“La Dama de la Muerte”, la mejor francotiradora del mundo

 cultura, mundo  Comentarios desactivados en “La Dama de la Muerte”, la mejor francotiradora del mundo
Nov 102019
 

Odesa, 1941: La ciudad arde en llamas por los bombardeos nazis. Dos soldados alemanes, con la muerte en los ojos, se dirigen hacia un niño indefenso, acurrucado sobre el cadáver de su madre. Se oye el silbido de dos balas y los alemanes caen abatidos por una mano invisible. Antes de morir atisban el rostro de una mujer oculto en una capucha…

Esta figura era la de la mujer francotiradora más letal de la historia, Liudmila Pavlichenko, cuyo nombre sembraba el miedo entre los nazis.

  1. Exterminio nazi

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)
© SPUTNIK / P. BERNSHTEIN
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)
Los ejércitos alemanes invaden la URSS en 1941, desatando una orgía de sangre contra la población local. Millones de ciudadanos soviéticos mueren o tienen que huir ante esta masacre. La Unión Soviética es cogida por sorpresa, y no puede detener el ataque. La desesperación inunda al Ejército Rojo.
Pero, en las hora más oscura, surgió una heroína que dio un poco de luz y esperanza a los soviéticos: Liudmila Pavlichenko, el ‘Ángel de la Muerte’.

Liudmila nació en Belaya (Ucrania), en 1916. Desde los 14 años practicaba en una academia de tiro, donde demostró una capacidad innata para el manejo de las armas.

Con 25 años estudiaba historia en la Universidad de Kiev cuando el III Reich lanzó la “Operación Barbarroja”. Los nazis, deseosos de acabar con cualquier rastro de cultura en la URSS, lanzaron un bombardeo contra su facultad reduciendola a cenizas, matando a centenares de estudiantes.

Lea más: Occidente pretende ocultar los sacrificios de la URSS en la IIGM, dice experto

Todos los sueños de Pavlichenko se habían acabado en un instante, su carrera y sus amigos estaban muertos, un sentimiento de venganza se apoderó de ella. Se presentó inmediatamente en la oficina de reclutamiento, para alistarse en el Ejército Rojo.

“Brujas de la noche”: Las guerreras soviéticas que hicieron temblar a Hitler
El reclutador se rió de ella en la cara y le dijo que valía más de enfermera que de soldado. Liudmila no se amedrenta, y le lanza encima todas las medallas que había obtenido en las competiciones de tiro. Ante tal evidencia, Pavlichenko se incorporó inmediatamente a la 25º División de Infantería del Ejército Rojo.
El primer día de batalla, Liudmila y un joven francotirador vieron a un grupo de nazis, ella dudaba en disparar pero al ver caer a su compañero abatido, perdió cualquier rastro de compasión y acabó con la vida de los nazis en un instante, con su fusil Mosin-Nagant.

Era el comienzo de la leyenda..

  1. “Donde pone el ojo pone la bala”

En Crimea y Odessa, en menos de dos meses, acabó con la vida de 187 soldados nazis, superando a todos los francotiradores de su unidad.

Los alemanes le gritaban desde sus tanques, animandola a que desertara del Ejército Rojo y se uniera a ellos, le ofrecían chocolate (en aquella época era un producto de lujo) ropa y dinero. Su respuesta era un disparo mortal.

Su apodo de ‘Ángel de la Muerte’, venía de la facilidad con la que se adentraba en las filas alemanas, abatiendo a soldados y comandantes. Sigilosa y mortal como la Parca, segaba las vidas nazis.

En 1942, fue enviada a Sebastopol, abatiendo a cientos de alemanes, 36 de ellos francotiradores, que ansiaban su muerte, pero que no podían contra la astucia y habilidad innata de esta guerrera soviética.
3. Cazadora Roja

Las tácticas del ‘Ángel de la Muerte’ eran originales: colocaba maniquíes o cadáveres atados a los árboles para que los soldados enemigos dispararan y revelaran su posición.

Se ocultaba en la lluvia, para disimular su silueta y amortiguar los disparos enemigos. Colgaba trozos de tela en las zonas de viento, para hacer creer que estaba allí.

Tambíen se subía encima de árboles para atraer a los francotiradores enemigos. Fingía que moría para hacer salir al tirador enemigo y luego abatirlo.

La película ‘Batalla de Sebastopol’ sale a las pantallas rusas y ucranianas

La película ‘Batalla de Sebastopol’ se estrena en Rusia y Ucrania
Era un fantasma que mataba, y se convirtió en uno de los objetivos principales de los nazis.
En 1942 un impacto de mortero la hiere gravemente y tiene que abandonar el frente. Sus enemigos tiemblan de alivio, pero Stalin tiene otro plan para ella..

  1. Gira por EEUU

La fama de Liudmila había llegado a EEUU, Stalin decidió que sería bueno que fuera para que contara los sufrimientos que estaba padeciendo el pueblo soviético ante los nazis.

En 1943 llega a EEUU, donde le dan la bienvenida su presidente Franklin D. Roosevelt y su mujer Eleanor. Pavlichenko fue el primer ciudadano soviético en ser recibido por el presidente de EE.UU.

Su llegada causó una conmoción en la sociedad de la época, donde ver a una mujer que luchará era algo impensable. Los periodistas la agobiaban con preguntas frívolas: ¿Usan maquillaje para pelear?¿Los uniformes no le hacen parecer gorda?,¿Llevan ropa interior para luchar? Etc..

Liudmila respondió esto:

“En mi país las mujeres luchan junto a los hombres en el campo de batalla”

Y luego: “he matado a más de 309 fascistas, eso sí, a ningún caballero”. Dejó silenciada a la audiencia.

La primera dama de EEUU la llevó a una gira por 43 ciudades estadounidenses. Cosechó una buena amistad con ella. Recibió de regalo un rifle Winchester con mira óptica, que se conserva en Moscú.
Tras abandonar EEUU, recibió la condecoración de Heroína de la Unión Soviética. Siguió sirviendo en el Ejército Rojo dando charlas y conferencias internacionales hasta 1953.

  1. Ejemplo para el mundo

El 10 de Octubre de 1974 fallece el ‘Ángel de la Muerte’ a las 58 años, de un ataque al corazón. Tuvo una vida llena de gloria y sentó un precedente histórico: Las mujeres pueden luchar tan bien como los hombres, y mejor.

Lyudmila Pavlichenko, héroe de la Unión Soviética
© SPUTNIK / YURIY IVANOV
Lyudmila Pavlichenko, héroe de la Unión Soviética
Occidente se proclama como el protector de los derechos de la mujer, pero el país que más luchó por ello, y lo demostró con sangre, fue la URSS.

Recordemos la memoria de esta valiente mujer, que cambió el modo de ver el mundo, y la guerra de su tiempo.