Explosión en centro comercial de Tres Ríos, la colonia de mayor plusvalía de Culiacán y zona de ejecuciones

 aguascalientes, dinero, país, seguridad  Comentarios Desactivados en Explosión en centro comercial de Tres Ríos, la colonia de mayor plusvalía de Culiacán y zona de ejecuciones
Mar 192018
 
Tres Ríos Culiacán, entre las llamas y las ejecuciones cotidianas. Foto:Río Doce.

Tres Ríos Culiacán, entre las llamas y las ejecuciones cotidianas. Foto:Río Doce.

xplosión por acumulación de gas se registró en un negocio de comida ubicado en la plaza comercial Lemaz del Desarrollo Urbano Tres Ríos, de esta ciudad.

El percance dejó como resultado entre 8 y 10 personas lesionadas, daños valorados en varios cientos de miles de pesos en vehículos y propiedades dañadas cercanas a la zona del siniestro.

Las autoridades informaron que la explosión se registró alrededor de las 2:00 de la madrugada de este domingo en las instalaciones de dicha plaza comercial ubicada en la esquina del boulevar Enrique Sánchez Alonso y Universitarios.

Según los datos una fuga de gas en el interior del negocio denominado cocina económica “Chuyita”, ocasionó la explosión que destruyó por completo los locales de las dos plantas de dicha plaza.

Debido a la fuerte explosión los cristales y objetos metálicos fueron lanzados varios metros de distancia, junto con los escombros que cayeron en los vehículos estacionados en el área estacionamiento, donde alrededor de 30 unidades resultaron con daños severos en la carrocería y cristales.

La intensidad de la explosión fue tal que la onda expansiva destruyó algunos cristales de domicilios hasta un kilómetro de distancia de donde sucedió la explosión.

Al lugar acudieron elementos de Bomberos, Protección Civil, Policía Municipal, Cruz Roja y elementos del Ejército para resguardar el área y ayudar en las labores de rescate y remoción de escombros.

Medio independiente de Aguascalientes.

Share

“Paquetito”, de Javier Valdez

 aguascalientes, malayerba, país, seguridad  Comentarios Desactivados en “Paquetito”, de Javier Valdez
Mar 082018
 

malayerba-paquetito.png

Río Doce/Javier Valdez.- Aviéntame un paquetito, avioncito, uno nada más. Estaba en cuclillas en medio de la inmensidad del monte. El cerro de Tabelojeca era su lugar favorito para cazar venados, y de otros para tirar mota desde los aviones.

Ahí mismo, en el cerro, vio pasar muchas naves. De noche, sólo con la tenue luz lunar y estelar, y él agazapado, sigiloso. Las avionetas pasaban con las luces apagadas, sólo se oía el ruido de hélices y motores.
Otras pasaban seguiditas, una tras otra. Es una persecución, llegó a pensar. Y el sonido iba y venía, aumentaba y disminuía con las maniobras de los pilotos.

Pero nunca se sabía en qué terminaban, ni de aterrizajes forzosos en la zona. Pero esa avioneta era distinta: le guiñó el ojo desde lejos, y él le pidió, casi rezándole, que le aventara uno de esos paquetitos con varios kilos de mota.

Desde su posición miró cómo iba bailando el ladrillo de papel con el aire, mientras caía. Y el ruido seco, lejano, de su impacto con las matas frondosas y el suelo apenas húmedo.

No era mariguana, sino cocaína. Varios kilos. Huyó de ahí sin decir nada; aunque estaba solo esa noche, quiso asegurarse de que nadie se enterara. Así que lo guardó en la chamarra, se colgó el rifle en el hombro y emprendió el regreso.

A la semana ya tenía una cuatro por cuatro del año estacionada en el patio de su casa, un automóvil compacto llenaba los ojos de su mujer, había ropa nueva en el vestidor, lana en el banco, caprichos y lujos cumplidos.

A San Miguel llegaron dos sombrerudos de mal aspecto.

Empezaron a indagar: preguntaron por Ios que vivían en el lugar y se dedicaban a la caza de venado. Dieron con pocos nombres y los fueron descartando.

Rápido les llamó la atención la camioneta nueva, pero no actuaron de inmediato. Se fueron despacio y siguieron averiguando. Hicieron un plantón frente a su casa, le ponían cola cada que se movía.

Eran los dueños del paquete y querían recuperarlo, pero no a cualquier costo: un sustito, una amenaza, tal vez un amago; el canje de algún familiar respetando su vida, podía dar pie a una buena negociación, sin hacer mucho ruido.

Aparecieron también un par de agentes federales. Los del pueblo lo supieron porque se identificaban antes de pedir detalles. Éstos no iban tras él, pero sí sabían de una avioneta cargada de coca.

Por esos rumbos era cosa de todos los días escuchar motores de aviones: la gente sabía que detrás de los cerros, más allá del monte, cargaban las naves, se abastecían de combustible y entregaban mercancía. Era una historia contada.

Él no era narco ni lo pretendía, pero aquello era algo que crecía. Los rumores se multiplicaban, los mitotes sobre su repentina fortuna estaban en bocas y oídos de todos.

Las habladas crecían.

Y luego esos dos que le ponían cola y que ya no pasaban inadvertidos, y además los de la pegerre. Y a lo mejor al rato vienen más, y hasta los soldados, y va a ser un desmadre todo esto, y tendré un broncón.

Y todo por un pinche paquetito, chingada madre: mejor no me lo avientes, avioncito. El ruido de un animal lo distrajo. Ya pasaba la media noche y él en cuclillas. Y despertó: regresó a casa con las manos vacías, abrazando su 30-30.

Columna publicada el 4 de marzo de 2018 en la edición 788 del semanario Ríodoce.

Medio independiente de Aguascalientes.

Share

Desastre ecológico por el robo de gasolina a ductos

 Sin categoría  Comentarios Desactivados en Desastre ecológico por el robo de gasolina a ductos
Ene 132014
 

desastre-lagunas

 

Río Doce.- El derrame de combustible en dos lagunas de Estación Rosales, municipio de Culiacán, tendrán consecuencias negativas durante diez años en mantos freáticos, suelo de uso agrícola, ganadería y especies marinas y avícolas, advirtió Juana Cázares Martínez.

La jefa de la Unidad de Proyectos y Servicios Ambientales de la Escuela de Biología, de la Universidad Autónoma de Sinaloa lamentó que Petróleos Mexicanos (PEMEX) se haya tardado en intervenir y limpiar las lagunas, aparentemente afectadas por una fuga de diesel desde los últimos días de diciembre.

“En este caso en particular se trató de minimizar la contingencia ambiental por parte de Pemex, sin embargo, ahora sabemos por los medios de comunicación que es mucho más grave de lo que se había pensado (…) tal vez ni ellos mismos conocen cuánto tiempo se estuvo derramando el diesel en estas tomas clandestinas”, sostuvo.

Aquí en Estación Rosales, donde confluyen aguas del dren Batamote, agricultores han advertido que si no se atiende el problema del derrame en ambas lagunas —que miden alrededor de cuatro hectáreas— después no podrán sembrar porque los daños pasarán a la tierra donde actualmente cultivos maíz, frijol y otros productos.
Por lo pronto, miles de peces, torturas y aves, además de la flora, han muerto debido al diesel que todo lo copa en el lugar.

La lista negra de la ordeña

Petróleos Mexicanos informó que durante el 2013 el valor del combustible sustraído ilegalmente de sus instalaciones fue de alrededor de 7 mil 605 millones de pesos. Otras versiones de autoridades federales ubican al crimen organizado detrás de estas fugas y por lo tanto de los derrames que han afectado el medio ambiente, provocando explosiones con saldos fatales.

Los datos de la paraestatal indican que en comparación con el 2011, cuando la afectación para Petróleos Mexicanos fue de 5 mil 072 millones de pesos, la incidencia de este delito incrementó sustancialmente.

A octubre de 2013, en el país se detectaron alrededor de 2 mil 160 tomas clandestinas, “lo que significa un récord en el robo de combustibles en la historia de la paraestatal”, informó la dependencia, a través de un comunicado.

En el 2012, sumaron mil 749 puntos de ordeña, mientras que en 2011 hubo mil 419. Los estados con más casos de toma clandestina son Tamaulipas, Veracruz, Jalisco, Sinaloa y Puebla, que concentran el 74.7 por ciento del total nacional.

Tan sólo Tamaulipas tiene el 20 por ciento de las tomas con un total de 441. El tamaño del robo es tal que las pérdidas estimadas de la petrolera este año son 11.5 por ciento superiores a las ventas de gasolina Premium en el mes de octubre y representan más del doble del presupuesto asignado a la Secretaría de Energía este año, que ascendió a 3 mil 294 millones de pesos, y supera con 600 millones al de la Cámara de Diputados.

Fernando González Piña, secretario general de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo, advirtió que el elevado índice de robo ya está afectando el suministro en Puebla, donde las terminales de abasto se quedan sin combustibles.
Manifestó que a pesar de este grave panorama, actualmente sólo es posible consignar por robo de combustibles cuando se detecta en flagrancia durante la extracción de una toma clandestina.

“Cuando un empresario detecta una actividad ilícita, la única herramienta que tiene es denunciar, pero, finalmente, la venta de la gasolina en tambos no es un delito”, lamentó González Piña.

Los productos robados, sostuvo, se comercializan al margen de las carreteras, sobre todo en el caso de diesel, pese a lo cual, dijo, en los estados donde más robo existe no se castiga dicha actividad.

Escurrimientos

Para Roberto Moreno León, también investigador de la Facultad de Biología, los derrames de combustible provocados por tomas clandestinas han provocado muchos daños ambientales en Tabasco, Veracruz, Michoacán y ahora Sinaloa. Dijo que hasta el momento es difícil conocer la gravedad de la contaminación en Estación Rosales, porque el combustible se escurre por el subsuelo.

Advirtió que el problema mayor está por venir, porque no solamente es la muerte de peces, aves y la oxidación del agua, “ya que falta ver qué impactos tenemos en el subsuelo y en los mantos freáticos, para lo cual se necesitan hacer técnicas analíticas”.

De no atender de manera oportuna este problema, agregó, se ponen en riesgo las actividades productivas de la agricultura y ganadería de la zona, y puede haber un desabasto de agua para las comunidades aledañas porque extraen líquido de los mantos freáticos.

“No debe quedar la menor duda que están muy impactadas estas dos lagunas porque fueron muchos días el vertiente de combustible”, manifestó Moreno.
De las dos lagunas dañadas, Pemex ha extraído alrededor de 39 mil litros de diesel, durante una semana de trabajos de limpieza en la zona. La paraestatal informó que ya interpuso ante el Ministerio Público federal una denuncia en contra de quien resulte responsable.

Medio independiente de Aguascalientes.

Share