Jul 082014
 

guasave2

Decomisan avionetas, pista, armas y drogas; la Seido atrae el caso

El comando militar tuvo que dejar la pasividad y rapidez de la carretera Internacional México 15, como si anduvieran en un rondín rutinario más, en el que no tenían un objetivo previo en la mira, el 26 de junio.

Bajó por un camino vecinal, reseco y polvoriento. Serpenteó por el rancho El Chino de Los López, compuesto por menos de 60 casas levantadas a la ocurrencia de sus propietarios y habitado por alrededor de 300 personas.

Cruzó el puente del canal de riego y a escasos metros del aeródromo distinguieron lo que más tarde sería su objetivo: un grupo armado.

Quizá no lo sabían, o si tenían esa información se la reservaron en todo momento, pero entre esos hombres armados estaba el jefe de la célula Bamoa para el Cártel de Guasave, Eleobardo Salmón Higuera.

Bamoa es una comunidad agrícola, de más de 3 mil habitantes. Está ubicada a un costado de la carretera Internacional México 15. Era el refugio de gatilleros y escondite de vehículos acorazados para ataques en masa a corporaciones policiales, en el año 2013. Fue escenario de cruentos enfrentamientos armados entre Policías Ministeriales y células criminales, y entre militares y gatilleros, en el 2012.

Según investigadores de la Policía Ministerial del Estado y analistas de inteligencia policial, Eleobardo es un tipo sanguinario, encargado de una de las zonas más conflictivas para el Cártel de Guasave, pues se trata de la región en donde se han quemado casas, se han registrado enfrentamientos armados con sus rivales del Cartel de Sinaloa, y tiroteos con fuerzas castrenses, incluyendo comandos de la Armada de México.

Altos funcionarios de la Procuraduría General de la Justicia del Estado (PGJE) confirmaron que Eleobardo Salmón Higuera, el Chichí, estaba limpio de antecedentes penales. Tenía apenas un proceso penal en Guamúchil, y estaba siendo procesado también en el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Guasave. Por ese juicio había tramitado el amparo incidental 356/2014 en el Juzgado Sexto de Distrito, el cual había perdido recientemente.

Se le considera un hombre sumamente peligroso, por ser hermano de Carlos Jesús Salmón Higueras, El Macaco. Este resulta ser uno de los principales asesinos y jefe de grupo armado al servicio de Jesús González Peñuelas el Chuy González, quien a su vez sirve a Fausto Isidro Meza Flores, fundador del Cártel de Guasave, creado tras que los hermanos Beltrán Leyva se escindieran del Cártel de Sinaloa, por la detención de Alfredo el Mochomo, en el 2008, en Culiacán.

Al Macaco se le relaciona en decenas de emboscadas a grupos de la Policía Ministerial del Estado y en la ejecución de civiles, en los municipios de Guasave, Ahome, El Fuerte y Sinaloa.

Cuando los soldados distinguieron el auto tinto fueron recibido a balazos, señalan los primeros informes castrenses, tras pedirse refuerzos terrestres y aéreos.
Los militares respondieron la agresión.

Y de inmediato, uno de los civiles cayó al suelo. Sus acompañantes se rindieron.

La zona fue asegurada y se prohibió el paso a toda corporación. Sólo a militares de rango se les flanqueaba el camino.

Horas pasaron hasta que el lugar arribó el Ministerio Público Militar, pero la información no fue liberada.

Finalmente, al anochecer, se supo oficialmente que el que había caído muerto en el tiroteo era Eleobardo Salmón Higuera, el Chichí .

Y que entre los detenidos se encontraban familiares de éste. Era José Orlando Avilés Higuera, primo; también perdieron la libertad Jesús Gaspar Romero Bojórquez, de 59 años, velador del hangar y Usiel Concha Fong, de 40, agricultor y piloto.

Tras las operaciones militares, la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada aseguró tres avionetas fumigadoras y dos vehículos —un Cadillac y un Áltima—, dos pistolas 39 de doble acción y una calibre 5.7, conocida como “mata-policías”, además de una cantidad indeterminada de goma de opio.

Hasta ahora, el destino de los detenidos no es conocido. La Seido se reservó dar a conocer el caso.

En la entidad, tanto la Procuraduría General de la República (PGR) como la PGJE afirmaron desconocer los detalles del caso en que murió el jefe de la célula Bamoa del Cártel de Guasave, pues no se les permitió dar fe del deceso del individuo. Sin embargo, en las redes sociales, se había confirmado que el Chichí ya se había reunido con su padre, quien también habría sido asesinado. Algunos felicitaban al Ejército por haber eliminado a quien consideraba un mataamarrados.

guasave1

Sorry, the comment form is closed at this time.