Jun 052018
 

Protocolos de seguridad no sirven sin voluntad política: Artículo 19
por: Francisco Sarabia/Ciudad de México en 5 junio, 2018

FOTO: ANDALUSIA KNOLL /CUARTOSCURO.COM

Periodistas de distintas regiones del país lanzan un SOS ante la situación de emergencia que vive el gremio por la espiral de violencia que continúa asesinando periodistas en el país. En menos de quince días dos comunicadores fueron asesinados y suman ya seis los casos en lo que va del año.

Organismos de protección a los comunicadores denuncian la ausencia de voluntad política del Ejecutivo y el Legislativo Federal para asumir un posicionamiento político claro de defensa a la libertad de expresión y criticaron el desinterés de los cuatro candidatos presidenciales que evidencian en el discurso su distanciamiento con un gobierno democrático, porque el ejercicio periodístico es una de las cuatro patas que sostienen la silla de la democracia en un país.

Por su parte, la ONU condenó los asesinatos de periodistas y alertó que la muerte de un periodista mexicano por mes impone una censura al periodismo mexicano y esto coloca al país en una situación aún más extrema.

El organismo internacional hizo a través de su representante en México, Jan Jarab, una recomendación para que se tomen medidas estructurales de prevención que ofrezcan ambientes favorables a los periodistas, y que puedan trabajar sin poner en riesgo sus viudas.

La Representante de Artículo 19 para México y Centroamérica, Ana Cristina Ruelas, destacó su preocupación por que en este proceso electoral no haya una propuesta clara para garantizar que se pueda ejercer la libre expresión y el ejercicio periodístico sin que haya agresiones. Ninguna de las plataformas de los candidatos lo confirma y preocupa que los candidatos no vean esto como una política de Estado el proteger a los periodistas y combatir la impunidad.

Indignada, la Representante de la ONG reprobó que hasta ahora no haya un solo incentivo que obligue a los perpetradores para dejar de agredir a los periodistas y tampoco consecuencias. El asesinato de Héctor deja puntos suspensivos y hay más nombres de periodistas en la antesala de la muerte porque no hay consecuencias para aplicar todo el rigor de la ley contra los agresores.

Por tanto, hizo un llamado al Congreso de la Unión para que se modifique el artículo 102 constitucional y crear una fiscalía especial que realmente atienda el problema y considere un mecanismo de protección como un a medida real de prevención a partir del combate a la impunidad.

Si no se atienden estos reclamos, las muertes y asesinatos violentos contra los periodistas en México continuarán. No basta con condenar los hechos, los candidatos presidenciales deben fijar una postura política y decir cómo abordarán el tema. No basta con lamentarse, arremete la titular de la ONG internacional.

Al referirse al reclamo “ustedes quieren votos, nosotros queremos justicia” hecho por periodistas a los candidatos durante una marcha de protesta en la ciudad de México por la muerte del colega Héctor González Antonio, ocurrido recientemente en Tamaulipas, Ana Cristina Ruelas dijo que ninguno de los candidatos tiene autoridad moral para hablar de democracia o que habrá un cambio en México, mientras la libertad de expresión no esté garantizada.

Si vemos a la democracia como una silla, una de sus patitas es justo la democracia y por tanto, deben garantizar que todos los que le dan voz al pueblo, esté incluidos en sus plataformas.

La defensora de los derechos periodistas en esta región urgió al gobierno mexicano a iniciar una reforma integral porque el sistema de protección al gremio no contempla el combate a la impunidad como la medida idónea para hacer efectiva la protección.

Demandó también una independencia real de las fiscalías estatales y federal, incluida la PGR, como responsables de investigar los delitos contra la libertad de expresión, pues es sabido que la mayoría de las agresiones provienen de los tres niveles de gobierno y sin esta autonomía no puede haber una verdadera procuración de justicia.

Admitió que la protección a periodistas no se limita a aplicar medidas de integridad, sino que se eliminen los obstáculos legales para el ejercicio y un reconocimiento público del periodista para la construcción de la democracia.

Desafortunadamente dijo, ni el Ejecutivo Federal ni el poder legislativo muestran voluntad para dar este primer paso y se observan solo cambios “cosméticos” y no han dado un cambio real a la protección de los periodistas.

Jornada de protesta de periodistas desplazados

Colectivos de periodistas mexicanos que han sido desplazados y expulsados de las regiones más golpeadas por la violencia de la narco política, emprenderán una jornada de protesta nacional para crear un día de silencio para exigir al Estado Mexicano parar las agresiones contra periodistas.

Gildo García, representante de la Asociación Nacional de Periodistas Desplazados en México, adelantó que planean un día sin información para sensibilizar a la sociedad civil mexicana, a los actores políticos y sociales de la importancia que tiene el ejercicio de libre expresión y el rol de los periodistas como interlocutores de la sociedad en el proceso de construcción de la democracia.

Los comunicadores víctimas de agresiones coinciden en que el gremio atraviesa por uno de sus peores momentos porque esta “cacería” de periodistas en el país se salió de control del Estado y no hay un protocolo de seguridad que garantice detener las amenazas, levantones, persecuciones y muertes.

“Vivimos un Estado de guerra donde hay un enemigo invisible que puede ser tu compañero periodista, tu hermano, tu amigo, tu esposa, señala Francisco Castellanos, corresponsal de la Revista Proceso en Michoacán.

“El espiral de violencia va a seguir porque ningún protocolo sirve. Si traes guardaespaldas, ellos mismos te pueden chingar porque los compra el narco. El botón rojo, que se supone es de emergencias les llegó a dos compañeros dos año después que lo solicitaron. Esta herramienta de seguridad sirve para tener a los policías en un tiempo de diez a quince minutos en el lugar de la emergencia, pero qué sentido tiene si son parte del crimen organizado”.

Y tú te preguntas “entonces quien te va a proteger?”

Apunta que los organismos internacionales avocados a proteger a los periodistas si meten presión pero a lo más que llegan es a obligar al Presidente de la República a comprometerse, pero igual, todo queda en meras declaraciones.

Para Castellanos, el principal responsable de esta violencia es el gobierno federal que no te da ni las garantías ni la seguridad por los vínculos que tienen con el narcotráfico. Son parte de lo mismo.

Cuando el narco quiere dar contigo, no hay lugar donde te metas que no te encuentre -dice- así cambies de ruta o país porque están inmiscuidos todas las policías y eso es lo que más agrava el problema de las muertes de comunicadores.

No hay un solo lugar en México que esté ajeno a la violencia que ejercen los carteles que se disputan el control de las plazas y por todos lados aparecen los muertos regados pero a diferencia de otros años, ahora ya no informamos de estos porque está en juego nuestra vida y la de nuestras familias, afirma el periodista michoacano.

Aclara que no les dicen nada, pero con la experiencia que tienen en cubrir el tema del narco, saben que una palabra de más o una de menos significa la vida o la muerte, no solo del periodista sino de su esposa o de sus hijos.

En México, los periodistas andamos en un terreno minado porque en cualquier momento nos puede cargar la chingada. No puedes ni hablar por teléfono con los compañeros porque todos los teléfonos están intervenidos.

En Michoacán, dice, ya no puedes hacer reportajes de investigación de ningún tema que involucre a políticos, narcos o policías y esto es desde 2012 que aparecieron los caballeros templarios. Antes podías publicar sobre los cárteles, sus jefes, áreas de operación y otros y para colmo ya no debes pone crimen organizado, tienes que llamarlos civiles armados.

Los narcos y políticos saben todo sobre ti, los lugares que concurres, como andas vestido, quienes son tus hijos, luego hace una pausa y se queda pensativo.

Cuando se le pide a Gildo García qué recomendaciones hace para poner fin a la espiral de violencia contra los periodistas, responde entre broma; “: Pues creo que tendríamos que volver a licuar todo. Que los gobiernos entiendan que no hay democracia sin libertad de expresión. Se está acabando con el periodismo crítico”.

Artículo publicado el 3 de junio de 2018 en la edición 801 del semanario Ríodoce.

Medio independiente de Aguascalientes.

Share

Sorry, the comment form is closed at this time.