Abr 092016
 

infografia muertes 2016

 

México es el país de la guerra y de la muerte, tan solo en febrero de 2016 según la última encuesta del SNSP se cometieron 99 asesinatos diariamente. Para muchos sólo son números y estadísticas que son para otros, la tragedia y el dolor infinito como en el caso de los desaparecidos que también se contabilizan por decenas de miles.

Como en el primer reportaje de datos sobre el tema de los asesinatos en México de Objetivo7, nuevamente se encuentran inconsistencias en el número de asesinatos que deja la guerra del narco y que cada vez se exacerba más, al grado que, hasta la televisión mexicana, oficialista, como Hechos de la Noche de Televisión Azteca ha puesto el dedo en el renglón. La guerra ya no se puede ignorar más: la fórmula de la censura no funcionó.

Así, por ejemplo, mientras el Sistema Nacional de Seguridad Pública da una cifra de 42 asesinatos dolosos en Aguascalientes de enero a diciembre de 2015 para el semanario Zeta son 123, casi el triple y es que la muerte en México es tan macabra que el homicidio se esconde de inmediato: se ocultan los cadáveres y casquillos de las batallas aunque la sangre queda marcada en las calles pavimentadas, empedradas y terracerías de ciudades y pueblos a lo largo y ancho del territorio nacional como un recordatorio de la violencia, como una mancha indeleble, como una eterna desgracia…

 

Infografías/reportaje/fotos: Objetivo7/Cuauhtémoc Villegas Durán

 

El Norte de México

 

Huanusco, Zacatecas.- Aquí, en México, la muerte no tiene número y los levantados se vuelven fantasmas que aún viven por aquí y por allá. Era la madrugada de un fin de semana, cerca de la Cruz de bienvenida en el pueblo vecino de Jalpa, cuando seis hombres armados que viajaban en una camioneta cerrada decidieron pasarse el retén del alcoholímetro instalado por la Policía Federal Preventiva (PFP).

Los elementos de la PFP ni siquiera se molestaron en seguirlos, sólo llamaron por radio al cartel del Golfo y en base a claves inició una persecución en el crucero de la comunidad de la Villita frente a la destiladora de Mezcal del Real, que se asegura por estas tierras, pertenece a Ricardo Monreal Ávila, delegado de la Delegación Cuauhtémoc en la Ciudad de México, cacique de Fresnillo y grandes regiones de Zacatecas donde fue gobernador y el hombre más cercano a Andrés Manuel López Obrador: su heredero político.

Los seis hombres armados de inmediato llegaron al pueblo de Huanusco donde ya los aguardaban para emboscarlos.
Halcones y sicarios se movilizaron y empezaron las claves de la alerta roja por medio de sus wokies tokies. Los ubicaron para finalmente encajonarlos y darles muerte a cinco de ellos y uno que se llevaron herido al igual que los cuerpos y los casquillos. Nunca se supo dónde quedaron los cuerpos y no hubo peritos ni prensa en el lugar de los hechos: no hubo muertos oficialmente, ni en los diarios, aunque la sangre duró semanas impregnada en la calle empedrada en la salida a la comunidad de Arellanos al oeste de Huanusco. Estos muertos no existen, nadie los contabilizó, lo mismo pueden estar en un basurero que en una fosa común, cocinados en ácido para desaparecerlos completamente o arrojados con piedras en la presa de Moraleños donde los cuerpos abundan al igual que en las demás presas de este estado. Todos estos muertos no aparecen en las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), ni del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), ni en las procuradurías de los estados o la federal porque no son casos que se presentan ante el Ministerio Público.

En este pueblo zacatecano es común ver halcones (espías) de 14, 15 años con su radio en la mano, caminando por el pueblo, vigilando los movimientos de propios y extraños. Están distribuidos por todas las entradas y salidas del municipio, en el centro y por todo el pueblo donde dominan a la policía municipal. En este pueblo El F1 o El Panchillo, líder del cartel del Golfo eliminó a los zetas (La historia la cuenta el famoso cuarteto de los Tucanes de Tijuana) aunque en el norte del estado la lucha sigue sin cuartel, especialmente en Fresnillo donde los zetas contarían con la protección del ejército mexicano por lo que no han podido ser erradicados, sin embargo casi todos los que llegaron del golfo de México a hacer la guerra han sido ejecutados: tamaulipecos, veracruzanos, tabasqueños. Nadie puede salir después de la diez de la noche desde que los Beltran Leyva tratan de incursionar en este pueblo donde ya es posible invertir sin temor a ser secuestrado o asaltado ya que el mismo cartel del Golfo apalea a los ladrones y secuestradores. Algunos mueren en las palizas que son con cualquier tabla o polín en todo el cuerpo, excepto, en la cabeza. Una de las últimas palizas ordenadas por El F1 fue contra un policía del vecino pueblo de Tabasco que secuestró a un adolescente de 16 años.


El sureste, en pugna constante

 

El poder del narco en este país es tal, que coludidos con las mismas autoridades que deberían atacarlos, los zetas en Cancún esclavizan indígenas que venden para prostitutas en burdeles clandestinos, para ser amantes, sirvientas o para vender productos en las calles y en las playas y servir de espías como sucede con los hombres. En Cancún, Quintana Roo quemaron un bar abierto y con familias con niños dentro por no pagar plaza: el bar se llamaba Anaconda. Un elemento de la SEIDO confirmó a Objetivo7 toda la información recabada.

También, los mismos zetas rafagean bares con sus rifles de asalto AR-15 conocidos como “cuernos de chivo” y venden terrenos federales de selva virgen y otros en un fraude millonario a través de anuncios en internet como la página Vivanuncios. Incursiones del cartel Jalisco Nueva Generación en la lucha por la plaza no han logrado instalarse apenas este mes hubo un enfrentamiento donde fueron detenidos doce sicarios de este grupo armado. Cancún se divide en sectores: los más importantes que son la zona hotelera y Playa del Carmen pertenecen al cartel del Golfo mientras que la ciudad se divide entre el cartel de los Pelones y el de los Zetas, que es el grupo más sanguinario y cruel.

En este estado abundan las fosas comunes ya sea en la selva o en terrenos y casas de la ciudad, pero también desaparecen los cuerpos en el mar en los estómagos de los tiburones, en los cenotes o cocinados en ácido, son cientos de personas las que no van a las cuentas oficiales.

 

El Centro de México

 

Otros estados como Aguascalientes en el centro de la república mantienen un sólo cartel, el de La Oficina que se considera un brazo armado del cartel de Sinaloa aunque algunos dicen que pertenece a los Beltran Leyva. Lo que le da mayor paz y menos crímenes al estado, aunque el abuso en la venta de drogas como el cristal han aumentado los delitos como el robo a casas y personas en las calles. Muchos ciudadanos han optado por abandonar sus casas en inmensas colonias conflictivas de la periferia que no dejan de crecer sin los servicios adecuados como La Ribera, Cartagena, Torremolinos, Villas de Nuestra Señora de la Asunción por mencionar algunos donde abundan los cholos y tumbadores (ladrones de calle), que son constantemente abusados y, golpeados y ultrajados por las policías coludidas con los grandes capos y delincuentes, como se ha demostrado hasta el cansancio en los medios de comunicación al grado de que policías han sido procesados por servir al narco y asesinar hasta a sus propios compañeros.

Sin embargo, fuentes policiacas del más alto nivel en México y un informante de la Drug Enforcemnet Administration (DEA) han confirmado a Objetivo7 que Aguascalientes no es una pera en dulce y que es un estado con un alto nivel de criminalidad ocultada por los grandes medios de comunicación y es que, por ejemplo, Televisa Aguascalientes ni siquiera da cobertura a los asesinatos ni a la nota roja, salvo excepciones.

Secuestros, asesinatos y desapariciones, especialmente de jóvenes mujeres se dan en el estado, pero incluso existen niños desaparecidos desde hace años, lo que no figura en ninguna de las estadísticas del INEGI, SNSP, medios de comunicación ni nadie lo sabe cómo en Zacatecas o en Cancún donde Objetivo7 ha realizado recorridos e investigaciones sobre la realidad de la guerra en México. En San Francisco de los Romo, Aguascalientes, un joven salió una mañana en su carro y nunca volvió. El caso no está registrado en ninguna institución del Estado mexicano por temor a que maten al desaparecido. No es el único caso, en las redes sociales es común encontrar posts de personas que buscan a sus familiares desaparecidos.

Y es que en todos lados se cuecen habas: en abril del 2015 unos días antes de iniciar la Feria Nacional de San Marcos (la más grande de México y con mejor cartel taurino del continente americano), el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América emitió una alerta máxima a sus ciudadanos para evitar entrar en casinos de Aguascalientes y de otros 20 estados. Unos meses después en encargado del Casino, Alejandro Ceja Rodríguez y del Palenque de la Feria, un querido amigo del gobernador Carlos Lozano de la Torre, el cual fue asesinado a tiros en la cabeza en un lujoso restaurante de Monterrey. Desde el inicio del sexenio se le acusó a este sujeto de estar vinculado como lavador de dinero de los zetas en el periódico La Tribuna que editaba el periodista local Rodolfo Franco. Lozano lo defendió hasta muerto: quería que se defendiera, pero ya estaba muerto. En la página lópez-dóriga digital este gobernador aparece en el post donde se informa de los implicados en “Los papeles de Panamá”. El gobierno del estado se limitó a decir que no tiene nada que ver en el asunto el gobernador Lozano.

 

 

 

La CDMX, asediada por los carteles

 

En la ciudad de México en donde se reporta que al menos 7 carteles operan, la violencia por el narco se ha recrudecido mientras la forma de operar de la delincuencia cambia al verse vigilados por cientos de patrullas, policías y cámaras en las principales calles y lugares de recreo y negocios de la megalópolis, la segunda más grande del mundo.

A diferencia de la época priísta, cuando la guerrilla de Chiapas explotó contra el Tratado de Libre Comercio (TLC), que la policía se limitaba a perseguir e identificar a la oposición y las calles del centro y la plaza de la Constitución se veían en penumbras y en soledad al oscurecer hasta el amanecer y se vivía a merced de la delincuencia, hoy, los miembros del Estado Mayor (La guardia del Presidente de México) corren en la madrugada a las cinco de la mañana desde el palacio Nacional hasta la Torre Latinoamericana de ida y vuelta y de vuelta e ida, mientras las patrullas y las cámaras observan a los ciudadanos que empiezan a circular y a los cientos de pordioseros que buscan refugiarse del fuerte viento frío, en las puertas de los palacios centenarios y en los recovecos de la estación del metro hasta que la policía los empieza a levantar para correrlos de nuevo a la intemperie, al hambre, a la cruda… es entonces que los delincuentes operan para no ser vistos dentro de los edificios del centro donde roban bolsos, dinero, joyas, teléfonos celulares, mientras los grandes criminales se esconden en los barrios más peligrosos e inaccesibles y han tomado la ciudad en sus manos pese a que el Gobierno Federal pinte de colores bonitos las colonias que en las calles se llenan de sangre y que no escapan a los ojos de quienes llegan a través de las distintas entradas carreteras.

Documentos de Transparencia obtenidos en 2011 –año en el que Mancera era Procurador General de Justicia capitalino– así como informes de la Policía Federal reportan que en la capital del país operaban el Cártel de Sinaloa, Los Zetas, el Cártel de los Beltrán Leyva, el Cártel de Juárez, la Familia Michoacana e incluso una célula de los Mara Salvatrucha, así como otras organizaciones locales del crimen. ( http://www.informador.com.mx/mexico/2013/463389/6/al-menos-siete-carteles-de-la-droga-operan-en-el-df.htm ).

 

La muerte en México, sin números confiables

 

Uno se encuentra en México con la muerte en todas partes: en las calles, las brechas, las carreteras, casas habitadas y abandonadas, lotes, ranchos, plazas, estadios, mercados, bares, restaurantes, hoteles, periódicos, revistas, televisión, radio, internet o por oídas o, se vive, en carne propia…

También los asesinos caminan impunes de tantas muertes porque, simplemente las averiguaciones previas de sus crímenes no los señalan, no los acusan, no hay testigos, no hay pruebas, solo la macabra muerte sin un número real, confiable, datos a modos, utilizados como arma o escudo, según quien los difunda… En México sólo el 2 por ciento de los delitos es investigado…

Los gobiernos hablan de triunfo y paz en una guerra que los ciudadanos ven perdida para el Estado mexicano, que, por supuesto, minimiza las cifras de la derrota y el mar de sangre que impide contabilizar el número de homicidios, asesinatos de personas, seres humanos, muertos sin registro, enterrados, calcinados, “cocinados” (1) y hasta fumados, perdidos en la vorágine de la violencia, en la barbarie sin sentido, en el absurdo de la guerra…

Los análisis a los datos de las diferentes instituciones y medios de comunicación mexicanos arrojan una verdad contundente: nadie sabe cuántos homicidios se han cometido en este país en los 10 años que lleva la Guerra del Narco.

Aquí, en México, los muertos sólo son números que se lanzan en base a informaciones recabadas en distintas fuentes y difundidas por varios organismos del Estado, sin que nadie se ponga de acuerdo con el número de muertos que ha dejado la guerra y es que, las cifras no concuerdan, en todos los casos son distintas, según se desprende de la propia información oficial y medios como Objetivo7 y Zeta, que se han dedicado a analizar los números duros en base a informes de instituciones relacionadas con la seguridad y otros organismos oficiales.

Así, por ejemplo, el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEGI), que en este país se dedica a realizar censos y encuestas, además de recabar información de otras dependencias del Estado mexicano, habla de 591 mil muertes en 2011, de las cuales, 48 mil 35 fueron homicidios cometidos a niños de 1 año hasta adultos de 59 años.

Según este informe, en 2011 (http://objetivo7.com/2013/10/28/los-asesinatos-son-por-mucho-la-primer-causa-de-muerte-entre-15-y-59-anos/), el 22.3 por ciento de los 147 mil 750 (1 de cada 4, de las 591 mil muertes) ó 32 mil 948 personas de entre 30 y 59 años, murieron asesinadas. Los jóvenes asesinados de entre 15 y 29 años fueron el 6.4 por ciento, de las 591 mil defunciones ó 12 mil 481 asesinatos. Los niños de entre 1 y 14 años muertos de manera violenta fueron 2 mil 606, lo que da un total de 48 mil 035 de estos crímenes durante 2011 para el INEGI.

Sin embargo, el “Anexo estadístico” del “Primer Informe de Gobierno” de Enrique Peña Nieto (http://www.presidencia.gob.mx/informe/), presidente de la república mexicana, dice en la tabla llamada “Posibles hechos delictivos denunciados en el fuero común” del capítulo “México en paz”, que se cometieron 38 mil 41 asesinatos o una tasa de 32.9 homicidios por cada 100 mil habitantes, 10 mil 6 menos de las que oficialmente registra el INEGI, sin contar a la población de un año y adultos mayores de 60 años.

En México, los homicidios se clasifican en varios tipos, dolosos e imprudenciales, como son atropellamientos y otros tipos, pero según Alejandro Poire Romero, ex secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional y ex secretario técnico del Gabinete de Seguridad, así como ex vocero en materia de seguridad del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), un 75 por ciento de los homicidios dolosos en 2010 tenían que ver con la delincuencia organizada o la Guerra del Narco, aunque la administración del presidente Felipe Calderón se retractó del término “guerra” para no verse obligado a suspender las garantías individuales en el país. Si en 2011 los crímenes siguieron ese porcentaje (75 por ciento), 36 mil 26 de las 48 mil 35 ejecuciones, tendrían que ver con el narco, según se desprende de las cifras que dio a conocer el INEGI apenas el 28 de octubre del 2013.

Sin embargo, para el semanario Zeta (http://www.zetatijuana.com/2012/05/28/sexenio-de-calderon-71-mil-ejecuciones/), uno de los medios más importantes y serios de México, los asesinatos relacionados con los carteles del narco y la guerra fueron 24 mil 68.
Pero, de acuerdo al Informe de Gobierno de Enrique Peña, ese año se habrían cometido 28 mil 530 ejecuciones, 4 mil 462 más de las que reporta Zeta y 7 mil 496 menos de las que reporta el INEGI. La diferencia entre las cuentas de Zeta y del INEGI son de 11 mil 958 muertos por el conflicto armado en un solo año.

Pero, para la Procuraduría General de la República (PGR) (http://www.excelsior.com.mx/2012/01/12/nacional/801521), en el informe “Fallecimientos por Rivalidad Delincuencial” publicado el 11 de enero de 2012, solamente se cometieron 12 mil 903 asesinatos de enero a septiembre de 2011.

 

Los muertos de Calderón
Fuente: Anexo estadístico del “Primer Informe de Gobierno”, de Enrique Peña Nieto.
Asesinatos vinculados a la “Guerra de Calderón”


El sexenio de la muerte

 

Como en la época prehispánica, México cayó en la barbarie y, al igual que sus ancestros indígenas, los mexicanos hacen modernos tzompantlis (1) en las entradas de sus pueblos para amedrentar al enemigo: las cabezas decapitadas cuelgan de letreros, árboles, carros, mientras los cuerpos, mortificados por la tortura muestran el múltiple colorido de la muerte: morado, verde, café, negro, carne, rosa, azul y, entre otros muchos, el intenso rojo de la sangre que también cambia de tonalidad hasta llegar al negro coagulado y, los mensajes de advertencia, dan, a los modernos tzompantlis, un toque perverso que refleja el espanto y el terror en que viven los ciudadanos a lo largo y ancho del territorio.

Todos caen, todos, aun aquellos que parecen intocables por su poder, ya sea, económico, político, militar y policíaco o todas estas fuerzas juntas: inocentes y criminales, políticos, deportistas, artistas, empresarios, policías, generales, marinos, diputados, gobernadores, obreros, albañiles, comerciantes, lisiados, sanos, ancianos, niños, jóvenes, mujeres, ricos, pobres, extranjeros… de todo cae…

Pueblos, ciudades, ranchos, carreteras, caminos, sierras, montes, ranchos, empresas y personas, son vigiladas y controladas por narcotraficantes que suplen al Gobierno mexicano en estados como Michoacán, Veracruz, Sinaloa, Jalisco, Tamaulipas, Zacatecas, Nuevo León, Durango, Chihuahua y casi todo el país.

 

Los muertos de Calderón

 

El gobierno de Felipe Calderón, no solo perdió el control de los territorios sino que le asesinaron tres militares por cada sicario del narco que murió en la guerra entre los años 2008 y 2009 según el informe Bourbaky “El costo humano de la guerra por la construcción de un monopolio del narcotráfico en México” (http://webiigg.sociales.uba.ar/revistacuadernosdemarte/nro1/InformeBourbaki.pdf ). Pero, a un año de concluido el sexenio anterior, los datos sobre los homicidios en México siguen siendo contradictorios:

El 15 de febrero de este año, el actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, declaró a la periodista Carmen Aristegui: “Ya que no tenía el sustento necesario el número de fallecimientos en los últimos seis años (…) me esperé a encontrar toda la información, sin embargo, sí manifiesto que estamos hablando de cerca de 70 mil muertos, no hemos podido llegar a más porque no cuento con más información”.

En un informe publicado el 30 de julio de 2013, el INEGI dio las siguientes cifras: 123 mil 683 muertes en todo el sexenio calderonista. Este informe está basado en registros administrativos generados por cada entidad federativa. Contiene registros de 4 mil 770 oficialías del Registro Civil y mil 107 agencias del Ministerio Público que entran cada mes al INEGI.

Para el “Centro de Análisis de Políticas Públicas México Evalúa”, la guerra contra el crimen organizado en México dejó un saldo de 101 mil 199 ejecutados y 344 mil 230 víctimas indirectas como hijos, esposas, padres o familiares de los occisos, esto, en 5 años.
Según esta ONG, entre 2006 y octubre de 2012, se registraron un total de 101 mil 199 denuncias de homicidio doloso. Las denuncias fueron tomadas de documentos oficiales de las agencias del Ministerio Público de las procuradurías estatales, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), y las actas de defunción que registra el INEGI; cabe destacar que una denuncia puede incluir más de una víctima, como ocurre en los casos de las llamadas narcofosas localizadas en el norte del país.

Para el semanario Zeta, la guerra de Calderón dejó 83 mil 191 asesinatos relacionados con el crimen organizado del 1 de diciembre de 2006 al 31 de octubre de 2012, el 72 por ciento de los homicidios dolosos cometidos en el sexenio. La cifra de 83 mil muertes vinculadas al crimen organizado se obtuvo recurriendo como metodología a la consulta del Sistema Nacional de Información, procuradurías estatales, secretarías de Seguridad Pública de las entidades, registros hemerográficos en los estados y a Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) del país.

Todas estas cifras se quedan cortas comparadas con las que da el “Anexo estadístico” del “Primer Informe de Gobierno” de Enrique Peña Nieto (http://objetivo7.com/sitio/?p=6165) que analizadas, arrojan 196 mil 679 muertes violentas que al 72.8 por ciento da un total de 143 mil 182 asesinatos relacionados directamente con la Guerra de Calderón o Guerra del Narco. Según este informe, en 2006 se cometieron 27 mil 551 asesinatos que, divididos entre los 12 meses para saber la media del primer mes que gobernó Calderón ese año, dan 2 mil 295 delitos.

Según las cifras de la Presidencia de la república y del SNSP los 195 mil 679 asesinatos del sexenio de Felipe calderón Hinojosa junto a los 112 mil 784 que se han cometido hasta febrero del 2016 arrojan un total aproximado de 308 mil 463 homicidios en lo 10 años que lleva la guerra.

Estas son las cifras año por año:

Media de diciembre de 2006: 2 mil 295.

2007: 25 mil 129.

2008: 28 mil 018.

2009: 31 mil 546.

2010: 35 mil 794.

2011: 38 mil 041.

Media de enero al 30 de noviembre del 2012: 34 mil 850.

Total del sexenio: 196, 179.

“La paz” de Peña Nieto

 

Luego de 12 años y dos presidentes del Partido Acción Nacional (PAN), en 2012, el electorado en México le regresó el poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI) con la esperanza de que pacificará al país pero, al 2016 el mar de sangre se sigue extendiendo ahogando otros sectores como la economía y la producción mientras el gobierno, triunfalista, evita que los grandes medios de comunicación hablen de ejecuciones y exhiban a los narcos en los noticieros y diarios para que los ciudadanos no los tomen como héroes, en una nueva política de comunicación que más parece censura para que los mexicanos y los empresarios extranjeros crean que el país está en paz. El presidente con todo empieza a perder el control aunque se el congreso le ha autorizado plenos poderes casi dictatoriales al autorizarle ejercer estados de excepción en regiones o en todo el país vulnerando los derechos humanos de todos los mexicanos.

Los números, sin embargo, tampoco le son favorables al presidente Peña Nieto, que en sus propios informes arroja un elevado número de muertes violentas: en sólo seis meses, del primero de enero al último día de junio, hubo 17 mil 766, más la media del primer mes que gobernó en diciembre del 2012: 3 mil 168 delitos.

Si la tendencia siguió, para el último día del 2013 se habrán cometido 35 mil 532 homicidios superando en número los primeros tres años de Felipe Calderón del 2007 al 2009 y solo 269 crímenes menos que en 2010.

Así las cosas, en el primer año de Felipe Calderón según el informe presidencial, se realizaron 25 mil 229 asesinatos, 10 mil 510 menos que el primer año de Enrique Peña. De ese total, 18 mil 366 habrían tenido relación con el narcotráfico mientras que, con Peña Nieto, al primer año, la guerra habría dejado 26 mil 17 muertos, de acuerdo a los primeros 7 meses reportados en el informe presidencial y con una media mensual en los restantes 5 meses del año.

Pero, para el SNSP, entre el 1 de diciembre de 2012 y el 31 de octubre de 2013, los primeros once meses de gobierno de Peña Nieto se registraron en el país 17 mil 68 “averiguaciones previas” por homicidio doloso según Zeta. El semanario Zeta, aclara que el SNSP que dirige Monte Alejandro Rubido registra oficialmente “averiguaciones previas”, no obstante a que cada averiguación puede tener más de una víctima, por lo que el total de muertes en los primeros 11 meses de gobierno supera los 17 mil 68 asesinatos, 698 asesinatos menos de los que el informe presidencial anuncia en su primeros seis meses.

99 homicidios diarios son los que se cometieron en México durante 2015 dando un total de 36 mil 168 siendo Guanajuato el estado más violento con 2901 homicidios.

En esta cifra del terror aparece Guerrero con el nada honroso segundo lugar con 2 mil 721 muertes violenta y el tercer lugar lo ocupa Michoacán con 2 mil 368 víctimas. Lo anterior se basa en el “Informe de víctimas de homicidio, secuestro y extorsión 2015”, basado en Reporte mensual del número de Víctimas de homicidio, secuestro y extorsión en averiguaciones previas y carpetas iniciadas por las agencias del Ministerio Público de cada entidad federativa, del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Nacional Seguridad Pública (SNSP) de enero a diciembre del 2015.

Los estados con menor número de víctimas son Yucatán con 53 homicidios, Nayarit con 68 asesinatos y Campeche con 145 muertes violentas.

Aguascalientes deja de ser uno el estado más seguro del país con 231 homicidios pasando al quinto lugar de los estados con menos asesinatos.

 

10 mil muertes más con Peña Nieto en su primer año
Fuente: Anexo estadístico del Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto
Total de homicidios

 

 

2015, otro año sangriento

 

99 homicidios diarios son los que se cometieron en México durante 2015 dando un total de 36 mil 168 siendo Guanajuato el estado más violento con 2901 homicidios.

REPORTE MENSUAL DEL NÚMERO DE VÍCTIMAS DE HOMICIDIO, SECUESTRO Y EXTORSIÓN EN AVERIGUACIONES PREVIAS Y CARPETAS DE INVESTIGACIÓN INICIADAS POR LAS AGENCIAS DEL MINISTERIO PÚBLICO DE CADA ENTIDAD FEDERATIVA
Enero – diciembre 2015

Entidad
Doloso Culposo SECUESTRO
Nacional 36,168 18,664 17,504
Aguascalientes 231 42 189
Baja California 1,339 906 433
Baja California Sur 226 175 51
Campeche 145 58 87
Chiapas 1,596 513 1,083
Chihuahua 1,545 1,151 394
Coahuila 640 340 300
Colima 258 189 69
Distrito Federal 1,689 901 788
Durango 521 238 283
Guanajuato 2,901 975 1,926
Guerrero 2,721 2,016 705
Hidalgo 688 159 529
Jalisco 2,041 1,149 892
México 3,329 2,303 1,026
Michoacán 2,368 943 1,425
Morelos 922 516 406
Nayarit 150 78 72
Nuevo León 1,264 451 813
Oaxaca 1,943 849 1,094
Puebla 1,392 561 831
Querétaro 484 144 340
Quintana Roo 571 228 343
San Luis Potosí 290 249 41
Sinaloa 1,674 993 681
Sonora 940 512 428
Tabasco 732 244 488
Tamaulipas 1,550 763 787
Tlaxcala 336 61 275
Veracruz 1,124 615 509
Yucatán 105 53 52
Zacatecas 453 289 164

Total: 36,168

Así, el SNSP asegura que hubo 36 mil 168 asesinatos en 2015 mientras para el semanario Zeta Hubo 57 mil homicidios dolosos del 2012 al 2015. Para la Presidencia de la República en los primeros seis meses del 2015 hubo 18 mil 934 por lo que de haber seguido esa tendencia habría 37 mil 868 en el 2015 aunque oficialmente son 36168 según el SNSP, una diferencia de 1700 crímenes.

Estos datos demuestran que la violencia ha ido en incremento y es que, en 2014 hubo 32 mil 631 incrementándose hasta 36 mil 168 con más de 3 mil 537 asesinatos más. 34 mil 903 asesinatos era la cifra más alta del sexenio.

En 2014 México ocupó el tercer lugar con más víctimas de guerra luego de Siria e Irak. fue en 2013 cuando Peña Nieto cumplió su primer año de mandato.

Lo anterior fue confirmado apenas este 2 de abril del 2016 con el Semáforo Delictivo una plataforma de internet que da cuentas sobre la inseguridad en México y los datos que dan son contundentes ya que los homicidios se incrementaron un 15 por ciento en febrero del 2016 respecto al 2015 ya que este año hubo mil 477 homicidios mientras que en 2015 hubo mil 63 asesinatos en el país, una diferencia de 414 víctimas. Este dato supera 3 por ciento la media de asesinatos en lo que va del sexenio de Peña Nieto. La violencia sigue en aumento.

 

Violencia que mata

 

La expresión más brutal de la violencia es aquella que pone en riesgo la vida de las personas y que en muchos casos tiene la intención de terminar con su vida. Esta violencia extrema tiene características diferentes si la víctima es una mujer o un hombre.
Cuando ocurre un deceso se determina la causa que lo provocó, y cuando éste se debió no a una falla orgánica o enfermedad, entonces la muerte fue ocasionada por una causa es externa. Las defunciones pueden ocurrir por una causa de este tipo, cuando las personas sufren un accidente en el que pierden la vida, o bien por agresiones provocadas intencionalmente.

Durante 2013 murieron 65 mil personas por causas externas. De ellas, el 55.6% se debió a causas accidentales y cerca de 29 mil personas (44.6%), fallecieron a causa de las agresiones intencionales infligidas en su contra por otras personas o por sí mismas con la intención de provocar un daño letal.

En 2013 se registraron 12,214 defunciones por causa accidentales y violentas; 21.7% de ellas fueron por homicidio y el 8.9% por suicidio.

Para la revista Río Doce, especializada en temas de narcotráfico y con sede en la mayor plaza del narco mexicano: Sinaloa, los datos son estos que les fueron proporcionados por Procuraduría General de Justicia de de ese estado:

En Sinaloa, el 85 por ciento de los asesinatos han sido causados por armas de fuego; entre el 2011 y julio de 2015 fueron ultimadas a balazos 5 mil 237 personas, delitos en los que se usaron armas de diferentes calibres, incluidas las de uso exclusivo del Ejército.

Información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), mediante la solicitud de información con folio 00432015, realizada a través de Infomex Sinaloa, durante el gobierno de Mario López Valdez —hasta julio de este año—, han sido asesinadas en Sinaloa 235 mujeres con arma de fuego y 5 mil 2 hombres.

A nivel nacional, entre el 2011 y el 2013, el 64 por ciento del total de los asesinatos fueron cometidos con armas de fuego, es decir en México 49 mil 458 personas murieron a causa de una o más balas.

Según las mismas estadísticas del SNSP en lo que va del sexenio de Peña Nieto se han cometido Ciento 12 mil 784 asesinatos, mientras que según los datos de la Presidencia de la República, en el de Felipe Caderón se cometieron 195 mil 579 homicidios.

En el programa de NatGeo ¿Quién es el Chapo? Se puede ver a los policías federales cuadrándose ante los pilotos de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera El Chapo y su principal guardespaldas Orso Ivan Gastelum conocido como el Cholo Iván emboscó a unos militares porque les pago protección para una fiesta y éstos lo trataron de detener. La emboscada fue en la comunidad de La Tasajera, hubo un muerto y cuatro heridos del ejército que viajaba en dos patrullas. La complicidad gubernamental es cosa de todos los días.

Para el ex sicario y jefe de asesinos de Pablo Emilio Escobar Gaviria, el delincuente más grande del siglo XX, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, El Popeye (por que estuvo en la Marina y en la Policía Nacional), en México ha habido más de 300 mil asesinatos en México. Sin estudios ni preparación, los sicarios de Pablo Emilio Escobar le ganaron la guerra al gobierno de Colombia y a los generales y oficiales de Academia militar obligándolo a modificar la Constitución. En Colombia a pesar de la violencia extrema hubo según El Popeye hubo 50 mil personas asesinadas, víctimas directas de la guerra entre el cartel de Medellin contra el Estado Colombiano y al final contra las ultradererechistas guerrillas paramilitares, el cartel de Cali, los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar, quienes, junto con la DEA, la Central de Inteligencia (CIA) y la Policía Nacional terminaron por ejecutar y detener a todo el cartel de Medellín, sólo sobrevivieron 4 sicarios de miles que tenían). Para El Popeye la única solución contra la sangría en México es el fortalecimiento de la justicia, la profesionalización de los policías y que el Estado retomé el control de todas las cárceles del país.

Y es que México vive en medio de la impunidad y la violencia según la última encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) sobre percepción de seguridad pública del INEGI el 65.5 por ciento de los mexicanos tiene conflictos entre sí que derivan en violencia entre amigos, familiares, vecinos, autoridades…

 

(1). Tzompantli fue la práctica entre los antiguos mesoamericanos de decapitar a las víctimas de los sacrificios humanos y conservar sus cráneos en una especie de empalizada de madera. El tzompantli era un altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas aún sanguinolentas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses. Se ponían a las entradas de las ciudades para atemorizar a los enemigos.

Fuentes:

Van más de 57 mil asesinatos en lo que va del sexenio; gobierno oculta 9 mil: ‘Zeta’


http://secretariadoejecutivo.gob.mx/docs/pdfs/victimas/Victimas2015_012016.pdf
http://cdn.presidencia.gob.mx/tercerinforme/3_IG_2015_ANEXO-ESTADISTICO.pdf
http://www.semaforo.com.mx/Semaforo/Incidencia

99 asesinatos diarios se cometen en México

7 asesinatos de mujeres a diario en 2013 y 2014 en México

Alerta máxima en casinos de Aguascalientes para ciudadanos estadounidenses

El Cholo Iván emboscó al ejército porque lo vigiló en su fiesta a pesar de haberles pagado protección


La entrevista con Adela. Televisa noticias. 17 de septiembre de 2015-
http://www.informador.com.mx/mexico/2013/463389/6/al-menos-siete-carteles-de-la-droga-operan-en-el-df.htm
¿Quién es el Chapo? National Geographic Television. 2015

En Cancún, los zetas queman bares con niños dentro por el cobro de piso, mientras la Marina y el gobernador los protegen y los indígenas se esclavizan por 3 mil pesos

Nadie sabe cuántos homicidios se cometen en México

Medio independiente de Aguascalientes.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.