostalgia, es la de un solitario que se resiste a esa ciudad que cambia, vertiginosamente, que se convierte en un espacio bullicioso donde la gente pasa desapercibida?

—Fíjate que sí, que hay un ejercicio de resistencia, yo no lo había visto así. Pero es verdad. De resistencia a ver los centros comerciales como una religión, de rebelarse, de resistirse, a que un hermano tuyo invite a tus hijos y sus hijos a dar la vuelta, y uno piensa que van a ir al parque, a la plazuela, a caminar al malecón o a un museo, tal vez al cine, pero no, van al centro comercial, van a ver escaparates. Esa es la nueva visión. Yo no estoy en contra de los centros comerciales pero quisiera que la gente volteara a ver los ríos, que se sentara en la catedral…

—En tus crónicas estás muy presente, no sólo como espectador, también como personaje.

—Sí, yo estoy ahí muy presente, en todo lo que escribo, porque tengo por ahí algunos cuentos, algunos versos, y siempre estoy yo ahí, a veces de manera anónima, como espectador, como personaje. Por ejemplo, en Ver amanecer es Tania mi hija la que me despierta a las cinco de la mañana porque quiere ver salir el sol. En estas crónicas están mis hijos, estoy yo, al que veo en el café, el que veo en una cantina, el que pide dinero.

—Como espectador personaje de tus crónicas ¿Te duele esta ciudad?

—Mucho, sobremanera. Me duele por la deshumanización, me duele porque el costo de esto es muy alto. La gente camina menos, anda menos la ciudad, cada vez está más preocupada por el tiempo, por lo que va pasar mañana, o por las compras, que por su vida misma. El ritmo de vida nos ha convertido en seres autómatas que no ven. No vemos a la persona con quien nos topamos enfrente. No andamos la ciudad, no la sentimos, no la disfrutamos.

—Tu libro es un ejercicio por rescatar la memoria de una ciudad, cuando ahora en aras de la modernidad queremos olvidar, enterrar el pasado y ver sólo hacia el presente.

—Es un ejercicio de memoria en medio del olvido. Es un ejercicio de vigencia en medio de la desmemoria. Yo insito mucho en esto: decirle a la gente aquí había un centro comercial, aquí había un banco, aquí se veía la gente, aquí estaba un cine, o aquí se sentaban los fotógrafos. Decirle aquí está una parte de la ciudad. Este ejercicio en el que se rescata el pasado corresponde a una mirada que abarca a generaciones anteriores, pero también a las recientes.

—¿Tú por qué crees que se da esta transformación. De alguna manera esta puede ser la respuesta de una ciudad temerosa ante la violencia?

—Sí, claro. Ahora vivimos en jaulas, tenemos convertidas en jaulas el patio, la cochera, por miedo a la inseguridad. Pero todo es porque cedimos la calle, les entregamos la calle a los delincuentes. Existen poco los juegos colectivos, se perdió la convivencia. Le cedimos la calle al narco, a la delincuencia, a la oscuridad cómplice de lo perverso, de lo ilícito, de todo lo que puede ser inseguro para nosotros. Ahora ya no hay vida social en la cuadra, de hecho hay vecinos que ni se conocen. Eso se da, es una pérdida, son los números rojos de este cambio. Los habitantes de esta ciudad somos responsables de este cambio porque nosotros y las autoridades cedimos la calle.

—A lo largo de toda tu obra, aparte de ese gran personaje que es la ciudad, encuentro dos referencias constantes que se convierten en grandes presencias: la mujer y la comida. Háblame de ellas…

—Jaajaja. Yo soy un admirador de la mujer. Soy un observador milimétrico de las siluetas femeninas, de los andares. Para mí la ciudad es una mujer. Es una mujer coqueta, cachonda, concupiscente, pero al mismo tiempo es una mujer que no me hace caso, que voltea y me guiña el ojo y luego me manda lejos. Ese coqueteo, ese duelo de miradas, ese luto mío porque la ciudad no me hace caso y la percibo y a veces le soy indiferente; todo eso, legado a la bebida, a la gastronomía culichi, a ese ingerir, hace que uno vea a la ciudad siempre con un mirada llena de café y de líquidos ambarinos. Creo que la ciudad es un personaje y es mujer… Y esta ciudad está llena de mujeres hermosas, lindas —y no solamente hablo de bonitos cuerpos—, hablo de inteligencia, de audacia, de osadía, de valentía. Y si no vean, ahí están las tiangueras, las meseras, las mujeres que se prostituyen, las dementes, que se la juegan todos los días. También las compañeras, las esposas, las obreras, las intelectuales, las maestras. Siento un gran respeto por todas ellas. Y les expreso mi respeto, mi reconocimiento inconmensurable y gran admiración en todos los sentidos. Porque una mujer no es sus montañas y sus montes, sus patios traseros, o delanteros, es muchas cosas: el espíritu, la mirada, el andar y esa manera de cruzar el fuego, el fuego de la ciudad, y partirse la madre. Ahí está una mujer.

—¿Por qué crees que alguien debería de leer tu libro?

—Por la ciudad, por sus personajes. Yo pienso que la gente debe estar ávida de leer otras cosas que no sean las notas de ocho columnas o las que hacen referencia al narcotráfico, o los casos de corrupción en los gobiernos, los conflictos postelectorales. La gente quiere que todo eso se retrate pero desde otras perspectivas, poniendo en el centro al ser humano, a las personas. Yo creo que a la gente le puede gustar por eso, porque están ahí, no es algo ajeno a ella. Las personas están dentro de este libro y a la persona debe interesarle el otro.

—Este libro condensa una serie de textos que van desde el 95 al 2005. Pero en el 2003 inicias en Ríodoce la columna, “Malayerba”, con una temática diferente, en apariencia, ¿Qué es lo que pasa?

—Sí, sí, por supuesto. Si tú te das cuenta en “Malayerba” también están en el centro los seres humanos, porque el narcotráfico no es una cosa de jalar gatillos y matar gente, mover drogas o hacer negocios, hay seres humanos ahí dentro, historias de amor, de ternura, de fidelidad, y tragedia, y dramas insoportables. Y siento que la ciudad también está muy influenciada por el narco, porque al mismo tiempo que el narco se denuncia, que las personas lo denuncian o se quejan de él: del matón que vive enseguida, de la familia que se dedica a vender mariguana, también convive con él, se convierte en su cómplice y copula con él. De día lo rechaza y de noche lo cubre bajo su misma cobija. El narco ha influido mucho en la ciudad, en todos los espacios, en los intersticios intocados, ahí está presente el narco. La gente se dejó influenciar por el traficante de drogas y cambió su forma de vida. Eso se refleja en la ciudad.

—Y aquí volveríamos a esa responsabilidad social que tiene el periodista, que tiene este espectador de denunciar una serie de situaciones… ¿Así es como miras tu espacio de “Malayerba”?

—Yo creo que hay que retratarlo, hay que mostrar esas formas de vida. Hay que decirlo, no es apología, es la realidad. La gente dice que estás haciendo apología, pero estas historias también están basadas en hechos reales, en personas que estuvieron presentes, son versiones, y desgraciadamente esa es nuestra realidad, es lo que tenemos. Muchos prefieren callarlo, censurarlo porque les duele verse ahí, porque no es fácil verse en el espejo.

—¿Consideras tú que Culiacán es una ciudad trágica, violenta, desencantada, pero que todavía conserva la esperanza?

—Sí, creo que todavía hay por ahí huellas esperanzadoras. Pero también creo que hay que decir que aquí en Culiacán no se necesita deberla para temerla, aquí no tiene vigencia decir “por algo lo mataron”, “el que nada debe nada teme”. Eso no es cierto, porque un homicidio puede ocurrir en la calle por un pleito de tráfico vehicular y no importa que estén tus hijos o tu mujer o tu mamá; te disparan y pueden matarte, aunque las balas no vayan dirigidas a ti pueden hacerlo porque andabas por ahí. Aquí en Culiacán eso ocurre en la calle, en los cines, en los centros comerciales, frente a los mercados, las iglesias, en el restaurante. Eso también se nos está volcando encima, esa realidad nos abofetea cada día. Pero, y es lo bueno, del otro lado hay huellas que hay que seguir, que están medio escondidas, medio tapadas, hay indicios que nos pueden llevar a encontrar de nuevo la luz.

—¿Y quizá volver a esas historias del asfalto, donde los personajes son seres como tú y como yo, como cualquier otro que camina libremente por la ciudad?

—Sí, y volver a la convivencia cálida, recuperar la calle, la tranquilidad y volver a mirarnos a los ojos unos a otros.

* Primera entrevista realizada a Javier Valdez a raíz de la publicación De azoteas y olvidos, su primer libro de crónicas sobre la ciudad de Culiacán. Publicada originalmente en septiembre de 2006 en el semanario Ríodoce. (Texto editado).

Share

Reconocimiento internacional a vídeo del municipio de Aguascalientes

 aguascalientes, cultura, medios, mundo  Comentarios Desactivados en Reconocimiento internacional a vídeo del municipio de Aguascalientes
Jul 252017
 
Share

El Municipio de Aguascalientes obtiene reconocimiento internacional en materia de comunicación. La Academia de Washington de Artes y Ciencias Políticas (en inglés The Washington Academy of Political Arts & Sciences) ha dado a conocer su lista de nominados y los primeros ganadores en las 14 categorías de los Napolitan Victory Awards.

Kike de la Torre, Francisco Hafid Martínez Rogero y Jazmín Lucero Ruiz Durón fueron galardonados por realizar el primer cortometraje del Ayuntamiento, “Lolita de mi Corazón” (disponible en YouTube), en la categoría Premio a la Excelencia. Al respecto, el Secretario de Comunicación Social, Kike de la Torre destacó:

“En un momento como el que está viviendo ahora nuestro país, en su relación con los Estados Unidos, la oportunidad de ser de Aguascalientes, un Ayuntamiento mexicano, e ir a competir a la capital de los Estados Unidos, Washington D.C., frente a personas de todo el mundo… eso ha sido ya un triunfo en sí mismo.”

En cuanto a la categoría Campaña Institucional del Año, el propio secretario está nominado junto con Delhy Sarabia (sin aún ganar el reconocimiento). Más de 7 mil postulaciones provenientes de todo el mundo fueron seleccionadas por un grupo de expertos en la materia, reconocidos a nivel internacional. Para el secretario es un reflejo de la administración de la alcaldesa Tere Jiménez:

“Esta premiación es el resultado del buen trabajo de un gran equipo de colaboradores profesionales, y que responde a las buenas acciones del Ayuntamiento. Es, además, la primera vez que se nomina a talentos de Aguascalientes representando al gobierno local.”

Share

Aumentan 300% los homicidios en Aguascalientes

 aguascalientes, medios, religión, seguridad  Comentarios Desactivados en Aumentan 300% los homicidios en Aguascalientes
Jul 242017
 
Share

De 3 a 12 homicidios aumentaron respecto a junio de 2016 los homicidios este año lo que significa un 300 por ciento más aunque en este estado se multiplica la represión policíaca y la publicidad del combate y se presume la captura de cinco huachicoleros. Algún medio de comunicación habló hoy de 13 muertos durante junio de este año.

Por si fuera poco todos los delitos en el estado se encuentran en semafóro rojo ya que entre el florecimiento y la lucha por la plaza, el Estado aprovecha para reprimir a la sociedad sin resultados reales y con múltiples detenciones de ciudadanos y hasta de carros por el sólo hecho de verlos sospechosos lo que merma la economía y la salud de una ciudadanía hundida en el odio contra el gobernador y los ladrones, rencor impulsado por autoproclamado “mejor periodista de México” José Luis “La Víborita” Morales.

Share

Inauguran Casa de la Cultura Javier Valdez en Mazatlán

 cultura, medios  Comentarios Desactivados en Inauguran Casa de la Cultura Javier Valdez en Mazatlán
Jul 182017
 
Share

Río Doce.- Este lunes nació en Mazatlán la Casa de la Cultura Javier Valdez, con actividades de lectura para niños.
A través de una iniciativa de la Asociación Civil Reacciona Mazatlán, que rescataron este espacio abandonado, se creó un sitio donde los niños podrán asistir a tomar clases de guitarra y participar en diferentes actividades culturales sin ningún costo.
Elizabeth Páez y José Sánchez Rivera, ambos egresados de la Facultad de Ciencias Sociales de la UAS encabezan el proyecto.
Se trata de una caseta de Policía asentada en la Colonia Ejidal que estaba en completo abandono y vandalizada, que fue transformada gradualmente por la Asociación con recursos propios y algunas donaciones en especie, informó Sánchez Rivera.

Con cinco años de haber sido creada, está asociación ya cuenta con otro recinto denominado Casa de la Cultura ” Juan Rulfo” ubicada en la colonia Francisco Villa.
La Casa de la Cultura “Javier Valdez” se creó en memoria del periodista y escritor asesinado el pasado 15 de mayo en la ciudad de Culiacán.

La casa de la cultura cuenta con la salsa de lectura “Malayerba” , nombre de la columna que cada semana publicó el periodista en el semanario Riodoce.

Sánchez Rivera indicó que el ejercicio periodístico de Javier Valdez es un ejemplo para dar voz a los sectores más vulnerables de la sociedad y que crear consciencia de las condiciones en las que crecen los niños y jóvenes, es parte del trabajo que buscan aportar con la puesta en marcha de sitios culturales.
“Si pudiéramos hacer más, lo haríamos “, expuso.
Para sostener las casas de la Cultura y continuar con los talleres gratuitos, organizan eventos para recaudar fondos.

Share

Algunos políticos y sus comunicadores difunden falsedades

 internet, medios  Comentarios Desactivados en Algunos políticos y sus comunicadores difunden falsedades
Jul 172017
 
Share

Ciudad de México | Desinformémonos. “La mayoría de la gente no sabe reconocer una noticia falsa de una real. No entienden lo que es una fuente de información y que aquellos a los que citas en una historia son lo más importante”, dijo la periodista y directiva de Creative Commons, Esther Wojcicki, al manifestar su preocupación por el uso de hechos no verídicos en la prensa y que el mismo gobierno sea el responsable de la difusión de contenidos falsos.

Frente a la audiencia del Campus Party México, Wojcicki expresó: “Algunos políticos y servidores públicos difunden noticias falsas porque no saben hacer algo mejor”. Sin embargo, señaló que “al final todo está en la educación”, por lo que es necesario adoptar nuevas técnicas de enseñanza que permitan a los estudiantes a ser creativos y críticos.

“Si piensan en su propia educación, ustedes recuerdan cosas que hicieron y no lo que memorizaron. La memorización es inútil, lo que necesitamos es aprender a aprender”, afirmó.

La periodista imparte periodismo en un instituto de Palo Alto a través de nuevas herramientas tecnológicas y diferentes proyectos que atraen a los estudiantes incluso cuando no pretenden dedicarse al periodismo. A pesar de ello, los jóvenes desarrollan capacidades que les pueden ser útiles en la vida como resiliencia, liderazgo, emprendedurismo y tolerancia, identificó Wojcicki.

Señaló que en un futuro será indispensable que la gente aprenda a pensar rápido, a colaborar con otros y a ser creativos y críticos, y que por ello herramientas como Creative Commons, que es un espacio electrónico de contenido para uso libre, serán indispensables para difundir ese estilo de educación, donde también se aprende la diferencia entre contenidos libres y aquellos con derechos. “Necesitamos aprender a aprender en línea”, lanzó.

Entre los datos que motivaron su propuesta educativa se encuentran el que sólo 32 por ciento de la información estudiada para un examen es recordada dos semanas después de la evaluación, y que luego de un año pueden recordar, algunos, sólo 5 por ciento.

Con información de El País

Share

2 meses de impunidad en el caso Malayerba

 medios, seguridad  Comentarios Desactivados en 2 meses de impunidad en el caso Malayerba
Jul 152017
 
Share

De los dos meses, las dos Fiscalías y los nulos resultados

Río Doce.- El quiosco de Catedral fue el punto de convergencia. Ahí, integrantes de la Comisión de Seguimiento del caso Javier Valdez acordó reunirse y llevar a cabo un ayuno de 12 horas. Desde las 7:00 horas se instaló una carpa al pie de las escaleras, y bajo ella, amigos, colegas y familia del periodista comenzaron la protesta pacífica.

Medios de comunicación llegaron. Luego, a las 10:00 horas una conferencia de prensa dio inicio en la voz del director de Ríodoce, Ismael Bojórquez Perea, quien junto a Javier fundara el semanario.

“Justicia diferida no es justicia”, es la oración con que Ismael Bojórquez inicia. Han pasado dos meses del crimen y nada de resultados. “No tenemos hasta ahora elementos para pensar ni de una Fiscalía ni de otra que el crimen de Javier Valdez se vaya aclarar y se vaya a castigar”.

Y los resultados son ausentes, tanto por la Fiscalía General del Estado y como de la Especial para la Atención a Delitos contra la Libertad de Expresión (Feadle) de la PGR y tampoco información. Y Griselda Triana, quien fuera esposa de Javier, hace una reflexión y una crítica a la falta de resultados por parte de las dos Fiscalías.

“Es lo único que nos queda, no nos explican como las autoridades y las instancias responsables de impartir justicia puedan estar tranquilas, por qué ellos sí tienen derecho a vivir sin sobresaltos… por qué ellos sí tienen derecho a vivir en el confortable y por qué las personas, los ciudadanos normales tenemos que vivir intranquilas”.

A Javier lo mataron un 15 de mayo y a partir de ahí, organismos civiles de la mano con el gremio de medios de comunicación se unió. Sin embargo, hace falta no bajar la intensidad, seguir y exigir la justicia no solamente para Javier Valdez sino para los más de 800 asesinados en Sinaloa en lo que va del año. Grisleda hace esa reflexión.

“Les pedimos que nos ayudes, que nos apoyen… sobre todo no permite que un crimen como el de Javier se repita u que no sean ustedes la próxima víctima”.

La manifestación por los dos meses de impunidad se prolongará hasta las 19:00 horas, y hasta el momento, ninguna autoridad ni estatal ni federal se ha acercado a rendir cuentas. La consigna es la misma, justicia para Javier Valdez, no al silencio.

Share

La muerte del fotoperiodismo no sustituye su calidad

 medios  Comentarios Desactivados en La muerte del fotoperiodismo no sustituye su calidad
Jul 092017
 
Share

Por Federico Gama (*)

Hoy para registrar un hecho periodístico con fotografías, es más importante tener una cámara o un smartphone, que un buen fotógrafo de prensa. Desafortunadamente para el gremio de los reporteros gráficos se ha pensado, desde siempre, que una de las cualidades más importantes de la fotografía es que registra mecánicamente “lo real de manera literal” (Barthes)[1]. Esta idea, que aceptó todo mundo incluidos los periodistas y las empresas periodísticas por más de un siglo y que se la tragaron los fotógrafos como cierta en aras de darle un aura de objetividad a su trabajo, ahora se les revierte para exterminarlos.

Ante esta verdad de perogrullo de que la fotografía duplica mecánicamente la realidad, si existe un aparato capaz de hacer fotos de manera automática, entonces cualquier persona con una buena cámara puede registrar un hecho periodístico con fotografías, tal y como se le presente ante sus ojos y además publicarlo “sin ningún tratamiento” especial. Finalmente, “con un buen pie de foto todo mundo puede entender lo que está en una fotografía”.

La idea es simple: hoy que cualquier persona tiene un smartphone en la mano, prácticamente, no hacen falta los reporteros gráficos ante miles o millones de “fotorreporteros ciudadanos”.

Frente a la crisis económica de los periódicos, los medios ya no están dispuestos a invertir en fotografía, el caso extremo de esta medida la señaló el Chicago Sun Times cuando en 2013 despidió a todos los fotógrafos y editores de fotografía[2]. La lógica de la empresa fue que es posible prescindir de los fotógrafos y de los editores de fotografía porque “los reporteros multimedia” pueden hacer, con su smartphone entrevistas, redactarlas, grabar videos, tomar fotografías, seleccionarlas y subirlas al portal.

Además, en este esquema de periodistas multimedia se pueden sacrificar a todos los fotorreporteros, sin remordimiento, porque quienes han mantenido por siempre la columna vertebral de la información son los reporteros que escriben, porque son los que han contado las historias en los medios y quienes han dirigido editorialmente las empresas informativas. Gracias a eso los fotógrafos de prensa ni son, ni fueron tomados en cuenta como parte esencial en la producción de noticias, ni tampoco forman parte del grupo que toma las decisiones importantes en los medios ni quienes decidirán su futuro. A priori podemos decir que los fotógrafos de prensa perderán esta carrera porque su suerte ya está definida. A pesar de que las fotografías ocupan cuando menos un 25 % de las páginas de un diario y que los portales las utilizan como foco para llamar la atención de los buscadores de información en sus móviles y ordenadores.

En los esquemas de negocios los directores, administradores o empresarios no están contemplando a fotorreporteros ni invertir en equipo fotográfico profesional porque el costo de personal y equipo para la producción de fotografías se lo pueden ahorrar si los reporteros multimedia hacen ese trabajo. Si la objetividad es la principal virtud de la fotografía periodística y la foto es un registro que cualquiera puede hacer, entonces no importa quién hace la foto o de quién es la foto.

Mientras los reporteros les están arrebatando las cámaras de foto y video a fotógrafos y camarógrafos por no desaparecer del mapa, los fotorreporteros no están escribiendo notas, aunque algunos están tratando de hacer video y proyectos multimedia, el grueso no está haciendo mucho por defender su empleo, ni su oficio. Definitivamente es más complejo para un fotógrafo redactar historias porque no hay un aparato que lo haga de forma objetiva, literal y automática.

Ante este panorama también es cierto que los fotorreporteros tampoco se fueron actualizando o adaptando a los “nuevos géneros periodísticos” (periodismo de investigación, periodismo narrativo o periodismo de datos), ni crearon géneros propios, ni tampoco le dieron el peso y la importancia a los ya existentes. En síntesis, no hubo un desarrollo del oficio fotográfico dentro de los medios de comunicación y se conformaron con hacer lo mismo: registrar visualmente “la realidad”.

El fotógrafo de prensa no supo como crear una fórmula fotográfica informativa que fuera imprescindible en los medios, con público propio –como los columnistas, los caricaturistas o los presentadores de noticias– independientemente de la foto noticia, el retrato y el fotorreportaje. Su tope fue ser el jefe o editor de fotografía y de ahí no pasó y por eso fue considerado como un trabajador medio que además desconoce qué tantos lectores, patrocinadores o visitas aporta a los medios, es decir, cuál es su potencial económico de retorno para la empresa.

Los fotógrafos no fueron capaces de producir fotorreporteros de culto, tal vez un caso excepcional fue el de Sebastiao Salgado que hacía entregas de sus reportajes a varios medios europeos como El País y La Vanguardia de España, porque muchos comprábamos esos periódicos para ver el mundo con la mirada del fotógrafo brasileño.

Por si fuera poco hoy la fotografía de prensa es cuestionada por lo fácil que puede ser manipulada con las herramientas de edición (Photoshop), aunque la manipulación de la fotografía (y con la fotografía) no es reciente y siempre ha sido sencillo hacerlo.

A principios del siglo pasado las niñas Elsie Wright y Francés Griffiths (de 16 y 10 años de edad), sorprendieron al mundo cuando mostraron las fotografías de unas hadas que comprobaban su existencia y las personas tardaron mucho tiempo para darse cuenta que las llamadas “hadas de Cottingley”[3] eran un truco fotográfico. Sin embargo la manipulación más importante y frecuente en los medios de comunicación no es tanto por la edición como por la selección del contenido, lo que se incluye dentro del encuadre o lo que se deja fuera de la toma, es decir, lo que se considera noticia y lo que no.

Y también más que nunca los propios fotógrafos de prensa se cuidan unos a otros, se culpan, se critican, se señalan, se acusan y se condenan por haber manipulado, trucado o retocado una foto. World Press Photo, el concurso de fotografía más importante y prestigiado del mundo, hace grandes esfuerzos por evitar que miles de fotografías manipuladas concursen y que eventualmente algunas de esas imágenes ganen, como ha sucedido en los últimos diez años, y por ello estableció a partir del 2014 reglas muy precisas con respecto al uso de herramientas de edición.[4] Entre las medidas que implementó fue formular un código de ética, muy obvio por cierto, y definió para que no quede duda de manera muy gráfica “con un tutorial”, lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer con estos programas: digamos que se pueden “trabajar” las fotos pero poquito. Una de las cosas que no deja de extrañar de las reglas del concurso, es que se pueden “modificar” la imágenes de color para traducirlas a blanco y negro pero no se puede desaturar el color. En otras palabras se aceptan las fotografías en blanco y negro pero no descoloridas.

El oficio de fotorreportero desaparecerá también porque las redacciones no serán más el taller de aprendizaje de los reporteros gráficos, cuestión que de alguna manera también modificará el trabajo de los reporteros de texto. “La redacción como alma mater del periodismo, antaño escrito pero hoy multimedia, ya no es el refugio acogedor, el lugar preferentísimo de trabajo y de aprendizaje del oficio.” … el smartphone permite la fabricación directísima del periódico, del productor al consumidor. [5]

Por otra parte la gente común cree que para hacer fotografías de prensa no se necesita más que aprender a usar una cámara profesional, lo demás es sólo estar en el lugar y oprimir un botón en el momento justo. Hoy las personas que quieren estudiar fotografía es porque se compraron una cámara fotográfica y quieren aprender a usarla, pero no porque consideren que necesitan aprender un oficio como el de reportero de prensa, un género fotográfico, un lenguaje o una forma de expresión, ya no digamos una disciplina de las artes plásticas.

El corrosivo “periodismo de copy and paste”, esa mala costumbre de buscar en internet una imagen que funcione y sin importar quién la hizo, dónde, cuándo ni por qué, la copian y la pegan en el portal, el blog, el face o Twitter para ilustrar una nota, amenizar un chisme o hacer un meme necesariamente abonará al tema. No solo afecta a la fotografía en particular sino a toda la industria en general. Estos espacios sin ningún pudor o arrepentimiento usan las fotos como se les da la gana sin pagar un centavo. En resumen algunos “medios electrónicos”, nunca han pagado por producir, ni por publicar fotos en sus portales, se conforman con lo que hay en la web al fin que la oferta es rica, variada y gratis, piensan exactamente como Mark Zuckerberg: todo lo que cae por aquí en mío y es de todos. Por lo mismo estos espacios tampoco tienen en su imaginario o sueño más progresista, emplear o pagar por producir fotografías periodísticas. Luego, entonces, nunca van a emplear fotógrafos de prensa. Si a algunos fotógrafos nos pagaran un peso por cada vez que usan una imagen en internet, seríamos millonarios.

Qué tan cierto es que lo que hacen los fotorreporteros lo puede hacer cualquiera

Los fotógrafos fueron la infantería de los diarios, eran los que arriesgaban el pellejo, por eso entre los periodistas asesinados, lastimados, golpeados… la mayoría son fotógrafos y camarógrafos. Pero aunque los periodistas multimedia tengan mucho valor y se metan en los mismos espacios que los fotógrafos de prensa nunca van a lograr hacer las mismas imágenes porque técnicamente no es posible. Los smarphones son muy limitados en recursos técnicos. Y si creen que porque ya están haciendo “muy buenas fotos” con su teléfono ahora quieren hacer fotos también con una cámara profesional, se darán cuenta que el equipo fotográfico es costoso y que tiene sus complicaciones traer dos aparatos para hacer algo que ya hacen con uno solo. En esta situación obviamente el reportero multimedia perdería velocidad y capacidad de responder a sus plataformas lo que si le permite el smartphone y de manera cómoda. Y si en el futuro el smartphone se convierte en una cámara con lentes intercambiables y funciones manuales, se haría un armatoste no muy práctico y el smartphonero entonces estaría obligado a aprender la sensibilidad (intuición para estar en el momento y lugar exacto) y a tener la técnica de los fotógrafos. El olfato o intuición del fotógrafo de prensa se logra a partir de la información que se tiene sobre el acontecimiento, la experiencia y de una observación muy aguda. Para lograr una foto excepcional se requiere de buena técnica que se aprende con los años, de mucha concentración, así como de la paciencia y movilidad de un cazador. Por otra lado no podemos dejar de mencionar que la mirada del reportero es contextual y panorámica, mientras que la del reportero gráfico es parcial y sintética (de síntesis), la foto de prensa siempre será un detalle, una parte simbólica de una serie de complejos acontecimientos.

Lo cierto es que nadie podrá sustituir las fotografías de los fotógrafos de prensa. En los próximos años los lectores, seguidores o audiencias difícilmente verán fotos de momentos históricos con calidad informativa y estética (forma y contenido). Si lo comparamos con el texto nos estaremos perdiendo de “ historias fascinantes, bien redactadas, escritas a mano y con buena “caligrafía”. Por lo menos una generación completa se va a perder,de instantáneas con momentos irrepetibles y excelente composición. Y los medios informativos paulatinamente dejarán de ofertar esas imágenes espectaculares a un público cada vez más exigente.

Si los medios no van a contar con fotógrafos tal vez las agencias proveerán de fotografías con calidad periodística pero eso estandariza la oferta de imágenes. Y si todos tienen la misma foto cuál es la diferencia entre un medio y otro. Imaginemos un medio que no produce notas propias, que solo publica noticias de agencia, sería una versión mejor hecha del “periodismo de copy and paste”.

Hay ciertas especialidades y géneros que únicamente un reportero gráfico puede hacer y a los que el periodista multimedia jamás tendrá acceso, no al menos con un smarphone: nos referimos principalmente a la foto deportiva, de espectáculos y de los grandes acontecimientos políticos. Esto se puede resolver, claro está, con agencias o con los registros que hacen los organizadores y patrocinadores de los eventos, pero el costo es tener fotografías estándar que solo benefician la imagen de los organizadores, esto es, fotos de publicidad y propaganda. Con lo cual, al menos fotográficamente hablando, se perdería el carácter o personalidad gráfica del medio.

Por otra parte, los productos que estamos viendo de “los reporteros multimedia” en muchos casos son videos mal hechos, imágenes desenfocadas con tomas temblorosas que rompen con la continuidad, los ejes de acción y con todas las reglas del lenguaje audiovisual. En lo que a fotografía se refiere, hay mala calidad del soporte y fotos sin composición. Es lo que podríamos llamar calidad de redes sociales o la textura Twitter, Facebook y WhatsApp: textos mal redactados, con faltas de ortografía y dedazos. Obviamente que eso no es el periodismo del futuro.

Hoy es muy común que ante un acontecimiento específico decenas de testigos presenciales circulen información en las redes sociales, pero ningún medio serio replicaría esa información tal cual como nota periodística. Cualquier editor sabe que antes de publicar algo se requiere de verificar las fuentes, confirmar y cotejar datos con especialistas. El término ‘periodismo ciudadano’ es directamente rechazado por los periodistas. El periodista ciudadano no es periodista. Que alguien levante’ una noticia o emita una información, no le da patente de periodista. Se puede decir lo mismo en el caso de la fotografía: que alguien haga una foto de un hecho no la hace reportero gráfico.[6] También podemos apuntar que no porque un fotógrafo de prensa emita una información o escriba una nota lo convierte en un reportero y a la inversa: no porque un reportero tome fotografías lo convierte en un reportero gráfico. Los periodistas son categóricos ante la calidad de la información, independientemente del paquete en el que se presente: “La convicción de que la calidad de la información, la fiabilidad, la verificación de las fuentes, la facultad de contar historia y contarlas bien son atributos del ADN del oficio del periodista, analógico o digital, local o en red, presente y futuro…” .

¿Por qué suponemos entonces que las fotos sí se pueden publicar tal cual las envían o publican en las redes sociales y cualquier modificación se considera una alteración de datos? ¿Por qué no sucede lo mismo con el texto? La respuesta es sencilla y se la debemos al lastre de “la reproducción objetiva de la imagen fotográfica”: porque consideramos que la foto no tiene ideología, ni forma ni estilo, es la realidad replicada en una imagen.

La máxima del fotoperiodismo fue si “la foto es el analogon perfecto de la realidad” (Barthes), entonces el fotógrafo no tiene que pensar, no puede matizar ni interpretar, porque es suficiente con que sepa disparar la cámara en el momento preciso o “instante decisivo” (Bresson) para que quede constancia de lo que sucedió y así sin más, el tema queda resuelto, tal y como se ve en la foto.

Pero si no puede o no debe interpretar el fotógrafo de prensa, entonces ¿cómo sabe o supo durante tantos años cuál era el momento y el lugar preciso de la foto noticia? ¿Cómo se sintetiza ahora y siempre un acontecimiento histórico fotográficamente sin saber lo que esta en juego? Puede ser que el fotógrafo sea ignorante del caso y que el reportero le diga al oído toma esa foto, entonces la objetividad del fotógrafo se convierte en la subjetividad o en la idea del reportero.

Una de las causas de todo este embrollo es porque se piensa que la fotografía solo registra los hechos tal y como suceden de manera mecánica y por lo mismo que no hay interpretación y que ese es su mensaje, lo que aparece en la foto. Entonces toda foto es objetiva. Pero lo cierto es que lo que uno piensa resulta determinante sobre lo que uno cree, lo que uno siente y lo que uno ve. Se cree que el fotógrafo solo debe registrar lo que ve sin manipular técnicamente nada. Pero nadie ve sin prejuicios. Los seres humanos vemos con muchos filtros: con la imaginación, con los sentimientos, con el conocimiento, con nuestra preferencia política o sexual, con nuestra cosmogonía y ahí es donde dirigimos nuestra cámara a esa forma particular (social y cultural) de ver. La realidad que decide un fotógrafo de forma subjetiva es el contenido de una foto y la forma o estilo de cómo se ve un acontecimiento (como se registró) la define la técnica del fotógrafo.

Solo por poner un ejemplo hipotético que pueda ilustrar esta idea: no hace mucho tiempo en los años 60 o 70 en algunos estados de la Unión Americana si se veía a una joven blanca con un muchacho negro en un parque tomados de la mano, la gente lo interpretaba como una situación rara o una relación inusual y si un fotógrafo de prensa registraba ese hecho y se publicaba la mujer perdería el respeto de la sociedad y el hombre terminaría linchado o atado a un árbol. La foto fue para el fotorreportero el registro de algo que consideró significativo, para el medio una nota periodística y para la sociedad que lo miró publicado algo aberrante e indigno. La idea de capturar una escena de este tipo tiene repercusiones morales, políticas, culturales y sociales. El fotógrafo y el medio se sintieron tan agredidos como la sociedad por lo que se podía pensar de una escena de ese tipo en ese país y en ese tiempo. Hoy sería una imagen cualquiera, tal vez un comentario en las redes sociales y dos likes, pero en ese contexto hubiera sido, sin duda, una foto periodística de escándalo.

El periodismo y sus notas se van adaptando a los retos que se le presentan, a las nuevas fórmulas para informar y a los nuevos consumos. Dicen que el smartphone llegó para quedarse en las empresas de comunicación y en ese esquema “la fotografía periodística, hecha por fotorreporteros no existe” porque no será producida por fotógrafos profesionales. Salvo que se entienda que el fotoperiodista es un experto en producir información con fotos desde su muy particular punto de vista, es decir de manera subjetiva, que opina y que puede crear productos fotográficos informativos que no necesariamente deben estar anclados al cuerpo de la nota que escribe un reportero y que puede hacer productos informativos fotográficos.

Podemos decir que no solo los periodistas multimedia exterminaron a los fotorreporteros, les ayudó su falta de creatividad para crecer y adaptarse a los cambios de la industria, pero creer en la “objetividad de la fotografía” fue un factor ideológico importante para su exterminio, por no entender que el fotorreportero es alguien que crea, construye y dirige mensajes fotográficos con la misma subjetividad que la que tiene el reportero que escribe una nota. Ese mito, de la verdad fotográfica, que tanto juego les dio a los fotógrafos de prensa terminará por exterminarlos y enterrarlos.

[1] Lo obvio y lo obtuso. Roland Barthes. Paidos Comunicación, Barcelona, España, 1988.

[2] El Universal, 30 de mayo de 2013.

[3] La gente creyó que esas encantadoras imágenes eran una prueba de la existencia de criaturas de otro mundo, aunque de hecho sus autoras habían recortado las “hadas” de revistas y las sujetaron erguidas con alfileres de sombrero. La estratagema tardó muchos años en ser descubierta. Fotografía hoy. Susan Bright. Editorial Nerea, 2005.

[4] Photo Cntest Code of Etics. World Press Photo.

[5] Los primeros cien años. M.A. Bastenier. El Universal 03-10-2016. Ex subdirector del diario español El País y autor de “El Blanco Móvil: Curso de periodismo”.

[6] El periodista en la encrucijada. Coordinación Ma. Pilar Diezhandino. Fundación Telefónica. Editorial Ariel, Barcelona, España, 2012.

Federico Gama (Ciudad de México, 1963) es fotógrafo especialista en fotoperiodismo y fotografía documental desde 1988. Su trabajo ha sido distinguido con diferentes premios en México, Colombia, Puerto Rico, Estados Unidos y Canadá. Ha sido jurado en diversos certámenes de fotografía e impartido conferencias y cursos en universidades y escuelas especializadas. Es autor del libro Mazahuacholoskatopunk (IMJuve, 2009) y coautor de los libros Mexico D. F. Then And Now (Salamanders Books, 2009); Jóvenes, cultura e identidades urbanas (Porrúa-UAM Iztapalapa, 2002); Cholos a la Neza, otra identidad de la migración (IMJuve, 2008) y Tinta y Carne (Cultura Contracultura, 2009). Actualmente trabaja como fotógrafo freelance.

Fotoperiodismo: un moribundo que se va a morir

Share

50 días de impunidad en el caso Javier Valdez

 medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en 50 días de impunidad en el caso Javier Valdez
Jul 042017
 
Share

Río Doce.- Con una jornada de pega de calcas, periodistas y ciudadanos exigieron justicia para el periodista Javier Valdez Cárdenas, a 49 días de su asesinato.

En la actividad realizada en los principales cruceros de la ciudad, se colocaron calcomanías en vehículos con frases “No al silencio”, “Justicia Javier Valdez” y “Justicia para todos”.

La concentración de periodistas, activistas y ciudadanos se realizó en el kiosco de Catedral, y en diferentes vialidades, donde se conformaron brigadas, como los cruceros del boulevar Leyva Solano y G. Robles, Universitarios y Américas, frente a Cabanna, Zapata y Obregón y en la glorieta a Cuauhtémoc.

También se desarrolló una jornada en Navolato.

El 15 de mayo, el periodista cofundador de Ríodoce y corresponsal de La Jornada fue asesinado alrededor del mediodía, después de salir de las oficinas del semanario, sin que hasta el momento las autoridades hayan dado a conocer avances en las investigaciones.

Desde su crimen, periodistas de diferentes partes del país y el extranjero han realizado manifestaciones, y artistas han realizado murales con su rostro, para exigir celeridad en las indagatorias y se castigue a los autores materiales e intelectuales.

pega-calcas-javier2

En Sinaloa se conformó la Comisión Ciudadana para exigir Justicia por Javier Valdez, la cual ha entregado a autoridades estatales en dos ocasiones, dos documentos con diversas demandas por el crimen del periodista y también escritor, así como para que se establezcan medidas para garantizar el trabajo del gremio en el estado.

El 15 de junio, a un mes del hecho, se realizó la marcha por la Paz y la Justicia, y previo y posterior a dicha fecha, se han organizado diversas protestas ciudadanas.

Share

Concluye huelga en La Jornada

 medios, país  Comentarios Desactivados en Concluye huelga en La Jornada
Jul 042017
 
Share

Río Doce.- Después de un par de horas de negociación entre la empresa Demos Desarrollo de Medios S.A. de C.V. y el Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), alrededor de las 5:30 de la madrugada, con la mediación de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) de la Ciudad de México, se acordó levantar la huelga al mediodía de este martes 4 de julio.

Proceso informó que el Sitrajor y la empresa acordaron el compromiso de que no haya despidos y el desistimiento del amparo sobre la legalidad de la huelga para reiniciar las negociaciones sobre la crisis económica de la empresa y evitar la quiebra, pero sigue el amparo por el conflicto de naturaleza económica.

El secretario general de Asuntos Colectivos de la Junta, Pablo Franco, informó a Proceso que convocará a una reunión entre las partes en dos semanas, porque será el conciliador en este conflicto y “buscará la avenencia de las partes con un diálogo constante”.

Resaltó que han tenido alrededor de 20 reuniones entre las partes desde el 8 de febrero “y lo importante es que se pudo evitar el uso de la fuerza pública” para desalojar a los huelguistas “para reanudar labores y seguir la conciliación”.

A pesar de que se declaró “inexistente e ilegal” la huelga que estalló el pasado viernes 30, ésta seguía hasta la madrugada del martes, pues el Sitrajor había conseguido la suspensión provisional a la declaración de inexistencia de la huelga.

Ante eso, alrededor de las 23:30 de la noche, el actuario Ismael Rosas, acudió a la guardia de huelguistas afuera de la sede del periódico a notificarles que el juzgado había resuelto que el proceso judicial seguía su camino, pero debían abrir las instalaciones para aquellos que quisieran regresar a laborar, como indicaba la resolución de la noche del domingo, elaborada por la JLCA.

La secretaria general del Sitrajor, Judith Calderón Gómez, le dijo al actuario que no podían acatar esa resolución porque consiguieron la suspensión provisional, por lo que seguían en huelga, pero el actuario insistió en que eso era distinto a la resolución que les obligaba a abrir la sede del periódico o, además de ser despedidos, podrían ser desalojados por la fuerza pública.

Los huelguistas se pusieron nerviosos ante la presencia de un grupo de trabajadores de confianza que se apostaron del lado contrario a las oficinas del periódico y que, supuestamente, pretendían entrar junto con la fuerza púbica. Eso no sucedió porque acordaron con los responsables de la Junta que una comisión encabezada por Calderón

Gómez iría a las oficinas para tratar de dialogar una solución al conflicto.

El abogado Víctor Calderón informó a los huelguistas sobre la petición del diálogo y les preguntó si aceptaban que fueran a la reunión. Ellos aceptaron con algunas condiciones como el que no se despidiera a nadie que hubiera participado en el movimiento, lo cual no había sido aceptado por la empresa.

“A ustedes no los está derrotando la lucha, los está derrotando el poder. De fondo ustedes ya ganaron pero hay que saber cuándo hay que dar un paso atrás, pero unidos. Los derrotó, no la empresa, sino el poder porque no hay justificación jurídica para derrotarlos”, les explicó Contreras.

“Si se va a levantar, será unidos, adoloridos pero unidos. No van a dejar de querer aplastarnos. Esa es su naturaleza. Respecto a las represalias no queremos ningún dispuso y que quede abierta la negociación”, indicó Contreras.

Un trabajador solicitó que se abra “una mesa de reconciliación y unidad y que se publique en el periódico que hay negociaciones”, a lo que el resto asintió.

Calderón Gómez consideró que la empresa no puede actuar de esa manera, condicionando a la gente a regresar a laborar, mientras sigue el proceso legal de la huelga en los tribunales.

Mientras se organizaban para ir a la Junta, un grupo de trabajadores de confianza pidió que saliera el editor Josetxo Zaldúa porque estaba enfermo y “grave”. Primero entró una supuesta doctora y su esposo para valorarlo. Alrededor de las 3:00 de la mañana lo sacaron caminando y con el rostro cubierto, apoyándolo de los brazos por dos personas. Se prohibió que se sacaran fotos y lo trasladaron “a emergencias” en un automóvil negro.

Alrededor de las 2:00 de la mañana, se dirigieron a la Junta para negociar una solución pacífica para evitar una represión policÍaca contra los huelguistas o un enfrentamiento entre trabajadores sindicalizados y de confianza.

Finalmente, después de un par de horas de negociación entre la empresa y el Sitrajor, en la Junta se acordó levantar la huelga al mediodía de este martes 4 de julio.

Proceso buscó a la empresa para saber su versión de los hechos, pero no se ha obtenido una respuesta.

Share

El espionaje dentro del marco jurídico

 medios, país  Comentarios Desactivados en El espionaje dentro del marco jurídico
Jun 302017
 
Share

Río Doce.- La ex Procuradora General de la República, Arely Gómez, justificó el uso del programa espía Pegasus, el cual fue adquirido cuando Jesús Murillo Karam era titular de la PGR pero que se siguió utilizando después, cuando ella encabezó esta última dependencia.

La actual secretaria de la Función Pública, dijo que la PGR, “y cualquier Procuraduría, ya sea del Estado mexicano o de cualquier parte del mundo, tiene, para poder cumplir con su mandato, algunos sistemas y herramientas de inteligencia que se deben de utilizar siempre dentro del marco jurídico”.

Proceso informó que lo anterior, la funcionario lo dijo luego de presidir un acto.

“Nos mandata la ley y la Constitución. Durante mi mandato, (las acciones) siempre fueron apegadas dentro del marco jurídico, lo que la ley nos da para poder combatir a la delincuencia organizada y al crimen”.

Apenas ayer, Milenio y Televisa revelaron el contrato que comprueba que la PGR adquirió el software Pegasus, aunque aclararon que esto no corroboraba que haya sido la dependencia la que espió a activistas y periodistas, como lo documentaron organizaciones sociales y lo publicó el diario estadounidense The New York Times.

Share

La prensa mexicana lanza un SOS

 aguascalientes, medios  Comentarios Desactivados en La prensa mexicana lanza un SOS
Jun 282017
 
Share

Un SOS Prensa lanzaron reporteros y fotógrafos de diversas ciudades del país, para exigir al presidente Enrique Peña Nieto el esclarecimiento de los homicidios de periodistas y mecanismos de protección.

La manifestación convocada a partir de que el lunes se encontrara el cuerpo calcinado del periodista michoacano Salvador Adame, quien había sido secuestrado el 18 de mayo, tuvo respuesta en la Ciudad de México, Sinaloa, Guadalajara, Jalisco, Torreón, Coahuila, Hermosillo y Sonora.

En la capital del país, los comunicadores se concentraron en el Palacio Nacional en la Ciudad de México para escribir la leyenda “SOS Prensa”, de acuerdo a Sin Embargo.

“Estamos aquí en solidaridad para exigir justicia para Adame en Michoacán y solidaridad con la familia. Se le criminaliza en lugar de investigar, filtran cosas sin que la Fiscalía tenga resultados concretos”, dijo la periodista Quetzali Nicte.

La activista de la Asociación Derecho a Informar, Ana Lucía Altamirano, destacó que no han tenido respuesta de las instituciones por los asesinatos y que el espionaje al gremio y defensores de derechos humanos, que recientemente se difundió es un mensaje claro de que el gobierno mexicano “no respalda la actividad de los periodistas”.

“Son 138 asesinados desde 2000, sin contar otros casos de amenazas, persecuciones y desplazados”, agregó.

Posteriormente, personal de limpieza del Gobierno de la Ciudad de México borró la frase: SOS PRENSA.

En Sinaloa, periodistas se sumaron a la exigencia, en especial se pronunciaron por el caso de Javier Valdez Cárdenas, quien fue ejecutado el 15 de mayo en Culiacán.

Alrededor de las 8:30 horas clausuraron de forma simbólica las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia de Sinaloa.

En Michoacán, decenas de periodistas arribaron a la plaza Melchor Ocampo, para expresar su protesta por los trabajos de investigación del homicidio del comunicador Salvador Adame.

En Guadalajara, Jalisco, Torreón, Coahuila, y en Hermosillo, Sonora, también realizaron concentraciones.

El Procurador de Michoacán, José Martín Godoy, indicó que el asesinato de Adame Pardo fue por cuestiones personales.

Sin embargo, familiares del comunicador exigieron que se investigue el trabajo del comunicador como posible móvil del crimen y rechazaron que haya tenido nexos con grupos criminales.

En lo que va de año han sido asesinados ocho periodistas: Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach, Maximino Rodríguez, Filiberto Álvarez, Javier Valdez, Jonathan Rodríguez y Salvador Adame.

Share

Intentaron quitar celulares a diputados los jefes policíacos

 aguascalientes, internet, medios  Comentarios Desactivados en Intentaron quitar celulares a diputados los jefes policíacos
Jun 272017
 
Share
Puras risas mientras la sociedad vive entre el robo, las ejecuciones, los linchamientos y la ineficacia y corrupción de los cuerpos policíacos que empobrecen aún más a la sociedad, mientras los que ríen se reparten el pastel de la ganancias de una guerra estupida.

Puras risas mientras la sociedad vive entre el robo, las ejecuciones, los linchamientos y la ineficacia y corrupción de los cuerpos policíacos que empobrecen aún más a la sociedad, mientras los que ríen se reparten el pastel de la ganancias de una guerra estupida.

El Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional lamenta enormemente que la Comisión de Seguridad Publica del H. Congreso del Estado haya restringido el acceso a los medios de comunicación en esta comparecencia, en virtud de que se trata de una reunión para abordar uno de los temas más importantes que actualmente aqueja a la población, y son los comunicadores los conductos idóneos para informar sobre las acciones de las autoridades y legisladores.

Las políticas de seguridad en el estado son por estricto origen públicas y deben de ser conocidas por todo aquel interesado. La dinámica de inseguridad que se percibe a diario es un tema recurrente entre los ciudadanos, y la exigencia de respuestas y actuaciones que lleven a la mejora de esta realidad no debe de ser limitada a un grupo de legisladores.

La comparecencia de los Secretarios de Seguridad Pública del Estado y del Municipio de Aguascalientes se deriva del punto de acuerdo promovido por la Diputada Elsa Amabel Landín Olivares, generada por el alza sensible de más del 160% en el número de delitos que afectan el patrimonio de miles de aguascalentenses en comparación con el año anterior, buscando que en este espacio señalen y expongan sus acciones y las estrategias tendientes a combatir la incidencia de los robos a casa-habitación y negocio, así como los diagnósticos, programas y planes relativos a la prevención de la violencia y la delincuencia.

Los cuestionamientos que el Grupo Parlamentario pondrá ante los Secretarios de Seguridad son principalmente los siguientes:

I. Falta de cumplimiento a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública
Actualmente la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública establece la existencia de un mando único, para que las autoridades en materia de seguridad de los municipios estén bajo una sola instancia rectora y de coordinación, en este caso a cargo del Secretario de Seguridad Pública del Estado, exclusivamente para funciones en materia operativa de ejecución de acciones de los cuerpos de seguridad.

En este entendido el Gobierno del Estado en lo que va de la presente administración no ha definido, ni logrado establecer las bases de coordinación suficientes y efectivas para que el mando único esté operando, lo que se hace evidente con el incremento en los delitos de tipo violento en todo el Estado. Y esto se refleja en el aumento de los índices de incidencia delictiva en todos los municipios del interior del Estado.

Debe el Secretario Martínez Castuera acatar en sentido estricto lo que mandata la ley, y asumirse como instancia rectora de las acciones de seguridad en el Estado.

II. Incremento preocupante en los índices de incidencia delictiva en el Estado y en la percepción ciudadano.
Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública en comparación con el año 2016, durante el primer semestre del 2017 se han visto incrementados los índices delictivos en los siguientes tipos de delitos:

  COMPARATIVO DE INCIDENCIA DE ROBO COMUN EN EL ESTADO DE AGUASCALIENTES    
                   
      1ER SEM 2017 1ER SEM 2016 2016/2017 2017 2016 2016/2017  
      INTEGRADOR INTEGRADOR VAR % 1S PROM. MENSUAL PROM MENS VAR% MENS  
ROBO COMUN A CASA HABITACION 1178 917 28.46% 235.6 202.92 16%  
ROBO COMUN CON VIOLENCIA A CASA HABITACION 17 17 0% 3.4 1.42 169%  
ROBO COMUN SIN VIOLENCIA A CASA HABITACION 1161 900 29% 232.2 201.5 15%  
ROBO COMUN A NEGOCIO 696 555 25.40% 139.2 116.35 20%  
ROBO COMUN CON VIOLENCIA A NEGOCIO 99 73 35.61% 19.8 14.6 36%  
ROBO COMUN SIN VIOLENCIA A NEGOCIO 597 482 23.85% 119.4 101.75 17%  
ROBO COMUN DE VEHICULOS 1087 2598 -58.16% 217.4 216.48 0%  
ROBO COMUN CON VIOLENCIA DE VEHICULOS 25 49 -48.90% 5 4.08 23%  
ROBO COMUN SIN VIOLENCIA DE VEHICULOS 1062 2549 -58.30% 212.4 212.4 0%  

 

COMPARATIVO DE INCIDENCIA DE DELITOS CONTRA LA SALUD
               
  2017 PROMEDIO MENS 2017 2016 PROMEDIO MENS 2016 VAR % 2016/2017    
DELITOS CONTRA LA SALUD 41 8.2 86 7.2 14%    
               

III.- Finalmente podemos concluir que la situación actual evidencia una falta de coordinación y operación entre las autoridades del Sistema Estatal de Seguridad Pública, tanto por parte del gobierno del Estado como de los municipios, lo anterior en prejuicio de la seguridad de miles de aguascalentenses que a diario padecen el fenómeno de la delincuencia sin control.
Lo cual se refleja en el incremento en el número de detenciones ciudadanas que se llevan a cabo todos los días en el Estado (en lo que va del año los medios de comunicación han registrado 86 casos, tres que involucran muertos, comparados con los 36 que se registraron en 2016), el incremento en el número de homicidios, levantones, narco mantas y secuestros, temas que considerábamos erradicados en nuestro Estado.

Share

Javier Valdez une a Culiacán en un grito: justicia

 malayerba, medios  Comentarios Desactivados en Javier Valdez une a Culiacán en un grito: justicia
Jun 192017
 
Share

Las voces de las líneas no escritas: Malayerba nunca muere

Río Doce.- Y salieron otra vez. Ciudadanos de la capital sinaloense poco a poco colmaron la plazuela Álvaro Obregón, en el corazón de Culiacán. La calle como libro abierto, la gente como la pluma y sus protestas, las letras que Javier prolongay trasciende la hoja de papel impresa domingo a domingo: la Malayerba nunca muere.

Una señora cruza presurosa la avenida y su hijo le espeta el motivo de tanta gente. “Cuando la gente no está conforme sale a marchar, hijo”, responde la mujer. Y la gente, eran cientos de culiacanenses, armados con pancartas que contaron 31 días a partir de la última carta de Javier Valdez Cárdenas. La fatídica fecha de su asesinato no quieren quede impune. El cartero requiere justicia.

Apenas días atrás, durante un panel organizado por el Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP), Ismael Bojórquez Perea, director del semanario, formulaba un cuestionamiento.“¿Y qué pasaría si nos uniéramos los periodistas, si nos uniéramos los doctores, si nos uniéramos los abogados, si nos uniéramos los empresarios y los agricultores?”

Y así fue. El llamado hecho por Ríodoce hizo eco y encontró respaldo. Faltaban minutos para las 17:00 horas del jueves 15 y la artista Rosa María Robles preparaba una manta. Junto a ella otras mujeres se aprestaban a la tarea, cobijadas bajo la sombra de uno de los árboles de la plazuela. El inicio de la marcha se pactó a las 18:00 horas.

A unos metros, las escalinatas de Catedral no tuvieron aforo para los manifestantes y poco a poco fueron bajando a la avenida. Un agente de tránsito rápidamente bloquea el tráfico. El chofer de un urbano le mienta la madre y el agente vial pide apoyo a un compañero, y juntos desvían el tráfico a la calle Ángel Flores.

Habitantes de la sindicatura de Eldorado abrieron una manta que abarcaba todo el ancho de la avenida Obregón y fueron la punta de lanza. Aún no eran las 18:00 horas y la gente estaba lista para escribir sobre las hojas del pavimento una historia más.

Organismos civiles, partidos políticos, empresarios, amas de casa, estudiantes. Hombres y mujeres, cansados de la impunidad, se unieron a la indignación y juntos demandaron al unísono “Justicia para Javier Valdez, justicia para Javier Valdez”. Y una manta consigna: “Nosotros somos las voces de tus líneas no escritas en Ríodoce, exigimos justicia”, y atrás, la gente, como letras, como párrafos, remolinándose en las hojas negras del pavimento.

marcha-javier-serrato-6

De la marcha del dolor

El presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Sinaloa, Óscar Loza Ochoa, toma el micrófono. La gente impetuosa quiere dar inicio, sin embargo, escucha las palabras. El nudo en la garganta se deshace por unos instantes.

“Este jueves ha sido el de las marchas del dolor”, pronunció Loza Ochoa. Ese día por la mañana, familiares de la niña Dayana marcharon también. Además, manifestaciones similares se llevaron a cabo alrededor de Sinaloa y México.

“Porque en el caso Javier también vemos reflejados todos los casos de desapariciones forzadas en Sinaloa y también en México, porque en el caso de Javier tenemos que vernos todos. El dolor que sufren las familias que directamente son víctimas de la violencia, es el dolor que debemos de sentir todos también, y el ir al Palacio es exigir justicia para el caso de él y para todos los que están pendientes por la impunidad que hay en el estado de Sinaloa y en el país”, dijo.

A su lado, las mujeres que integran el colectivo de Voces Unidas por los Desaparecidos cogieron sus mantas y pancartas. Una de ellas con un cartel del artista gráfico Dante Aguilera con la imagen de Javier Valdez, y otras, la mayoría, con fotografías de sus desaparecidos. El dolor unió a Culiacán.

De entre la gente surge un hombre. A pesar de contar con algunas canas en su cabellera y el sudor que le empaña sus anteojos, no se dobla. Sobre sus hombros carga una cruz negra en donde se logra leer “Javier Valdez 15 de mayo de 2017”. El hombre es Salomón Monárrez, líder de la Oficina del Pueblo. Dice a la gente que la va a colgar en el Palacio de Gobierno al término de la marcha. Honró su palabra, la colgó.

El termómetro, con sus 36 grados centígrados, apuraba a Miguel Taniyama, empresario restaurantero y activista social. Ataviado con su traje de chef corre entre la gente. En sus manos una bolsa con botellas de agua que repartió entre los que pudo.

También un maestro universitario retirado. Nació en Navojoa pero sus pasos lo trajeron a Sinaloa, y desde entonces no se pierde una manifestación. Crítico del sistema, sus años de juventud los vio pasar ayudando a la gente del campo, y ahora, la indignación por la impunidad lo llevó a las calles otra vez.

Los artistas aprovecharon y mudaron su escenario, su lienzo, su hoja en blanco, y la trasladaron al pavimento de Culiacán con la consigna de “No al silencio, no más violencia”. Actores, escultores, músicos, pintores, todos fueron amigos de Javier.

El contingente llegó al Palacio de Gobierno. Sobre la avenida de los Insurgentes, entre 600 y 700 personas encontraban un segundo aire después de la caminata de casi siete kilómetros sobre el asfalto caliente y los 36 grados centígrados. “Justicia para Javier Valdez, justicia para Javier Valdez”.

Alrededor de la explanada se fueron desplegando las mantas, y entre la gente, dos jóvenes con cubetas de pintura blanca y rodillos comenzaron una pinta sobre el piso del recinto. La gente les dio espacio y los reporteros gráficos rápidamente prepararon sus cámaras. La pinta comenzó con la letra jota, luego la u, y la ese, la te, la letra i y luego la ce para concluir con una i y una a. Una niña lo lee, despacio, y presume que ya sabe leer, “dice Justicia, dice Justicia”.

La pinta fue complementada con el nombre de Javier Valdezy a los dos jóvenes se sumaron otros más, una guerrilla de la manifestación; sus compañeros del gremio, unidos como pocas veces o casi nunca, leyeron la consigna blanca una vez concluida sobre el concreto de la explanada, “Justicia Javier Valdez”.

Al día siguiente empleados del Palacio de Gobierno quisieron limpiarla con agua y escobas. No lo lograron; tendrán que hacer algo más que sacar agua y escobas.

En la explanada, Ismael Bojórquez dio su discurso. “Javier vivió y murió por Sinaloa. Javier vivió dando la voz a las víctimas de la violencia, a las madres y padres con hijos desaparecidos, a las mujeres y niños abandonados en su soledad después de que sus esposos y sus padres habían sido ‘levantados’. Javier entregó su tiempo y su alma por los desplazados de la violencia, que como ríos trágicos bajaban de la sierra para recibir, cuando mucho, migajas del gobierno”.

Y muchos estaban ahí. Muchos de esas personas sobre las que escribió Javier, ahí estaban. Muchos, identificados con la pérdida, acompañaron a otros, y así la cadena. Ismael acertó con su aseveración al inicio de su discurso: Este es un día histórico para Sinaloa. Y es un día histórico para México.

Y lo fue. Un mes del asesinato de Javier Valdez puso en evidencia las estrategias de seguridad en Sinaloa, en donde más de 720 homicidios dolosos, 10 feminicidios y una impunidad de 96 por ciento, aquejan la entidad.

Adentro, los emisarios de la Secretaría General de Gobierno, entre el sudor y el nervio, apuraban a la comitiva que entraría con Gonzalo Gómez Flores, titular de la dependencia y quien en la ausencia del gobernador Quirino Ordaz Coppel los recibió. En la reunión, los reclamos casi idénticos, violencia e impunidad se repetían en cada oración y Gómez Flores tomaba nota.

Afuera la gente esperaba noticias. De manera oficial la Secretaría General de Gobierno se comprometió a dar respuesta a seis peticiones que le fueron entregadas de manera escrita y entre los que se encuentra una rectificación en las estrategias de seguridad y el esclarecimiento del homicidio de Javier Valdez Cárdenas. La respuesta tendrá que llegar este lunes 19 de junio.

La carta lleva copia para el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo; y para Juan José Ríos Estavillo, titular de la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, y la crítica para ambos es la poca información vertida referente al caso.

La marcha culminó. Salomón Monárrez coloca la cruz en honor a Javier, le hicieron la promesa de no removerla. Y la mancha de personas se disipó entre el dolor que unió a Culiacán. También, los amigos de Javier unieron a Culiacán. A la marcha fueron el amigo del amigo. Aquel que escuchó una historia de él. O del otro que lo leía domingo a domingo. O solamente la madre que acompaña a su hijo, quien desde adolescente sueña con cambiar al mundo, y ella otra vez lo acompaña en su locura, y entre protestas y flashes de cámara, entre la gente y las transmisiones en vivo, marcha a su lado.

El dolor unió a Culiacán y el cartero demanda justicia. Justicia para Javier Valdez. No al silencio. Las líneas no escritas por Javier en Ríodoce se comenzaron a escribir sobre el asfalto desde el 15 de mayo, y la Malayerba nunca muere.

marcha-javier-mochis

En Los Mochis, los ausentes fueron los políticos, empresarios y burócratas

Los de a pie exigen justicia para Javier

Llegaron caminando, en auto, en camión, a la hora pactada: seis de la tarde de ese jueves 15 de junio, cuando se cumplía el primer mes del asesinato del periodista y escritor Javier Valdez, fundador de Ríodoce y corresponsal de La Jornada, ultimado a balazos en Culiacán.

Se acomodaron frente al parque Venustiano Carranza, ubicado en la calle Gabriel Leyva, entre Rodolfo T. Loaiza y el bulevar Juan de Dios Bátiz, al norte de la ciudad.

Eran unos actores variopintos. Desde niños hasta adultos mayores, algunos con andaderas. Desde jóvenes deportistas hasta muchachos en sillas de ruedas. Trabajadores, hasta pensionados y jubilados. Regidores hasta diputados locales, todos de oposición. Líderes sociales y dirigentes de agrupaciones. Periodistas, los menos, pese a que era una convocatoria tan abierta que hasta pugnaba por defender su derecho al trabajo libre de violencia.

Ellos, los protagonistas se habían enterado de la convocatoria del semanario en diversos medios. Algunos leyeron el periódico, otros, un diario local, alguien más lo escuchó en los noticieros y hubo hasta quienes fueron invitados por su vecino, pero todos, alrededor de 300 personas, estaban allí para marchar, para exigir justicia para el periodista Javier Valdez, y sus correligionarios ultimados en distintos estados del país en fecha reciente.

La mayoría vestía de blanco, como señal de que buscaban la paz para el estado.

La totalidad llevaba en sus manos algo que lo relacionaba con Valdez: un periódico, una playera, una plantilla, una frase; un recuerdo de aquella plática en la que sobresalía el madrazo seguro, típico en el culichi.

Mirna Nereyda Medina Quiñónez lo recuerda: “Él nos puso Las Rastreadoras”, y su rostro se ensombrece.

Mirna Duarte, directora de Dignifica tu Vida en Familia dice: “Su partida duele. Por eso marchamos. Por eso estamos aquí”.

Josefina Couret de Saracho, defensora de los Derechos Humanos en Choix, Sinaloa, manifiesta: “Fue un abuso la muerte de Javier. Él nos unió en esta demanda de justicia para todos. Dio la voz a todos, y ahora todos debemos darle esa voz de justicia”.

Guillermo Padilla, de Mochitenses por la transparencia, y Luis Felipe Villegas, de Rueda verde y regidor ciudadano, quienes ayudaron a organizar la marcha respondieron: “Nos convocaron, y estamos aquí, listos”.

Otros más, como Gorgonio Silva Gualizapa, Aidé Soto y José Ángel Sánchez, dirigentes de solicitantes de lotes progresivos de Topolobampo, de la asociación de precaristas “Se da tu vida Digna”, y de “Las Marías”, respectivamente, dijeron estar prestos para la exigencia de Justicia por Javier Valdez y para clamar por justicia para su sacrificio y por el de miles de sinaloenses cuyos casos han sido enterrados con la impunidad del Gobierno del Estado.

Así, ellos se aprestaron a caminar, y no se asustaron cuando policías ministeriales pasaron filmando la manifestación, pues ya curados de sustos hasta los saludaron.

Tomaron sus lonas, sus mantas, su periódico, la cartulina y se acomodaron sobre la calle Gabriel Leyva. A la vanguardia, una patrulla de Tránsito abanderaba al contingente; y en la retaguardia, la unidad de Protección Civil.

Así, caminaron por la Gabriel Leyva al sur, viraron al oriente por la calle Álvaro Obregón, doblaron en la Ignacio Allende y giraron en la Miguel Hidalgo. Habían rodeado el centro comercial de la ciudad, y se enfilaron hacia la plazuela 27 de septiembre, en donde se alzó un altar a Javier Valdez. Allí, en el quiosco, el contingente se arremolinó.

Se abrió el discurso, secundado por Gilberto Gutiérrez y terciado por los periodistas Óscar Flores y Humberto González.

El final es un coro a gritos: ¡Justicia para Javier! ¡Justicia para Javier!

Entre el público, el discurso caló.

El doctor José Villegas, lo resume: profundo, firme, dirigido. Lo dijeron todo.

Los que son cabezas de grupo se reúnen. Es el momento de agradecer la asistencia, y los comentarios finales. Todo bien, resumen. Y faltaron los que ya sabíamos que lo harían: los diputados priistas, los regidores priistas, los burócratas priistas; los empresarios acomodaticios que se quejan, pero no actúan por temor a perder los favores oficiales; los sindicatos charros y las organizaciones campesinas, rehenes del corporativismo priista.

Ellos se despiden, y prometen regresar, las veces que sea necesario.

marcha-javier-mazatlan-2

Cientos de mazatlecos marcharon por las calles del puerto

Al grito de “¡Justicia, justicia!”

“Mexicanos al grito de guerra”, fue la primera frase que entonaron cientos de mazatlecos que el 15 de junio marcharon en Mazatlán para pedir paz, seguridad y justicia.

Fue en la explanada de la presidencia municipal donde culminó la marcha que reunió a ciudadanos de la sociedad civil, muchos profesionistas, entre ellos los más agraviados.

Cronológicamente el golpe de la muerte llegó primero a los tres maestros acribillados en Concordia el 4 de mayo, luego el asesinato del abogado Miguel Ángel Sánchez Morán, el 12 de mayo.

Sólo tres días después, el escritor y periodista Javier Valdez Cárdenas, cofundador de Ríodoce fue asesinado, también a plena luz del día en la capital sinaloense.

Sin que la sociedad del sur de Sinaloa tuviera tiempo aún de asimilar el duelo, la inseguridad asestó otro golpe en contra de otra figura muy querida, tanto por su don de gente como por su profesión: el director de la clínica del ISSSTE en Mazatlán, Miguel Ángel Camacho Zamudio recibió un balazo cuando llegaba a su trabajo.

Antes y después de estos asesinatos, ocurrieron otros que también alertaron a la población, mientras las autoridades municipales se jactaban de que todo estaba bien y defendían su posición desde un “no estamos cruzados de brazos”, como lo declaró el alcalde Fernando Pucheta Sánchez.

Eso llevó a los profesionistas, comunidad universitaria, de médicos, de abogados y de periodistas, así como a la sociedad en general, a salir de nuevo a las calles a gritar “Ya basta”.

La calle Gutiérrez Nájera, Juan Carrasco y la legendaria Aquiles Serdán fueron testigos de la movilización y las consignas.

Héctor Melesio Cuen Ojeda, presidente estatal del PAS se sumó, dijo que como un ciudadano más, para exigir justicia y menos violencia en Sinaloa.

En la manifestación participaron hombres y mujeres de la sociedad organizada como el Colegio de Médicos y Cirujanos de Mazatlán, representado por el médico Marco Arturo López Castro; el Colegio de Abogados “Marco Antonio Arroyo Camberos”, A. C. conducido por José Antonio Serna Valdez; el Frente Amplio Mazatleco, con Arturo Lizárraga y Guadalupe Torres al frente, y los ex estudiantes de la Casa del Estudiante de la UAS (Exceuas), encabezados por Adalberto Valle y Mateo Núñez.

También respaldaron el llamado a la paz el Colectivo de Periodistas por la Paz y Libertad de Expresión, la Asociación de Médicas Cirujanas, encabezada por Emma Rodríguez; el Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil de Sinaloa, A. C., con Jorge Figueroa Cancino; José Guadalupe Morales de El Barzón, vecinos de Villa Unión, Frente Nacional Contra las Tarifas Eléctricas y Movimiento Amplio Social Sinaloense.

Pedro Brito Osuna, ex director de la Facultad de Ciencias Sociales de la UAS (Faciso) hizo un alto frente al Mercado José María Pino Suárez, donde decenas de hombres y mujeres observaban el contingente.

Explicó el motivo de la marcha y la indignación y necesidad de que la sociedad sea partícipe de este tipo de exigencias.

En el templete que fue colocado en la explanada de la Presidencia Municipal, uno a uno, representantes de sectores agraviados, expusieron sus motivos.

La exigencia para el gobernador Quirino Ordaz Coppel retumbó en el corazón del centro de Mazatlán.

¿Tendremos que salir armados?: médicos

El médico López Castro dijo que la comunidad médica está agraviada por el asesinato del doctor Miguel Ángel Camacho: “La comunidad médica de Mazatlán y el Sur de Sinaloa se une a esta marcha por la paz, agraviada por esta ola de violencia que ya nos afecta a todos. No es posible seguir prestando nuestros servicios en un clima de violencia, inseguridad, ya que varios médicos han sido amenazados, extorsionados o peor aún, asesinados”, dijo.

“Señor gobernador, la ciudadanía exige un alto a la violencia, no más muertes por criminales, ¿o qué, tendremos qué salir armados para defender nuestras vidas y la de nuestra familia, también como en los tiempos de las recompensas?”, cuestionó el médico.

“Ya no bastan las recompensas”: abogados

José Antonio Serna Valdez exclamó no a la impunidad en memoria de Miguel Ángel Sánchez Moran y se solidarizó con los periodistas y médicos por ejercer, al igual que los abogados, profesiones riesgosas.

“Hoy más que nunca hacemos un llamado a nuestras autoridades, a nuestro fiscal para que presten atención, no queremos más discursos, queremos al frente gente con vocación y entrega que sepa lo que esté haciendo”, aseveró.

Un estado de derecho es en el que una autoridad asume el control, consideró ante decenas de abogados que también marcharon en memoria de Sánchez Moran exigiendo el esclarecimiento de su asesinato.

Quirino y Pucheta ¿Ineptos o cómplices?

El médico Guadalupe Torres, en representación del Frente Amplio Mazatleco, expuso que “el gobernador Quirino Ordaz Coppel y el presidente municipal Fernando Pucheta, o son ineptos o son cómplices en el combate a la delincuencia”.

Dijo que el periodista es importante por ser la voz y letra de la sociedad: “Es un ícono porque es el denunciante general de la delincuencia, no solo de la civil, sino de la gubernamental”.

El médico indicó que el primer deber del gobierno es la seguridad, seguido por la salud y la educación, no colocar palmeras ni embellecer ciudades, y mencionó que “un mes sin resultados es lo esperado de un gobierno inepto, que cuenta con el 99.6 por ciento de asesinatos impunes”.

“Seguiremos exigiendo con mano firme”, advirtió.

Voces entre campanadas

La voz de Mateo Nuñez, integrante de Exceuas, no enmudeció ante el repicar de las campanas de la catedral de Mazatlán.

La peregrinación que la comunidad católica organizó para celebrar el día del Corpus Christi fue encabezada por una banda de guerra, que lejos de opacar la voz de Mateo, la enalteció: “Quiero exigir también por aquellas madres, hermanos e hijos que se quedaron esperando a un padre que nunca llegó por esa ineptitud que están en una burbuja haciendo glorietitas”, dijo.

Pidió por lo desaparecidos cuyas familias siguen esperándolos, y retó a las autoridades que anden en la calle sin guardaespaldas. Mientras, la banda de guerra y las campanas parecían competir con su voz. Mateo, campanadas y banda de guerra, enmarcaron el coraje de sus palabras.

El Himno Nacional fue el preámbulo para que Gabriel Michael Mueller, originario de Nebraska, quien tiene tres años viviendo en Mazatlán, cuestionara: “Como es posible que tengamos tanta violencia y corrupción, yo no soy corrupto, tampoco ustedes, entonces, ¿qué nos pasa? ¿De dónde salen la violencia y la corrupción?”

El pliego petitorio

Representantes de los grupos participantes acordaron emitir un pliego petitorio en el que piden al gobernador tomar medidas respecto a la inseguridad que prevalece en la ciudad.

Mazatlán, Sin. 15 de junio de 2017.

LIC. QUIRINO ORDAZ COPPEL
GOBERNADOR CONSTITUCIONAL

DEL ESTADO DE SINALOA.

P R E S E N T E.-

Por este conducto, de la manera más respetuosa nos dirigimos a Usted, ciudadanos del municipio de Mazatlán y zona sur del Edo de Sinaloa, para manifestarle nuestra inconformidad por los hechos violentos y falta de efectividad y credibilidad en las investigaciones de la fiscalía y los cuerpos policiacos. Aún no han podido esclarecer los múltiples hechos delictivos que aquejan a nuestra sociedad, por lo que nos manifestamos en una marcha pacífica como una expresión física que el pueblo del sur de Sinaloa está cansado de soportar tanto autismo de las autoridades del Estado, razón que nos ha llevado a incorporarnos a la convocatoria del colectivo de los periodistas por la paz y la sociedad civil organizada (que se enlista); acudimos y marchamos unidos a esta manifestación ciudadana.

No dudando de la responsabilidad ética que le compete, esperamos sin duda la efectividad en las acciones necesarias que deben realizarse en contra de la impunidad y la violencia en sus múltiples expresiones, asegurando la paz de nuestra población sinaloense, como lo marcan los derechos constitutivos de nuestra Carta Magna.

A T E N T A M E N T E

Colectivo de Periodistas por la paz y la libertad de expresión

Asociación de Jubilados

Vecinos de Villa Unión

Frente Nacional Contra Tarifas Eléctricas

Movimiento Amplio Social Sinaloense

Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil de Sinaloa AC

El Barzón

Frente Amplio Mazatleco

Coordinadora Nacional de Trabajadores de La Educación

Movimiento Magisterial Sinaloense Zona Sur

Sociedad Médica de Mazatlán

Ex miembros de las casas del estudiante de la Universidad Autónoma de Sinaloa

marcha-javier-mazatlan-3

Días rojos y noches negras

Mi Mazatlán hermoso huele a muerte. Más mujeres y hombres en luto, más niños huérfanos sin educación, ¿más posibles delincuentes? ¡No, ya no!

En este estado sinaloense no pueden ocurrir tantos males, van a la cárcel inocentes y por los malvados poco hacen los oficiales. Se ven circunstancias desiguales y en vez que al pueblo eleven, silencian la voz de los editoriales por orden de funcionarios inmorales. Se castiga con furia al inocente dejando en paz al influyente que tiene delitos incurables. ¡Urge respetar la Constitución! que a todos hace iguales sin distinción de cargos ni clases sociales.

Gobernador, funcionario, soldado, policía: su rifle y su salario el pueblo lo paga a diario.

El dolor de la inseguridad y la muerte nos vistió, pero la fraternidad de pueblo nos reunió.

Que no se burle la maldad

Que muera la impunidad

Que vuelva la seguridad

Que viva la Paz y la Libertad

(21 de mayo 2017)

*Emma Rodríguez Choreño, integrante de la Asociación altruista Médicas Cirujanas de Mazatlán.

Share

Javier Valdez, respetado y honrado por Estados Unidos

 malayerba, medios, mundo, seguridad  Comentarios Desactivados en Javier Valdez, respetado y honrado por Estados Unidos
Jun 192017
 
Share

Río Doce.- El gesto es por lo menos insólito. El 15 de junio, al cumplirse un mes del asesinato del periodista Javier Valdez, la embajada de los Estados Unidos en México le brindó un homenaje al colocar en su perfil de Facebook una de sus fotografías sobre la bandera norteamericana.

Roberta Jacobson es la embajadora y asumió el cargo en mayo de 2016 por indicaciones de Barack Obama, pero fue ratificada en el cargo apenas el 9 de mayo pasado, ya bajo la administración de Donald Trump. Según su hoja profesional, Jacobson fue clave en el restablecimiento de las relaciones de su país con Cuba, pues presidió las primeras dos rondas de conversaciones con el gobierno de la isla. Y es inquieta, por lo que se ve, porque, además, es colaboradora del diario La Jornada.

Parecen preocuparle mucho los problemas que vivimos los periodistas en México. Por lo menos eso denota el artículo “El silencio ensordecedor”, que escribió el 3 de mayo (Día internacional de la libertad de prensa), donde habla de la existencia de “zonas de silencio” en varias regiones del país, producto de las agresiones a periodistas y cómo se van expandiendo en la medida en que ocurren nuevos crímenes.

Se refiere a la impunidad que impera en los casos de asesinatos de periodistas, donde solo el 0.25 por ciento se castigan con una sentencia.

“Y envalentonados con este grado de impunidad, los criminales y los agresores sienten que pueden continuar silenciando a periodistas… Es decir, la impunidad empodera a la censura, expande el silencio”.

La embajadora termina su texto con una proclama que pudo haber escrito el más radical de los periodistas de este país:

“Hay que alzar la voz, decir ´ya basta´, salirnos (¿salirnos?) de este sopor con el que a veces nos encogemos de hombros. Hay que hacerlo aun cuando resulte inconveniente o pesado. De lo contrario el silencio será ensordecedor”.

Jacobson había expresado su condena por el asesinato de Javier el mismo día en que lo mataron, a través de un tuit. Tres días después, durante una visita oficial a México, el secretario de estado de los Estados Unidos, RexTillerson, fue más tibio, pues solo lamentó y ofreció sus condolencias, pero adelantó que “es, de nueva cuenta, otra trágica pérdida entre los periodistas pero también muchos otros como resultado de la violencia relacionada al narcotráfico”.

Me han preguntado qué pienso de estas reacciones y no puedo dejar de agradecerlas, igual que muchas que se han expresado en distintas partes del país y del mundo. Pero en el caso de los norteamericanos, hay que decir, además que ellos, sobre todo su gobierno, son parte del problema que enfrentamos los mexicanos con la expansión del narcotráfico y la violencia que genera, ahora también contra periodistas.

¿Es un crimen de alto impacto, como el de Javier Valdez, un buen pretexto de nuestros vecinos para seguir jodiendo a México? En momentos en que se renegocia la relación comercial con ellos, no puede dejar de generar suspicacias tanta “sensibilidad” de los funcionarios norteamericanos. No hay que olvidar que, en el marco de esta renegociación, se ha sacado a colación el tema de la Iniciativa Mérida, con la advertencia de que podría retirar a México el apoyo para el combate al narcotráfico. Y aunque no son muchos los recursos que aporta —son absolutamente prescindibles según ha dicho el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong—, el acuerdo es significativo en términos de la cooperación entre ambos países.

Ver la imagen de Javier Valdez incrustada en la bandera de los Estados Unidos es conmovedor y se agradece el gesto, pero los mexicanos esperaríamos que los dos países, bajo una nueva voluntad, diseñaran estrategias conjuntas para combatir el narcotráfico acá y la drogadicción allá. Y el lavado de las ganancias incluido. Aquí y allá. Los mexicanos, como decía Javier, no merecemos este infierno.

Bola y cadena

El JUEVES PASADO SE CUMPLIÓ un mes del asesinato de Javier Valdez y todavía no se tiene una pista clara sobre los autores materiales e intelectuales del hecho. Nada que permita siquiera esbozar con certeza una teoría del crimen. Esa es, al menos la sensación que nos queda a los que hemos estado en contacto con las fiscalías que investigan el caso. Pero además, contrario a lo que hemos estado esperando, la Feadle ofreció la semana pasada recompensas por información que permita dar con los asesinos de por lo menos seis periodistas, entre ellos Javier Valdez. ¿No debiera la fiscalía ser más prudente? ¿De verdad no tienen pistas claras sobre el crimen del fundador de Ríodoce?

Sentido contrario

HICIMOS LA CONVOCATORIA CON LA convicción de que era nuestro deber. Como periodistas hemos asumido siempre, en otras trincheras y desde Ríodoce, un compromiso con la sociedad. Porque así entendemos el periodismo o porque así queremos entenderlo. Y la gente respondió. El jueves, al cumplirse un mes, cientos de mujeres y hombres tomaron las calles de las principales ciudades de Sinaloa para exigir justicia en el crimen de Javier Valdez. Y en el de los abogados acribillados. Y en el de los médicos y los maestros, y familiares de desaparecidos, y los niños y las mujeres inocentes y los cientos y cientos que han sido asesinados desde que empezó este gobierno que no parece tener rumbo. Fue entregado al gobierno un pliego de peticiones y recibimos el compromiso de que sería respondido. Y contaremos los días hasta que se haga. Tenemos a quiénes rendirles cuentas. Nosotros sí.

Humo negro

JORGE ZEPEDA PATTERSON TIENE RAZÓN: cuando Andrés Manuel López Obrador parece que tiene todo de su lado, es experto en darse un martillazo en el pie. ¿Y así cómo, pues?

Share

Nuevo libro de Guadalupe Lizarraga sobre desaparecidas de la morgue en Juárez

 medios  Comentarios Desactivados en Nuevo libro de Guadalupe Lizarraga sobre desaparecidas de la morgue en Juárez
Jun 162017
 
Share

Guadalupe Lizarraga, periodista,> fundadora de Los Ángeles Press preocupada siempre por México presenta un libro conmovedor de la muerte que cesó un poco para volver con furia los últimos meses.

Lectura fundamental para comprender el México actual, el libro forma ya parte de la historia del periodismo en México.

Objetivo7 celebra a la autora, colaboradora y pilar fundamental de Objetivo7 a quien sin más interés que el periodismo, ha apoyado con contenido de inigualable calidad e interés.

Los Ángelez Press/Abelardo Gómez Sánchez*

Escritora y periodista, la escritura de Guadalupe Lizárraga titila y palpita: filosa, incisiva, crispante, pero esclarecida, y vale decir claridosa, en la tinta, todavía fresca, de Desaparecidas de la morgue, (2017), editorial Casa Fuerte, colección Huellas de Juglares.

La desaparición de Brenda Berenice, madre de 16 años, es el hilo conductor que entreteje historias contiguas y complementarias, entre otras: la del elocuente reclamo de una madre, a Felipe Calderón, por considerar la muerte de su hijo como simple “daño colateral” de la guerra anti-narco; la de la sistemática extorsión, a otra madre, para entregarle a su hija; la de una madre más que ve, con sus propios ojos, la explotación sexual de su hija en un bar, denuncia, y se topa con la ausencia, sospechosamente cómplice, de las autoridades; o la Masacre Juaritos, o las vicisitudes de un padre que lleva su activismo a lo detectivesco; o una reunión oficial en las que las madres “reciben patadas y cachetadas” por querer cuestionar al presidente de la República; estas son secuencias, convincentemente trazadas, que van conformando una deformación: el cuerpo lacerado, desahuciado de Ciudad Juárez.

Guadalupe, reportera de hueso colorado y gambusina de la información, asume el imperativo periodístico del registro fehaciente, documenta y verifica hechos, contextualiza, investiga y colige el rompecabezas de la inseguridad pública fronteriza, y ¡por si fuera poco! aporta “elementos muy concretos” para la ubicación de las desaparecidas. Así es, Desaparecidas de la morgue, es un artefacto que establece verdades periodísticas pero, se adscribe y lo alienta una gran tradición —con personificaciones proverbiales, como Ryszard Kapuściński o Svetlana Aleksiévich— ésa que elige la acuciosa investigación y el potencial heurístico de la narración para mostrarnos y confrontarnos con un nosotros aquí y ahora: con la bazofia humana contemporánea de nuestra frontera norte. Otro rasgo de esta adscripción periodística: una opción ética fuerte como brújula del oficio de periodista.

Fiel, a la transparencia informativa, su estilo es límpido, aseado en la concisión. Pero, también escritora de ficción, su dispositio narrativa —la pericia para ordenar secuencias— es precisa, evita gratuitos vericuetos, y así logra una tensión narrativa que mantiene al lector en ascuas, quiero decir, es minuciosamente indicativa, concita sólo indicios, acontecimientos y situaciones claves: lo que genera la construcción y la expresión eficaces de su objeto periodístico: la violencia feminicida que durante más de un lustro ha azotado a Ciudad Juárez.

Así es, como narradora no aporta los resultados de una investigación aséptica, con la frialdad de una espectadora distante. Se trata de una auto-vivisección del oficio: sentimos su respiración, su convulsión estomacal ante nuevos datos, la punzante recepción de un mail brutal y amenazante. Estamos viendo las pulsaciones del proceso de investigación mismo, su traducción vital, en carne y hueso, ello conlleva una gran fuerza narrativa, y nos pone en los zapatos de la autora. En efecto, nunca dejé de sentirme en el pellejo de la reportera, pese a que lo leí varias veces, en su cuidado de edición.

Desaparecidas de la Morgue, es un tenaz y contumaz espécimen, de periodismo de investigación que, como dice Guadalupe, generó: “del 29 de noviembre de 2011 al 11 de marzo de 2014, (…) y para Los Ángeles Press ¡57 reportajes y notas informativas sobre el tema, más de treinta videos y una dece­na de audios para la radio!”. Es también, y hay que enfatizarlo, narrativa periodística, es decir, comprometida con la forja de su escritura en tanto que trabajo de la forma, y aquí, además, escritura que logra proporcionarnos “otras luces sobre los trágicos acontecimientos de estas miles de vidas que, durante dos décadas y media, han lastimado profundamente a Ciudad Juárez, Chihuahua, y con ella a todo el país y a la comunidad internacional.”.

Celebremos el libro de Guadalupe Lizárraga —amiga y contlapacha de la letra desde hace más de dos décadas— y su obra periodística que nos convoca y nos emplaza, como lectores y ciudadanos, a la descomposición, la violencia y la impunidad en Ciudad Juárez, Chihuahua, a esa cotidianidad que respira, muy lastimada, por sus vastas, abiertas e incurables heridas.

* Texto de la presentación de Desaparecidas de la Morgue, de Guadalupe Lizárraga, en Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana, Ciudad de México, 7 junio de 2017. Día de la Libertad de prensa.

Share

Malayerba nunca muere

 malayerba, medios, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Malayerba nunca muere
Jun 152017
 
Share

Río Doce.- La marcha por la paz y la justicia en memoria de Javier Valdez Cárdenas partió de Catedral rumbo al Palacio de Gobierno.
A un mes del asesinato cometido el 15 de mayo, decenas de personas, entre familiares y amigos del periodista y de víctimas de la violencia en Sinaloa exigen justicia con pancartas y mantas.

Organismos civiles, empresariales, políticos, transportistas y artísticos se sumaron a alzar la voz para que la Procuraduría General de la República y la Fiscalía General del Estado resuelvan el homicidio.

“Justicia”, “ Javier Valdez Vive”, “Malayerba nunca muere”, “Nuestra voz es justicia, nuestra fuerza”, “ No al silencio”, “No más violencia”, “ Vivimos entre asesinos cobijados por la impunidad”, se lee en las pancartas y lonas.

Familiares de personas desaparecidas portan mantas exigiendo justicia para sus parientes y que sean localizados.

El continente avanza de manera pacífica por la avenida Obregón para tomar el bulevar Madero y luego la avenida Insurgentes hasta el Palacio de Gobierno.

Previo al inicio de la marcha, el defensor de derechos humanos, Óscar Loza Ochoa, señaló que este jueves es el de las marchas del dolor en varios estados del país porque el caso de Javier se reflejan todas las víctimas

Con esta marcha se exige justicia para todos y se condena la impunidad de todos los casos, dijo.

Share

Periodistas cierran autopista del Sol por crimen de Javier Valdez

 malayerba, medios  Comentarios Desactivados en Periodistas cierran autopista del Sol por crimen de Javier Valdez
Jun 152017
 
Share

Reporteros de diversos medios de comunicación, realizan una protesta y reparten volantes en la Autopista del Sol, en Guerrero, para exigir justicia por el crimen de Javier Valdez, a un mes de haber sido asesinado en Culiacán.

De acuerdo al Diario Digital de Veracruz, los comunicadores exigen el esclarecimiento del asesinato del cofundador de Ríodoce, así como el de otros comunicadores que han sido ejecutados.

“A un mes del asesinato de Javier Valdez en Culiacán, Sinaloa, y del asalto de siete reporteros en Tierra Caliente por al menos 100 hombres armados en medio de dos retenes militares, los gobiernos estatal y federal no han dado respuestas a la exigencia del gremio periodístico de que se investiguen y esclarezcan los casos”, leyó en un comunicado el secretario general de la Sección 17 del Sindicato Nacional Redactores de la Prensa (SNRP), Eric Chavelas Hernández.

Puntualizó que en la región Tierra Caliente, el 2 de marzo fue asesinado a plena luz del día Cecilio Pineda Brito, y dijo que esto se dio a pesar de que “el compañero formaba parte del Mecanismo de Protección a Periodistas, que depende de la Secretaría de Gobernación”.

Recordó que el 13 de mayo, en la misma región, cuatro periodistas guerrerenses y tres corresponsales internacionales fueron agredidos y despojados de sus pertenencias y equipos de trabajo.

Asimismo, señaló que el 4 de junio en Ometepec, un hombre le disparó dos veces en la cabeza a la locutora de RTG, Marcela de Jesús Natalia; del atentado salió viva, pero su estado de salud es delicado.

“Desde el año 2000 a la fecha en el país han sido asesinados 103 periodistas, 24 desaparecidos, y se han registrado 51 ataques contra medios de comunicación; todos estos, reiteramos, permanecen en la impunidad”, dijo.

Chavelas Hernández destacó que en los últimos siete años han sido asesinados tres periodistas en Guerrero y 16 más agredidos por civiles o funcionarios de diferentes niveles; tan sólo del 13 mayo al 13 de junio se dieron 17 agresiones contra periodistas.

“Citamos dos casos. Esta semana Ezequiel Flores, corresponsal del semanario Proceso, estuvo vigilado por un grupo de hombres presuntamente armados a bordo de un auto polarizado durante dos días en su domicilio”.

Relacionadas

Protestan en Autopista del Sol por crimen de Javier Valdez

Share