Abr 132019
 

Cosa de Prensa/Javier Rodríguez Lozano

AGUASCALIENTES, Ags., sábado 13 abril 2019.- Después del desaseo en Morena, por no decir reverendo desmadre, en el que se vendieron y se compraron candidaturas, y contra los postulados de Andrés Manuel López Obrador, de Cuarta Transformación contra la corrupción y la impunidad, la simulación y el cochupo, se impusieron candidatos externos totalmente desconocidos, escandalosamente cargados de billetes, pero también de intereses poco claros, los 43 mil 540 electores panistas y priistas que, ahogados de hartazgo votaron por el tabasqueño en 2018, esta vez, para el próximo domingo 2 de junio, han meditado su voto y se preparan para volver a su origen, al fin fieles a los principios conservadores que exaltan el regreso del “hijo pródigo”. La mayoría de ellos votarán a favor de la joven candidata de Acción Nacional a la alcaldía Tere Jiménez Esquivel, y unos cuantos electores más, por el candidato del apenas perceptible y desdibujado PRI, Netzahualcóyotl Ventura Anaya… Uno de los temas más sensibles y groseramente afectados en Aguascalientes, han sido los censos de los 25 programas sociales del Presidente López Obrador. Recordamos que, a inicios de octubre del 2018, Olga Sánchez Cordero informaría que 20 mil encuestadores voluntarios levantarían el Censo del Bienestar anunciado por el candidato el 16 de septiembre. Al mismo tiempo, Aldo Ruiz Sánchez, coordinador de la Delegación de Programas Integrales para el Desarrollo en Aguascalientes, explicaría que los Servidores de la Nación en la entidad eran 150 personas y que visitarían a 284 mil 145 hogares. El llamado Censo del Bienestar pretendió realizarse en dicho mes, con los voluntarios llenando los formatos impresos con que querían medir los niveles de pobreza en adultos mayores, personas con discapacidad, jóvenes, estudiantes y más. Más adelante, Jennifer Kristel Parra Salas, coordinadora urbana de Programas Federales, informaría que los Servidores de la Nación apenas habían logrado recorrer el 60% de la entidad, por lo que aún no se tenían completos los padrones de programas sociales. Y aquí estuvo el principal escenario por el que, los Servidores de la Nación, a quienes tardarían muchos meses en estimular con los tres mil 500 pesos mensuales ofrecidos, realizaron su trabajo con lentitud y en este momento aún falta más de un 20% de ancianos de censar y, en consecuencia, de recibir su pensión de dos mil 550 pesos bimestrales. Hay mucho descontento entre los adultos mayores y de aguí también volverán votantes al PAN, más que al PRI… Otra de las aristas incongruentes del conflicto interno morenista, es que, así como el delegado Aldo Ruiz se hizo cargo del registro de aspirantes a candidatos a alcaldes en los 11 municipios del estado, el pasado 26 de febrero, así también Morena convocaba a quienes aún no habían sido empadronados, a acudir a sus instalaciones para ayudarles en el trámite. Es decir, como dice el Presidente López Obrador en sus conferencias mañaneras, en particular cuando se trata de criticar a la prensa fifí: “Entre ellos se ‘picaban los ojos”. Eso quiere decir, que invadían funciones que no les correspondían. Morena decía a los adultos mayores: “Si aún no han tocado tu puerta y deseas inscribirte en los programas sociales del gobierno de México, manda inbox con tu nombre, domicilio y teléfono y un servidor de la nación te contactará para levantar el censo” … Por eso y por más, le cobrarán factura en las urnas al Presidente López Obrador, esos más de 40 mil electores que hicieron la diferencia en las pasadas elecciones presidencial, cuando AMLO ganó con 43 mil 540 sufragios al panista-perredista y anexas, Ricardo Anaya; es decir, 222 mil 538 aguascalentenses votaron por el tabasqueño, contra 178 mil 988 del queretano, para que Aguascalientes fuera uno de los 31 estados del país que se pronunciaran a favor de Andrés Manuel López Obrador. El único estado en el que perdió fue en ese donde “las buenas conciencias” inspiraron a Carlos Fuentes, en el que hay una ciudad cuyo alcalde panista, Alejandro Navarro Saldaña, no quiere aguascalentenses pobres como turistas.

LA COSA ES QUE…

Seamos claros: en Aguascalientes, el 55% del electorado votó por AMLO, 28.5% por Anaya y solo 5.3% por Meade. En este 2019, el cochinero con que manejó Morena su proceso electoral interno le ha hecho perder las simpatías de la gente, que ha vuelto su mirada a la alcaldesa Tere Jiménez, joven política que ha sabido leer correctamente las complejas partituras de la doctrina panista, desde la óptica de Rubén Camarillo, un experimentado político local que ha superado al dueño del partido, el gobernador Martín Orozco Sandoval, y a los diferentes grupos; qué tal.