Mar 182019
 

Para rebajar su categoría, dicen algunos que a Ponce no le cogen los toros. No es cierto: ha sufrido ya graves cornadas. Así es la Fiesta. En el segundo toro, Enrique corta una oreja. Se espera que redondee su triunfo, en el quinto. Lleva camino de lograrlo cuando el toro lo empitona y lo lanza a buena altura; la caída parece muy mala. Sufre una cornada en el glúteo y una rotura de ligamento lateral, que preocupa tanto o más porque la recuperación va a interrumpir su temporada.

PARTE MÉDICO
Enrique Ponce fue operado de «una cornada en región proximal del muslo izquierdo infraglútea que interesa piel tejido celular subcutáneo, fascia superficial, seccionando el glúteo mayor, con una trayectoria ascendente de 12 centímetros y otra descendente de 5 que alcanza el isquion». Además, sufre «rotura del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda, rotura del ligamento cruzado [ya tenía una antigua lesión] y hemartros a tensión. Pronóstico grave. Se inmoviliza con una ortesis estabilizadora de la rodilla en extensión». Fue trasladado a la Casa de Salud «para estudio de imagen». Dada la gravedad de la lesión, se prevé una larga convalecencia.

Todo hacía pensar en un festejo grato, con dos conmemoraciones. Tal día como hoy, hace 60 años, tomó la alternativa, en la corrida de Fallas, Curro Romero. Tal día como hoy, hace 100 años, nació el Valencia Club de Fútbol. Desde entonces, ¡cuántas ilusiones, cuántas tardes de gloria! En la víspera de San José, debe haber un gran cartel taurino. Por muy bueno que sea Diego Ventura, que lo es, no me gustan estos festejos «mixtos» de un rejoneador y dos toreros, a pie. Defiendo que los jóvenes entren en carteles de figuras pero no tiene sentido que alternen, como en un mano a mano, dos diestros tan dispares como Enrique Ponce y Toñete.

Diego Ventura, en el primero, realiza una faena madura, medida, pero falla con el rejón de muerte. En el cuarto, calienta el frío ambiente el precioso «Sueño», galopando a dos pistas. Yendo hacia atrás y quebrando, muy en corto, «Nazarí» juguetea con el toro, que se ha parado pronto. Levanta un clamor al clavar a dos manos con «Dólar», sin riendas ni cabezal. Mata a la segunda: oreja.

Un reciente percance no ha impedido que acuda a Fallas el muy novel Toñete: un gesto torero. Remata las verónicas de recibo mirando al tendido (mala costumbre actual) y casi lo paga. El toro es manejable, tiene las fuerzas justas. El joven diestro pone voluntad pero los enganchones deslucen la faena, rematada con un arrimón, desplante y estocada caída. Mata el toro que ha herido a Ponce. El último, muy suelto, recorre el ruedo hasta que cae. Otra labor empeñosa de Toñete, que, al final, consigue alguna serie más lucida pero dice poco y tarda en matar.

En honor al Valencia, Ponce estrena un vestido blanco y azabache, los colores del equipo. Recibe con verónicas cargando la suerte al segundo. El toro se mueve pero flaquea, protesta, se queda cortito. Ponce lo va metiendo, traza muletazos con facilidad y elegancia, le saca todo lo que tiene pero es poco toro para un éxito grande. Estocada rinconera de efecto rápido: oreja. El quinto, apenas picado, se mueve y humilla. Ponce brinda «a todos los valencianistas»: liga muletazos mandones en una faena que va a más, se huele ya el triunfo pero, en un pase de pecho, el toro se queda corto, lo empitona por la pierna, lo voltea alto y, en la caída, queda inmóvil. Lo llevan a la enfermería, con gestos de dolor. Arrastraba ya una lesión de ligamento cruzado: quizá eso le ha influido para no librarse del percance. Con ella parece imposible haber seguido toreando. La operación quirúrgica, que dilató, es ahora inevitable.

Ésta es la corrida número 60 de Ponce, en la Feria de Fallas: la oreja de hoy ha sido la número 63; de no ser por la cogida, hubiera logrado su salida en hombros número 40. A Alberto García Reyes , en ABC, le ha contado el maestro Curro Romero su concepto del toreo: «Uno no quiere que el tiempo pase. Es la misma vida. Es punto y aparte». También es punto y aparte Enrique Ponce, torero de Valencia.

FICHA
PLAZA DE TOROS DE VALENCIA. Lunes, 18 de marzo de 2019. Novena corrida. Tres cuartos de entrada. Dos toros para rejones de Los Espartales ( bueno el 1º y parado el 4º), tres de Olga Jiménez (2º, 5º y 6º) y uno de Parladé (3º), todos manejables, justos de fuerza y casta.

DIEGO VENTURA, de burdeos y azabache. Cuatro pinchazos, rejón y dos descabellos (silencio). En el cuarto, pinchazo, rejón y descabello (oreja).

ENRIQUE PONCE, de blanco y azabache. Estocada desprendida (oreja). Herido en el quinto, lo mata Toñete de media y dos descabellos. Aviso (silencio).

TOÑETE, de malva y oro. Estocada caída (silencio). En el sexto, pinchazo hondo y cuatro descabellos (silencio).

Sorry, the comment form is closed at this time.