Dic 052019
 
Los "periodistas" de Aguascalientes no se formn en la ética sino en la intriga y muchas de las mujeres, en las camas de los políticos.
Voiced by Amazon Polly
Los "periodistas" de Aguascalientes no se formn en la ética sino en la intriga y muchas de las mujeres, en las camas de los políticos.

Los “periodistas” de Aguascalientes no se forman en la ética y el profesionalismo del servicio a la sociedad sino en la intriga oscura y bífida y muchas de las “reporteras”, en las camas de los políticos y de allí hasta senadoras llegan a ser, mientras los serviles se hacen millonarios con cargo a los pobres.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) lanzó este martes 3 de diciembre el sitio del Monitoreo de la Propiedad de los Medios (MOM, por sus siglas en inglés) para América Latina, que reúne estudios sobre la propiedad de medios de comunicación en Argentina, Brasil, Colombia, México y Perú.

Los estudios fueron realizados en los últimos cuatro años y analizaron quiénes son los dueños de los medios de comunicación con mayores audiencia en cada país en radio, televisión, prensa escrita e internet.

“La transparencia de la propiedad de los medios es muy importante y nos permite ampliar el conocimiento del público y de las audiencias y permitir un mayor debate público”, dijo Emmanuel Colombié, director del Despacho América Latina de RSF, al Centro Knight. “Estamos tratando de responder una serie de preguntas básicas: ¿cómo pueden las personas leer críticamente los medios sin saber quién los proporciona? ¿Cómo pueden los periodistas de grandes medios trabajar adecuadamente sin saber quién controla la empresa para la que trabajan?”.

Mapa en el sitio regional MOM América Latina muestra indicadores de riesgo para la pluraridad de los medios en la región. (Captura de pantalla).
Al destacar la propiedad de los medios, el MOM también evalúa la pluralidad de los medios en cada país.

“La pluralidad es fundamental porque nos permite aportar una diversidad de opiniones, y precisamente en el proceso de formación de opiniones es muy importante tener una cantidad de fuentes de información diferentes, análisis diferentes, para que [el público] forje su propia opinión y participe en debates públicos. La transparencia y la pluralidad son indicadores fundamentales y fuertes del nivel de democracia”, dijo Colombié.

El nuevo sitio tiene un mapa que permite comparar los indicadores de riesgo con la pluralidad de medios en los cinco países. El riesgo de concentración de la audiencia por parte de algunos grupos de medios, por ejemplo, es alto en todos ellos.

“América Latina es definitivamente una de las zonas del mundo con mayor concentración de audiencias, donde vemos que son pocas familias y pocas élites los que controlan la información”, dijo Nube Álvarez, gerente de proyecto del MOM para América Latina, al Centro Knight.

El objetivo con el nuevo sitio es “llegar con los resultados de MOM a aquellas personas que pueden hacer un cambio a la legislación para hacer los medios más plurales”, dijo Álvarez. Pero también busca llegar a personas que no están familiarizadas con el tema para que puedan entender “quiénes son los dueños de los medios y qué significan todos los intereses que ellos puedan tener con negocios en otras ramas de las industrias o con políticos”.

Los posibles conflictos de interés debido a la participación de los propietarios de los medios en diversos sectores de la economía, como el agronegocio, el sector inmobiliario y las finanzas, por ejemplo, son una constante en los cinco países latinoamericanos analizados por el MOM.

“Lo que vemos en varios casos es que las industrias están creciendo, [lo que significa que] los dueños se están haciendo más ricos. Vemos en repetidos países que los dueños de estos conglomerados están considerados entre las personas más ricas del país y del mundo, como en el caso de México, con [Carlos] Slim [propietario de América Móvil]”, aseguró Álvarez.

Al mismo tiempo, los periodistas se encuentran en condiciones de trabajo cada vez más precarias, señaló. Esa es también la razón por la cual la información sobre la propiedad de los medios debe ser conocida no solo por el público sino también por los periodistas que trabajan allí, argumentó.

La precariedad de la profesión debilita a los periodistas, que “no pueden hacer un trabajo crítico cuando ellos conocen cuáles son las relaciones de sus jefes con otras industrias, y luego los pueden empujar a desde abandonar la profesión hasta caer en casos de corrupción”, dijo. Del mismo modo, si desconocen estas relaciones, pueden terminar haciendo periodismo orientado a los intereses económicos de los propietarios de los medios, y “muchas veces ellos [los periodistas] ni siquiera están al tanto de esto”.

“Es información que ellos también deberían de saber, quiénes son los dueños de las empresas para las que trabajan, porque cómo pueden ellos hacer un trabajo crítico [sin saberlo]”, preguntó Álvarez.

Muchos medios, pocos grupos
El MOM fue realizado en 21 países de todo el mundo, siempre en asociación entre RSF y organizaciones locales centradas en el derecho a la comunicación.

Colombia fue el primer país de América Latina donde se realizó el mapeo en 2015 por la Federación Colombiana de Periodistas (Fecolper) y RSF. Allí, el estudio encontró que tres grupos de medios – la Organización Ardila Lülle, el Grupo Santo Domingo y la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo –concentran el 55.5% de todo el contenido transmitido por radio, televisión, internet y medios impresos.

Emmanuel Colombié, de RSF, habla durante el primer evento de lanzamiento del sitio MOM América Latina en São Paulo. (Foto: Carolina de Assis / Centro Knight).
Al año siguiente, el MOM se realizó en Perú, con el sitio Ojo Público como socio local. El estudio identificó el dominio de Grupo El Comercio en el entorno de medios del país como propietario de 16 de los 40 medios analizados por el MOM, receptor del 70% de la publicidad anual de radio, televisión e internet, y titular del 80% de la circulación estimada de periódicos y el 68% de la audiencia estimada de portales de noticias en el país.

En Brasil, el MOM se realizó en 2017 en asociación con el colectivo Intervozes y analizó los 50 medios más populares, que pertenecen a 26 grupos. El estudio identificó el dominio del Grupo Globo, cuyos medios tienen una audiencia mayor que la suma de las audiencias de los cuatro grupos de medios que lo siguen en la clasificación del país. Una característica particular de Brasil es la participación de líderes religiosos como propietarios de medios: nueve medios, incluidos canales de televisión, estaciones de radio, periódicos impresos y portales de noticias en línea, son propiedad de líderes cristianos evangélicos y católicos.

Entre 2017 y 2018, el MOM llegó a México, en asociación con el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos). Allí, el estudio identificó la proximidad entre los propietarios de los medios y la política: de los 42 medios analizados en el país, en el 84% de los casos sus propietarios tienen relaciones familiares o comerciales con políticos. El MOM también evidenció la precaria situación de los periodistas y comunicadores en México, uno de los países más letales para estos profesionales en el mundo.

El estudio más reciente se realizó en Argentina, entre 2018 y 2019, con el periódico Tiempo Argentino como socio local. El MOM revisó los 52 principales medios del país, propiedad de 22 grupos de medios. El Grupo Clarín posee 12 de estos medios y posee el 25% de la audiencia argentina, y controla, junto con el grupo La Nación y el Estado argentino, Papel Prensa, el único productor de periódicos en el país.

“El pluralismo de los medios es un aspecto fundamental de las sociedades democráticas y los medios libres, independientes y diversos pueden reflejar puntos de vista divergentes y permitir la crítica de las personas que están en el poder”, dijo Colombié. “Esta concentración en los mercados que observamos en América Latina puede presentar riesgos para la diversidad de ideas porque permite que pocos actores tengan una influencia dominante en la opinión pública y, además, crea barreras de entrada para otros actores y otras perspectivas”.

También señaló que uno de los aspectos comunes entre los países analizados es la concentración geográfica de los medios más populares, generalmente en las capitales de los países y, en el caso de Brasil, en São Paulo y Río de Janeiro. Además de la dificultad de recopilar información sobre los propietarios de los medios, porque “la mayoría de las empresas no tienen la obligación de revelar sus estructuras de propiedad”, explicó. “Esto tiene que ver con los marcos legales de los cinco países, que no son lo suficientemente fuertes como para obligar a estas compañías a revelar esta información, que consideramos de interés público”.

Otra constante en los cinco países es la pequeña presencia de mujeres en los puestos de mando de los principales medios de comunicación así como propietarias. En Argentina, entre los 33 propietarios perfilados, solo hay una mujer, Marcela Noble Herrera, que posee el 24,85% de las acciones del Grupo Clarín, según el estudio. En México, también hay una mujer, Carmen Aristegui Flores, entre los 26 propietarios de medios con mayor audiencia del país. En Colombia, hay cinco mujeres entre las 21 personas perfiladas. En Perú, hay dos mujeres entre los 13 propietarios de los que el MOM hace perfiles. En Brasil, de los 22 propietarios, solo una mujer es nombrada, como parte de la pareja de obispos evangélicos que poseen el canal de televisión Rede Gospel.

Según Colombié, con el lanzamiento del sitio regional, la idea es continuar visibilizando los resultados de estos estudios en cada país, generando debates públicos y dando recomendaciones a las autoridades locales de políticas públicas para fomentar la pluralidad de los medios.

Estas recomendaciones se enumeraron en un folleto distribuido en el primer evento de lanzamiento del sitio, celebrado el 3 de diciembre en São Paulo. Estas incluyen el establecimiento de “regulaciones que prevengan y desmantelen los monopolios y oligopolios” de comunicación; asegurar la existencia de un medio público que opere “de manera independiente y autónoma del gobierno”; el establecimiento de límites a la propiedad de los medios “por partidos políticos o individuos involucrados activamente en la política”, incluidas sus familias; y la adopción de “medidas para proteger el trabajo de periodistas y comunicadores”, incluida la prevención y la lucha contra la violencia contra estos profesionales.

Sorry, the comment form is closed at this time.