Oct 172013
 

030n1est-1

La Jornada.- El gobierno del estado confirmó la muerte de los 13 pasajeros y el piloto de la avioneta Cessna Grand Caravan de la línea comercial Aeroservicios Guerrero, matrícula XA-TXM, que el lunes desapareció de los radares minutos después de despegar del aeropuerto internacional de Loreto, Baja California Sur, hacia Ahome, Sinaloa.

El gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor informó en conferencia de prensa que los restos de la aeronave se hallaron a las 9:45 horas del miércoles 28 kilómetros al norte de Loreto, en una zona agreste y elevada en la Sierra de La Giganta, en un punto ubicado a 26 grados, 7 minutos y 7 segundos latitud norte y 11 grados, 34 minutos y 83 segundos longitud oeste.

Por la tarde, el secretario general de Gobierno del estado, Armando Martínez Vega, informó que elementos del Ejército Mexicano, la Dirección General de Aeronáutica Civil, autoridades estatales y municipales hallaron los restos de la aeronave y los cuerpos de las 14 personas, y se instruyó a la Procuraduría General de Justicia del Estado realizar los peritajes correspondientes.

En la búsqueda participaron 10 aviones, dos helicópteros, cuatro embarcaciones y vehículos todo terreno de las fuerzas armadas con equipos de rescate en montaña, así como policías federales, estatales y ministeriales.

Dolor e incredulidad

Cuatro de los pasajeros pertenecían a una misma familia y pretendían llegar al municipio de El Fuerte, Sinaloa –adonde arribarían por tierra luego de aterrizar en Ahome– para acudir a los funerales de su abuelo, Eliodoro Rosas, informaron parientes y vecinos de esa cabecera municipal.

No lo podemos creer. Ellos venían al velorio del papá de Marco (Rosas), quien falleció el domingo, y ahora están muertos, dijo Raúl, primo de Alejandro, Andrea, Marco y Carmen Rosas.

Gerardo Vargas Landeros, secretario de Gobierno de Sinaloa, señaló que 11 de los muertos eran originarios de esta entidad. Añadió que el gobierno estatal ofreció apoyo para el traslado de los cuerpos y servicios funerarios.

Estamos consternados. Somos vecinos y lamentablemente perdieron primero al pilar de la casa, el papá, y ahora nos encontramos con la noticia de que su hijo y su familia no llegaron. Es un golpe tremendo para la familia porque tenía la esperanza de que estuvieran vivos, dijo un conocido de la familia Ramos.

El gobernador Mario López Valdez escribió en Twitter: Mi más sentido pésame a familiares de las víctimas del fatal y lamentable accidente de aeronave en la sierra de BCS. Oramos por sus almas.

http://www.jornada.unam.mx/2013/10/17/estados/030n1est

Sorry, the comment form is closed at this time.