Ago 112019
 
Voiced by Amazon Polly

Pepenador en la avenida Constitución, fraccionamiento Pozo Bravo: La miseria en Aguascalientes fomentada por la corrupción, el influyentismo, el tráfico de influencias y la indiferencia de los funcionarios de primer nivel tanto de Martín Orozco como de Tere Jiménez y todo el aparato político -PAN, Morena, PRD, PRI y demás organismos fascistoides que han establecido un nazismo legal persiguiendo a los pobres con su estado militarizado- provocan la irritación de una sociedad harta de esta situación porque no somos pobres somos desiguales por que no ven la realidad desde su mundo de fantasía y robos a la Nación, a los medios y al pueblo para crear productos electorales de cartón y paja. Foto: Cuauhtémoc Villegas Durán.

Aguascalientes en crisis

Mienten Coneval y Martín Orozco Sandoval
La injusticia es la raíz perversa de la pobreza, el grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos, pero más ricos.

Heriberto Bonilla Barrón/Mis Raíces Digital

Mientras que en Aguascalientes el gobernador Martin Orozco, la dirigencia del PAN y ahora hasta el Coneval, no se cansan de presumir que ¨aquí todo es color de rosa y que el desarrollo es admirable¨, basta salir a cualquier calle para ver que la realidad es totalmente diferente, hay empleo, eso sí se reconoce, sin embargo los salarios son de esclavitud, de allí que la miseria y la desesperanza existente es una realidad y lo peor es que las autoridades se encierran en su bunker y no quieren verla.

Y por si fuera poco el sector campesino se encuentra en una profunda recesión porque la ayuda del Gobierno Federal ha sido cancelada, situación que también está enfrentando la industria de la construcción, así como los sectores de Salud y Educación, por solo mencionar algunos, de tal manera que las mentiras de Coneval y Martín Orozco Sandoval parecieran una verdadera bofetada para los aguascalentenses.

Esta gran verdad ratifica lo que han señalado FUERZA AGUASCALIENTES y MIS RAICES DIGITAL en infinidad de notas y de reportajes, la injusticia es la raíz perversa de la pobreza, el grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos, pero más ricos, en lo que está de acuerdo el Papa Francisco quien apenas hace unos días dijo que el estruendo de los ricos y los gobernantes impide oír el grito de los pobres.

Apenas el lunes por la tarde en México el vocero de Coneval salió a decir que Aguascalientes es la Entidad que mejor está enfrentando la pobreza y que hoy su situación es privilegiada, algo que no es creíble, sin embargo el gobierno de Martín Orozco Sandoval, quien al parecer fue tomado por sorpresa, hasta ayer salió a festinar ese hecho, lo que seguramente causará irritación porque la situación es dramática para miles de familias.

De esta manera la gran realidad, esa que se niega a reconocer el gobernador Martín Orozco, quizás porque él y sus colaboradores sí pueden llevar una vida de privilegio, de comodidades y de comida de la mejor, es la que viven decenas o centenares de miles de aguascalentenses, una verdad que Iglesia, diputados, empresarios y líderes de opinión han dicho a FUERZA AGUASCALIENTES y MIS RAICES DIGITAL que es un verdadero atentado y que minimizan los inquilinos de los Palacios Municipal, del Estado y el mismo Legislativo.

Lo cierto es que miles de familias sucumben en la adversidad, los hogares se desmoronan por falta de recursos económicos, los valores se trastocan, los giros negros proliferan, las mafias se posesionan de las necesidades y las adicciones crecen sin medida, al igual que los suicidios y los divorcios.

CONEVAL Y EL GOBIERNO PASTELERO

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), es una especie de “Consejo de expertos” que la población ha calificado despectivamente como el “gobierno de pasteleros”, encargado de elaborar las máscaras y los disfraces necesarios para dulcificar los rasgos más siniestros del rostro horrendo de la miseria que está viviendo Aguascalientes y país.

De esta manera la pobretología oficial desacredita, pero es rentable política y económicamente para los que aceptan actuar como mercenarios orgánicos, de allí que el sistema reconoce sus oficios para manipular las estadísticas, subestimar a los pobres y miserables, mimetizándolos entre los intersticios de los conceptos chabacanos como pobres “moderados”, “extremos”, “alimentarios”, en “capacidades y patrimonio”, “carentes sociales”, en “ingresos inferiores al mínimo” y en “bienestar”, fijados arbitrariamente bajos para subir a los miserables al escalón de pobres ,como si existieran los medios embarazos.

Es bien conocido que tanto el gobernador Martín Orozco Sandoval como la alcaldesa Tere Jiménez y sus principales colaboradores, ganan jugosos salarios y ni por asomo padecen de la pobreza ni la miseria y en el mejor de los casos si saben de la miseria en la que viven miles de familias aguascalentenses, prefieren ignorarla olímpicamente, de allí que la gente está irritada y repudia a la inmensa mayoría de los gobernantes y los políticos a los que señala como vividores y corruptos.

Según la Comisión Económica para América Latina, nuestro país es el único país en Latinoamérica en donde el salario real mantiene a los trabajadores en un estado permanente de pobreza y no alcanza para cubrir las necesidades básicas de la persona.

¿Alguien en su sano juicio y que perciba ingresos por mucho menos de il pesos a la semana puede suponer que no forma parte de la corte de los milagros, que no sea miserable, sino apenas un “pobre moderado”?

Sólo puede ocurrir en la cabeza de los pasteleros pobretólogos del Coneval, y en la del gobernador Martín Orozco, los voraces políticos que suponen que con la miseria que perciben los trabajadores se puede vivir con cierta holgura, ahorrar y ser felices… Los narcos, empero son más “generosos”, pagan al menos mil pesos más que cualquier empleador.

A nivel nacional, según informes de Coneval, de los 47.8 millones de ocupados, el 58.4 por ciento, 27.9 millones de personas, reciben un ingreso de hasta tres veces el salario mínimo y difícilmente pueden adquirir los productos de la canasta básica, menos si sólo trabaja un miembro de la familia integrada por cuatro personas en promedio y ni siquiera los que ganan hasta cinco salarios mínimos, 316 pesos diarios, o 9.4 mil pesos mensuales, que representan al 74.5 por ciento de los ocupados, 34.6 millones de asalariados.

Aun así, para el Coneval, la población con un ingreso inferior a la “línea de bienestar” mínimo equivale al 20 por ciento de la población total (23.5 millones), y con ingreso inferior a la “línea de bienestar” a 51.6 por ciento (60.6 millones).

De otra manera, en el envilecimiento conceptual, consideran que en 2016 existían 35.7 por ciento de pobres “moderados” (41.8 millones) y 9.8 por ciento de miserables o “pobres extremos” (11.5 millones), en total, 45.5 por ciento de la población (53.3 millones).

No obstante, si a lo anterior se suman la población vulnerable por carencias sociales y por ingresos, en realidad estamos frente al menos 94 millones de pobres y miserables, sin términos rebuscados, el 85 por ciento del total en tanto que el único indicador que muestra una baja sensible y que reduce el número de pobres y miserables es el de “carencia por acceso a los servicios de salud”, es decir, el inútil por ineficiente Seguro Popular, que amplía su cobertura a costa del deterioro de otros servicios públicos en la materia y tal carencia baja de 29.2 por ciento a 21.5 por ciento entre 2010 y 2012, de 33.5 millones de personas a 25.3 millones.

La supuesta mejoría en educación, vivienda y alimentación es marginal como para definir una tendencia positiva y es estadísticamente irrelevante si se consideran los márgenes de error en el levantamiento de los datos. Un analista serio, “técnicamente riguroso”, “objetivo” y “transparente”, nunca hubiera hablado de una disminución en la pobreza, la miseria y las carencias, pero ése no existe en el Coneval, políticamente.

Al respecto el Rector de Catedral, Presbítero Raúl Sosa Palos dijo: «pidamos la gracia de escuchar el grito de los que viven en aguas turbulentas¨ y añadió que ¨es el grito de tantos Lázaros que lloran, mientras que unos pocos epulones banquetean con lo que en justicia corresponde a todos¨.

Miremos lo que sucede en cada una de nuestras jornadas. Entre tantas cosas, ¿hacemos algo gratuito, alguna cosa para los que no tienen cómo corresponder?, se preguntó y exhortó a ¨alentar al que tenemos a nuestro lado a dar gratuitamente a quien está necesitado¨.

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=17148