Oct 082019
 
Voiced by Amazon Polly

Los celadores que ayudaron a fugarse a Julián Grimaldi Paredes y a Juan Carlos Salmón Higuera fueron destituidos del cargo un año después, pero por abandono laboral.

Los custodios penitenciarios involucrados en la fuga son Edwin Alejandro Gutiérrez Ramírez, encargado del servicio de vigilancia nocturna del grupo 1; y Freddy Martín Sarmiento Márquez, encargado del módulo del que se fugaron.

Ambos presuntamente facilitaron uniformes de celador y armas y acompañaron a los reos para que salieran del penal de Aguaruto y se fueron con ellos.

La fuga ocurrió el 22 de julio de 2018 y hasta un año después, el consejo de Honor y Justicia de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) determinó separar del cargo a los celadores.

La causa de la destitución no fue por facilitar la fuga sino por faltas injustificadas y por abandonar el servicio sin autorización, ya que desde el día de la evasión no se presentaron a trabajar.

Grimaldi Paredes es ubicado por la Fiscalía General de la República como operador financiero del Cártel de Sinaloa y está involucrado en la emboscada a militares del 30 de septiembre en Culiacán; y Salmón Higuera como sicario de la célula de Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro y acusado de participar en una masacre de policías en El Fuerte en 2012 y en una de civiles en Guamúchil en 2011.

Los dos internos estaban recluidos en el módulo de alta seguridad, recién inaugurado cuando ocurrió la fuga.

La dirección del penal levantó un acta administrativa el 6 de agosto de 2018 debido a que los celadores faltaron a sus labores durante tres días consecutivos.

El 13 de agosto de 2018, la Unidad de Asuntos Internos de la SSPE remitió al Consejo de Honor y Justicia la denuncia derivada de una investigación administrativa por faltar al servicio sin causa que lo justifique y abandonar sin causa justificada el servicio o comisión que se le haya asignado.

“La ejecución de la falta cometida por el instruido en mención la realizó en la madrugada del 22 de julio de 2018 a las 3 horas con 53 minutos, cuando abandonó el servicio que estaba desempeñando y así continuó faltando al desempeño de sus servicios en el Centro Penitenciario Aguaruto”, señala el documento.

Menciona que “presumiblemente el instruido optó por abandonar su servicio para colaborar con el escape de dos personas privadas de su libertad que se encontraban internas en dicho centro penitenciario”.

El Consejo de Honor y Justicia, presidido por el subsecretario de Seguridad Pública, Carlos Alberto Hernández Leyva determinó que “abandonaron el puesto asignado durante la noche del día 21 al 22 de julio de 2018, así mismo con fecha 23 de julio a la fecha de la presente acta se encuentran faltando sin permiso o causa justificada”.

“Debiéndose considerar esta conducta como circunstancia agravante por incrementar la responsabilidad en que incurrieron ya que en el caso del primero de los citados (Edwin Alejandro), se desempeñaba como jefe del servicio de vigilancia, en quien recaía la seguridad del centro penitenciario y el segundo de ellos (Freddy Martín) como encargado del módulo nuevo de ese centro”.

Por desempeñarse como servidores públicos, indica, percibían un sueldo del erario estatal y por ende estaban comprometidos con la sociedad en general para desempeñar la labor encomendada y optaron por no presentarse al servicio que por obligación debían cumplir.

El documento menciona para que no pase “desapercibido” que la agencia sexta del ministerio público inició una carpeta de investigación por la fuga de dos personas privadas de su libertad.

“Se concluye respecto al expediente que se instruyó y desahogó a los ciudadanos Edwin Alejandro Gutiérrez Martínez, adscrito al centro penitenciario Goros II, quien se encontraba comisionado en el centro penitenciario Aguaruto; y Freddy Martín Sarmiento Márquez, adscrito al Centro Penitenciario Aguaruto, por faltar a su servicio sin causa justificada y abandonar sin causa justificada el servicio o comisión que se le haya asignado sin dar aviso a sus superiores, este órgano resuelve imponiéndoles la sanción de destitución del cargo”, indica el documento.

El apoyo que dieron los custodios a los reos quedó grabado en las cámaras de vigilancia del penal.

En las imágenes se observa cuando Freddy Martín entrega una bolsa negra a los presos, y de ellas sacan uniformes policiales y pistolas.

Una vez que los reos se visten de policías, el custodio abrió la puerta del módulo con su huella dactilar y los condujo hasta el pórtico, donde una celadora les abrió la puerta.

El primero en salir al exterior fue Edwin, seguido de Freddy, luego los dos reos y abordaron un automóvil color blanco en el que se retiran del estacionamiento del reclusorio.

Al vehículo lo siguen otro automóvil y una camioneta que se encontraba en el estacionamiento y se dirigen hacia la carretera y toman rumbo a Culiacán.

Desde ese día se desconoce el paradero de los custodios, al igual que de Julián Grimaldi quien permanece prófugo.

Salmón Higuera, el otro de los fugados, fue asesinado el 2 de septiembre de 2018 en Sinaloa municipio.

Las autoridades presumen que fue asesinado por miembros de su grupo criminal.

Edwin era celador del penal Goros II en Los Mochis, pero comisionado al reclusorio de Aguaruto e ingresó al servicio el 16 de enero de 2016; y Freddy causó alta el 1 de julio de 2015 en el penal de Aguaruto.

Artículo publicado el 6 de octubre de 2019 en la edición 871 del semanario Ríodoce.

Sorry, the comment form is closed at this time.