Dic 012019
 
Voiced by Amazon Polly

Aunque ahora toda la atención se centra en Turquía, que adquirió sistemas rusos S-400 contra la voluntad de la OTAN, no es el único país de la Alianza que cuenta con armas rusas o soviéticas en su arsenal e interactúa con Rusia en la industria de defensa.

Mientras Turquía prueba los sistemas rusos de defensa antiaérea, Estados Unidos le amenaza con sanciones por comprarle armas a Rusia e incluso le propone que “destruya, devuelva o se deshaga” de los S-400.

Sin embargo, Turquía está lejos de ser el primer país de la Alianza del Atlántico Norte en comprarle armas a Rusia.

En particular, Grecia es considerada uno de los mayores compradores de armas rusas, señala el diario Gazeta.ru.

El Ejército griego cuenta con los sistemas rusos de misiles Tor-M1 y Osa-AKM, los sistemas de misiles antitanque Kornet y Fagot, así como cuatro buques de desembarco Zubr.

Por qué obligan a Europa del Este a comprar armas obsoletas de EEUU
Además, Grecia, Bulgaria y Eslovaquia disponen del sistema de defensa ruso S-300.
La mayoría de los miembros de la OTAN hoy en día no le compran armas a Rusia, sino que cooperan con el país para mantener armas soviéticas que todavía están en sus Ejércitos.

Actualmente, la Fuerza Aérea de Bulgaria tiene a su servicio las aeronaves soviéticas MiG-21 y MiG-29, los aviones de ataque Su-25, los helicópteros Mi-24 y Mi-17, los aviones de transporte An-30, An-26 y An-2. Se prevé que los F-16 estadounidenses sustituirán a los MiG-29. Sin embargo, la oposición búlgara sugirió la compra de aeronaves rusas en lugar de los F-16 de EEUU.

Montenegro, que se convirtió en miembro de la Alianza del Atlántico Norte en 2017, también posee armas soviéticas. Un año después de su ingreso, la OTAN decidió desmilitarizar el país y destruir todas las armas soviéticas en su territorio.

La OTAN está interesada en minimizar el número de armas soviéticas entre sus miembros. Sin embargo, cuando los exaliados soviéticos decidieron girar hacia Occidente, se enfrentaron al problema de los limitados presupuestos de defensa.

Competencia desleal: EEUU recurre a trucos sucios por su temor a las armas rusas

Por esta razón, el Departamento de Estado de EEUU lanzó el Programa Europeo de Incentivos para la Recapitalización (ERIP). Su objetivo es asignar fondos a los países de Europa del Este y a los antiguos Estados miembros del Pacto de Varsovia para acelerar el proceso de reemplazo de las armas rusas y rechazo al suministro de componentes y piezas de repuesto. El proyecto está dirigido a Albania, Bosnia, Croacia, Grecia, Macedonia del Norte y Eslovaquia, según señala el portal Defense News.
En julio de 2014, la Unión Europea impuso un embargo de armas a Rusia, prohibiendo así la compra, importación y transporte de productos militares rusos a la UE. También se prohibieron las exportaciones de armas de la UE a Rusia.

Sin embargo, la UE dejó estrechos canales legales para el comercio de armas con Moscú: se autorizaron las entregas en virtud de contratos celebrados antes del 1 de agosto de 2014 y la importación de piezas de repuesto o servicios para el mantenimiento del equipo militar ruso, adoptado en los países de la UE antes de las sanciones.