Fotografía de palestino se vuelve símbolo de la desigual guerra contra Israel

 arte, cultura, fotos, medios  Comentarios desactivados en Fotografía de palestino se vuelve símbolo de la desigual guerra contra Israel
Oct 252018
 

La fotografía de un joven sosteniendo la bandera palestina se ha vuelto viral por el parecido que tiene con la icónica pintura francesa La Libertad Liderando a la Gente.

Regeneración, 25 de octubre de 2018.- La fotografía de un protestante sin playera en Gaza, sosteniendo la bandera palestina en una mano y una honda en la otra, ha dado la vuelta al mundo por el parecido con la icónica pintura de la revolución francesa: La Libertad Liderando a la Gente de Eugene Delacroix.

La fotografía fue capturada el pasado 22 de octubre por Mustafa Hassouna, fotógrafo de la agencia Anadolu.

El joven, identificado como A’ed Abu Amro, de 20 años, aparece en marcado contraste con otros manifestantes y reporteros en chaquetas protectoras detrás de él, todo ello sobre un fondo de humo negro de neumáticos quemados.

El parecido de la imagen con la pintura le catapultó a la fama en las redes sociales, pues ha sido tuiteada en miles de ocasiones, pero la original, más de 16 mil “me gusta”.

(((YousefMunayyer)))

@YousefMunayyer
When a Michelangelo with a camera captures David fighting Goliath in action.

Getty image by Mustafa Hassouna
Abu Amro vive en al-Zaytoun, uno de los barrios de la ciudad de Gaza, y protesta cada lunes y viernes junto con sus amigos.

Holy shit what an image. “13th attempt to break the Gaza blockade by sea”. Photo by Mustafa Hassouna (Andalou Agency for Getty):

15:34 – 23 oct. 2018
109 mil
42,6 mil personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
“Estuve sorprendido de que me convirtiera en viral”, dijo a Al Jazeera. “Participo en protestas semanalmente, a veces más. No sabía que había un fotógrafo cerca de mí”.

LEER MÁS: Redes sociales: aciertos y dislates en los discursos políticos
“La bandera que estoy sosteniendo es la misma que cargo en todas las protestas a las que voy. Mis amigos me hacen burla diciendo que es más fácil arrojar rocas si no sostengo una bandera en la mano, pero ya me acostumbré”.

En la pintura con la que se compara, una mujer que simboliza la Libertad lleva a la gente sobre una barricada y los cadáveres de los caídos, sosteniendo la bandera de la Revolución Francesa, que se convirtió en la bandera de Francia.

Svetlana Alexiévich, el periodismo desde las víctimas de la guerra

 cultura, medios  Comentarios desactivados en Svetlana Alexiévich, el periodismo desde las víctimas de la guerra
Sep 252018
 

Río Doce

Leer a la bielorrusa Svetlana Alexiévich es ir al encuentro de la memoria, la tragedia, la ignominia humana. Es transitar por esas páginas que destilan amor en medio de los peores caminos de la humanidad y llama a leerla en la soledad, la madrugada. En el recogimiento austero con una taza de té de jazmín. Nunca debería ser leída como un best seller de esos que inundan los anaqueles de las librerías de los aeropuertos o las tiendas boutique. Esas que llaman a la vista de los transeúntes con portadas sugerentes e inquietantes dirigidas a la dimensión de las emociones, los gustos, los placeres, el gozo. Y es que cuando es así, con la desgracia humana, inevitablemente se banaliza el dolor humano.

Y es que Svetlana no se anda con rodeos, va al grano, a la llaga humana. Nos recuerda a todos lo que somos o peor, lo que hemos dejado de ser, para desgracia de nuestra propia existencia. Y más todavía, de lo que somos capaces en una situación de guerra, sea ésta entre rusos y alemanes o croatas y serbios.

Esas guerras insensatas perdidas en las últimas páginas de la prensa regional. Pero la autora no se agota ahí, en esas genéricas guerras donde los seres humanos son únicamente daños colaterales cuando están en juego las reservas de hidrocarburos o metales preciosos.

Svetlana nos platica historias de carne y hueso, de lágrimas y sangre, de pueblos muertos, desolados, extinguidos como si hubiera caído sobre ellos una plaga devastadora. La de la tragedia humana de Chernobyl o la de los últimos testigos de la II guerra mundial, la de quienes siendo menores de edad una mañana se despertaron con la noticia de que la conflagración había llegado hasta su comunidad, su pueblo, su barrio, su parque, su casa, al espacio más íntimo y por esa razón tuvieron que salir huyendo prácticamente con las manos vacías y con la cabeza cargada de incertidumbre, de miedo, de esperanzas truncas.

Atrás quedaban muñecas y la bicicleta con la que todas las tardes los jóvenes recorrían los parajes circundantes. La guerra llegaba como una mancha de aceite y había que andar el camino con un destino incierto adonde no habían llegado todavía los invasores para medio caminar, con el cansancio encima, la voluntad alicaída, y enterarse que ese destino ya estaba tomado y siendo bombardeado por los enemigos.

Y vuelta atrás, al monte, a los cerros escarpados, al miedo, el hambre y el frío. Buscando en esos rincones infames un refugio momentáneo pero ese refugio frecuentemente era pasajero. Sin agua, sin pan, cómo podía guarecerse de la amenaza que camina a pasos incesantes. Sin más horizonte que el miedo ante lo incierto, ante la muerte, que se encuentra a cada paso.

Niños que vieron morir a su madre y también a su padre, los abuelos abandonados a su suerte. O al revés, al final el resultado es el mismo, son esos infantes los que sucumben en los brazos de sus padres o los abuelos sin fuerza. Es la soledad en un mundo sombrío, sin esperanza. Humeante la metralla que se vacía sobre esas comunidades perdidas en la estepa y en los montes de Georgia o Tzajistán.

O ellos mismos no lograron sobrevivir y el que narra esa historia carga con el trauma de haber visto cómo se mueren por la metralla o las bombas personales que están a flor de tierra, o el hambre y el frío. Son niñas y niños a los que la guerra les robó su infancia, a los padres, pero también la infancia esa que algunos todavía alcanzan a narrar con nostalgia y cierta ingenuidad.

Son los sobrevivientes de esas tragedias. Los últimos testigos de la sinrazón de esa guerra que costó a la humanidad más de 50 millones de vidas que pudieron verse realizadas como las de estos hombres y mujeres hoy mayores, que con mayor o menor suerte están ahí en el cine, la academia, las fábricas, el comercio.

Al final queda la reflexión, los malos, aquellos que han querido olvidar como si se pudieran borrar lo vivido. Los afectos y los recuerdos. Pero aun con todo, esta gente sigue adelante, lenta, pero sin pausa. Van al encuentro del otro. Por eso los rusos, los alemanes, los pueblos que han vivido la crudeza de la guerra no paran, son emprendedores, incansables, quizá lo hacen para no tener que pensar en ese pasado que persigue y quita el sueño. Pero que tiene sobrevivientes que todavía alcanzan a esbozar una sonrisa.

(Notas sobre el libro de Svetlana Alexiévich, Últimos testigos, los niños de la segunda guerra mundial, Debate, 2016).

Artículo de opinión publicado el 23 de septiembre de 2018 en la edición 817 del semanario Ríodoce.

Concurso de periodismo universitario

 aguascalientes, medios  Comentarios desactivados en Concurso de periodismo universitario
Dic 172015
 

zzzz054

Con el objetivo de analizar el trabajo periodístico que hoy en día se realiza a través de las redes sociales, el Periódico Entretodos, Campus México, portal dedicado a difundir información universitaria y la empresa de comunicación y difusión DIFUNET, entre otras entidades, convocan a estudiantes de las licenciaturas en Comunicación, Periodismo y afines de todo el país, a participar el XII Concurso Nacional de Periodismo Universitario, cuya convocatoria concluye a las 20:00 horas del 5 de abril de 2016.

En esta edición del Concurso de Nacional de Periodismo Universitario, su octava a nivel nacional, el tema es “¿Es periodismo lo que se hace en redes sociales?”, con el cual los participantes podrán hacer reportajes en cualquiera de las cuatro categorías: radio, prensa, video y fotografía, en torno al trabajo periodístico que se hace en las redes sociales.

Al dar a conocer la convocatoria, Juan Noé Fernández Andrade, director del Periódico Entretodos, mencionó que los jóvenes tienen la posibilidad de abordar el tema desde diversos puntos de vista, puesto que las redes han tomado un papel muy importante en los últimos años, pero hay aspectos como el ético y el de la profesionalización, a los que no se les ha tomado la suficiente atención.

“La idea es que los participantes exploren el tema y aporten ideas a favor o en contra de esta nueva tendencia divulgativa”, expresó el periodista impulsor de este concurso.

El eje temático de dicho concurso pretende puntualizar las diferencias entre el periodismo tradicional y la difusión de los diversos acontecimientos a través de las redes sociales, así como analizar si el periodismo impreso está o no en riesgo de desaparecer.

Los premios se hallan distribuidos entre las cuatro categorías: radio, prensa, video y fotografía, dando lugar a un premio económico de 17, 500 pesos para cada ganador(a). La convocatoria se encuentra abierta, cerrará el martes 5 de abril y podrán participar en todas las categorías, con el número de trabajos que lo decida cada estudiante o grupo de alumnos que esté interesado.

Las bases pueden consultarse en la página: http://periodicoentretodos.com/2015/12/10/convocatoria-xiii-concurso-nacional-de-periodismo-universitario/

La premiación será el 5 de mayo de 2016, y durante la ceremonia se contará con la participación de un periodista destacado en la materia, que ofrecerá una conferencia a todos los asistentes.

Durante la rueda de prensa también participaron Antonio Baca, de Industrias Peñoles; Luis Arturo Dávila de León, rector de la Universidad La Salle Laguna, y Guadalupe Richards, del Ayuntamiento de Torreón, todos patrocinadores, mismos que refrendaron su compromiso con el certamen.
Con el objetivo de analizar el trabajo periodístico que hoy en día se realiza a través de las redes sociales, el Periódico Entretodos, Campus México, portal dedicado a difundir información universitaria y la empresa de comunicación y difusión DIFUNET, entre otras entidades, convocan a estudiantes de las licenciaturas en Comunicación, Periodismo y afines de todo el país, a participar el XII Concurso Nacional de Periodismo Universitario, cuya convocatoria concluye a las 20:00 horas del 5 de abril de 2016.

En esta edición del Concurso de Nacional de Periodismo Universitario, su octava a nivel nacional, el tema es “¿Es periodismo lo que se hace en redes sociales?”, con el cual los participantes podrán hacer reportajes en cualquiera de las cuatro categorías: radio, prensa, video y fotografía, en torno al trabajo periodístico que se hace en las redes sociales.

Al dar a conocer la convocatoria, Juan Noé Fernández Andrade, director del Periódico Entretodos, mencionó que los jóvenes tienen la posibilidad de abordar el tema desde diversos puntos de vista, puesto que las redes han tomado un papel muy importante en los últimos años, pero hay aspectos como el ético y el de la profesionalización, a los que no se les ha tomado la suficiente atención.

“La idea es que los participantes exploren el tema y aporten ideas a favor o en contra de esta nueva tendencia divulgativa”, expresó el periodista impulsor de este concurso.

El eje temático de dicho concurso pretende puntualizar las diferencias entre el periodismo tradicional y la difusión de los diversos acontecimientos a través de las redes sociales, así como analizar si el periodismo impreso está o no en riesgo de desaparecer.

Los premios se hallan distribuidos entre las cuatro categorías: radio, prensa, video y fotografía, dando lugar a un premio económico de 17, 500 pesos para cada ganador(a). La convocatoria se encuentra abierta, cerrará el martes 5 de abril y podrán participar en todas las categorías, con el número de trabajos que lo decida cada estudiante o grupo de alumnos que esté interesado.

Las bases pueden consultarse en la página: http://periodicoentretodos.com/2015/12/10/convocatoria-xiii-concurso-nacional-de-periodismo-universitario/

La premiación será el 5 de mayo de 2016, y durante la ceremonia se contará con la participación de un periodista destacado en la materia, que ofrecerá una conferencia a todos los asistentes.

Durante la rueda de prensa también participaron Antonio Baca, de Industrias Peñoles; Luis Arturo Dávila de León, rector de la Universidad La Salle Laguna, y Guadalupe Richards, del Ayuntamiento de Torreón, todos patrocinadores, mismos que refrendaron su compromiso con el certamen.

La casa de los mil venados: el atentado contra el rector

 la casa de los mil venados, medios  Comentarios desactivados en La casa de los mil venados: el atentado contra el rector
Dic 152015
 

Disparos-movilizaban-victimas-recibio-tiros_ZONIMA20120702_0003_16

Columna: Cuahuhtémoc Vilegas Durán/Objetivo7

El rector vivía en en centro de sus tierras robadas a los ejidos de Zapopan a sangre y fuego.

Ni siquiera su casa era visible a los que circulaban por la avenida Patria rumbo a sus trabajos o sus quehaceres o a los partidos de fútbol de los Tecos.

Entre aquellas inmensas malezas y arboladas, salió el rector de su mansión luego de comer con algunos de sus hijos y sus ahilajados políticos que eran muchos y que cuidaba desde su infancia cuando asesinó a sus padres para arrebatarle la universidad a la Iglesia católica. El Papá no pudo hacer nada: Los Nazis tomaban el mundo en sus manos.

Esa fue la razón por la que nació después el Tecnológico de Monterrey, cuando la Iglesia supo que nada podía hacer contra sus abogados y prestanombres en Jalisco y Colima, donde entre lo millones de cocoteros y las miles de brechas, circulaba la cocaína que los colombianos arrojaban a los mares de Jalisco para surtir y la región y también para llevarla hasta los Estados Unidos.

El rector llegó a la avenida Patria y salió rumbo al norte mientras observaba las canchas de los Venados su quipo de futbol americano con bancas de madera e hierro, mientras orgulloso vio el estadio Tres de Marzo que el mismo había fundado, entonces lo tomó el asalto. Él, distraído con el primer espectacular robótico de la ciudad estaba distraído cuando se estremeció y tomó posición fetal al ver las balas estrellarse contra el vidrio del carro. Los guardaespladas de atrás persiguieron a los atacantes que entraron por Colinas de San Javier como si fueran a ingresar a la universidad. Luego, se calmó, cuando huyeron los atacantes en la camioneta Ford Lobo runo al norte de avenida Patria, los guardaespaldas del carro trasero lo siguieron mientras su chófer se quedaba a su lado dentro del auto hasta que llegaron los policías municipales. Entonces el rector ya estaba tranquilo, ningún medio de comunicación se enteró y el Ocho Columnas también de su propiedad no publicó nada. Unos minutos después del atentado una llamada entraba a mi teléfono. El rector había sido atacado. Los detalles fueron muchos.